Santa Ifigenia, sitio de incalculable valor

By Dairela Aquique, Fotos: Janis Hernández

Estatua en el cementrerio de Santa Ifigenia en Santiago de Cuba.

HAVANA TIMES, 9 septiembre — Entre los tantos lugares de obligada visita, cuando se viene a Santiago de Cuba, está sin duda su monumental necrópolis. Con más de un siglo de existencia el Cementerio de Santa Ifigenia, constituye un verdadero encuentro con la historia cubana y universal.

Tiene una extensión de 133 mil metros cuadrados y se considera una verdadera joya del arte. Este colosal camposanto es el segundo más grande después de la Necrópolis de Colón en La Habana. No sólo guarda los osarios de héroes, personajes, hombres y mujeres ilustres, sino monumentalidad y fastuosidad lo que le hace de imprescindible referencia.

Aquí descansan los restos de José Martí, el Héroe Nacional y nuestro Apóstol, de Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, de Emilio Bacardí, el Hijo Predilecto de la ciudad, entre muchos otros distinguidos personajes como Federico Capdevila, el defensor de los ocho estudiantes de medicina fusilados en 1871, por el gobierno español, Tomás Estrada Palma, el primer presidente de la República mediatizada o de Doña Mariana Grajales, la madre de los Maceos y Perucho Figueredo, el autor del Himno Nacional.

También prestigiosos artistas, como Francisco Repilado, el Compay Segundo, Pepe Sánchez, el creador de la Trova, Ñico Saquito, imprescindible compositor, o personajes de otra talla como el recién fallecido arzobispo Emérito Pedro Meurice Estiú, importante figura de la Iglesia Católica.

Y un dato curioso es que los restos de Francisco Antonmarchí, último médico que atendiera a Napoleón Bonaparte, quien residió en Cuba y ahí falleció en 1838 víctima de la fiebre amarilla, reposan en Santa Ifigenia, en el osario del Panteón de la familia Portuondo.

Criptas familiares de gran valor escultórico, de ilustres familias de la ciudad como los Bacardí, los Bravo Correoso o los Portuondos en quienes recayó el Marquesado de Tempú. O de familias amadas por los su papel en las luchas de liberación, como la Maceo Grajales o la País García, por citar algunas.

Vista geeneral del Cementerio Santa Ifigenia en Santiago de Cuba.

En estos momentos ciertas partes del cementerio reciben una capital restauración, y aunque no se ha admitido de forma oficial se lleva a cabo la construcción del Mausoleo donde descansarán los restos de Fidel Castro.

De su historia:

Este camposanto, con más de un siglo de existencia, fue inaugurado el 22 de abril de 1868 al noroeste de la ciudad, por cuestiones de sanidad, al crecer la población urbana de la villa, lo trasladan a las afueras. Antes estuvo situado en la hoy céntrica avenida de Garzón, por entonces llevaba el nombre de Santa Ana.

El Cementerio Santa Ifigenia y Dos Ríos, la zona de la caída en combate de José Martí  fueron declarados Monumento Nacional, el 7 de febrero de 1937, teniendo en cuenta que son estos el principio y final de la llamada ruta funeraria martiana, desde el deceso el 19  hasta el 27 de mayo de 1895 cuando el cadáver del Apóstol por fin fue enterrado en el nicho 134 de la galería sur de este cementerio.

La condición de ambos lugares como Monumentos Nacionales, fue ratificada el 20 de Mayo de 1979.

Hoy el Mausoleo a José Martí es un imponente conjunto arquitectónico, hecho en piedra jaimanita, conformado de 26 metros de altura y 86 de largo, incluidos la llama eterna. Tiene una guardia de honor permanente, que cambia cada 30 minutos y que lleva una bella ceremonia militar.

Santa Ifigenia ha sido escenario de los entierros personales más multitudinarios de la historia del país, en los que miles de individuos a pie han acompañado hasta su ultima morada a seres venerados, entre los que cuentan, el arribo de los restos de Martí, el entierro de Emilio Bacardí Moreau, el de Frank País García, el de Compay Segundo  y del Arzobispo Emérito Pedro Meurice, fallecido el pasado mes de julio en la ciudad de Miami.

Click on the thumbnails below to view all the photos in this gallery

One thought on “Santa Ifigenia, sitio de incalculable valor

  • Muy bonito, se parece mucho al de la Habana, cementerios asi en el mundo los hay muy pocos

    No entiendo p’q Marti tiene que estar enterrado en Santiago ya que el nacio en la Habana, en el mismo corazon de la Habana Vieja

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *