Otro día ¿contra la homofobia? en Cuba

Por Irina Echarry, Fotos: Caridad

HAVANA TIMES, 15 mayo — Una vez más la calle 23 del Vedado habanero es tomada por la policía mientras caminan por ella gays, lesbianas y transexuales. El pequeño desfile comienza en la cascada de Malecón a solo unas cuadras del Pabellón Cuba. Hay colores, música, banderas.

La mayoría aprovecha para mostrarse tal cual es, sin reprimirse aunque despierte curiosidad en las miradas que pasan. La policía, en aparente función de custodia, debe maldecir el día en que tiene que ayudar y cuidar a los mismos que maltrata durante todo el año.

A los que pone multas (y a veces carga con ellos para la estación) por estar en un sitio de encuentro gay en el malecón, a los que acosa en Mi Cayito, la playa que se supone sea una Zona de Tolerancia. Por eso los uniformados no vacilan en burlarse (entre ellos) de los que llegan a “celebrar su día.” el día que les permiten salir y manifestarse: “mira el maricón que está vestido de negro como se mueve… es pa cogerlo y….” dice uno de uniforme mientras suelta una gran carcajada.

Ya hace unos años que en Cuba se celebra la campaña en contra de la homofobia, sin embargo falta mucho para erradicar el mal. Los gays, lesbianas, transexuales y bisexuales siguen siendo objeto de represión policial, humillación social, burlas y rechazo familiar.

Reprimidos y opacados durante tanto tiempo el día que pueden mostrarse públicamente y congregarse, se convierte en un carnaval donde unos llevan maquillajes de cabaret a las diez de la mañana, otros lucen trajes de novia y algunas prefieren ir besándose por la calle, ajenas a la vorágine que las convocó.

En Cuba no puede haber desfiles espontáneos, todo debe ser orientado desde la oficialidad. La comunidad LGTB, anulada hasta hace unos años, ha ido ganando en “reconocimiento” oficial. El sitio escogido para la gala cultural de este año fue el importante Teatro Karl Marx, donde se realizan eventos relevantes y actúan grandes figuras de la cultura.

Se reconoce la diversidad sexual y existen grupos de lesbianas o gays que se reúnen y hacen todo lo posible porque sus voces no sean ignoradas. Aún así falta mucho (el camino es muy largo y apenas comenzamos a transitarlo) para que el pueblo y las instituciones legales asimilen la homosexualidad sin considerar bichos raros o enfermos a los que tienen una orientación sexual diferente.

Lo que puede significar un avance en la lucha contra la homofobia pudiera derivar en lo contrario. Un desfile de apenas cuatro cuadras una vez al año no ayuda a la aceptación de los homosexuales como seres humanos con derecho de transitar por cualquier avenida, reunirse en cualquier sitio a cualquier hora sin ser agredidos (verbal o físicamente) o marginados por sus coterráneos o, en un nivel más cercano, por su familia.

No tiene sentido que la comunidad gay pase todo el año invisibilizada y que un día descorran la cortina que la esconde para que el mundo vea que en Cuba los homosexuales tienen derechos. Así no se elimina la homofobia, al contrario, ese día la gente va a ver “el espectáculo” y a tomar fotos como si se tratara de una feria que exhibe curiosidades.

Para colmo este año les robaron ese único día aunque much@s no se dieran cuenta: grupos de jóvenes gritaban consignas como esta: “se oye, se siente, la juventud está presente.” como si estuvieran en una asamblea de la UJC; había carteles con textos apropiados para actos políticos; gritos de Cuba, Cuba y un reclamo impuesto: la liberación de los cinco héroes. Impuesto, porque la batalla que tienen que librar los gays, lesbianas y transexuales por su libertad plena aquí en nuestra Cuba es demasiado intensa y urgente para relegarla a un segundo plano.

8 thoughts on “Otro día ¿contra la homofobia? en Cuba

  • Sobre este tema siempre existira puntos de vista diferentes, no siempre debemos estar de acuerdo, lo importante es respetar la vision de cada uno y defender la nuestra sin agresion a los demas.
    No estoy en Cuba y todo lo que se sobre los programas del CENESEX, sobre la jornada cubana contra la homofobia es mediante los blog y articulos de noticias.
    Por una parte me siento orgulloso de lo que se esta haciendo, porque bien todos sabemos que una decada atras esto era impensable.
    Vivo en Italia hace poco tiempo, pais polemico politica e socialmente, sobre todo en ambito de la homosexualidad, ya conocemos la frase “no todo lo que brilla es oro ” todos los anos en las ciudades mas importantes del pais se celebra el tan conocido GAY PRIDE, unos lo toman como un dia para bailar, beber, “ligar” , otros se ponen el vestido de mujer que un dia normal y comun, no lo harian, entoces ya la tan conocida GAY PRIDE, pasa hacer un carnaval, cierto que en medio de todo eso tambien estan las organizaciones en derechos a los LGBT, es emocionate ver por ejemplo la organizacion “Padres de Hijos Homosexuales ” defilando para defender y apoyar los derechos de sus hijos.
    Me gustaria que en Cuba se hiciera de un modo mas serio a como se hace aqui, que no solo sea la “semana” o el “dia ” para exigir nuestros derechos, que no sea motivo para salir al malecon en pleno dia y baliar a ritmo de conga, se que los organizadores de este programa no lo ven asi, pero hay que educar y hacerles ver a todos aquellos que salen a la calle ese dia, que no es un carnaval, sino la oportunidad de hacerle ver a los demas que tenemos los mismo derechos y somos orgullosos de ser lo que somos.
    Comparto con Irina lo que dice que no basta “un dia” , para lograr que esos mismos policias no se rian o maltraten , debemos hacer de ese “dia” todos los “dias” , cierto que el camino es largo, muy largo pero ya comenzo y lo que no hay es que perder el rumbo y sobretodo estar unidos aunque nuestros puntos de vista sobre el tema sean diferentes, al final todos estamos luchando por nuestros derechos.
    Saludos!

  • Es verdad que un blog es para decir opiniones personales, pero creo que no es correcto hablar sin información. Irina, tu texto implica que ignoras, o eliges negar, la existencia de un amplio programa de acciones que empezó en enero contra la homofobia, cuyo punto culminante fue del 7 al 17 de mayo. Si nada sabes de la IV Jornada Cubana contra la Homofobia, pudiste preguntarle a tu compañero Isbel, que andaba por ahí. Si quieres aumentar el dramatismo de tus críticas deformando la verdad, te queda super mal nena, super mal. Qué es eso de “libres por un día”? Cualquier búsqueda breve en la red devela las acciones planificadas con amplitud, acciones que han sido reseñadas por la derecha y la izquierda por igual.
    Claro que lamento que la marcha sea solo contra la homofobia, pero eso no justifica que se niegue el valor intrínseco de la acción, de el esfuerzo puesto por activistas y trabajadores del CENESEX para impedir que ese mal siga siendo estandarte de nuestra nacionalidad.

  • Irina es amiga, y por supuesto que vive en Cuba (a no ser que hace unas semanas me haya topado con su fantasma en plena avenida de carlos III jejeje). De modo la entrada de “Una mas” está fuera de lugar.
    El artículo me parece muy interesante, y coincido en la mayor parte con sus presupuestos y también con los de Chaguaceda.
    Ahora, me parece que sería preciso matizar las cosas. Decir que se trata de UN día de visibilidad, “Reinas por un día”, ÚNICO día, es cuando menos, inexacto. Aún cuando la Jornada no es el único espacio para la reivindicación de la comunidad gay, es preciso reconocer su ampliación en tiempo y espacio. Justamente este año la jornada se ha concebido casi sin límites, y desde enero se están haciendo cosas. Cierto que estas semanas han sido más visibles, pero la gente no se ha detenido, trabajando todo el tiempo. Se han creado nuevos grupos que, aunque yo mismo les reconozca limitaciones, son de una gran valor para el activismo LGBT. Grupos que, no lo olvidemos, están formados por hombres y mujeres de esta isla, y que al menos los que conozco, son personas maravillosas, y que hacen ese trabajo en su mayoría desinteresadamente.

    Reducir tanto empeño es un poco injusto, me parece. Además, muchas de esas personas llevan el activismo diariamente, y no esperan al mes de mayo para mostrarlo. Los que se besaban en la conga, muchas veces lo hacen de manera natural.
    Sobre los carteles y las consignas, me parece que toda manifestación pública debiera acoger todo lo que la gente quiera. Esta es también una manifestación política. Entiendo, por supuesto, que lo deseable es que también hubiera otros carteles como el llamado a la no-violencia, en contra de los transgénicos, a favor del libre movimiento de los cubanos, contra el ataque a Libia, o para reconstruir nuestra democracia, pero no todo se obtiene de una vez.
    Uno de los carteles oficiales reconocía los Derechos Sexuales como Derechos Humanos. Oigan, decir eso en Cuba es casi una victoria, pues acá la frase derechos humanos es como si te mentaran la madre. En pleno Pabellón un joven escribió en una pancarta: “Mandar sin amor es tiranía, y obedecer sin amor es esclavitud”, y así fue presentada ante tod@s los presentes.
    Este año se hizo la Jornada también en Santiago de Cuba, y bien sabemos que la situación de la homofobia fuera de la capital cubana es más terrible aún.
    En fin, abundaré más en un post más adelante. Pero no quería dejar pasar la oportunidad de compartir estas reflexiones. Abrazos a todos y todas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *