Niños guantanameros en sus puestos de trabajo

Fotorreportaje por Rosa Martínez

Guantanamo-kida-1

HAVANA TIMES — Según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) más de 10 millones de niños en el mundo laboran como trabajadores domésticos en condiciones peligrosas y, en ocasiones, iguales a la esclavitud.

El documento plantea que los pequeños,  más del 70 por ciento son niñas, limpian, planchan, cocinan, realizan actividades de jardinería, recolectan agua y cuidan a otros menores y ancianos en casas de terceros o de un empleador, y son vulnerables a la violencia física, psicológica y sexual.

Además, viven expuestos a condiciones abusivas y aislados de sus familias. También se exponen a ambientes peligrosos y actividades ilícitas, como el tráfico de drogas y la prostitución.

Aunque en Cuba se puede encontrar más de un infante deambulando por las calles de nuestras ciudades, quizás algún que otro pidiendo limosna, principalmente a los extranjeros o vendiendo algo para ganarse unos centavos,  podemos asegurar que los niños no necesitan trabajar para proporcionarse la comida o para satisfacer sus necesidades básicas. Si algo tiene prioridad en nuestro sistema social eso son los niños.

Ahora que la etapa vacacional está al doblar de la esquina, le mostramos algunas imágenes de cómo trabajan los guantanameros más jóvenes, el futuro de la provincia.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

40 thoughts on “Niños guantanameros en sus puestos de trabajo

  • Ahhh y un detalle que me falto, mi hijo el mayor va solo a la escuela pero al otro lo llevo y lo busco yo todos los días después de bajarme de una guaga Youtong, repleta de gente que al igual que yo regresan de trabajar

  • Isidro que suerte usted tiene, paseando por África y Asia, el 90 % de los cubanos a “pasear” a ningún lado y dentro de estos muchos miles fueron a África a pelear, por algo que hoy ni se agradece, sin quererlo y obligados por los que usted defiende. La educación en Cuba no es un logro, algo se hizo, pero no se mantuvo por lo cual para mi entender pasa a ser una derrota y se lo dice el padre de dos hijos que hoy uno esta en la educación primaria y el otro en la secundaria en la Habana, exactamente en el municipio de Playa, y de verdad que sus escuelas son una porquería al igual que muchos de sus maestros (para no generalizar, hay maestros muy buenos, eso si pocos, muy pocos) y lo peor es que las demás escuelas son iguales o peores. Y en cuanto a no comparar a Cuba con Estados Unidos, yo creo que es lo correcto la comparación con los países con mayores estándares de vida, compararse con países pobres es de un pensamiento perdedor, recuerde este consejo “Para la carrera, prepárese para obtener el Oro haber si puede llegar a la Plata”.

  • Y que era obligado ir, porque si no ibas te lo ponían en el “expediente” y a la hora de solicitar la lenin porque tus notas eran sobresalientes o hasta para el acceso a la universidad te salia y no te daban la lenin y hasta la carrera. vaya que te jodían completo, eso si no te “mataban ni te sacaban los ojos a base de torturas” ejejejej como es la psicología de nuestro gobierno

  • Caballeros , ese tipo de discusion de ” quien tiro la primera piedra” no conduce a nada; ni las comparaciones con otros, si Cuba fuera el unico lugar del mundo tendria que obligatoriamente tener un sistema de salud y educacion que revierta sus beneficios en la economia ; sino , como podria sostenerse el sistema de salud y educacion? , no puede usarse solo como vitrina , el gobierno atenua su incapacidad en la gestion economica pagando menos y limitando las necesidades de las personas, de nada sirve que me ensenes a pescar si no me das la vara de pesca y me prohibes pescar y el pescado lo tengo que capturar en otro pais y traerlo a Cuba para comermelo en la casa; hay una logica endemoniada en todo eso .

  • Jorgealejandro:

    Permíteme comenzar con unas preguntas:

    ¿Por qué te cogiste lo del “komsomol” para ti? ¿Acaso fuiste alguna vez miembro de la UJC, o del Partido, o integraste alguna cátedra marxista? ¿Cuál es la picazón, compatriota? ¿No te has desgañitado aquí, diciendo a los cuatrro vientos que eres el cubano más impoluto que haya tocado las costas de la Florida, que ni siquiera se contaminó con una guardia cederista a medianoche, o con el roce de la pañoleta de un pionero moncadista? ¿Qué te hace suponer que hablo contigo, o es que no puedes vivir sin el careo conmigo?

    En Cuba a eso solían llamarlo ENCARNE, bárbaro…

    Pero ya que por enésima vez regresas al terreno del intento de descrédito personal, voy pa’ ti…: Hace mucho te dije que yo tampoco he sido más que soldado raso, si es que cabe el término en la vida civil. NUNCA he obtenido nada de lo que he tenido pisando a nadie, actuando de alcahuete, oportunista, ni traicionando mis creencias. Lo poco que he tenido ha sido consecuencia ante todo de ser una PERSONA DECENTE, que mal que te pese, es una categoría que todavía se respeta en Cuba.

    Que tengo muchos puntos de contacto en mis criterios con lo que tu llamas “socialcosadesa”, los tengo, los mantengo y nunca los he negado, como también he tenido y mantengo divergencias. He tratado de acomodar ambas tendencias acorde a mi credo personal. Por eso no soy jefe ni de mi mismo, ni tengo un carro, ni casa, ni nunca he gozado de prebendas. El dinero con que me mantengo y ayudo a mi familia lo consigo quemándome las pestañas. Lo que sí he tratado de mantener es una ética.

    Y para cerrar: NO me he ido de Cuba. Tengo un carné de identidad como cualquier cubano asentado en la Isla. Goza de tú la suerte que has encontrado en la Florida, donde dicho sea de paso, hoy conviven contigo unos cuantos “komsomoles” – cuyos nombres por ética me reservo – quienes hace más de 30 años me acusaron de “debilidades ideológicas”, “falta de combatividad” y otras linduras. Y hoy comen ropa vieja y tostones en el mismo Versailles donde cabe tu naturaleza impoluta…

    Chao, pescao…

  • Gentil Nathan:

    Ante todo, gracias por responder, y sobre todo por hacerlo con su habitual tino, algo que – admito con complacencia, y por encima de nuestros puntos de vistas con frecuencia divergentes – lo diferencia a usted de otros foristas más…digamos “aguerridos” en sus respuestas.

    Coincido en que Alberto N. Jones – con quien tengo más de un punto de encuentro en otros temas- , erró en cierta medida el tiro, al comparar a Cuba con EE.UU. Sin importar de dónde provenga la comparación, creo que al final esa insistencia no nos conducirá a buen camino. En todo caso, sería menester colocar a Cuba ante el devenir de otros países del área que se le asemejen más, como pudieran ser Haití, Dominicana o algunos centroamericanos, o quizás del resto del Tercer Mundo. Pero ante todo, a mi juicio, lo más certero sería compararla con un antes y un después dentro de sus propios confines geográficos.

    Concuerdo con usted asimismo en mucho de lo que señala, en cuanto a carencias sociales y materiales en nuestro país, que en más de un sentido han empeorado en el último cuarto de siglo. Como también asimilo que a lo largo de estos 56 años se han acumulado numerosos errores de todo tipo. Su historia personal. según lo que contó en HT, es testimonio de todo ello.

    Ahora, cuando me pongo a analizar los pros y contras, tomo muy en cuenta el ambiente externo en que debieron producirse todos los cambios que han ocurrido desde 1959. Incluso hoy mismo asumo que en cierta medida esos condicionamientos continuarán moldeando el decurso de los acontecimientos. Al menos yo no puedo ignorarlos.

    Nathan, no creo que esté de más puntualizar que, a diferencia de la gran mayoría de los foristas aquí, mis años fuera de Cuba han transcurrido en países del aún llamado Tercer Mundo, en Africa y Asia. Esta particularidad me compulsa a tener una óptica casi siempre divergente con respecto al grueso de los comentaristas. Ojalá lo entiendan.

    Para ir cerrando, y circunscribiéndome ante todo a mi entorno familiar, que desde luego es el que más me afecta, puedo decirle sin el menor asomo de teque, que a lo largo de este más de medio siglo he visto a mis allegados experimentar todo tipo de circunstancias, tanto positivas como negativas. Pero cuando me expreso como lo hago a este post, lo hago a conciencia de que casi todos ellos ganaron oportunidades de vida desde 1959 que antes ni siquiera imaginaron.

    Fue un gusto compartir opiniones…

  • Gentil Isidro, yo le diría que se debe desconfiar aún más de los que se fueron a vivir fuera y desde allí alaban a la Dictadura (ojo, no digo que sea su caso, para que no se lo tome en lo personal).

    Si da una mirada a los comentarios verá que es el señor Alberto N Jones el que por primero se pone a comparar con los USA, tratando de utilizar la archiconocida táctica de “y tú más”. Táctica, además, estúpida porque no contribuye en nada al debate ni resuelve los problemas reales de Cuba.

    Otra cosa, creo que no hace falta repetir por la enésima vez que para la realización personal de un ser humano, sea niño o adulto, no basta con tener una escuela donde estudiar y un hospital donde atenderse. Además porque en el caso preciso de Cuba en el día de hoy (repito: en la actualidad)ni esa educación es de calidad ni esa salud pública le garantiza la salud.

    Tampoco se pueden negar las consecuencias tremendas que han tenido para las familias cubanas los experimentos sociales de la Dictadura.

    Lo que muchísimas veces se “olvida” es que en Cuba, a diferencia de otros países como USA, se hizo una Revolución para que los niños tuvieran un futuro luminoso. La realidad actual en Cuba demuestra que esos niños, adolescentes y jóvenes muchas veces imaginan el futuro solo fuera de Cuba.

    Los niños,de los cubanos “de a pie” en Cuba, viven ni mejor ni peor que tantos otros niños pobres de tantos otros países del tercer mundo. Pero es que en Cuba se hizo una Revolución para que no existiesen niños “pobres” y niños “ricos” como existe hoy. Los niños son muy hábiles en darse cuenta de las diferencias y eso lo sabe muy bien la Sra Rosa.

    Querer esconder esa gran diferencia que cada vez se acentúa más en Cuba de pobres y ricos no le dará más dignidad ni futuro a los niños pobres, que son además la mayoría.

  • El caso es que en otros paises sucede igual, y no han tenido que pasar el calvario que han tenido que pasar los padres y los alumnos cubanos. Lo mismo vi yo en Costa Rica, para no ir muy lejos, donde hasta en las laderas de los volcanes hay escuelitas rurales a donde van todos los dias los muchachos.

    Konsomol habras sido tu, que formaste parte del aparato de desinformacion del sistema, y hasta estudiaste con la anuencia del genocida Mengistu. No trates de meter a la gente en el mismo caldero donde te metiste tu, que aqui muchos no hemos tenido otro carnet que el de identidad.

    Dos observciones.: 1- No estamos “anti-todo-cuanto-se-haga-oficialmente-en-la-Isla”: estamos “anti-todo-cuanto-mal hecho-se-haga- y se ha hecho–oficialmente-en-la-Isla. Lo cual sigue siendo muchisimo mas que lo bueno que se haya podido hacer. 2- Nunca conviertas tu agradecimiento de guajirito de las lomas en un cheque en blanco, que quizas por eso, al final de la jornada, te tuviste que ir de Cuba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *