“Un error no debe conducir a otro error”

Fernando Ravsberg*

Frente a miles de cubanos y en un acto transmitido por la TV para todo el país, el músico Roberto Carcassés expuso un pliego de peticiones. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — Las recientes reclamaciones del músico Roberto Carcassés, en un acto por la libertad de los agentes cubanos presos en EE.UU., provocaron un tsunami político. En los círculos intelectuales de la isla no se habla de otra cosa, tal y como si el hecho tuviera una importancia capital.

La repercusión estuvo dada porque muchos cubanos escucharon en directo por televisión un pliego de reivindicaciones en el que mezclaba la libertad de expresión con la de fumar marihuana y la elección directa del presidente con el automóvil que no le quieren vender.

En las redes sociales algunos colegas jóvenes me escribieron indignados contra el músico criticón. También leí los post de los blogueros profesionales “pidiendo sangre”, pero no me sorprendieron porque siempre quieren aparentar ser más marxistas que Marx.

En el anticastrismo externo renacieron las esperanzas. Aseguran que “Carcassés es la punta del iceberg”, que “el pueblo está perdiendo el miedo”, y vuelven a soñar con el levantamiento popular que la disidencia interna ha sido incapaz de promover.

Los cubanos de a pie con los que hablé se dividen entre quienes lo ven como un oportunista que se “robó el show de los 5”, los que lo consideran un valiente que “se lo jugó todo”, los que piensan que “ejerció su derecho en un lugar equivocado” y a la mayoría les aburre el tema.

Silvio Rodríguez lo invitó a acompañarlo en sus conciertos por los barrios cubanos cuando supo que se le había prohibido volver a subir a un escenario

Lo cierto es que las cosas no habrían trascendido del territorio de lo anecdótico si no hubieran surgido de inmediato los sancionadores, dispuestos a cortarle la carrera profesional por tiempo indefinido, obligándolo a emigrar con su música a otra parte.

Fue entonces que las alarmas se dispararon, algunos blogs cubanos de izquierda como La Joven Cuba, advirtieron sobre el costo político de semejante medida pero nadie los escuchó hasta que entró al ruedo Silvio Rodríguez, una voz más difícil de silenciar.

El cantautor invitó al músico castigado a participar en sus próximos dos conciertos barriales y de esa manera puso a los sancionadores ante la disyuntiva de prohibir también sus presentaciones como única vía de lograr que su mandato se cumpla.

Lo paradójico es que Silvio cree que su colega “cometió una gran torpeza”. Dice que hubiera preferido que lo dijera en otro concierto porque “la lucha por la libertad de Los Cinco es una bandera sagrada del pueblo de Cuba, muy por encima de otras consideraciones”.

Pero interviene cuando “a la torpeza de mi compañero la siguió otra por parte de la institución que rige el trabajo de los profesionales de la música en Cuba”. Lo hace “por repudio a prácticas de este tipo en otros tiempos, por rechazo a la idea de que volvieran a instaurarse”.

Silvio sufrió esas prácticas en carne propia, cuando era un joven rebelde. Aprendió que “un error no debe conducir a otro” y comprende que resulta verdaderamente “espantoso que la causa de Los Cinco pueda usarse como pretexto para un acto de represión”.

La sanción no me sorprendió, conozco a cantantes obligados al silencio durante 2 años por expresar sus opiniones y a un periodista de la TV local que fue separado de los medios por 12 meses debido “al contenido ideológico” de uno de sus reportajes.

La protesta de Carcassés irritó a algunos porque la hizo en medio de un acto por la libertad de los 5 agentes cubanos presos en los EEUU. Foto: Raquel Pérez

Desde los 70, el sector ideológico del Partido se ha proyectado como punta de lanza de la intolerancia, contra los religiosos y los homosexuales, ejerciendo un férreo control sobre la prensa y atacando cualquier expresión artística o intelectual que no transite por los caminos debidamente autorizados.

Desde luego no es la primera vez que sucede algo así, lo nuevo es que esta historia tuvo un final feliz. Las autoridades recapacitaron, apostaron por el diálogo e informaron que “las conversaciones fueron tan positivas que han decidido dejar sin efecto la sanción”.

Pensar que la presión funcionó sería solo parte de la verdad porque también puede estar influyendo la renovación de cuadros dirigentes al frente del Departamento Ideológico del Partido Comunista, algo que podría traer cambios trascendentales en ese sector.

Dice en su carta Silvio Rodríguez que “un error no puede conducir a otro error” y yo le acoto que cuando, a pesar de eso, alguien se vuelve a equivocar, la rectificación no es un gesto de debilidad ni de fortaleza, es un acto elemental de justicia.
—–
 (*) Publicado originalmente por BBC Mundo.



10 thoughts on ““Un error no debe conducir a otro error”

  • Que estas pidiendo una rectificacion de carcasses? ese es el mensaje? si es asi, por que no pedirle rectificaciones a Fidel Castro por todo lo que a dicho desde que tendriamos mas leche que Holanda hasta que ya para 1975 cuba seria un pais desarrollado……

  • Por cierto periodista me llamo la tencion su frase:”Los cubanos de a pie con los que hablé “Sabe UD que en 54 años jamas se ha hecho una encuesta independiente sobre lo que piensa la gente del gobierno? o que nunca va a saber si le responden con sinceridad? Si UD se identifica como periodista nacional le diran cosas buenas sobre el gobierno porque saben que UD no publicaria nada en contra y su entrevistado o familiares podrian buscarse problemas.Si se identifica corresponsal de la BBC,tampoco seran sincero(No saben que UD escribe casi siempre a favor de los gobernantes o hace una critica ligerisima,porque no tienen internet) y podrian acusarlos de propaganda enemiga.UD solo sabra la verdad el dia que hagan elecciones libres con oposicion y se sorprendera por los resultados como le paso a Daniel Ortega en NIcaragua

  • …en cualquier lugar del mundo el dueño del negocio decide lo que hace con su negocio…en cualquier lugar del mundo y repito ,en cualquier lugar del mundo ,los dueños de los medios de comunicacion llamense periodicos,revistas,television o lo que sea deciden la linea editorial,la tendencia de las noticias,los programas que se trasmiten y los artistas y musica que se divulga….dicho esto y que creo nadie puede negar pasemos al caso del tal robertico carcases….su “error”,premeditado o no,causo un grave golpe a lo que se pretendia con ese concierto y que era un esfuerzo mas por dar a conocer la injusticia que se comete contra los cubanos presos en usa….los grandes medios no hablan del motivo del concierto ,solo hablan de la “valentia” del tal robertico….segun mi opinion ese era el objetivo y creo yo que no tuvo nada de espontaneo o inocente…el hizo su jugada y el gobierno cubano o el ministerio de cultura o quien sea que sea el dueño de los medios en cuba debe hacer la suya y mantener su expulsion del sistema cultural estatal…nada de prision,nada de otras prohibiciones pero creo que es legal el vetarlo de la radio,la television y de otros deberes o derechos que le daba el sistema estatal…posiblemente le vaya mejor y empiece a recibir premios y contratos internacionales pero ya eso habria que verse….

  • En todos los lugares del mundo, menos en las dictaduras “socialcosas¡desa” existen dueños de medios de distinta orientación. Por eso es que se publica de todo, y loa libertad de opinióin encuentra su cauce: Unos son de derecha , otros de izquierda, otros de centro, y otros de lo que les dé la gana. Por eso es tan absurdo que se pretenda que tiene que haber una sola matriz de opinión. Si de los miles de millones de seres humanos que existen no hay dos iguales ¿Cuál es la milonga de que todo el mundo tenga que pensar necesariamente lo mismo? Por eso el comunismo y es socialcosadesa son un tremendo fracaso: Porque intentarn robotizar lo que no se puede convertir en una máquina; y, a pesar de que la realidad no deja de caerles a palos, lo peor es qaue no aprenden

    “el hizo su jugada y el gobierno cubano o el ministerio de cultura o quien sea que sea el dueño de los medios en cuba debe hacer la suya y mantener su expulsion del sistema cultural estatal…·

    ¡Esta es la típica frase del carnero de alma; del esbirro, del mediocre, del chuchero huelenalgas de dictadores. Nada más que decir: Por gente como esta es que Cuba hoy es solo un ripio de lo que ha sido en toda su historia. Por gente como esta es que las balsas siguen saliendo en una dirección; por mentalidades como esta es que la doble moral en Cuba ha sustituido a la pelota como deporte nacional. por mentalidades como esta es que existen las turbas de hp y de morralla social que sirven de perros de presa y se desprestigian en los actos de repudio. Mentalidades como esta es la que originan a los degenerados que golpearon a Ana Luisa Rubio; los que han hundido a Cuba en la miseria y la pérdida de valores.

    El día que no tengan a todo un apatrato represivo cuidándoles las nalgas, y sean unos ciudadanos más de un país verdaderamente democrático. Ese día los quiero ver,

  • Ojo, que toda asbolutización es funesta…Los cubanos siempre han tenido opiniones, y nunca ha faltado gente con el valor y la lucidez para decir lo que piensa. Durante el proceso contra Ochoa y otos (y en esa época la gente aún no era tan crítica), hubo quienes cuestionaron en público la decisión contra los acusados, declarándolo incluso ante los medios, ya fueran locales o extranjeros. Otra cosa es que esos medio luego lo publiquen o no. Si no me crees, mira el documental 8-A.

  • Fernando,

    Al igual que el resto de los castristas, te equivocas en el enfoque. Es decir. llegas a la conclusión correcta por el camino equivocado.

    Coincido contigo en que no se debe de castigar a Robertico, pero por diferentes motivos.

    Por que el meollo de la cuestión no está en que le convenga o no a la revolución castigar a Robertico. El meollo está en no castigar a Robertico para garantizar su derecho a la libertad de expresión.

    Porque la libertad de Cuba es infinitamente más importante que la revolución. Y si la revolución no la garantiza, por el bien de Cuba, habrá que prescindir de la revolución.

  • Es increíble que a estas alturas todavía existan personas que crean que el veto, la censura, ocultar, disimular es la mejor forma de mantener el orden, la intolerancia me parece una actitud bastante cobarde y medieval…

  • Gracias a la valentia de robertico los “grandes medios” divulgaron esa pachanga politica. de lo contrario nadie se hubiese enterado de ese “esfuerzo” por divulgar esa “injusticia”. el pueblo cubano esta hasta la cocorotimba de los cinco: que si regresan o no, la gente fue a alli a gozar y balira mientras se daban un traguito.el mundo no esta para eso, todos tienen preocupaciones mas importantes que cuatro personas en la carcel. Si, los dueños de los medios de diffusion deciden su linea . Lo que pasa es que cuando todos los medios de diffusion son de un solo dueño a eso se le llama monopolio y en este caso monopolio de estado pues todos obedecen a la linea del gobierno. Vaya explicacion mas sumisa!

  • EDUARDO o EDU ? mira so maso de hierba los dueños de los medios en otros paises son diferentes o sea si el Nuevo Herald bota (porque no sanciona) a un periodista, por no repetar su contrato es su problema pero quizas el New York Time publica a ese periodista y por lo tanto tiene el derecho que le de la gana. La cuestion de lo que Roberto Carcasses dijo es porque lo dijo en vivoooo y en directoooo a toda la nacion y eso en la “granja” es impensable por eso estan que no saben que hacer pues saben que este es el inicio del fin.

  • Sr. Eduardo leyendo su comentario es evidente que ud.califica para censor y represor.Cualquier gobierno autoritario que irrespete los derechos ciudadanos podria usar sus servicios.No pierda la oportunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.