Los jóvenes cubanos en la era sin Fidel

Fernando Ravsberg

Photo: Raquel Pérez Díaz
Photo: Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES — La muerte de Fidel pone de manifiesto la necesidad del traspaso generacional en la nación. Ya está más o menos definido el que ocurrirá en la superestructura política y económica, con Miguel Díaz Canel al frente de un equipo de gobierno de su generación.

Raúl Castro dejará el cargo de presidente pero tal vez se mantenga como Primer Secretario del Partido Comunista. Así, por primera vez, las dos jefaturas no estarían en manos de la misma persona, lo cual implica una saludable separación de poderes.

El General ha consolidado su gobierno y el traspaso generacional, una de las tareas más complejas que enfrentó al tomar las riendas. Un equipo de personas de entre 50 y 60 años ya dirige el país y se aprestan a continuar el proceso de reformas después del 2018.

Los jóvenes navegan en un mundo virtual, un misterio que despierta sospechas entre sus padres y abuelos.
Los jóvenes navegan en un mundo virtual, un misterio que despierta sospechas entre sus padres y abuelos.  Photo: Raquel Pérez Díaz

Sin embargo, el asunto no es meramente superestructural, de alguna forma muchos jóvenes sienten que el país no les pertenece, que las reglas del juego las han puesto otros y que a ellos solo les queda aceptarlas o seguir aumentando la cifra de la emigración.

“Estoy cansado, no aguanto más que me abran fuego constantemente porque escribo en una o dos páginas internacionales. Yo soy revolucionario y fidelista pero me atacan constantemente. Estoy harto de las sospechas, así que me voy a hacer un postgrado al extranjero”.

Esto me decía un joven comunicador cubano hace un par de semanas, mientras conversábamos sobre la situación del país. Seguramente se irá como se han ido otros y lo paradójico es que no dejan Cuba por razones económicas ni por diferencias políticas con la revolución.

En un post anterior conté el caso de un matemático-cibernetico brillante, el cual intentó simultanear su trabajo en la isla con otro para una importante una compañía extranjera pero lo hostigaron tanto que al final terminó yéndose a trabajar a otro país.

La emigración de jóvenes está dejando a Cuba personas en edad laboral y afectando la tasa de natalidad.
La emigración de jóvenes está dejando a Cuba personas en edad laboral y afectando la tasa de natalidad.  Photo: Raquel  Pérez Díaz

Y cuando los jóvenes no se van los botamos. La Universidad de La Habana acaba de despedir a dos prestigiosos profesores, el economista Omar Everleny Pérez y el jurista Julio Antonio Fernández. Ambos padecen de un terrible mal, el de pensar con cabeza propia y expresar sus opiniones en público.

La nación envejece pero ese proceso no es solo producto de la prolongada esperanza de vida de los cubanos. También se debe a que muchos jóvenes emigran, entre ellos decenas de miles de mujeres en edad fecunda, incidiendo en la caída de la natalidad.

Cuba no podrá detener la emigración de la misma forma en que ningún país tercermundista lo ha logrado. La tentación del Primer Mundo es enorme para los pobres y mucho más para los cubanos que son pobres con estudios, lo cual les abre más puertas que al resto.

La migración cubana podría, sin embargo, reducirse mucho si se escucharan las demandas de los jóvenes, si la sociedad estuviera más abierta a darles espacio y, sobre todo, si ellos mismo fueran capaces de exigir su derecho a decidir el futuro de la nación.

Y este último punto es clave porque acusar solo a “los viejos” del espacio que no tienen los jóvenes en Cuba sería injusto. Hace unos días el Pepe Mujica le decía a una periodista cubana que “A los jóvenes nunca le dieron paso. Siempre han tenido que abrirse el camino a codazos”.

Photo: Raquel Pérez Díaz
Photo: Raquel Pérez Díaz

Para el viejo guerrillero tupamaro devenido en presidente “los jóvenes no son unos pobrecitos a los que hay que darles”, muy por el contrario, “el deber de la juventud es luchar por los cambios. Cambios que son generacionales, pero también de lucha y camino”.

“Ellos tienen que tener una actitud desafiante y aprender que nadie les va a regalar nada; que son portadores de un tiempo que no es mejor o peor, pero sí distinto. Y sobre todo que no deberían cometer los errores que cometimos nosotros, sino los errores de su propio tiempo”.

Sería sano para la nación que la consigna “Yo soy Fidel” cale hondo, hasta que los jóvenes sientan que tienen el derecho y el deber de tomar parte en el diseño de la futura sociedad cubana, aunque para lograrlo tengan “que abrirse el camino a codazos”.


7 thoughts on “Los jóvenes cubanos en la era sin Fidel

  • el 11 diciembre, 2016 a las 7:04 am
    Permalink

    Cito esto.

    “A los jóvenes nunca le dieron paso. Siempre han tenido que abrirse el camino a codazos”.

    Para el caso de Cuba es casi imposible (cuesta mucho). abrirse el camino a codazos, pues constantemente estas en una cuerda floja de ser manipulado por la inteligencia cubana y oportunistas en la isla que buscan quien se salga del patrón para usarle de chivo expiatorio, o mejor dicho, de “gusano a la vista” . Y sí, no todo es político. Pero desde el momento que una persona determina escapar de la realidad de Cuba, esta adoptando una posición política, he ahí el meollo del problema.
    Las políticas públicas de mi país no ayudan a que las jóvenes generaciones sientan oportunidades o deseos de seguir o creer en el proceso social, más lo rechazan o adoptan la posición “política” de no meterse en “politica” y asumir distintas posiciones, que dicho sea de paso, son “políticas”.

    Nombrare algunos ejemplos:

    1- Enagenación y auto negación. Significa seguir con la corriente y defender el régimen sin señalar sus graves errores ya que se han dado por vencido (sin saberlo conscientemente en muchos casos) que con ellos no cuenta el país para cambiar-crecer, si no para que todo se quede tal y como está.

    2 – Enagenacion “política” en lo económico:
    Significa renunciar a una lucha “política” que de nuevo, sienten que ya no tiene sentido por nadar en su contra pues el gobierno les sigue tratando como menores de edad. Por lo tanto, la mejor salida es: en cuando se les da (encuentran) la oportunidad; viajan al extranjero, “refrescan un poco”. Y regresan con algo de solvencia económica para no chocar mucho con las miserias humanas reinantes en la sociedad polarizada y disfuncional en la que viven, Simulando hasta que llegue el cambio…

    3 – Decepción/desilusión del sistema en el que tanto han creído. Y determinan luchar por una vida mejor en otro país, donde a veces existen posibilidades reales de cumplir sus aspiraciones más elementales del ser humano: felicidad, libertad individual, derecho a ser exitoso/a y derecho a una protección y garantías ciudadanas más allá de las que ha garantizado con límites su país de origen.

    Hay muchas otras razones, pero bueno, estas son solo algunas.

    Lo que si puedo concluir que, todo es político en cuba o el resto del mundo, claro, el poder manipula el modo en que se emite el mensaje para controlar las masas y separar por categorías los pensamientos y actitudes de cada persona o grupos sociales. A partir de ahí él determina, según sus intereses; qué es político y qué no.

  • el 10 diciembre, 2016 a las 7:02 am
    Permalink

    El articulista no tiene ni la mas remota idea de como se llego a esto. Las generaciones anteriores despues de ser impotentes para cambiar las cosas se volvieron apaticas, y politicamente un cero a la izquierda. Las generaciones de ahora no necesitaron pasar por ese proceso , ya ellos saben que el sistema no funciona y punto , ellos no son conciente de la doble moral , lo son y punto; para ellos , no tener responsabilidades politicas , economicas y sociales es algo normal, eso es “un asunto del estado”; por tanto ven normal no tener derechos a crear proyectos de vida dentro de Cuba; lo que para muchos fue un proceso largo y doloroso que termina en la emigracion , para ellos es solo un paso y punto. !Que esperan despues de haberlos educado para obedecer!

  • el 9 diciembre, 2016 a las 9:06 pm
    Permalink

    El cubanofilo a enseñar a los cubanos que hacer en cuba … por cierto fernando, tengo entendido que tienes hijos cubanos, ¿como se abruran ellos, a codazos o a eurasos o dolarasos???… creo qeu ya no ganas en libras esterlinas, aun que debes tener algunas libritas ahorradas que tambien aplicarian para abrirse camino tus hijos

  • el 9 diciembre, 2016 a las 8:42 am
    Permalink

    Estos llamados a que otros hagan me parece muy hipócrita.Si los jóvenes tienen que arrebatar sus derechos y esto implica represión, insilio y exilio, pues hacen bien en medir qué es lo menos riesgoso para sus vidas. Lo del “fidelismo” y el “revolucionarismo”, a todos se nos quita con el tiempo. Basta salir y conocer la sociedad cubana sin propaganda y con datos en todas sus esferas para ver los resultados de un depredador en el poder y no “un gran líder”, también uno comprende que ser revolucionario en el sentido de la Escuela de Frankfurt es diametralmente opuesto a lo que impone el gobierno y sus voceros sobre el término.Confieso que nunca fui fidelista, mis maestros siempre, en mi generación, me enseñaron que la adoración de íconos es una posición oscurantista y opuesta a los ideales de la Ilustración francesa que es uno de mis referentes.
    El centro del asunto es que aunque te adhieras a las consignas del sistema, el propio sistema te prohíbe el discernimiento racional. Entonces uno comprende que no es “ista” de nada, sino un ser humano y con cabeza propia.

  • el 9 diciembre, 2016 a las 7:44 am
    Permalink

    “La muerte de Fidel pone de manifiesto la necesidad del traspaso generacional en la nación” con esta rectaza de 97 millas abre el artículo este tipo, disculpen pero no puedo llamarle señor, este tipo dice q es ahora, cuando un viejito de 90 años se murió, que se pone de manifiesto la necesidad del traspaso generacional, antes no, nooooo pa q si con estos gerontocratas él estaba muy a gusto con su 4×4 chapa HK, antes los jóvenes podían esperar, y si la medicina y las gestiones para comprar la cámara hiperbárica de michael jackson hubiesen dado frutos y el viejito llegaba a los 112 años, igual los jóvenes podían seguir esperando.

    “Ya está más o menos definido el que ocurrirá en la superestructura política y económica, con Miguel Díaz Canel al frente de un equipo de gobierno de su generación.” la democracia en esencia no le merece el más mínimo comentario a Fernandito.

    “Así, por primera vez, las dos jefaturas no estarían en manos de la misma persona, lo cual implica una saludable separación de poderes” Hoy Fernando sí está afilao, para mi q está consumiendo de eso q venden los sobrinos de la primera combatiente venezolana, dice él q saludable separación, jajajaja, este mientras escribía estaba pensando en q payaso contratar para el cumpleaños del niño de la querida.

    “lo paradójico es que no dejan Cuba por razones económicas ni por diferencias políticas con la revolución” claro q no chico, se van porque se los dijo el santo, o porque una paloma blanca envuelta en luz celestial se los comunicó, o no, lo más seguro es q se van para vencer al imperialismo desde dentro. Hay q estar esquizofrénico para argumentar q no se van o por razones políticas o económicas q es la moda justificativa de la nomenclatura cubana, q los jóvenes se van por razones económicas, no políticas, como si la economía aquí no fuese una triste extensión de la política…

    “Ambos padecen de un terrible mal, el de pensar con cabeza propia y expresar sus opiniones en público” y digo esto, analiza en silencio Fernando, pensando en MI q es lo único para lo q uso MI cabeza q para eso es MIA y si digo mil mierdas no importa mientras no me boten a MI de este MI paraíso antillano donde SOY alguien porque manejos fulas y salgo y entro.

    “Cuba no podrá detener la emigración de la misma forma en que ningún país tercermundista lo ha logrado” pero joder Fernando ellos se van de su país y regresan cuando les sale de sus emigrantes testículos, estudia un poco sobre la economía dominicana para q veas lo q se puede hacer cuando de trata bien a tu propia emigración, o ya de paso la economía española o italiana.

    “acusar solo a “los viejos” del espacio que no tienen los jóvenes en Cuba sería injusto” no podía ser Fernando Rasberg al bate si no lanzaba su normal andanada de lameculancia y guataconerismo, falso y a la vez siniestro, esta frase equivale a decir q no podemos culpar solo a los nazis del genocidio porque coño, los judíos entraban caminando a las cámaras de gas, permítanme un vómito, digo, otro más.

    Iroel debería leer este artículo y primero aprender como ser un cínico total y no solo un tonto feo como es él, luego debería llamar a reunión urgente de la UPEC y denunciar q Fernando, en este artículo, en su último párrafo, está llamando a q la gente se alce en la sierra maestra o a q asalten un cuartel de la policía.

  • el 8 diciembre, 2016 a las 11:55 pm
    Permalink

    Según Fernando.. “cuando Raúl le deje el poder a Canel, va haber separación de poderes, y por primera vez los cubanos van a vivir bajo una saludable separación de poderes” Fernando, tú mejor que nadie sabes que estos viejos guerrilleros devenidos en presidentes les encanta quedarse en el poder. Suerte que tuvo tu país que Mujica fue menos descarado que los guerrilleros que les tocó a los cubanos.

  • el 8 diciembre, 2016 a las 6:41 pm
    Permalink

    Sin embargo, veo como le da cabida en su blog a Fernando Ravsberg, que aunque es verdad escribe mejor ortográfica y gramaticalmente que yo, es mas famoso que yo y además como extranjero conoce mejor la realidad cubana que yo….también es un izquierdista que odia la libre expression y practica la censura en nombre de no se que adoración a la “verdad” y a lo ” verdaderamente probado “,asi como a la “ética revolucionaria “…como si hubiera alguna razón valedera, entre los hombres libres de practicar la censura a las ideas, a los proyectos pacíficos, al amor a la libertad, valores tan necesitados por nuestro pueblo….pero usted sabra…es su blog !!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *