Lo que está ocurriendo en mi barrio

Fotorreportaje por Luis Miguel del Bahia

HAVANA TIMES — Hay que reconocer el esfuerzo que el Estado está haciendo con el programa de fumigación y de salud pública. Sin embargo, ese chorro de dinero se está gastando en vano, mientras Comunales no haga su trabajo.

Hay tremendo nivel de rigurosidad con el programa de fumigación; militares para inspirar respeto, amenaza de multas, etc. como debe ser en un caso tan extremo como el que tenemos.

¿Pero y la república qué? Precisamente la salud pública empieza allí, en la calle. Lo más grave del asunto es que la solución es la que es puntual, mientras el problema se ha vuelto sistemático. La culpa inmediata la tiene, sin duda, Comunales, pero el problema es más complicado.

Lo que está ocurriendo es una legitimización del mal obrar. Se puede ver en todo tipo de opiniones que dan la gente; en todas ellas el factor común es una justificación para convertir lo malo en legítimo. Dicho de otro modo: el problema es cultural.

Cuando un problema se vuelve cultural se enquista en la esencia misma de la sociedad y ya de allí no hay quien lo saque.

Parafraseando a Heidegger: “Ya sólo un dios puede salvarnos”.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.

Luis Miguel del Bahia

Luis Miguel del Bahia: No soy de ningún lugar ni ninguna parte, soy hijo del ser, o eso pretendo. En realidad nací en el Reparto Bahía, La Habana, allá por el año 1989. Cuando llegué a la adolescencia sentí que aquí no encajaba y logré fugarme a España. Trabajando en una fábrica, de peón, comprendí lo que era el capitalismo, y que no lo quería para el resto de mi vida. Decidí regresar al barrio, donde actualmente trabajo de Informático de la Familia. De vez en cuando tomo un libro de filosofía en mis manos, para tratar de comprender El Sistema.


15 thoughts on “Lo que está ocurriendo en mi barrio

  • el 12 marzo, 2016 a las 2:11 am
    Permalink

    Luis V:

    La primera opción de libertad vive alojada de modo intrínseco en cada ser humano…No importa dónde se ubique físicamente…

  • el 11 marzo, 2016 a las 5:35 am
    Permalink

    Ja ,Ja, intentar ser libre entrando en una carcel, ja ja ja . . . . la razon no basta, la manera es mas importante aun.

  • el 11 marzo, 2016 a las 3:27 am
    Permalink

    Jaja…Bobo, no se te va una para pincharme…Soy de los que piensan que ha sido necesaria cierta unidad de criterios, e incluso deponer intereses individuales y de grupos con tal de aguarle la fiesta al Tío Sam en Cuba…pero como ser pensante que soy no menos me doy cuenta de que esa misma unidad y negación y renuncia de prerrogativas ciudadanas ha sido un precio muy caro de pagar a largo plazo…Hace poco, en diálogo con un viejo amigo en Cuba, hablaba del tema de las asquerosidades que se acumulan en tantas partes de La Habana, sin que a los vecinos afectados parezca importarles. “¿Y qué podemos hacer?”, me respondía mi amigo. “Las autoridades te dicen que no hay con qué, al Delegado del PP lo pelotean como a un muñeco y casi nadie le hace caso, y si protestas por tu cuenta en la calle, viene un policía y te lleva detenido o te da un toletazo…” Así vamos…

  • el 10 marzo, 2016 a las 8:34 pm
    Permalink

    Es cierto Isidro, tenemos a los delegados del poder popular, los núcleos zonales del PCC, la FMC, la CTC y los CDRs y no sabemos aprovecharlos al maximo. Te noto alicaído con las fabulosas herramientas democracia socialista. Tal vez desde China se veían más bonitas.

  • el 10 marzo, 2016 a las 4:00 pm
    Permalink

    Por eso Cuba tiene una huella ecológica tan pequeña, no se gasta energía ni para recoger la basura. Una solución ecologica sería en cada esquina hacer compost con la basura acumulada, sólo hay que dejarla 30 días más en el lugar y se obtendría un abono natural excelente.

  • el 10 marzo, 2016 a las 8:08 am
    Permalink

    Estimada Miranda:

    Esa ausencia de poder ciudadano también viene dada por la desidia que hemos permitido acomodarse entre nosotros. Porque hemos optado mirar para otro lado cuando la cosa se pone difícil. Y me incluyo en eso…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *