La señal de Telesur en Cuba

Fernando Ravsberg*

La audiencia de Telesur en Cuba crece constantemente. Foto: Raquel Pérez
La audiencia de Telesur en Cuba crece constantemente. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — “Por fin le conozco la cara al Capriles ese y le oigo decir lo que piensa”, me comenta un amigo cubano de 65 años. Las emisiones de Telesur en Cuba siguen dando de qué hablar, sorprendiendo diariamente a muchos y despertando interrogantes.

La esposa de un mecánico me dice alarmada que vio una entrevista en esa televisora, donde una venezolana afirmaba que no quieren ser como Cuba, que no simpatizan con el comunismo y que deben llevarse todos los médicos cubanos de su país.

Tras 50 años de un manejo de la información parcial, gris, aburrido y a destiempo, la entrada del nuevo canal provoca tal atracción que muchos dejaron de ver las noticias de la TV cubana, hasta que se eliminó la señal de Telesur durante el horario del noticiero nacional.

Lo más grave es que los cubanos saben que Telesur es abiertamente de izquierda, chavista y simpatiza con la Revolución Cubana por lo que no se le puede acusar de ser un medio “imperialista” ni tacharse de “burguesa” su forma de hacer periodismo.

La diferencia es que en la cadena latinoamericana se pueden ver los matices mientras que los noticieros cubanos son como películas de “buenos y malos” y a los malos no se les permite opinar para que “no confundan al pueblo”.

Los matices hacen pensar, por ejemplo tras la cobertura de las elecciones venezolanas muchos se preguntan ¿por qué los candidatos de la Isla no pueden hacer campaña, presentando un programa y explicando qué se proponen hacer si resultan electos?

Ver diariamente a Nicolás Maduro recorriendo el país y prometiendo obras hace cortocircuito con el discurso oficial cubano, que califica las campañas electorales de “politiquería” y solo permite que el candidato publique una breve biografía personal.

Curiosamente un amigo muy cercano me habla de la grave situación de pobreza y violencia que descubrió en América Latina a partir de los reportajes y documentales de Telesur. Me llega a decir que no se “imaginaba algo tan extremo”.

Telesur ha logrado un impacto enorme en Cuba. Foto: Raquel Pérez
Telesur ha logrado un impacto enorme en Cuba. Foto: Raquel Pérez

Le recuerdo que la TV cubana lo repite constantemente, se ríe y contesta que “eso es solo teque (propaganda política), periodistas cubanos hablando entre ellos sobre lo malo que es el capitalismo pero en Telesur se ve cómo vive la gente”.

Al parecer el “fuego amigo” de esta televisora regional está provocando la crisis interna de credibilidad mediática que siempre soñaron y nunca lograron las trasmisiones de radio y TV Martí, dirigidas por el gobierno de EE.UU. contra Cuba.

Los medios nacionales ya habían perdido la confianza de muchos cubanos y corren el riesgo de que los abandonen también los más izquierdistas, que ahora encuentran las dos caras de las noticias en un medio “libre de toda sospecha ideológica”.

Telesur podría ser la señal que anuncia la restructuración de los mecanismos políticos mediante los cuales se mantuvo un control férreo de la prensa durante 4 décadas, los máximos responsables de la creación de unos medios de comunicación tan tristes.

Y hay otros síntomas, el viceministro de Cultura, Fernando Rojas, acaba de dar una entrevista al blog La Joven Cuba -recientemente censurado por sus opiniones críticas- donde aseguró que los blogs son el embrión de “la prensa alternativa que necesitamos”.

El político admitió que en Cuba no existe hoy una prensa socialista y envió un claro mensaje: “a los blogueros jóvenes les deseo que sigan, y que ojalá por su propia cuenta lleguen a ser revolucionarios, no a cuenta de ninguno de nosotros”.

Mientras tanto circula por internet una foto de los chicos de La Joven Cuba con el vicepresidente Miguel Díaz Canel, delante de sendos retratos de Fidel y Raúl Castro, con lo cual el gobierno toma distancia pública de los censores ideológicos.

El gesto coincide con la personalidad de Díaz Canel, quien dirigió la provincia de Villa Clara con mente abierta, pragmatismo y flexibilidad. Estas cualidades podrían ser muy útiles para diseñar una nueva mentalidad en la Secretaría Ideológica del Partido.

Ya los cubanos conocen el tipo de prensa que se desarrolla bajo la vigilancia de los “Protectores de la Fe” ideológica. Bien valdría la pena transitar por un periodismo diferente, en el que el pensamiento crítico deje de ser una herejía y la sumisión una virtud.
—–
(*) Publicado originalmente por BBC Mundo.

4 thoughts on “La señal de Telesur en Cuba

  • TeleSur de por si es sensurada y parcializada. Nada que cuando es tanta la oscuridad de información un rayo de luz por pequeño y tenue que sea se nota.

  • Lo que pasa ahora es que lo tienen todo bien planificado. Raul que claramente no era el lider cuando comenzo lo hizo haciendo cambios positivos, o al menos asi esta visto por la mayoria, esta fue siempre la estrategia, Fidel no se podia retractar de todo lo que habia dicho y esto ademas serviria para afianzar en el poder a alquien que no conto nunca con la mismas popularidad(Hay que decir que con la popularidad de Fidel han exisitido pocos y ninguno dentro de Cuba). Ahora, tratan de hacer lo mismo con alquien que tampoco es lider y que tampoco nadie ha elegido, Maduro fue elegido por su pueblo, pero Diaz Canel por bueno que sea, no ha sido elegido por nadie, entonces al final de los finales es la misma novela lo que narrada con otro lenguage. Canel es otro Raul con la diferencia que no cuenta con el respeto inequivoco de los altos mandos militares, ojo con esto, se veran atrocidades cuando los lideres indiscutibles no esten al frente y existan quienes rivalizen por el poder solo porque lo tienen. Cuba no esta preparada constitucionalmente para que se sucedan presidentes etc, algo como lo ocurrido hace poco en Venezuela en Cuba dara al traste con muchos annos de esfuerzo, para bien o para mal.
    Los cambios lo estan guardando para dentro de 5 annos.

  • Los medios informativos cubanos están ante un punto de inflexión: o cambian radicalmente o – a semejanza del camarón que se duerme – los arrastrará la corriente. Y no se trata ahora de posicionamientos meramente politicos e ideológicos, o de revertir la carencia de equilibrio que los carcome. Es que en la era de Internet, los blogs, microblogs y los twitters, la obsolesencia de su estilo planfetario sale a relucir como bandera blanca ante una acometida imbatible.

  • Dice Rodiles que Díaz Canet es un poquitín más aburrido que Maduro. ¿Será verdá?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *