Un mercado sin alma que duele en Cuba

Fernando Ravsberg*

Vendedores del mercado informal con los alimentos colocados a pocos centímetros de las aguas albañales. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — Once cubanos han muerto a manos de otros cubanos que vieron la posibilidad de ganar un poco de dinero fácil robando alcohol en su centro de trabajo para venderlo después en el mercado negro. No es la primera vez que ocurre y probablemente no será la última.

Durante la crisis de los 90, estuve en un pequeño pueblo de la provincia de Matanzas, donde un vendedor de frituras mató a decenas de sus vecinos y a su propia hija porque sus “proveedores” trasladaron la materia prima en sacos de insecticida.

Más recientemente una treintena de enfermos mentales murieron de hambre y frío porque un grupo de bandidos con títulos de médicos y enfermeros vendían en el mercado negro los alimentos que Salud Pública enviaba para los pacientes.

Una vez vinieron a la puerta de mi casa a vendernos leche en polvo y cuando preguntamos por su calidad el vendedor nos respondió muy satisfecho: “es de primera, nosotros la sacamos de la escuela especial”, en otras palabras se la robaban a los niños minusválidos.

Los especuladores no tienen alma, durante la crisis económica aprovecharon el hambre para vender aves carroñeras como pollo, milanesas hechas de trapo de piso, pizzas cubiertas de condones derretidos en lugar de queso y hasta riñones humanos robados de la morgue.

Pero lo cierto es que aun hoy es difícil vivir al margen del mercado negro, es imposible adquirir legalmente madera, acero para rejas, oxígeno y acetileno para chapistear el automóvil y a veces “se pierden” de las tiendas la pasta de afeitar, el champú, las colchas de piso o los pañales.

Una vez vinieron a la puerta de mi casa a vendernos leche en polvo y cuando preguntamos por su calidad el vendedor nos respondió muy satisfecho: “es de primera, nosotros la sacamos de la escuela especial”, en otras palabras se la robaban a los niños minusválidos.

Los altos precios y la mala calidad de la ropa y zapatos que venden las redes comerciales del Estado han provocado que florezcan las tiendas particulares abastecidas con prendas que llegan de contrabando desde Ecuador, Miami, Panamá e incluso Rusia.

Es más fácil y más barato comprar un aire acondicionado o un televisor en la página web “Revolico” que en las tiendas del Estado. Incluso tienen mejor garantía porque estos particulares temen que se les acabe el negocio si son denunciados por un cliente.

De una u otra forma es la ineficiencia del sistema comercial estatal la que nos empuja a todos a los brazos de los especuladores, nadie puede vivir sin caer en sus manos en algún momento para resolver necesidades a las que no hay otra forma de acceder.

Pero casos como este nos recuerdan que lo más grave del mercado negro no son sus repercusiones económicas o morales sino los peligros que implica para la vida la existencia de un sector económico tan importante sin el menor control sanitario.

En este sentido, una de las grandes ganancias de la apertura económica al trabajo por cuenta propia es que saca de las sombras a muchísimos productores clandestinos y, al hacerlos visibles, le permite a Salud Pública y a otras instituciones realizar los controles pertinentes.

Reducir el mercado negro siempre fue una prioridad del gobierno pero el uso sistemático de la policía no ha dado resultado. Ahora parecen proponerse otros caminos como la creación de mercados mayoristas que eviten la escasez temporal de productos.

De una u otra forma es la ineficiencia del sistema comercial estatal la que nos empuja a todos a los brazos de los especuladores, nadie puede vivir sin caer en sus manos en algún momento para resolver necesidades a las que no hay otra forma de acceder.

Faltan aún otros pasos importantes, como la creación de tiendas para los autónomos con la variedad que reclama el mercado, con precios competitivos y con las calidades requeridas, una oferta tan atractiva como para garantizar que comprarán allí sus insumos.

La reducción del mercado negro o el fin de la escasez no es una garantía de que no habrá más casos como el que Cuba acaba de vivir. En España no faltaba nada en las tiendas cuando vendieron aceite de colza a la gente, provocando miles de intoxicados.

Por lo pronto las autoridades deberían revisar el sistema de reclutamiento y formación de sus empresas de seguridad, porque los guardias que sustrajeron el metanol no son una excepción, yo mismo he visto como muchos de ellos dejan robar a cambio de una “comisión”.

Si algo positivo se puede sacar de esta experiencia es la investigación paralela realizada por la prensa nacional para informar a la población. Es algo novedoso que podría marcar los primeros pasos hacia el objetivo de convertir los medios en un servicio público.

La divulgación periodística es clave, acerca a los cubanos a las causas del problema, les muestra cómo se produce, su costo humano y las consecuencias para los implicados. En casos como estos hacer pensar a la ciudadanía es una labor preventiva de primer orden.
—–
(*) Publicado originalmente por BBC Mundo.


23 thoughts on “Un mercado sin alma que duele en Cuba

  • el 10 septiembre, 2013 a las 5:55 pm
    Permalink

    El tema del alcohol metilico no da para este articulo, sobran otros ejemplos, coincido que es un accidente por desconocimiento que tuvo repercusiones lamentables por mal control.

  • el 22 agosto, 2013 a las 6:50 pm
    Permalink

    Eduardo hay un refran muy antiguo que dice que ladron que roba a otro ladron, tiene 100 años de perdon. Es dificil condenar a un padre de familia que roba a su empresa cuando esa empresa le paga 20 USD mensual y se queda con el resto de su salario. Recuerda tambien que Alex Castro y su ex mujer Dashiel vendian visas españolas a 10 mil cuc y el general Rogelio Acevedo tenia alquilado un avion en Mexico que decia que estaba de baja técnica en Cuba. En Cuba nadie se escapa de meter las manos cuando tiene la oportunidad, desde el de abajo hasta el de arriba.
    Ese parece ser el principio fundamental del socialismo “cada cual segun su necesidad a cada cual segun su capacidad de robar”

  • el 13 agosto, 2013 a las 8:54 pm
    Permalink

    En la naturaleza artificial de aquella bonanza estamos de acuerdo. Desde luego que la misma no habría sido posible sin “la ayuda desinteresada” de los soviéticos. Pero al consumidor cubano de entonces lo que más le importaba era tener el producto disponible en las tiendas y que no le costara en demasía. Y de eso hubo bastante por un tiempo.

    Partamos de que la situación económica cubana nunca ha sido “normal”. Ni para bien ni para mal. Ha sido en esencia una situación de supervivencia. Tú podrás alegar que no hay otro sitio donde se hayan producido tantos disparates seguidos; yo podré arguir que nunca se ha visto nación cuyas finanzas e inversiones hayan sido tan hostilizadas y perseguidas por una potencia mundial. Y te aseguro que ambos llevaremos una cuota de razón. Y por eso es que, por principio, huyo de las absolutizaciones.

    En cuanto a Mesa Lago, no negarás que sus opiniones son reconocidas tanto de un lado como del otro del estrecho de la Florida. Algo inusual en un ambiente políticamente tan enrarecido y centrífugo como el cubano, y es que Carmelo nunca afirma nada sin antes consultar hasta la saciedad con todas las fuentes posibles, además de ser todo lo objetivo que se pueda.

    Sin embargo, te cuento que a mí las primeras estadísticas sobre el tema no me llegaron de él, ni en estos años, sino antes del Período Especial, de un enjundioso estudio que hicieron los noruegos sobre la economía cubana de los 80.

    En todo caso, recomiendo escuchar a Carmelo, porque hasta ahora nadie lo ha podido acusar de manipulador.

  • el 13 agosto, 2013 a las 5:49 pm
    Permalink

    Isidro:

    Las experiencias las viví en Cuba, no “desde la distancia”. Tú y tu familia eran ejemplos de la familia cubana promedio, que es de la que yo hablo. Tu familia no fue una familia cubana promedio. El nivel de vida de ningún país se mide , ni por los que más ganan, ni por los que ganan menos. Tampoco lo era yo, que ganaba 298 pesos en áquella época, en que el salario medio estaba por debajo de los 198. De gastos de salud y educación, súmale a lo poco que dices que te costaban, lo que ya previamente te descontaban en el cheque, que según estimados podía ser hasta el 90% de lo que deberías ganar. de todas formas la cifra exacta ni tú ni yo la sabemos, porque nunca nos la declararon.

    Una factura de Sears, solo en bombones y golosinas se podía montar en 100 pesos, que era el salario de muchísima gente en aquella época. Luego, muchísima gente no podía destinar el 10% de su salario para comprar una lata de aceite.

    ¿Sabes qué pasa en realidad? Que lo que vino después fue tan negro, que aquello pareció la maravilla que no era realmente, porque lla cartilla de racionamiento todavía sigue en pie. También todas esas maravillas no fueron resultados de un desarrollo económico auténtico, sino de los subsidios soviéticos. Cuba no tenía economía ni para sostener esa aparente bonanza. ¿La prueba? Que cuando los subsidios se acabaron no quedó nada de nada. Conclusión: Que todo era un bluff.

    Carmelo Mesa lago puede escribir lo que quiera, pero, si no tiene en cuenta esto, está más que jodido como economista; o lo escribió porque no le quedaba más remedio

  • el 13 agosto, 2013 a las 12:25 am
    Permalink

    Jorgealejandro:

    De la misma manera que nunca me atribuyo la capacidad de hablar por toda la sociedad cubana, y mucho menos estando a miles de kilómetros de allá, supongo que en atención a cierta modestia no deberías asumir calidad de vocero totalizador de las opiniones cubanas en la distancia. Siempre hay experiencias en un sentido y otro, y el mundo es muy diverso y cada cual le aplica el color de su experiencia.

    Creo que tanto tú como yo – que hasta donde entiendo no somos economistas -, deberíamos escuchar a los que sí han dedicado al menos buena parte de sus vidas a analizar ese campo tan complejo, así como su incidencia en la sociedad.

    Uno de ellos es el respetado experto Carmelo Mesa Lago. En más de un texto suyo aparecen los indicadores que ubican a Cuba en la década de los 80 entre las naciones más avanzadas de América Latina en política de atención social, además de admitir que se consiguió un acceso al menos modesto al consumo. Lástima que ahora no tengo mano sus escritos. Pero si los buscamos con interés, de seguro aparecerán. Y quizás el propio Carmelo quiera opinar.

    Era lógico que en aquella época hubiera una relativa “abundancia” (y no hablo de productos de mercado negro que siempre existieron, si no más bien de lo fundamental para una vida decente), pues se dieron la mano varios factores favorables en la época: Cuba obtuvo casi todos los créditos solicitados a la Comunidad Socialista, en particular de la antigua URSS, y en condiciones sumamente favorables, y las cotizaciones del azúcar alcanzaron niveles altamente lucrativos en el mercado mundial. Esto necesariamente tenía que reflejarse en la economía. Y de hecho lo hizo.

    En aquel entonces, yo ni siquiera llegaba a los 250 pesos mencionados. Ganaba 211 como traductor. Eramos una familia de cuatro adultos y una niña menor, mi hija, que en conjunto ingresábamos unos 790 pesos cubanos al mes. Pero apenas pagábamos 35 pesos por alquiler de vivienda; 10 pesos por tarifa eléctrica, 12 por teléfono, tres o cuatro pesos de gas; igual cifra por el agua, apenas 30-35 pesos por las compras mensuales en la bodega (que cuando aquello eran bastante abundantes); más 40 peso al mes por el círculo de la niña. Las atenciones de salud de mis padres eran irrisorias en aquel entonces, de apenas una veintena de pesos por sus medicamentos para diabetes y alguna otra dolencia. Si sumas todos esos egresos verás que luego de esos gastos fundamentales aún restaban más de 600 pesos. Con la mitad esa suma, se compraban unas cuantas cosas en SEARS, o en general en el ahora muy extrañado mercado paralelo. ¿Recuerdas las latas de aceite de oliva español a diez pesos la lata; el jamón “de agua” a cinco pesos; el queso proceso a tres; el paquete de arroz de tres a cinco pesos…? Y por ahí sigue sumando…

    Esa es la Cuba que yo recuerdo de los 80. La mía al menos….

  • el 12 agosto, 2013 a las 1:28 pm
    Permalink

    hoy por hoy, un desastre flotante

  • el 12 agosto, 2013 a las 9:36 am
    Permalink

    Funciona algo en Cuba:,hay economía que sustente consistentemente el mercado, hay estabilidad de productos, limpieza en los hospitales, uniformes escolares (o cuestan 150 pesos en mercado negro), hay leche, o pescado para la familia, hay cafe, meprobamato, educación, hay una sociedad?????????? Es Cuba un país o es algo que flota en el universo???? Que es Cuba? Alguien lo puede responder?

  • el 11 agosto, 2013 a las 10:58 am
    Permalink

    Jamás, porque si no, vivirían mucho mejor sin tener necesidad de ser los mantenidos de Miami, que es lo que realmente son.

  • el 11 agosto, 2013 a las 10:56 am
    Permalink

    Isidro:

    ¿De verdad? ¿Y quién ganaba 250 pesos en esa época? O te me estás haciendo el que no te acuerdas de cuál era el salario promedio entonces. Yo tengo muy buena memoria. pero lamatemática es implacable. ¿Qué por ciento de un salario de 250 pesos es lo que valía un “señor pernil de puerco”? (Y no me vengas a decir que un pernil de puerco es un lujo). Una semana de trabajo, así, como quien no dice nada. Y, si vamos al salario de una oficinista, que no era más de 120 pesos, una quincena. El mercado negro en los 80 estaba al tolete.¿todo el mundo podía comprar una factura en Sears de La Habana? ¿Todo el mundo podía comprar een la tienda “Opina”? Y no te digo lo que se trasegaba cuando las tiendas en dólares estaban vedadas al cubano: Los marineros mercantes solos, para poner un simple ejemplo eran fieras revendiendo cosas.

    No nos pongamos a idealizar, que aquí casi todos somos cubanos; y tenemos memoria. Todavía están carenando con una cartilla de racionamiento; y media Cuba tiene que subsistir gracias a las remesas del exilio, y me van a hablar de “vivir decentemente”

  • el 10 agosto, 2013 a las 10:30 pm
    Permalink

    Eppur si muove…En aquella época se podía vivir decentemente, incluso sin recurrir al mercado negro, con un sueldo de 250 pesos cubanos, y hasta darse uno alguno que otro lujo, pues un señor pernil de cerdo en Centro costaba sólo 60 pesos. El descalabro real comenzó en el 91.

  • el 9 agosto, 2013 a las 11:48 am
    Permalink

    Cuanto mas leo sobre CUBA MENOS ENTIENDO, parece que todo se justifica, robar , engañar, la doble moral…………pero hace mas de 50 años que estan bajo un régimen, que parece los obliga a hacer todo esto, pero no hacen mucho para sacárselo de encima.,,,,,,,,,,se los ve en la Plaza todos los 1 de Mayo, festrejando qué?? no se………….muchos. viven del Estado, o viven de los turistas o viven de las remesas de los parientes…….la vida real no es asi,,,,hay que trabajar y mucho,,para lograr las cosas,,,,,,,

  • el 9 agosto, 2013 a las 9:06 am
    Permalink

    Francisco:

    ¿En qué época los precios no fueron un problema alguno? porque yo viví más de 40 años en Cuba y no la recuerdo. En los 80 no todos los salarios daban para ir a los mercaditos ni comprarse ropa en las tiendas; ni todo el mundo podía comprar una factura en Sears de La Habana, ni pagar los 50 pesos que costaba un perfume “Alicia Alonso”, ni pagar los 27 que costaba un “Havana Club” añejo

  • el 9 agosto, 2013 a las 9:02 am
    Permalink

    Eduardo:

    Ya te dije que la muela no funciona conmigo. Además, guárdate el despecho, que se ve muy feo que un cubano muestre esa molestia por los beneficios que reciben sus compatriotas. ¿Qué te molesta más, que se los den a l,os cubanos, o que los otros no los reciban? Y cuando hablo de las tiendas llenas de comida es porque son opara todos, no solo para los cubaanos ¿Te molesta también?

    Y yo no necesito ponerme a leer, ni a hablar con nadie, porque, además de haberlo hecho muchas veces, he podido viajar para ver muchas cosas con mis propios ojos. ¿Y sabes qué? Muchos de esos emigrantes no cubanos dicen que a Cuba no van a vivir ni amarrados. Así que déjese de esa milonga lastimera, que aun ganando un ilegal menos del salario mínimo, no tiene aquí que robar para tomarse un vaso de leche, y la mayoría, (para no ser absolutos) come todos los días como ya quisiera comer un cubano de a pie. Le duela o no EEUU es posiblemente el país que mejor trata a sus emigrantes ilegales, sean o no cubanos, porque, mientras en otros tienen que vivir escondidos como ratas, aquí pueden comprar propiedades, tener negocios y hasta mandar a sus hijos a la universidad, como lo prueban los muchachos del “Dream Act”.

    Y le contesto esto, porque se desvió del tema para empezar a filosofar sobre la emigración en EEUU; e intentar comparar la situación de los demás países con la de Cuba; y no. no es igual: No hay nada semejante al desastre Cubano en toda Latinoamérica, ni en sus causas, ni en sus características. Y no se lo explico para no extenderme mucho, y porque no vale la pena tratar de que vea el ciego al que no le interesa ver. Esa técnica de justificar los males de Cuba con los males del resto del mundo, ya está demasiado gastada y no funciona. Ahora voy a resumirle brevemente mi respuesta a Tu baño de pureza, porque, yo no sé de qué galaxia has bajado, o si vives en Cuba, o si nacista yy te criarste en Punto cero o mansiones semejantes:

    Si tu vives en Cuba, y has dejado a tu hijo ir a acostarse con hambre, o lo has mandado a la escuela sin desayunar, porque no quisiste comprarle la libra de leche o el pedazo de carne para que comiera, porque te los vendían por la izquierda, sencillamente, y con todo el respeto que me mereces, el que actuó como un idiota (por llevarte suave) eres tú.

  • el 8 agosto, 2013 a las 9:56 pm
    Permalink

    …..me asombra el ver como se expresan personajes como usted…por suerte y por desgracia los cubanos somos unicos…los usa son un pais de migrantes pero muchos se creen que los unicos que se merecen todos los beneficios que ofrecen los usa son los cubanos…hay muchos que se creen los judios del caribe y que el mundo tiene una deuda con ellos …por eso miran a los otros migrantes latinos por encima del hombro …es cierto que muchos cubanos han perdido la vida en su desesperacion por salir de la isla y llegar a los usa,es cierto que muchos han hecho sacrificios extremos antes de lograr su objetivo,tambien es cierto que muchos han llegado sin correr ningun tipo de peligro ….todo ese viaje y ese sacrificio se ve recompensado de alguna manera con los beneficios que por ser cubanos les otorgan los usa….no es la misma condicion para otros migrantes…migrantes mexicanos,centroamericanos y de otros muchos paises tambien pierden la vida y hacen sacrificios extremos por llegar a los usa aunque el final de su viaje es muy distinto y el recibimiento no es igual…hay muchos que consideran que deben ser perseguidos y deportados entre ellos muchisimos cubanos…dicen que no tienen derecho a viajar a los usa porque en sus paises no hay una dictadura tan terrible como la de los castro…hay de migrantes a migrantes…llegar al primer pais del mundo ,donde hay de todo y las tiendas estan atiborradas de comida,con beneficios migratorios,economicos,laborales y proteccion legal de todo tipo es muy distinto a llegar como ilegal,sin ningun beneficio ni proteccion y con peligro de ser deportado…si usted se tomara el tiempo de leer sobre la situacion en los paises de esos migrantes,si conversara con algunos de ellos que posiblemente sean sus vecinos o con los que se cruza en las calles se pudiera enterar de porque esas personas emigran a los usa a pesar de vivir en paises democraticos…que pensaria usted si esos migrantes ilegales que muchas veces reciben menos del salario minimo establecido por la ley y que no reciben ayudas se dedicaran a robar o a otros delitos???…los justificaria ???…en paises democraticos la situacion para muchos es igual o peor que la situacion de los cubanos…hay robo,crimen y violencia muy por encima de la que ocurre en cuba…lo justificamos tambien con la necesidad como hacemos con cuba???…es justificada su necesidad de migrar a los usa como hacen los cubanos???…si las situaciones son parecidad y muchas veces hasta peores….porque no pedimos que el trato sea igual al de los cubanos???….el problema suyo es que vive en miami y se olvida que no todo el mundo es como miami….espero que ahora hablemos como grandecitos….

  • el 8 agosto, 2013 a las 8:55 pm
    Permalink

    Me considero una persona muy optimista.Mi optimismo es tan grande que pienso que un dia el sr. Ravsberg
    publicara un articulo o un post que toque un tema neuralgico del pais sin cantinflear.

  • el 8 agosto, 2013 a las 8:23 pm
    Permalink

    El robo y el mercado negro han existido a lo largo de todo el periodo revolucionario, incluso cuando los precios no eran problema alguno. El problema ha sido siempre la escasez, a la que debemos sumar la famosa libreta de abastecimiento y todas las demás restricciones en contra del mercado, o sea la sustitución de un capitalismo de competencia por un capitalismo de incompetencia, a los que algunos se atrevieron a llamar “socialismo”.

  • el 8 agosto, 2013 a las 5:17 pm
    Permalink

    Ravsberg contra el Mercado.Esa es la idea central del post.El Mercado es malo-especialmente si no es controlado extrictamente por el estado.
    El sr. Ravsberg fundamenta su afirmacion en varios casos puntuales que han causado danno fisico a personas.Estos hechos son dolorosos,lamentables y quizas punibles. Quedaria por demostrar si fueron intencionales o no.Intoxicaciones con methanol ha ocurrido varias veces.Fiestas familiares,sindicales,etc.
    ha cobrado la vida de personas.En ninguno de los casos anteriores hubo lucro.Solo ignorancia.Ninguno de estos pueden achacarse a la maldad intrinsica del Mercado.
    Creo que el sr. Ravsberg tuerce los hechos con intenciones idologicas.
    El primer parrafo de su post es una joya.De un porrazo culpa a los que suministraron este alcohol de un acto ejecutado con conocimiento del peligro que ocasiona su ingesta.Su afirmacion no deja la posibilidad de defensa alguna:”han muerto a manos de otros cubanos………”Joya periodistica.
    .Si en algo puedo estar de acuerdo con el sr.Ravsberg es en la necesidad de robuster los controles higienicos -sanitarios,Pero con seriedad.
    Le pongo un ejemplo muy sencillo.El agua “potable” que se consume en Cuba no es Realmenmte potable.
    Cada anno enferma a cientos de miles-si cientos de miles- de parasitos que son danninos a la salud y que
    causan fallecimentos en la poblacion mas vulnerable:ninnos pequennos,personas con un sistema inmunologico comprometido y a personas de la tercera edad con patologias cronicas.
    Eso ha estado ocurriendo durante decadas.El agua “potable” esta contaminada con heces fecales.
    Cuantos muertos a cobrado durante todos estos largos annos?No creo que estos muertos puedan vincularse efectos nocivos del Mercado.
    En los ultimos dos annos se han presentado casos focales de colera.En ocasiones se oculta en otras se publica.Siempre se hace el major esfuerzo en controlar el foco para que no se expanda.
    E l personal de higiene e epidemiologia sabe que si no se toman medidas de control en el almacenamioento,bombeo y distribucion del agua para asegurar su” potabilidad ” en el momento en que es consumida por la poblacion el riesgo de focos mayores es muy probable.
    Es este un problema causado por el Mercado,Sr Ravsberg?
    Puede ud. barrerlo debajo de la alfrombra.Pero estara ahi. Algo me dice que ud. y su familia consumen
    agua embotellada.Lamentable en algunos casos-no muy frecuentes-se han vendidos lotes de agua embotellada que no cumplian los standares sanitarios.Q uizas esto tambien ha sido ocasionado por E l Mercado.

  • el 8 agosto, 2013 a las 3:57 pm
    Permalink

    No son ni patriotas, ni buscavidas, ni antipatriotas: Son gente con hambre y necesidades. El hambre no tiene partido político. Está bueno ya de vivir en los celajes y sustituir la comida por la baba. Al difunto Chávez se le aplaudió en un discurso en Cuba cuando confesaba (Hablando de estas cosas) que si él hubiera tenido que robar para alimentar a su pequeña Cristina, lo hubiera hecho. Las necesidades no se cubren con demagogia ¿O lo que pasa en Cuba no es ejemplo suficiente.?

    “si alguien no le puede comprar leche en miami a su hijo se le dice “pongase a trabajar y si no le alcanza busquese 2 o 3 trabajos” y si roba todo el mundo esta de acuerdo en que la ley actue contra el ”

    ¿Demagogia conmigo, Eduardo?. Porque en Miami no hay que tener tres trabajos para garantizar la leche de la familia, ni la comida ni la ropa, y porque las tiendas están atiborradas de leche y de comida a todos los precios para todos los bolsillos. Porque en Miami no pagan los salarios de miseria que pagan en Cuba, porque hay, para empezar un salario mínimo estipulado por la ley, y porque, para los peores casos, hay una ayuda en alimentos por parte del gobierno que hace que no tengas la necesidad de robarte una libra de leche. Por favor, que aquí ya somos grandecitos. ¿A quién tú quieres engañar? Si en Miami se viviera igual que en Cuba, no hubiera un cubano aquí para mandar las remesas que mantienen a media Cuba; y media cuba estuviera boqueando de miseria y de hambre.

    Mil veces más delincuentes, más forajidos, más cuatreros y más antipatriotas son aqueloos que , en nombre del socialismo han vivido de espaldas a la realidad del pueblo, y mientras le pedían y la piden “austeridad y más sacrificios”, han vacilado y disfrutado mansiones, yates, viajes al extranjero, lunas de miel en Europa, ropa y coches de los más caros, concursos de golf, compra de tierras en el extranjero, en fin, vida similar a la de los millonarios capitalistas que exorcizan de boca para afuera; todo eso mientras liborio tenía que comprar por la izquierda la libra de leche para que su hijo desayunara. esos son los verdaderos chupasangres de Cuba.

    ¿Esos no te indignan’ ¿De esos no dices nada’?

    La muela, con otro, por favor

  • el 8 agosto, 2013 a las 3:29 pm
    Permalink

    Y fernando habla de investigación paralela de la prensa para informar a la población , da risa eso.
    . Los mismos periodistas cubanos compran en el mercado negro, no van a investigar de lo q ellos mismos se benefician para subsistir, finalizó un congreso de periodistas y todos sabemos que las cosas seguirán iguales, asi q eso de convertir al periodismo estatal en servicio público está lejos de verse, al menos en la cuba de hoy .

  • el 8 agosto, 2013 a las 3:26 pm
    Permalink

    Eduardo porque en cuba ni puedes conseguirte dos trabajos y si lo consigues aun no te da para comprar todo lo que necesitas, pero estoy de acuerdo contigo. La necesidad no justifica poner en peligro la vida de otros a cambio de hacer unos pesos mas o menos. Es delicuencia y debe ser combatida, pero a la vez hay que ir creando condiciones para que cada vez haya menos necesidad de violar las leyes en busca de resolver cosas elementales del diario vivir. Desgraciadamente el robo y la corrupcion empiezan desde bien arriba pues es alli donde se regula lo que se importa y al precio que se le vende al pueblo, es alli donde se decide cuantas viviendas construir y cuantos omnibus van a circular el guamuta. La sacudida de la mata tiene que ser bien fuerte para que todo lo podrido caiga y “caiga para abajo, no para arriba.

  • el 8 agosto, 2013 a las 3:26 pm
    Permalink

    Cuando nos volvimos provincia de Miami???

  • el 8 agosto, 2013 a las 2:10 pm
    Permalink

    …..y vuelve otra vez a disfrazarse de patriota ,de luchador ,de busca vida a los que no son mas que vulgares delincuentes…vuelve a justificarse el robo descarado,la especulacion,la inmoralidad…en cuba robar es un acto patriotico ..en miami robar es delincuencia aprendida con los castro…si alguien no le puede comprar leche en miami a su hijo se le dice “pongase a trabajar y si no le alcanza busquese 2 o 3 trabajos” y si roba todo el mundo esta de acuerdo en que la ley actue contra el ….por que no hacemos y decimos lo mismo en cuba???…

  • el 8 agosto, 2013 a las 12:14 pm
    Permalink

    Yo creo que este periodista, aunque coincido con él en casi todo lo que dice aquí, todavía no ha descubierto, o no quiere descubrir que en Cuba roba el pobre que quiere que sus hijos tomen leche, y roba el teniente coronel que todos los fines de semana va al almacén de su unidad y se surte de lo que le dé la gana, bajo la mirada complaciente del almacenero (Y conozco casos). en el segundo caso, generalmente no se vende lo robado en el mercado negro; y algunas veces, en el primero, pero tanto robo es lo uno como lo otro.

    Y lo que falla no es el “sistema comercial ” del estado. es el sistema social, el “socialcosadesa” (socialismo, ya sabemos que nunca existió y que ellos mismos no sabían qué era ni cómmo se construía, según confesión de los iluminados) con su economía “pachanguera”. El mismo que el iluminado mayor tuvo que admitir que “No funciona, ni para nosotros mismos”. El cubano (y hablo del pueblo llano)se ha visto literalmente obligado a una economía de subsistencia y a acudir a un mercado subterráneo que es el único que lo ha surtido de lo que necesita, y a precios que ellos más o menos pueden pagar. eso es todo. Y, pongamos los pies en la tierra: Nadie deja que se le caiga encima el techo de la casa, si puede arreglarlo con el cemento que vengan a venderle, aunque sepa que es robado. El problema está en que es de la única forma que puede acceder a él. Un saco de cemento en las tiendas estatales cuesta 6 CUC. Una semana de trabajo de cualquier profesional cubano, y hasta una quincena de un trabajador simple. ¿Cuéntos sacos de cemento lleva una placa? ¿Quién que tenga familia que mantener puede con eso?. Por algo hay tantos derrumbes de casas y edificios particulares en Cuba. y hay uina verdad como un templo: A ningún miembro de la camarilla se le ha caído un techo nunca, ni para ellos hay bloqueo, embargo, situación económica dificil, ni nada que se parezca. Ah, pero da la casualidad de que esos son los que le piden al pueblo “austeridad”, y que no compre cosas robadas, que es lo mismo que si les dijeran; “Jódanse y pasen hambre en nombre de la revolución”. Y ya llevan más de medio siglo en eso.

    Que yo sepa, en ninguna mansión de la camarilla se ha dejado te tomar leche, de comer carne, ni de comerse una langosta porque la mayoría de los cubanos de a pie no puede fácilmente hacerlo, o no lo haga. Entonces la solución no puede ser, por ningún concepto el que el hijo de Liborio sea el que no tome leche, ni coma carne, o hablando en buen cubano, el de a pie no tienen por qué ser el que se joda para que los camajanes vacilen el comunismo..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *