Con los monos por primera vez

Fotoreportaje por Caridad

Monos en el Zoo de Caracas
Monos en el Zoo de Caracas

HAVANA TIMES, 27 nov.  — Las únicas ocasiones en que había podido ver frente mí a un mono, había sido con barrotes por medio.  Yo estaba del lado supuestamente “libre,” mientras que él o ellos me miraban con caras tristes o agresivas, en un ambiente demasiado  opresivo, donde se mezclaban las frutas de su comida con cualquier alimento que le lanzara el público, más el excremento habitual.  Eso fue en el zoológico de La Habana.

Quizá por eso haya comenzado a detestar los zoológicos.

He conocido que, en el zoológico de Caracas,  los monos (capuchinos) viven en total libertad, y aunque no me gustan los zoológicos, creo que antes de irme de aquí iré a visitarlos.

No obstante, el Parque del Este no es un zoológico, alli pude tener una experiencia mejor con esos primates que nos hacen pensar tanto en nosotros mismos.  Aunque están contenidos tras una pequeña fosa, los capuchinos de ese parque no conocen los barrotes y se mueven con esa gracia.

Esto hace que la gente se detenga a observarlos, que olviden el mundo del otro lado del parque,  que en lo más oculto de su inconsciente sientan deseos de ser, ellos mismos, uno de esos simpáticos primates que aparentan vivir sin preocupación alguna por el pasado, o el futuro; que disfrutan la vida como es, sin hacerse muchas preguntas, aunque a veces sus gestos denoten muchísima curiosidad.

Al menos eso fue lo que me sucedió a mí.


One thought on “Con los monos por primera vez

  • el 30 noviembre, 2010 a las 4:58 pm
    Permalink

    Nena, me hiciste recordar a Pancho que, tras los barrotes, lanzaba excrementos a los visitantes. Quizá era su manera de protestar o de exigir su derecho a tener algo más que cárcel. No me gustan los zoológicos, me ponen triste y además pienso que con el avance de las nuevas tecnologías ya no sirven de nada, han quedado totalmente obsoletos. Pero los humanos con nuestro afán de posesión no dejaremos libres a los animales en mucho tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *