El Parque Central de La Habana

Fotorreportaje de Elio Delgado Valdés
Texto: Elvira Pardo Cruz

HAVANA TIMES — Existe en estos tiempos un afán por hablar de los sucesos políticos, obviando la otra mirada a las realidades, en el andar por la ciudad nos puede resultar atractiva su arquitectura, sus edificios, alamedas, parques y calles, estos han sido escenario de la historia social del país.

Uno de los lugares más transitado de la ciudad es el Parque Central, acomodados en uno de sus bancos de piedra y cantero, el singular entorno nos hace visualizar un verdadero museo de arquitectura, rodeada de edificios donde el estilo clásico y eclíptico dialogan armoniosamente, el Gran Teatro de La Habana (antiguo Centro Gallego), los hoteles Inglaterra, Telégrafo, Parque Central (imponiendo su estilo moderno) y el Plaza, la Manzana de Gómez, el Centro Asturiano, el cine Payret y el Capitolio de La Habana, verdaderas joyas de la arquitectura, conforman la circunferencia en torno al lugar.

Punto de la ciudad que sirviera de sede a las primeras ferias del libro y el Salón Nacional de Humoristas, hoy convergen en él escenas de la cultura, venta de obras de arte, muestras fotográficas, expoventa de libros, paradero del transporte turístico y coches de caballo, durante décadas la peña la Esquina Caliente ha encontrado su espacio, los seguidores del beisbol polemizan sobre el deporte nacional, debates y discusiones entre los fanáticos y el andar de un lado a otro del transeúnte a toda hora hacen del lugar un sitio de gran movimiento.

La fecha de construcción del Parque Central es algo difusa, según los historiadores al derribo de las Murallas y la construcción de la Alameda de Isabel II (Paseo del Prado), su nombre de debe a que se encontraba al centro de los dos tramos de la Alameda. Rodeada de farolas, fuentes y pequeñas esculturas que ornamentan los pequeños senderos interiores, los frondosos y centenarios árboles invitan al transeúnte al reposo, amparados del sol.

Al centro del Parque, el monumento a José Martí, primera estatua erigida en su honor, fue develada el 24 de febrero de 1905 como resultado de la encuesta realizada en 1899 por el Semanario El Fígaro, confeccionada en mármol blanco de Carrara a un costo de 4 500 dólares, la obra fue realizada por el escultor cubano José Vilalta de Saavedra en su estudio de Roma. A relieve, se detallan figuras alegóricas a los soldados del Ejército Libertador y el escudo de la República. En el pedestal del monumento se colocó el emblemático clavo de oro, con su historia de robos e infortunios y un enigmático destino, fue donado por Juana de Varona, sustituido luego por una copia.

El Monumento está rodeado por veintiocho palmas reales, simbolizando el día del nacimiento del apóstol, en armonía con el entorno, ocho canteros representativos de los estudiantes de medicina fusilados el 27 de noviembre de 1871.

La imagen de Martí al centro del Parque, pareciera estar una vez más, pronunciando su discurso a los cubanos de todos los tiempos.

Haga clic sobre las imágenes reducidas para ver todas las fotos de esta galería. En tu PC o Laptop, puedes usar las flechas direccionales del teclado para desplazarte dentro de la galería. En dispositivos móviles, utilice las teclas en pantalla.


One thought on “El Parque Central de La Habana

  • el 19 octubre, 2014 a las 6:33 pm
    Permalink

    elio:

    Este tipo de reportajes te queda mejor.

    Por cierto, ya que hablas de un “enigmático destino” ¿Sabes cuál fue el enigmático destino de la magnífica araña de baccarat que adornaba el Centro gallego?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *