La UCI censura “Cartas desde Cuba”

Fernando Ravsberg

¿Quién decide que es lo que no deben  leer los estudiantes de la universitarios en Cuba?
¿Quién decide que es lo que no deben leer los estudiantes de la universitarios en Cuba?  Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — Cartas desde Cuba se ha convertido en un peligro ideológico para los estudiantes de la Universidad de las Ciencias Informáticas. Al menos eso parece desprenderse de la decisión de bloquearnos, durante varios días, para impedir que los alumnos nos lean.

Curiosamente, en ese mismo periodo, los censores les permitieron el acceso al Nuevo Herald de Miami y otras páginas del exilio cubano, todas abiertamente anticastristas. Al parecer las consideran menos dañinas para la ideología de sus estudiantes.

Hace algunos años critiqué la inconsecuencia de la política informativa y un colega cubano me respondió con una sonrisa: “¿cuál política Informativa?”. Es que la censura parece carecer de toda lógica, como si fuera producto de los amaneceres del funcionario de turno.

Nos vetan en medio de la reunión entre Cuba y los EEUU. La medida llegó tras un comentario en el que se mencionan los riesgos que podría enfrentar la nación en el futuro. Cometimos el pecado capital de plantear dudas, mencionar riesgos y hacernos preguntas.

El post “De plaza sitiada a plaza visitada” lo escribí pensando en los jóvenes, en cuyas manos está el futuro de Cuba y de su cultura. Ellos son los que tendrán que enfrentar los retos y sortear los riesgos que implicará vivir en armonía con tan poderoso vecino.

UCI-2-a
Dicen los censores que Cartas desde Cuba fue “bloqueado” por contener materiales “inapropiados”.

Pero esos jóvenes lo tuvieron que leer utilizando VPN, proxis o pasándoselo unos a otros en memorias, igual que ocurre con los programas prohibidos de Pánfilo, con las conferencias de Juan Triana o las críticas del Secretario del PCC en Santiago de Cuba, emitidas solo en la provincia.

Resulta gracioso que pretendan impedirles el acceso a algunas páginas web a los jóvenes que la universidad prepara para utilizar las nuevas tecnologías. Nadie mejor que estos chicos y chicas para saltarse cualquier barrera que les impida el acceso al ciberespacio.

Me queda una duda, no sé si la decisión la tomó el aparato oficial de censura o “el extremista de guardia” de la UCI, ese que aspira a convertirla en la Universidad de la Censura de Internet. De cualquier manera, sea de una u otra forma, es alarmante.

Si fue una respuesta del aparato oficial asusta porque evidencia que la tolerancia al debate se está reduciendo, a pesar de que el propio Presidente de la República, el General Raúl Castro, dijo que del intercambio de opiniones diferentes salen las mejores soluciones.

Pero si se trató de una acción individual asusta mucho más porque implica que cualquiera tiene poder para censurar a los estudiantes universitarios cubanos. Significa que un cuadro local, aunque no tenga ni marco, puede decidir que leen y que no leen los jóvenes.

Cometimos el pecado de expresar dudas sobre las relaciones de Cuba y EEUU.
Cometimos el pecado de expresar dudas sobre las relaciones de Cuba y EEUU.  Foto: Raquel Pérez

Lo paradójico es que en el mismo momento en que la TV cubana me entrevistaba y emitía en sus noticieros mis opiniones sobre el encuentro bilateral Cuba-EEUU, en la UCI deciden utilizar filtros para impedir que estas lleguen a sus alumnos.

El asunto parece muy de Macondo. Ojalá que solo se trate de una descoordinación de la censura porque sería trágico para Cuba que se estuviera descentralizando la actividad con el fin de darles mayor autonomía a los pequeños censores locales.

La masificación de la censura lleva a situaciones tan ridículas como cuando en Sudamérica prohibían tangos clásicos por sus letras subversivas o arrestaron a un joven por llevar un libro de arte sobre “El cubismo”, pensando que se trataba de una tendencia política pro cubana.

Siendo un adolecente una prisionera política me regaló un marca libros de cuero. El censor de la prisión al entregármelo me dijo riendo “mira que dicen tonterías estos intelectuales”. Ella había escrito con fuego: “Cuando un dedo señala la luna los idiotas miran el dedo”.

 


11 thoughts on “La UCI censura “Cartas desde Cuba”

  • el 1 febrero, 2015 a las 9:32 pm
    Permalink

    Compadre, deponga el drama…

  • el 31 enero, 2015 a las 10:29 pm
    Permalink

    Isidro:Modera un poco tus comentarios que no te van a dejar entrar mas a Cuba

  • el 30 enero, 2015 a las 7:46 am
    Permalink

    Fernando: Aquí no hay que dar muchas vueltas: mientras se mantenga vigente aquella directiva de 1965, que justifica que una entidad o grupo de personas escogidas decida lo que debemos leer o saber los demás sobre el mundo circundante, seguirán repitiéndose estas ocurrencias.

  • el 29 enero, 2015 a las 4:30 pm
    Permalink

    Todo el que se apegue un poquito a la verdad cuando describa a la sociedad cubana, irremediablemente se convierte en un disidente y eso le pasa a Fernando cada cierto numero de post.

  • el 29 enero, 2015 a las 4:11 pm
    Permalink

    Fernando , ingenuamente creiste que el diferendo Cuba- USA era el problema principal , no advertistes que el principal problema es un pais estructurado en un “Socialismo totalitario” para funcionar a largo plazo , todo el mundo cree que, el haber sucedido primero el primer hecho ,entonces es la raiz del problema, error, el diferendo hubiera sucedido igual, antes, despues o durante la instauracion del modelo comunista. El gobierno da por sentado que esa es la forma de gobierno definitiva de Cuba y maniobrara para que este prevalesca.

  • el 29 enero, 2015 a las 4:00 pm
    Permalink

    parece que este se cree en la fabula de los generales y coroneles acerca de”La oposicion leal”.El o sabe que eso es como los regalos de Santa: mentiritas para los babes….

  • el 29 enero, 2015 a las 3:02 pm
    Permalink

    Lo que mas me gusto del artículo fue esto

    “Cuando un dedo señala la luna los idiotas miran el dedo”.

    Lo interpreto como que Fernando se ve como el dedo que nos apunta a la luna y en lugar de concentrarnos en hablar de la luna nos ponemos a criticar al dedo !!!! Bien escrito Fernando! Y nos as llamado idiotas! :-)

    Excepto que creo que tenemos razones suficientes para criticar mucho de lo que escribes especialmente cuando tu seguera izquierdista no te permite ver las manchas que son imposibles de ocultar aun con tu dedo :-)

  • el 29 enero, 2015 a las 2:15 pm
    Permalink

    Ahhhh, no te gusta que te pongan filtro para evitar que tus opiniones lleguen a los alumnos, pregúntate si será porque tus opiniones siempre tienen un filtro para que todas sean a favor de la dictadura. Aplícate que lo que no te gusta que te hagan, no se lo hagas a los demás. Basta de que todas tus “opiniones” sean para tirarle la toalla a los tiranos. Fernando, En una Cuba sin dictadura estarás en la lista de los colaboradores.

  • el 29 enero, 2015 a las 1:45 pm
    Permalink

    Me parece que esta pensando cambiar de rumbo Fernando,lo veo muy protestante.La censura en cuba es una tarea cientifica,no la aplica nadie de turno ni es conocida por ningun pais de America latina.Salga,fernando a buscar los tres primeros numerous de la Bohemia post revolucionaria..” La edicion de la libertad”,o el album de postalitas por el triunfo de la revolucion,a ver si las encuentran!!!!Usted parece que vino del espacio estelar,casi como superman!!!….

  • el 29 enero, 2015 a las 1:11 pm
    Permalink

    Te pisaron el callo y protestas?, por eso es que no tienes credibilidad alguna. Con el asunto cubano o estas con el regimen o estas contra el. Ellos no toleran trapitos tibios

  • el 29 enero, 2015 a las 11:15 am
    Permalink

    Las denuncias de Fernando contra la falta de libertad de expresión serían más creíbles si no se limitase a condenar la censura cuando se aplica contra él. Y si además condenase la censura contra personas que piensan de forma radicalmente distinta entonces su credibilidad subiría mucho.

    Vamos, Fernando, haz un esfuerzo y condena la censura contra 14ymedio, por poner un ejemplo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *