Parque de diversiones privado y ambulante

Fotorreportaje por Juan  Suárez

HAVANA TIMES — Como un circo ambulante, pero esta vez un parque de diversiones ambulante, recorre cada quincena diferentes lugares de La Habana.

Este proyecto privado de la comunidad y sin nombre atrae a un gran número de  niños y jóvenes alegres y eufóricos por subir a las maquinarias hechas de piezas del desguace.

Suben, bajan y dan piruetas con tanta facilidad y seguridad que ponen a prueba el ingenio y la curiosidad de nosotros los cubanos.

Un barco llamado el Dragón, la Media Luna que gira 360 grados y la silla Tauro que se balancea, son las principales atracciones de este parque que llegó y alegró los corazones de muchos en el barrio.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *