Lo difícil de los cambios

Fernando Ravsberg

Foto: Ihosvanny

HAVANA TIMES, 24 feb. – A fines de enero, una joven obrera cubana fue detenida por robar en su centro de trabajo una mochila con productos alimenticios. Se pasó toda una noche en el calabozo, fue despedida de la empresa y tuvo que pagar una multa de $2000.

El fin de semana me acordé de ella al leer en el periódico oficial, Granma, la respuesta del Ministerio de la Agricultura a las denuncias de los campesinos contra los dirigentes que obstaculizaron el reparto de las tierras ociosas.

Anuncian que tomaron medidas para castigar a los infractores, la mas “severa” fue la suspensión del cargo por 6 meses, el resto fueron “amonestados”, es decir que recibieron un simple regaño para que en el futuro se porten bien.

No pretendo discutir la aplicación de las leyes pero parece desproporcionado que una obrera por un pequeño robo sea castigada con mucha más dureza que quienes atentan contra la seguridad alimentaria de toda la nación.

Con semejantes “amonestaciones” no es de extrañar que en el mismo periódico se publique otra carta de trabajadores agrícolas denunciando a sus dirigentes porque, conscientemente, dejan que se pierdan las cosechas.

Afirman que “los obreros estamos indignados” porque la yuca se pudre en los campos y los que dirigen les impiden extraerla de la tierra. Por si esto fuera poco, cuentan que la sección sindical se ha lavado las manos del asunto.

Seguramente dentro de un mes -cuando termine la “exhaustiva investigación” de este nuevo caso- aparecerá otro “mea culpa” donde se informe a la población que los dirigentes serán amonestados… y continuarán mandando.

Los discursos hablan de castigos mas fuertes

Releí los últimos discursos de Raúl Castro por si no lo había comprendido bien, pero encontré la frase exacta donde dice que el dirigente que mienta “debe ser removido definitiva y no temporalmente del cargo que ocupa”.

Es curioso que en medio de esta ola de despidos no se aproveche la ineficiencia de los dirigentes para desinflar plantillas. Matarían dos pájaros de un tiro, la agricultura perdería lastre y se reduciría el número de empleados estatales.

Un guajiro amigo mío recomienda “premiar” a estos funcionarios con tierras ociosas para que las trabajen con sus propias manos. Con la risa socarrona del campesino, me asegura que cuando “doblen el lomo bajo el sol” dejarán de arruinar las cosechas.

No hay que ser Nostradamus para predecir que la burocracia continuará poniéndole zancadillas a los cambios porque es evidente que estos afectan sus intereses económicos y los privilegios que les permite el actual modelo.

La mayor debilidad del proyecto de reformas radica en que son ellos los encargados de su aplicación, del control, de establecer las normas, marcar los tiempos, estipular procedimientos y decidir qué castigos auto imponerse cuando descubren sus “fallos”.

Así, sabotear las transformaciones no implica gran riesgo, al fin y al cabo la cosa no pasa de regaños. De todas formas, si albergaban algún temor este se debe haber disipado al leer en el periódico oficial los castigos que se aplican.

El país lleva ya dos años con disminución de la producción agrícola y el investigador del Centro de Estudios de la Economía, Pavel Vidal advierte que “la clave actual de la reforma económica cubana es la agricultura (…). Si fracasa la reforma en la agricultura, fracasa toda la reforma”.

Reconoció el presidente Raúl Castro que “el tiempo que nos queda es corto, la tarea gigantesca”. La burocracia lo sabe y parece apostar a una carrera de resistencia, frenando cualquier cambio en espera de que desaparezca la dirigencia histórica.

Si logran que la reforma fracase la economía se derrumbará y la transformación de los burócratas en propietarios de las empresas y granjas será vista como la única alternativa al caos. En los países del este europeo tienen un buen espejo.

Hace muy poco el cantautor Silvio Rodriguez alertó a los jóvenes: “Lo difícil de la senda de cambios que afortunadamente hemos comenzado a transitar, no son en sí los cambios, sino lo que pueden demorarse por las trampas burocráticas”.

— Publicado con la autorización de BBC Mundo.

2 thoughts on “Lo difícil de los cambios

  • Bueno Esteban creo que la culpa no solo la tiene Raul y Fidel. creo que todos tenemos culpa. Los que callaron y nosotros los que nos fuimos y los que no hacen nada ni les importa y también todos aquellos que se benefician con el estado actual. Creo que en culpa hay para darles a todos.

    Con respecto a la objetividad de Fernando creo que tienes razón. El articulo anterior de Fernando tal parece sacado de Granma. Quizás el régimen lo este chantajeando pues no creo que un periodista haga tales afirmaciones sin pudor.

  • Hola Fernando. Si seguimos el razonamiento de tu artículo ya sabemos qué hace falta para que la economía cubana se recupere: remover de sus cargos a los burócratas que impiden el avance de las transformaciones que está impulsando el Gobierno. Parece que esta vez también a ti te convencieron de que lo bueno que pasa en Cuba es gracias a sus gobernantes y lo malo por culpa de un montón de incapaces. ¿No te suena demasiado ingenuo?. ¿Tu objetividad no necesitará unas vacaciones fuera de Cuba para volver a mirar la realidad de ese país en quiebra por culpa de la ineficacia de sus gobernantes y de cada uno de los que ellos mismos han seleccionado para que administren todos los sectores de la economía ¨del pueblo¨. En Cuba han habido dirigentes competentes en muchas entidades, pero administrar con eficiencia requiere ir en contra de la sagrada política del Partido y por eso los buenos no duran, solo los burócratas, encabezados por Raúl o Fidel o el omnipotente Secretario del Partido en cada nivel, permanecen en los puestos que deciden si los frutos se pudren en el campo. Cambiar de raiz el totalitarismo e instaurar una sociedad de derecho, donde cada individuo tenga verdadera participación en el gobierno y todos, empezando por el Presidente, tengan que respetar las leyes y los derechos de los ciudadanos, es más complicado que cambiar de burócratas y recoger la yuca a tiempo.
    Un saludo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *