Parroquia del Santo Angel Custodio

Fotorreportaje de Elio Delgado

HAVANA TIMES, 22 mar — Próximamente, el Papa Benedicto XVI realizara una visita pastoral a Cuba con motivo del aniversario 400 del hallazgo de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre y el objetivo de reafirmar en los cubanos la fe católica.

En el pueblo cubano existe un gran ecumenismo religioso, que va desde el catolicismo, pasando por todas las denominaciones protestantes hasta las religiones de origen africano, que adoran a sus deidades u Orishas.

Sin embargo, la religión católica ha tenido siempre una amplia presencia en el país.

Prueba de ello es la gran cantidad iglesias católicas que existen en el país, y sobre todo en La Habana, donde algunos de esos templos son verdaderas obras de arte, desde su construcción con diferentes estilos arquitectónicos, hasta su decoración interna.

Un ejemplo es la parroquia del Santo Angel Custodio, ubicada en la esquina de las calles Compostela y Cuarteles, en la zona conocida como Loma del Angel, en La Habana Vieja.

Este templo fue construido inicialmente en 1690, como una ermita consagrada al Santo Angel Custodio, auxiliar de la parroquia principal existente en el lugar en esa época. Entonces era una nave pequeña y pobre de recursos. Después sufrió modificaciones y ampliaciones en 1704 y en 1815.

En la novela Cecilia Valdés, Cirilo Villaverde la describe, mostrando que en el primer cuarto del siglo XIX la iglesia tenía aún una sola nave.

El huracán de 1844 la destruyó totalmente y fue nuevamente edificada por el Obispo Fleix y Solans. Sin embargo, la más importante reconstrucción, que le dio la imagen que presenta actualmente, fue realizada entre 1866 y 1870, por el Obispo de La Habana Fray Jacinto María Martínez Saez.

De estilo Neogótico, figura como uno de los mejores exponentes de las construcciones religiosas del siglo XIX en la ciudad de La Habana.

Los bellos vitrales que se muestran fueron realizados en Barcelona los inferiores y en Munich los superiores.

Esta iglesia tiene además el privilegio de que en ella fueron bautizados dos importantes patriotas cubanos: el padre Felix Varela, en 1788, y José Martí, en 1853. El mismo Félix Varela pronunció un sermón en esta iglesia, en octubre de 1814, con motivo del traslado a este templo, del Santísimo Sacramento.

Click on the thumbnails below to view all the photos in this gallery


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *