La sociedad secreta Abacuá rinde tributo a los mártires

Fotorreportaje por Elio Delgado Valdés

HAVANA TIMES — El 27 de noviembre, bajo el jagüey de la esquina de las calles Morro y Colón, en La Habana Vieja, fue conmemorado el fusilamiento de los ocho estudiantes de medicina y los cinco héroes negros, hermanos Abakuá anónimos, que protagonizaron la protesta armada ante el crimen que cometió el gobierno colonial español el 27 de noviembre de 1871.

Se realizó una acción cultural para conmemorar la caída de los 13 jóvenes cubanos, blancos y negros, como un acto de reivindicación y justicia histórica.

Pocas personas saben que cinco miembros de la Hermandad Abakuá, de entre 14 y 22 y años, organizaron un intento de rescate el día del fusilamiento, porque uno de los estudiantes era cofrade. Fueron ultimados a bayonetazos y tiros, sus nombres desechados en los registros y su memoria excluida de la narrativa épica de la nación cubana.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


4 thoughts on “La sociedad secreta Abacuá rinde tributo a los mártires

  • el 3 diciembre, 2013 a las 5:03 am
    Permalink

    Señor Ricardo González, “todos esos negros”, como usted los llama, están mas que justificado y tiene tanto derecho como cualquier cubano en rendir tributos a los miembros de su raza y de su cofradía religiosa si así lo consideran. No lo entiendo en absoluto. ¿Que hay de negativo en ser “estudiante acomodado”? ¿Es que acaso las muertes de los pobres son las únicas muertes valida? ¿Es ser hijos de Españoles algo que minimiza su valor como persona? Jose Marti era hijo de Españoles, por parte de padre y madre. Sin querer minimizar la injusta pena de muerte aplicada a los 3 ciudadanos negros que secuestraron la lanchita de regla para irse a los EEUU, hay que reconocer que en lo que se refiere “a la lucha por la libertad” , no hay comparación posible entre ellos y un Quintin Banderas por muy negros que sean. Pero si, la vida humana tiene el mismo valor no importa quien. Hombre es mas que blanco, mas que negro, mas que mulato, mas que rico, mas que pobre, mas que conservador, comunista, liberar, anarquista, o hijo de quien sea.
    Tampoco me creo su “indignación”. La capacidad de indignación para que sea valida, tiene que ser igual para todos. No se puede aplicar en unos casos si, y en otros no. No puede ser selectiva. Porque de serla, seria FALSA.

  • el 3 diciembre, 2013 a las 2:51 am
    Permalink

    Elio, un buen tema. Te confieso que desconocía este suceso de la historia de Cuba. Sinceramente me da vergüenza mi ignorancia. Precisamente porque es poco conocida, me parece que debemos de dar mas datos sobre el tema. ¿Existen publicaciones de la época sobre el suceso? Fotografías, cartas, ¿Cual fue el tratamiento de la noticia en la prensa?. ¿Hicieron alguna declaración publica los Abacua? etc, etc. Todo eso ayudaría a establecer una nueva visión históricas del suceso. Encontraras que no es fácil que la gente cambie de visión tan fácilmente. De ser cierta la historia, y no tengo razón para creer lo contrario, estaría mas que justificado revisar la historia y llamarla desde ahora en adelante; “El fusilamiento de los estudiantes de Medicina y el rescate de los Abacua”. Nuestra historiografia no puede ser mas mala. En los últimos tiempo nuestra historia se parece mas a una Historieta de Super Héroes, que a una historia hecha por hombres de carne y huesos con sus virtudes y defectos. Ir “contra la corriente establecida” requiere mucha mas valentía que la de los “tira tiros”. Saludos.

  • el 2 diciembre, 2013 a las 10:30 am
    Permalink

    Todos esto negro no tienen vergüenza ni valor están celebrando el fusilamiento de 8 estudiantes de medicina por las autoridades españoala en 1871 los cuales eran estudiantes acomodados porque en aquella época los estudiantes tenían que ser de familias acomodadas; sus padres eran españoles”.”El único delito era el de ser cubano”. no necesariamente de la raza negra y ni una palabra por el fusilamiento ordenado por Fidel castro de tres jóvenes negros por el secuestro fallido de una lancha de pasajeros que brindaba servicios en la bahía de La Habana. en abril del 2003
    Se afirma que pocas veces en la historia se ha visto tanta desproporción entre un delito y una sanción aplicada de forma tan rigurosa 3 días después del Juicio

  • el 2 diciembre, 2013 a las 9:17 am
    Permalink

    La historiografía de la pseudorrepública ocultó quizás hasta deliberadamente el sacrificio de estos abakuás por impedir el histórico crimen que año tras año recordamos del Fusilamiento de los 8 Estudiantes de Medicina, pero nunca dijeron una palabra de la inmolación anónima de estos verdaderos héroes de nuestra historia, de modo que no fueron 8 los mártires, sino 13 y deben ser recordados en el mismo acto donde se recuerdan los primeros y recibir las mismas coronas oficiales que se acostumbra a situar en su memoria.
    No debe ser un acto paralelo, casi desconocido, tan anónimo como los mártires que defendieron hasta la muerte a aquellos inocentes, pagando con sus vidas el intento . Para colmo de males, es el acto paralelo no se visualizan apenas personas de piel blanca y todos los que aparecen son de piel negra o mestizo.
    Tal parece que aún no reconocemos aquella inmolación con tanto o más valor de cubanía que el asesinato oficial de los criollos blancos que anualmente conmemoramos, por cuanto los abakuás no estaban involucrados directamente en las acusaciones por la “profanación de la tumba de Gonzalo de Castañón” y aún en aquel 1871 cuando estaba lejos todavía la abolición de la esclavitud, arriesgaron sus vidas por una causa noble…
    NO DEBE SER UN ACTO PARALELO, NO FUERON 8 LOS MARTIRES DEL 27 DE NOVIEMBRE, SINO 13 QUE LA NACIONALIDAD CUBANA DEBE REIVINDICAR

    Hombre es más que blanco, más que negro, más que mulato: dígase hombre y ya se han dicho todos los derechos!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *