¿Son tan peligrosas las cooperativas para Cuba?

Fernando Ravsberg

Foto: Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES — Hace unos días vi un reportaje de Telesur, la televisora de la izquierda latinoamericana, donde se elogiaba la creación de cooperativas en México y se recordaba que estas han servido en otros países de América Latina para evitar el cierre de empresas y la desocupación.

Son justamente los sectores socialistas los que impulsan la cooperativa como medio de producción alternativo al “individualismo capitalista”. Y, en algunos casos, estas arrojan buenos resultados en temas de alimentación, construcción de viviendas o transporte.

Si la esencia económica del socialismo es que “los medios de producción estén en manos del pueblo”, ninguna organización empresarial representaría mejor a ese sistema que la cooperativa. Podría decirse que es la “empresa popular socialista” por excelencia.

Incluso las cooperativas engarzan perfectamente en la sociedad soñada por José Martí: “Es rica una nación que cuenta con muchos pequeños propietarios. No es rico el pueblo donde hay algunos hombres ricos, sino aquel donde cada uno tiene un poco de riqueza”.

En el sector del transporte urbano se avanza en la creación de cooperativas pero estas aún tienen una gran dependencia del Estado. Foto: Raquel Pérez Díaz

Sin embargo, en Cuba abrir una cooperativa es una tarea ardua, los trámites llevan años, necesitan una aprobación municipal, otra de un ministerio, también de la Comisión de Implementación de los Lineamientos y es el mismísimo Consejo de Ministros el que tiene la última palabra.

Progress in the establishment of cooperatives is being made in the urban transportation sector, but these cooperatives still depend heavily on the State. Photo: Raquel Perez Diaz

Todos esos permisos, aprobaciones y años de espera no se explican cuando los cooperativistas se van a dedicar a reparar equipos de aire acondicionado o televisores viejos. Realmente no se trata d que estas labores sean “estratégicas” para la economía nacional.

En realidad no parecen temerle a estas labores sino a la cooperativa como sistema empresarial. A los trabajadores por cuenta propia (pequeña y mediana empresa privada) en apenas 15 días se les otorga el permiso para realizar la función que se niega al cooperativista.

Las versiones sobre esta ojeriza a las cooperativas son variadas. Unos dicen que temen que se conviertan en caldo de cultivo para la corrupción pero en ese caso habría que empezar por cerrar todas las empresas estatales, donde se han producido las mayores estafas.

No se trata de una especulación periodística, hay cientos de directivos presos de la empresa telefónica, de las del níquel, de las importadoras, de trabajos comunales, de los mataderos, de las fábricas de alimentos, de la aviación civil y hasta de la Aduana.

Otros afirman que el desarrollo cooperativista dejaría a los ministerios sin “fuentes económicas”. El problema radica en que gran parte del dinero “extra” que circula entre los funcionarios corruptos viene justamente de las empresas “administradas” ministerialmente.

Barber shops were the first experiment involving cooperatives formed on the basis of State companies and they have worked fairly well. Photo: Raquel Perez Diaz
Barber shops were the first experiment involving cooperatives formed on the basis of State companies and they have worked fairly well. Photo: Raquel Perez Diaz

Puede que teman perder el control. Las cooperativas tienen personería jurídica, algo de lo cual carece el trabajador por cuenta propia. Son legalmente una empresa, con las obligaciones pero también con los derechos de las estatales, incluso el de importación.

También están quienes creen que el desarrollo del socialismo de un país se mide por el número de empresas estatizadas. Eso llevó a Cuba, en 1968, a la llamada Ofensiva Revolucionaria, en la cual pasaron a manos del Estado hasta los puestos de venta callejeros.

Son las enseñanzas de los manuales soviéticos, basado en el modelo estalinista. Donde “olvidaron” decir que Marx recomendaba nacionalizar solo “los medios fundamentales de producción” y que Lenin impulsó el trabajo por cuenta propia y cooperativista en el país de los soviets.

Se podría especular eternamente, sobre todo porque nadie explica la lentitud burocrática. En un ministerio designaron a un solo funcionario para analizar las solicitudes de cooperativas de todos municipios del país y cuando este cayó enfermo se paralizó el trabajo por meses.

Resulta incomprensible para muchos que le pongan el freno de mano a unas reformas económicas elaboradas por el Partido Comunista, discutidas y apoyadas por millones de cubanos y ratificadas por el parlamento. ¿Qué más respaldo se necesita para implementarlas?

Most of Cuba’s existing cooperatives have not been newly established but are restructured State companies. Photo: Raquel Perez Diaz

El Presidente Raúl Castro expresó hace pocos días que “no se le puede dejar terreno al derrotismo”. Ciertamente, para que una economía funcione se necesita optimismo, quienes montan negocios deben creer que van a prosperar, los que invierten dinero tiene que sentirse seguros y la gente común pensar que trabajando su vida mejorará.

Pero lo que ocurre hoy en Cuba es que los que montan negocios piensan en ganar “mientras dure la apertura”, los que deben invertir temen no recuperar su dinero y muchos cubanos de a pie creen que la única forma en que podrán mantener a la familia con su salario es emigrando.

Y el gobierno tiene cierta responsabilidad en ese pesimismo que se apodera de la gente. Si los dirigentes cubanos no apuestan todo al nuevo modelo de país que ellos mismos han elaborado y que la gente respaldó, no pueden aspirar a que los demás tengan confianza en el futuro.


3 thoughts on “¿Son tan peligrosas las cooperativas para Cuba?

  • el 27 diciembre, 2015 a las 9:34 am
    Permalink

    Un nuevo intento “critico” de Fernando, pero enmarcado en la limitada política económica del gobierno.

  • el 26 diciembre, 2015 a las 9:43 pm
    Permalink

    Lo que genera empleo en todas partes del mundo es la pequeña y mediana empresa privada. Aquí mismo en España ambas representa el 90% de la fuerza laboral. El problema con las cooperativas en Cuba es que el gobierno limita su creación y crecimiento y al hacerlo también el desarrollo económico del país. No van mas allá de la “pequeña ” cooperativa. Hace unos años la empresa mas grande en la Unión Europea fue una Mutual Italiana. El mejor ejemplo es la cooperativa Mondragon, que fue fundado en el País Vasco por el sacerdote católico Jose Maria Arizmendiarrieta en 1941.. Hoy constituye el primer grupo empresarial Vasco y el décimo de España, así como el mayor grupo cooperativo del mundo.

    Toda la intención del gobierno cubano es regresar a la situación que existía antes de la “Ofensiva Revolucionaria” en 1968 en Cuba con algunas pinceladas de cooperativismo. Esto no es nada nuevo. No es mas que el “comunismo de Europa Oriental” que existía en aquella época, y aun así extremadamente tímido, ya que en algunos de esos países se permitía hasta empresas medianas. Es inconcebible que a estas alturas no se hayan aprovechado de la oportunidad que le ha ofrecido el gobierno de EEUU para desarrollar el sector privado. Están poniendo todos los huevos en una canasta, (Zona del Mariel). Por mucha “Carpeta de Oportunidades”, hasta ahora 7 empresas, todas sin querer ir con el Estado. La empacadora de carne Mexicana emplea solo 50 obreros y la mayor de ellas, el fabricante de muebles de Galicia emplea 270. Hasta los cubanos de Hialeah emplearían mucho mas que eso en pocas semanas, les pagarían mejores sueldos y hasta les permitiría tener sus Sindicatos. Están ciego y aferrados al Poder. Como decía el Yoyo; “Sigan así que van bien”.

  • el 24 diciembre, 2015 a las 8:06 pm
    Permalink

    No hay dudas que a la dictadura le aterra cualquier tipo de organización independiente del pueblo cubano, tanto en lo económico como en la político y social.

    Fernando como siempre tocando temas medulares pero con la manipulación de la verdad:

    “…la cooperativa como medio de producción alternativo al “individualismo capitalista”…”

    Si se refiere a la empresa privada capitalista esta en un grave error pues hoy día casi todas las grandes compañías que crean más empleos que las cooperativas, cotizan sus acciones en la bolsa por lo cual todos los accionistas son dueños. Esto quiere decir la propiedad de estas compañias están mucho mas socializadas entre los ciudadanos que una cooperativa.

    Afirmar que las cooperativas son organizaciones socialistas es una falacia monumental, pues nacieron y se fortalecieron en el capitalismo. Hoy día conviven sin conflicto con todo tipo de forma organizativa en la sociedad capitalista y no generan mas empleo ni prosperidad que la empresa privada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *