De fotografía directa, planos aberrantes, perspectiva y ritmo

Ensayo fotográfico por Ernesto González Díaz

HAVANA TIMES – Sin pretender dar una disertación de fotográfia ni teorizar en asuntos para los cuales no estoy capacitado, quiero mostrar un grupo de imágenes y dar una breve explicación de algunas características y elementos compositivos que en las mismas se aprecian.

Prácticamente toda la fotografía que tiene carácter documental o periodístico debe ser una fotografía directa. Este es un término que empieza a emplearse a principios del siglo XX, cuando un grupo de fotográfos progresistas decidieron hacer fotos que no emularan con otros medios como la pintura.

En la llamada fotografía directa el fotográfo no puede controlar la escena, no puede decidir qué hay en su encuadre y qué no, tampoco puede controlar la iluminación ni las poses ni expresiones de las personas u otros elementos que aparezcan en la misma. Tiene que esperar a que la escena se “autocomponga”, por decirlo de alguna manera, como él quisiera. Tiene que esperar el llamado instante decisivo.

A partir de este momento la fotografía comenzó a ser considerada como un medio artístico en sí misma y no como una forma de imitar la pintura artística. No sólo la forma de fotografiar era lo que cambiaba, sino también el tema fotografiado, se buscaba la espontaneidad, lo natural, sin poses ni manipulaciones.

Otro elemento que aparece en varias de estas imágenes es el llamado plano aberrante u holandés. En las imágenes tomadas con este plano, la cámara se inclina sobre su eje central entre 25 y 45 grados para buscar una especie de distorsión o aberración de la realidad, transmitiendo cierta sensación de inestabilidad pero también dinamismo y movimiento pues su razón de uso radica fundamentalmente en el empleo de las diagonales. 

El origen del término –plano holandés-es curioso. En inglés se le llama dutch angle (ángulo holandés). Pero, en realidad viene de la palabra deutsch (alemán), ya que fue un plano muy utilizado por el cine expresionista alemán de los años 30 y 40. Según esta teoría, en realidad debería llamarse plano alemán.

En las artes plásticas la perspectiva surge por la necesidad de representar las tres dimensiones espaciales en un plano bidimensional. En la pintura, la arquitectura, el dibujo y la fotografía la perspectiva se puede apreciar cuando se realiza una imagen donde dos líneas paralelas, que en la realidad no se pueden unir, fugan hacia un mismo punto, o lo que es lo mismo tienden a unirse en ese punto. Se dice que una fotografía tiene ritmo, cuando algún elemento se repite de manera secuencial, por ejemplo, las columnas en los soportales de las varias de las imágenes que mostramos.

En las imágenes que presentamos en este ensayo, tratamos de mostrar estos elementos que hemos explicado someramente, intentando que constituya una vía para favorecer la apreciación fotográfica y de la plástica de manera general, de nuestros lectores.

Vea más galerías de fotos aquí en Havana Times



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.