Mi Habana

1.Ave-17

Fernando Ravsberg*

HAVANA TIMES — Algunos de mis amigos se burlan porque La Habana fue elegida una de las 7 ciudades maravilla. Escriben sobre montañas de basura en las calles, la estática milagrosa de los edificios en ruinas, las cataratas de salideros de agua y los baches-trincheras en las calles.

Lo que dicen es cierto, es la pura verdad y a pesar de todo sigo creyendo que La Habana es una ciudad mágica. Luce el encanto de una bella mujer madura, a la que las arrugas y sus redondeces no le restan ni un ápice de sensualidad y atractivo.

Tiene una loca arquitectura que ha soportado el tiempo, los ciclones y las ampliaciones clandestinas. Medio siglo sin mantenimiento inmobiliario ni nuevas construcciones provocó cientos de derrumbes pero también preservó lo que se mantuvo en pie.

En La Habana nadie derrumba edificios, se caen solos o se restauran tal y como eran originalmente. La ciudad muestra una variedad de épocas y estilos que a veces conviven en una misma cuadra sin que a nadie le sorprenda ese mosaico.

2
En La Habana nadie derrumba edificios, se caen solos o se restauran tal y como eran originalmente..

Semejante paisaje se ve condimentado por automóviles que marcan la historia cubana del siglo XX. Miles de carros estadounidenses de los años 40 y 50 circulan por las calles haciéndonos pensar que los mecánicos han descubierto la fuente de la eterna juventud.

Los Ladas, Moscovich y “Polaquitos” nos recuerdan que hubo una era en la que La Habana se nutrió de “la ayuda desinteresada de la Unión Soviética” con duras máquinas, capaces de sobrevivir por décadas, hasta que los rusos decidieron regresar.

Hoy se suman vehículos alemanes, franceses, españoles, japoneses y coreanos pero a pesar de esta mezcolanza aún se puede circular por la capital sin atascos. Y todo indica que esto no cambiará, en Cuba un automóvil cuesta 10 veces más que en Europa.

Pero lo más importante de una ciudad no es la arquitectura ni el tráfico sino su gente y ahí sí que La Habana le saca ventaja a muchas otras ciudades del mundo. El habanero y la habanera son pícaros, apasionados, pacíficos, bromistas, simpáticos y de fácil trato.

Los piropos de los hombres no tienen la carga de grosería de otros lares y para entender las señales de las mujeres no hace falta ser muy perspicaz. La gente en esta ciudad es transparente aunque les guste repetir que “los habaneros se le escaparon al diablo”.

En La Habana se puede percibir la pobreza pero no se ve la miseria de otras capitales del mundo, no hay niños de la calle ni desnutridos. Cuando llegas a una casa siempre te brindarán café y mucha conversación porque los habaneros nunca se quedan callados.

Hay que andar con cuidado cuando se les pregunta por una dirección, la frase “yo no sé” desapareció de su vocabulario. Nunca vacilan, siempre dan alguna coordenada aunque no tengan la menor idea de donde está la calle que buscas y se quedan satisfechos de haberte ayudado.

La Habana es una ciudad donde todos andan revueltos. Ricos, pobres y clase media comparten barrios, parques y escuelas. Uno de mis hijos fue al mismo preuniversitario que el primogénito del vicepresidente de la República y se sentaba junto a la hija de un albañil.

Los niveles de violencia son ínfimos, se vive sin miedo, con la puerta de la casa abierta. Los niños juegan solos en los parques, puedes subirte a un taxi sin temor a que te secuestren y duermes tranquilo cuando tu hijo o hija adolecente sale por la noche.

3
Medio siglo sin mantenimiento inmobiliario ni nuevas construcciones provocó cientos de derrumbes.

La Habana se mueve sin prisa, se camina despacio, como si nadie tuviera apuro en llegar. El calor tropical, las largas colas que han tenido que hacer durante años y los enredados trámites de la burocracia quizás contribuyen a que la vida transcurra “al suave”.

Es una cadencia que extraño cuando paso fuera algún tiempo. Al regreso siento que llegué a casa e inmediatamente salgo a caminarla, para comprobar que todo está en su lugar y que la ciudad sigue teniendo la misma magia de siempre.

Vivo saltando charcos, esquivando baches, conteniendo la respiración al pasar por los desbordados tanques de basura, evito los edificios apuntalados, sufro la música de mis vecinos y padezco la tortuga de internet pero aun así la sigo amando.

Uno no puede elegir donde nace pero a veces puede decidir dónde vive y yo elegí. Hace 25 años detuve aquí mi vida nómada, construí una familia, vi crecer a mis hijos, encontré buenos amigos y hoy sigo pensando que no me equivoqué.
—–

(*) Visita la página de Fernando Ravsberg.

 

 


28 thoughts on “Mi Habana

  • el 29 diciembre, 2014 a las 5:02 pm
    Permalink

    claro el con euros y dolares vive perfecto en la habana, asi cualquiera lo haria, no creen? ojala ganara lo q gana un periodista cubano a ver si piensa igual

  • el 14 diciembre, 2014 a las 2:58 am
    Permalink

    Javier, ¿un paseito por allá?. Señor, mientras en Cuba este la Dictadura castrista, yo no tengo que hacer nada allá. Y me parece que al paso que vamos, jamás regresare. Eso que usted dice que “yo me empeño”, no lo digo yo, es lo que dicen todos los cubanos que van y vienen, y así es que lo cuentan, y así yo lo veo en los vídeos que toman de allá. El casco histórico, muy bonito, lo demás mierda, miseria y destrucción.

  • el 14 diciembre, 2014 a las 2:18 am
    Permalink

    Puro sindrome de Estocolmo y masoquismo interesado

  • el 13 diciembre, 2014 a las 6:58 pm
    Permalink

    Cartagena me recordo la Habana… con dinero. Tienes toda la razon, muchos inmuebles fueron vendidos a privados (sobre todo extranjeros) que han restablecido su esplendor y han invertido en negocios. Como dices tu, una asignatura pendiente en la Habana aunque… me encontre con algunas agradables sorpresas en mi ultimo viaje (regrese hace 15 dias). El comentario que Armando puso sobre Eusebio Leal me parece muy justo y merecido.
    Miranda, me gustaria saber cuando fue la ultima vez que te diste un paseito por alla. Parece que te empeñas en solo caminar por los lugares sucios y feos (que los hay) y no caminas por los que no lo son. Hay lugares decadentes en Centro Habana, pero deberias ver tambien que hay inmuebles restaurados en el Malecon y en el Paseo de Paula. Y te dire como le dije a alguien una vez, al referirse que la parte restaurada era solo para los extranjeros. Mi respuesta fue que los extranjeros pueden pasear por esos lugares, pero no se los pueden llevar para su pais (a menos que se lleven una fotografia o un video) y que al final, somos los cubanos que vivimos y pasamos por ahi todos lo dias los que nos quedamos con eso. Por favor, un poco mas de objetividad…

  • el 13 diciembre, 2014 a las 3:46 pm
    Permalink

    Caro Isidro ?Esa es la asignatura pendiente de La Habana? La “Capital de todos los cubanos” tiene varios cursos perdidos con 35 estraordinarios, 120 arrastres y está pendiente de ir a 25 Mundiales. !Por favor! hermano.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 3:41 pm
    Permalink

    Al paso que va me parece va a suspender la asignatura.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 12:52 pm
    Permalink

    Señor Carlos Rodríguez, La Revolucion si ocurrió por gusto. Porque TODO lo que dijeron que iban a eliminar, NO lo cumplieron.
    – Los hospitales llenos de cucarachas, sin agua, sin ventanas, sin bombillos y usando las mismas camas que dejaron las casas de socorro, clínicas y hospitales que había antes, que en su época eran del último modelo y hoy son puro hierro oxidado, al médico hay que pagarle por debajo de la mesa hasta con dos malangas para que te atienda, no me haga cuentos que para que atiendan a mi familia le tenemos que mandar dollares.
    -En los 50 había un barrio para las prostitutas, ahora son las casa privadas, y por montones, o Usted no leyó el post el otro día donde contaba cómo entraban una cada 15minutos?
    -A los mendigos ahora les llaman buzos, desempleo pregúntele a Rosa, playas privadas, esta demás que le diga a las que no pueden entrar los nacionales.
    -Las escuelas públicas que habían antes, hoy no tienen ventanas y los buenos maestros la revolución los sustituyó por muchachos emergentes que no saben ni escribir.
    -¿Para quien se hizo revolución señor, para el 10 o el 20% que yo veo pululando por Miami y el mundo entero, que son los nuevos ricos, hijos y parientes del cuadro de gobernantes que son los dueños de nuestro país?

    Honestamente que queda muy mal parado al no salir a desmentir cuando aquí escriben desde allá, articulos contando todo lo que esta pasando dentro de su revolución, y da vergüenza que ninguno de los que lo han escrito no le salgan al paso a Usted. A no ser, como dice Usted, que el pueblo de Cuba se está volviendo loco.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 10:20 am
    Permalink

    Ah, bueno… Isidro, si es por gente que se ha negado a sucumbir al maltrato y al abandono, entonces ahí si estamos hablando. Si para el jurado que dio el voto para que ocupará este lugar, no tuvo en cuenta que sus ciudadanos se tienen que limpiar con periódico, tomarse un cocimiento de cualquier hoja que encuentren, para poder echarse algo caliente en el estómago y salir caminando desde Stos.Suarez hasta Ñico Lopez (no se la distancia) pero me imagino que es bien lejos, porque no hay transporte, y eso no los contó mi vecina cuando vino de visita, y también muchas atrocidades más. Si eso hace a que el país sea una maravilla, entonces si lo es. Pero como no ponen la fuente en que se basaron, asumimos que sea imposible que se tenga al país como maravilla mundial. Si en cambio la ponen como una de las ciudades en la region con un casco histórico bien establecido, creo no haya argumentos. Pero “mundialmente” me parece que se les fue la mano. That’s all.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 6:11 am
    Permalink

    “amortizar”…(ando distraido hoy…)

  • el 13 diciembre, 2014 a las 3:30 am
    Permalink

    Miranda:

    No se trata sólo de la gente, que son un importantísimo ingrediente. Es el espíritu de una urbe que se niega a sucumbir al maltrato, el abandono y la desidia. Eso cuenta. Digo yo.

  • el 13 diciembre, 2014 a las 3:26 am
    Permalink

    Bueno, yo estuve en Cartagena en dos ocasiones. Parte del secreto de su restauración reside en que los inmuebles se fueron entregando (o vendiendo) a privados, que al adquirir la construcción establecían el compromiso de devolverle cierto esplendor y de respetar ciertas características ambientales y arquitectónicas. Muchas de estas personas, a la vez que restauraban los locales, los convirtían en sedes de prósperos negocios, que con el tiempo les permitían amortiguar lo invertido. La Habana tiene esa asignatura pendiente…

  • el 12 diciembre, 2014 a las 2:59 pm
    Permalink

    asi es, pero igual se ve mas bonita cobrando un cheque de 4 cifras en euros como corresponsal de prensa extranjera.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 1:53 pm
    Permalink

    Pues te diré que respiro de los mejor!!

  • el 12 diciembre, 2014 a las 11:59 am
    Permalink

    Fernando, a cual Habana tu te refieres, la que aparece en los plegables de turismo o en la que yo vivi? la Habana que recuerdo es llena de basura, donde no se sabia que era peor que lloviera o que escampara, porque cuando llovia los edificios se derrumbaban por la lluvia, al cuando escampaba se derrumbaban porque se contraian los techos, la falta de agua potables, los residentes de cuarterias y edificios multifamiliares lanzando el orine y la excreta a lacalle envuenta en bolsas de naylon; los establecimientos de gastronomia estatales vendiendo porqueria en medio de nubes de moscas. Eso y muchas mas cosas peores aun es esa “Ciudad Maravilla” de la que hablas.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 9:18 am
    Permalink

    Sencillo compadre: La UCI completa dedicada a la “Operación Habana”…

  • el 12 diciembre, 2014 a las 9:05 am
    Permalink

    Isidro, el hecho de que La Habana sigue siendo La Habana, parte del punto del que haya conocido varias ciudades del mundo pueda constatar que si cien años atrás ya había tal Manificencia, en un paisito pequeño como es nuestro país, por su arquitectura y urbanization, era porque era una ciudad de “tres pares”. A eso sumale “la gozadera” que no existía, en ningún otro lugar. Sigue quedando en pie, lo que fueron Castillos donde vivian merqueses, barrios y barrios enteros donde tenían extravagantes residencias, que para esos tiempos, no eran muchos los países que las tenian, de que rea una perla, lo era. Es La Habana que ostentan piara hospedar a invitados de honor, donde viven los herederos de la corona y el resto del cuadro de militares.

    Ahora, de “esa maravilla” que fue La Habana, con honestidad te digo, que no califica para quedar de ganadora entre las 7del mundo. Gente picaresca, gozadora, transparente, y buena gente, te la encuentras en cualquier lugar de una ciudad sin que se pueda calificar como maravilla del mundo.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 7:32 am
    Permalink

    Este post es lo mas chovinista, sínico y evasivo que he leído de La Habana y mira que escuche discursos optimistas de los políticos cubanos para levantarnos el animo durante el periodo especial. Fernando acaba de demostrar que Eusebio Leal ya puede pasar al retiro en paz.

    La gran incognita no la aclaro y es que el concurso era votando por Internet y con la desconexión en Cuba no se de donde consiguieron tantos IP.

  • el 12 diciembre, 2014 a las 3:48 am
    Permalink

    Ojo, que en la crónica habanera de Vicente Morín, Miranda admitió que a pesar de los pesares, La Habana sigue siendo La Habana. Ni siquiera la actual cochambre le ha privado de su encanto.

  • el 11 diciembre, 2014 a las 7:45 pm
    Permalink

    armandito:

    Cuando veas Cartagena de Indias, hablamos.

  • el 11 diciembre, 2014 a las 7:43 pm
    Permalink

    Este señor nunca se peló las rodillas jugando en una acera habanera, y ahora quiere pasar por más Habanero que la Giraldilla; y lo peor de todo, es que pretende que se lo creamos. no soporto el snobismo turístico.

  • el 11 diciembre, 2014 a las 7:41 pm
    Permalink

    Carlos:

    Yo, y muy a mi pesar de que así sea, te puedo hablar de una Habana color churre en que una turista española escribió que había visto lo que nunca: “favelas con escaleras de mármol” Una Habana donde los balcones se derrumban de puro abandono en las cabezas de los transeúntes, una Habana con una zona de tolerancia, especializada en clientela nacional,y conocida por todos en la zona de Monte y Cienfuegos; y en donde policías fueron filmados recogiendo el impuesto de las prostiututas en pleno Parque de la fraternidad. una Habana donde jóvenes universitarios ejercen de jineteras y pingueros, donde hay zonas donde no hay agua corriente hace años; una Habana que parece un cementerio de noche; una Habana donde edificios que serrían el orgullo de cualquier ciudad se han derrumbado por abandono y desisdi, donde hay miles de edificios en estática milagrosa y un promedio de tres derrumbes diarios. Una habana con mendigos y hedor a orine en los portales hasta en el mismo frente del capitolio. Una Habana que, si algo bello conserva, es en mucho más del 90% lo que fue construido antes del desastre de socialcosadesa. Una Habana sin cines, cuando llegó a tener 40 más que New york; una habana que tiene una calle Monte, otrora espectacular y llena de comercios, y que ahora parecen un rastro o una colección de ruinas Una Habana donde, en los hospitales, se llevan hasta los interruptores de la luz, y las cucarachas se pasean rampantes por las paredes, donde la mayoría de las escuelas publicas, además de falta de mantenimiento material, están falta de lo principal: Falta de buenos maestros. Una Habana donde debajo del puente de La Lisa, detrás del hospital militar, en los Pocitos , en Pogolotti, hay favelas dignas de lo peor de Río de Janeiro; hay gente viviendo en cisternas, y hay hasta quien llama “mi casa”, a un closet.

    Y no hablemos de la mayoría de los pueblos de campo, los cuales parece que han sido sometidos a un ataque nuclear, pero con tierra colorada

  • el 11 diciembre, 2014 a las 3:45 pm
    Permalink

    Que entusiasta este artículo!, cualquiera que no sea habanero lee lo que escribió y se queda hipnotizado, bueno para un plegable del MINTUR.

    “En La Habana nadie derrumba edificios, se caen solos…” cómo es eso de “se caen solos”, o mejor, por qué se caen solos?; pienso se caen porque, sumado al montón de años sin ningún tipo de mantenimiento, hay que agregar el peso de las barbacoas que se han construido en ellos ( por falta de otro opción habitacional). Quiere un ejemplo? Hace una ño y pico en Infanta entre Zanja y Carlos III se cayó completico un edificio y desgraciadamente murieron aplastados unos muchachos de secundaria que estaban estudiando en uno de los apartamentos.

    “La Habana es una ciudad donde todos andan revueltos”….cada vez menos , articulista. La Habana cada vez más se va deslindando en sus diferentes capas sociales, que si bien conviven en los mismos barrios (que otro remedio le queda a los adinerados ante la inexistencia de nuevos barrios con oferta de venta de vivienda para ellos) eso no significa que “anden revueltos” ni mucho menos; ellos ya han delimitado sus espacios, formas de vida y consumo, los lugares para su recreación y, si sus hijos van a la escuela con el hijo del panadero y del vendedor de café ambulante es porque, de momento, no se les ha abierto otra posibilidad. No obstante, para que tenga un botón de muestra le digo que, en la preparación para el ingreso a estudios superiores los hijos de los “ricos y clase media” tienen buena ventaja sobre los pobres que no pueden darse el lujo de pagar los repasos preparatorios, qué le parece?

    En mi opinión particular considero que La Habana fue elegida una de las siete ciudades maravilla en base a edificaciones, arquitectura ecléctica y monumentos contenidos en ella, todas estas construcciones vienen incorporándose desde el tiempo colonial. Para los cubanos en general y los habaneros especialmente es un orgullo que nuestra Habana sea merecedora de ese galardón a pesar de estar semiderruida, con sus calles sucias y charcos pestilentes, a pesar de saber que muchos turistas la visitan no para interesarse en su arquitectura sino para satisfacer apetitos de otra índole.

    Recomiendo al articulista no seguir dejando la puerta de la casa abierta, en cualquier momento se la vacian.

  • el 11 diciembre, 2014 a las 1:05 pm
    Permalink

    Miranda, hay tanto odio en ti que dudo como puedes respirar, ya odias hasta a los ladrillos, y puedes estar segura que no comento tu reflexión para tí, sino para los que de forma abierta y sin prejuicios, hablan y escriben sobre Cuba.
    Para el cultivo de tu erudición debo informarte que el de La Habana es el casco histórico más grande y mejor conservado de toda la america colonial , no lo digo yo, repito lo reconocido por la UNESCO en su informa anual de 2013.
    Al frente de esa labor titánica que estoy seguro ninguno de los que como tu denigran de nuestra Habana, serían capaces de hacer mejor, se encuentra un cubano orgullo de nuestro país, que no es ni comunista ni millonario, pero cuya labor y conocimientos han sido reconocidos por varias organizaciones internacionales, algunas muy lejanas a tendencias de izquierda, con premios, galardones y títulos bien merecidos y que demuestran el reconocimiento a su labor , y en su persona a la labor del gobierno y la Revolución, sin cuyo apoyo no hubiera sido posible aquella.
    Esa labor es tan importante que las oficinas de los historiadores de la ciudad no solo se limita a La Habana sino que abarca el conjunto de ciudades patrimoniales como Trinidad, Camaguey, etc.
    “los nacionales sabemos a ciencia propia que se derrumban porque tiene un gobierno que la ha dejado derrumbar sin misericordia, restaurando sólo lo que han querido restaurar para consumo turístico.” ¿Entonces los solares restaurados son interés turístico del estado? Para tu consumo, en un solar que está en la calle Paula, uno de los habitantes sacó una patente de alquiler para extranjeros, y es uno de los alquileres de más alta habitacionalidad de La Habana, lo mismo sucede en otro alquiler de la calle San Ignacio.
    Nada, que en lo que el odio te permite ver solo defectos, hay otros, por suerte muchos más, que ven encantos.

  • el 11 diciembre, 2014 a las 12:40 pm
    Permalink

    Carlos Rodríguez:

    El 90% de las construcciones de La Habana son de antes de 1959, así que si LA Habana es una maravilla aún hoy es por lo que se hizo en la república. ¡Qué ironía!, ¿no?

  • el 11 diciembre, 2014 a las 12:21 pm
    Permalink

    Me recuerdo de la “maravillosa” Habana de los años 50, esplendorosa para los ricos y fatal para los pobres, donde aparecían jóvenes muertos en las esquinas, donde no se podía salir por temor a la policía, la del barrio de las Yaguas y sus similares, la del desempleo y la mendicidad, la de las playas privadas, la de los barrios de prostitución, la de las escuelas públicas y casas de socorro en pésimas condiciones, la de los hospitales donde, para ingresar a un familiar hacía falta la recomendación de un político. etc. A pesar de eso, era lo mejorcito que había en Cuba, porque el resto estaba peor. Hoy quieren hacernos ver que aquello era una maravilla. ¿Para quien? ¿Para el 10 o 20% más rico de la población? Como si la Revolución hubiera ocurrido por gusto, porque todo el pueblo de Cuba se volvió loco.

  • el 11 diciembre, 2014 a las 11:51 am
    Permalink

    Muy buena respuesta esa …. El que dijo que La Habana estaba entre las 7 maravillas o ciudades o lo que fuera, de hecho esta loco, o de lo contrario no tiene gusto, La Habana no se pone bonita con palabras, se pone bonita con desarrollo, y Castro lo que siempre ha dejado, y en lo que se hizo experto, fue en atraso,… atraso Social, atraso Economico, politico, atraso de todo tipo … en fin atraso.

  • el 11 diciembre, 2014 a las 10:51 am
    Permalink

    Mira Fernando, por una cuestión de orden, que La Habana, ES mas Mia que tuya!!!!.

    Eso de que “algunos” como tú dices se han burlado de que la hayan escogido como una de las 7 ciudades maravillas, es mentiras. Estoy segura de que los que opinaron son tan habaneros y la aman quizás mas que lo que la “quieres” tú.

    La Habana es una ciudad con un allure inigualable, una ciudad que ha embrujado a más de un extranjero como tú, que a diferencia tuya fueron a Ella porque la eligieron pudiendo elegir a cualquier otra ciudad, donde dejaron su aporte y ayudaron a que fuera lo que fue y lo que queda de Ella hoy.

    No creo que nadie pueda decir que en La Habana derrumban los edificios, a lo mejor allá en Uruguay lo piensen así, pero los nativos, los nacionales sabemos a ciencia propia que se derrumban porque tiene un gobierno que la ha dejado derrumbar sin misericordia, restaurando sólo lo que han querido restaurar para consumo turístico.

    Estas haciendo pensar que nada de esta rica y bella arquitectura tiene que ver conque la hayan escogido entre las 7 más maravillosas, sino que fue por la picardía y todo lo demás que citas de sus nativos, te faltó citar jeje, “la calentura en la cama”.

    Con respecto a lo demás, de que si son transparentes,que no hay violencia, y que no hay niños desnutridos (claro porque están adentro de sus casas), no le vamos hacer caso a ese “violín”, mira que mi familia mandó un año entero la fórmula de bebé y vitaminas, para un niño desnutrido.

    Fernando, tu intentas, pero no puedes, al contrario, nos dejas mas desencantados aun, hay que ser muy inconciente para decir que en la ciudad anda el rico, el pobre y el de clase media juntos. Primero, estás desmintiendo lo que la Revolución “stand for”, de que todos son iguales, esas tres classes fue por las que se hizo Revolución, además que “los ricos y clase media” no se revuelcan con los demás.

    En fin escogiste a La Habana, porque llevas 25 años con una vida privilegiada donde tus hijos y tu familia se han podido dar el lujo de disfrutar solo lo mágico de la ciudad. Con toda certeza te digo que ningún compatriota mío, empezando por mi padre, el más habanero del mundo se fue porque no le veía la Magia a La Habana.

  • el 11 diciembre, 2014 a las 8:20 am
    Permalink

    sin duda,e amor de este senor es amor “loco”.Sentirse bien en la Habana destruida,hambrienta,con ninos mal alimentados,con Baja talla y peso,con maestros que no son maestros,que no saben hablar,mal educados,llena de borrachos que dicen no ser drogadictos,de buzos,jineteras,cacharros de hace 40 anos,en medios de derrumbes,hosptales aquerosos,in medicamentos y estudiantes ejerciendo,etc,etc…eso es amor total,sin condiciones,en fin….loco.La maravillosa Habana es la Habana Antigua,la que el comunismo casi ya ha destruido….

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *