Reformas/Cuba: “El filito”

Fernando Ravsberg*

Una caminata por el campo de Viñales nos muestra los efectos de las reformas. Fotos: Raquél Pérez
Una caminata por el campo de Viñales nos muestra los efectos de las reformas. Fotos: Raquél Pérez

HAVANA TIMES – El fin de semana fui a recorrer los senderos del Valle de Viñales y pude ver cómo se transforma allí la vida de la gente. Dejé el automóvil en el mirador, donde varios restaurantes privados me ofrecieron la posibilidad de comer al regreso de la caminata.

Reservé en uno que construyó terrazas de madera en el aire, protegidas del sol por las ramas de los árboles y frente al valle, con una vista maravillosa y precios razonables, lo que me permitió compartir el almuerzo con turistas extranjeros y familias cubanas.

Pero esos restaurantes no son los únicos negocios que florecieron con las reformas. En la caminata por el valle nos encontramos un pequeño cubículo donde ofertaban diferentes jugos de fruta helados, algo que apetece mucho cuando el sol tropical se hace sentir.

La joven pareja que lo regenta nos cuenta que están ahorrando de sus ganancias porque quieren ampliar el negocio, sueñan con construir un gran ranchón bajo esos mismos árboles para que los clientes puedan consumir sus jugos sentados a la sombra.

Más adelante nos ofrecen caballos y carricoches para hacer nuestro recorrido “más cómodamente” y otro de los vecinos nos invita a una excursión por su campo de tabaco y los secaderos, dándonos una explicación detallada de su trabajo.

En la caminata, que incluyó escalar uno de los mogotes, atravesamos las fincas de una docena de personas, que se limitaban a saludarnos con una sonrisa, evidentemente acostumbrados a ver turistas pasando por en medio de sus tierras.

El pueblo de Viñales me sorprendió por la cantidad de extranjeros que pasean en sus calles y las decenas de hostales, cafeterías y restaurantes. Los hoteles del Estado tendrán que mejorar mucho si quieren competir con los particulares.

Pinar del Río es una de las provincias más hermosas de Cuba. Foto: Raquel Pérez
Pinar del Río es una de las provincias más hermosas de Cuba. Foto: Raquel Pérez

Es verdad que la zona tiene un enorme potencial turístico pero no es menos cierto que la libertad de trabajar en este sector amplió los beneficios a toda la población, en este caso las reformas permiten una más rápida y democrática distribución de las riquezas.

Observé en nuestro camino la cantidad de viviendas recién construidas, las que están en construcción y los materiales frente a otras que esperan iniciar las obras, de lo que deduzco que la fiebre por mejorar o ampliar la casa no afecta solo a los habaneros.

La venta liberada de materiales de la construcción y la agilización de los trámites burocráticos para conseguir los permisos están cambiando el aspecto de las ciudades y pueblos. Mucha gente ha optado por invertir los ahorros en mejorar sus condiciones habitacionales.

Y no solo se trata de ganar espacio o mejorar la solidez de sus casas, se preocupan también por la parte estética, pintándolas, construyendo muros decorados con piedras, poniendo portones de rejas forjadas o adornando con fuentes y maceteros sus jardines.

Ver a la gente buscándose la vida de forma independiente me recordó la película “Juan de los Muertos”. El personaje protagónico, un típico cubano de a pie, dice una frase que podría sintetizar el sentimiento nacional: “yo lo único que necesito es que me den un filito”.

De alguna manera las reformas económicas parecen haberse convertido en ese “filito”, ese pequeño espacio que necesitaban los cubanos para poder resolverse ellos mismos algunas de sus necesidades cotidianas sin tener que recurrir a la ayuda estatal.

La asistencia social seguirá siendo imprescindible para aquellos que no tienen posibilidades reales de sobrevivir por si mismos pero no tiene sentido obligar al resto de los ciudadanos a andar en silla de ruedas, cuando son personas con plena capacidad de caminar e incluso de correr.

Hace un tiempo un periodista de Granma aseguraba que los cubanos son pichones con la boca abierta esperando que el Estado los alimente. Sin embargo, la realidad evidencia hoy  que cuando se les da espacio para volar se convierten en seres autosuficientes.

(*) Publicado originalmente por BBC Mundo.

7 thoughts on “Reformas/Cuba: “El filito”

  • No puede haber medias tintas cuando se habla del destino de una nacion y de su gente, las cosas no pueden ser agridulces, sin libertades politicas sin democracia, este engano de reformas no llega a ningun lado. Muy superficial este articulo de fernando, como siempre jugando con la cadena pero no con el mono. Al final se sabe q es un admirador del regimen, quisiera pensar q es de los todavia romanticos y esto para no pensar q es un gran oportunista.

  • EL SOCIALISMO INCENTIVA LA POBREZA, COMBATE LA RIQUEZA, NO SABIAN ESO UDS???

    El problema principal que representa Cuba para el inversionista cubano o extranjero es que el país no se ha enrumbado hacia la democracia; sus estructuras legales y administrativas son las de un estado unipartidista donde las decisiones son tomadas por un pequeño grupo de personas que pueden actuar caprichosamente en contra de los inversionistas.

  • …confess I dont know.”

  • Hi, Grady Ross:

    Just let me tell you a short story: My late father in law owned a small restaurant and a bakery in that same area (in Guane, near Salto de los Portales) for several years until the Revolutionary Offensive of ’68. All on his own, plus some on-and-off help from some family members, he managed both places, servicing a large portion of locals. He would wake up before sunrise every day and spent all day long working there. In 68 the Government took over his property (including his car) withouth compensation, and assigned three state-payed workers to fill in for my in-law. They never came even close to offering the good quality service he became famous for. Now, was my father-in-law a capitalist? Did the state heralded a new type of capitalism by wiping out all small entrepeneurs? I confess I don’t. But judging from what’s happening today in the same places, we should admit that God (or Life) has a plan of its own…

  • Traduccion de google.translate:

    Estoy entusiasmado por este artículo. Esto demuestra que la clase de la pequeña empresa es el desarrollo de nuevo. Esto puede significar que el re-encendido de la transformación socialista de Cuba. (Lo que es más, puede que nos muestran en los EE.UU. y en otros lugares cómo el socialismo se supone que funciona.)

    Una cuestión teórica interesante surge en relación con tales privados restaurantes, puestos de zumos y pequeñas granjas en Cuba: ¿Son estas empresas “socialista” o “capitalista”? O, más significativamente, están las formas de socialismo, o la propiedad capitalista?

    El punto de vista marxista, como yo lo entiendo, diría que ellos son capitalistas, en esencia, es decir, las formas de propiedad capitalista. Esto viene de la vieja idea de que sólo la propiedad estatal es socialista y la propiedad socialista sólo puede ser lo que le pertenece al estado. Y así, si no es de propiedad estatal, no es socialista.

    El punto de vista republicano cooperativa es muy diferente. Creemos que cualquier forma de propiedad productiva, en el poder del Estado socialista – estado, independiente, o cooperativa de trabajadores– es socialista en esencia, si contribuye de manera constructiva hacia la construcción de una sociedad socialista, de acuerdo con el general estratégica plan Nacional.

    De acuerdo con esta forma de pensar, los restaurantes, tiendas y granjas pequeñas de jugo en Viñales, Cuba y en todo, sería socialista en esencia. Esto, a pesar de que son de propiedad privada.

    Lo que espero es que la parte cubana (PCC) pueda llegar a un nuevo entendimiento, y ver que no es la existencia de la propiedad privada, que determina la esencia de una empresa, pero la naturaleza del poder estatal. Este tipo de conocimiento nuevo desataría el espíritu creativo y productivo de la población cubana, y hacer de Cuba un país muy próspero.

  • el socialismo es el camino mas largo al capitalismo 54 años para volver a 1968 cuando confiscaron hasta los puesto de fritas y los cajones de limpia botas

  • Bien que lo hayas recordado, Fernando. Pinar del Río es, por obra de sus bellezas naturales, la más vistosa de nuestras provincias. Lástima que a fuerza de llamarla La Cenicienta de Cuba, la hayamos convertido en objeto de escarnio, junto a sus habitantes (¿quién no sabe algún cuento de pinareños?). Para el que lo dude, le recomiendo, además de Viñales, viajar a la playa María la Gorda, a Boca de Galafre, al Salto de los Portales, a las Terrazas, y toda la zona denominada Reserva de la Biosfera. Después de eso nadie les podrá venir con cuentos. No dudo además que con el aporte de estos nacientes empresarios, la provincia empiece a levantar cabeza. Sólo falta que arriba permitan que el “filito” se convierta en “filón”. ¡Que ya era hora!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *