Decadencia de una joya de la arquitectura

Fotoreportaje por Ernesto González Díaz

HAVANA TIMES – En la esquina que forman las calles Gertrudris y Revolución, en la barriada del Sevillano, del municipio de 10 de Octubre, se encuentra una construcción al estilo masía, que desde el año 1945 es un centro docente. Primero fue una escuela privada y, posteriormente, pública del Sistema nacional de Educación. La nombraron Andrés González Lines. 

Una masía es una construcción rural, existente en buena parte del este de España, especialmente en Cataluña, y del sur de Francia. Tiene sus orígenes en las antiguas villas romanas. Por lo general, son de dos pisos, con una torre y techos a dos aguas o dos vertientes.

Sobre el surgimiento de la que se encuentra en el Sevillano se tienen diferentes versiones. Lo que sí parece evidente es que fue construida en 1919, hace 101 años, pues lo dice en el arco que tiene a su entrada. 

Dos vecinos que viven en el barrio desde hace muchos años y aseguran que sus padres y abuelos ya vivían allí cuando se construyó la edificación, aseguran que esta fue fabricada por una rica familia catalana que emigró a Cuba en 1918.

Los entonces dueños quebraron, a mediados de los años 40, y tuvieron que vender la casa a otros que la convirtieron en escuela.  Pero eso es algo que está por precisar, pues no se han encontrado registros confiables respecto a esa última familia.

Lo interesante es que es una joya de la arquitectura de principios del siglo XX en Cuba. Es una construcción de características poco comunes en nuestro país, por el diseño y los materiales utilizados. Pero poco a poco, por la desidia de algunos, ha ido perdiendo su esplendor, aunque ha logrado mantener su majestuosidad, a pesar de haber sido sometida a varias acciones de mantenimiento y reparación.

Vea mas fotoreportajes en Havana Times.

One thought on “Decadencia de una joya de la arquitectura

  • La casa ciertamente es una joya, estoy seguro de que no tenemos muchas de su tipologia y, ciertamente, se va a perder como otras obras arquitectónicas de gran valor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *