La Joven Cuba

Fernando Ravsberg

Jóvenes cubanos (Foto: Raquel Pérez)

HAVANA TIMES, 10 Nov. — Harold Cárdenas y Roberto González son dos jóvenes profesores universitarios de la provincia de Matanzas. Juntos crearon uno de los blogs más interesantes de Cuba por el número de visitas, la juventud de sus seguidores y la independencia de criterio.

Hace unos días, aprovechando un viaje a La Habana, me pidieron que les concediera una entrevista y opté por hacer una permuta, respondería sus preguntas a cambios de que ellos respondieran a las mías. Aceptaron de inmediato.

Tomando café en el fondo de mi casa, me cuenta Roberto que iniciaron el blog “para mostrar en la red una Cuba más real, que se identificara con lo que nosotros veíamos, fuera de los extremos del negro o blanco. Queríamos participar del debate y dar nuestra opinión como jóvenes”.

Harold dice que, tanto dentro como fuera de Cuba, surgieron “un montón de problemas pero sortearlos es lo que le da significado a lo que nosotros hacemos, es lo que nos ha reafirmado y también lo que más nos ha enseñado”.

Les pido ejemplos y me hablan de “un periodista de un importante medio latinoamericano que nos entrevistó para hacer un artículo contrastando la visión de Yoani Sánchez con la nuestra y en su medio lo censuraron, eliminando todo lo que nosotros dijimos”.

Roberto recuerda que también en Cuba “hubo mucha resistencia pero a cada obstáculo que nos ponían nosotros perseverábamos y lo vencíamos. No nos dejamos llevar por la presión ni por el cuestionamiento. Sabíamos que estábamos haciendo algo justo y bonito”.

A fines del año 2010 apareció en La Joven Cuba un artículo reclamando al gobierno explicaciones sobre el crimen del hospital psiquiátrico y sobre las causas que llevaron a la destitución del General Rogelio Acevedo, jefe de la aviación civil.

“Nosotros lo escribimos y no ha habido nadie que nos dijera que no podíamos haber escrito eso. Tampoco nos preocupa demasiado, no tenemos que hacer concesiones a la verdad por nadie”, me dice Harold mientras se termina la segunda taza de café.

Agrega que “los blogs ya son una alternativa a la prensa oficial” y explica que el abanico de temas que tocan es mucho más amplio. Me hace pensar que podrían ser una alternativa también para que mis colegas cubanos evadan la censura de sus directores.

Roberto aclara que no es un camino fácil, además de las incomprensiones se enfrentan problemas muy concretos como la falta de tiempo, todos en la Joven Cuba trabajan o estudian y después deben lidiar con una red muy lenta y computadoras viejas.

Para empeorar las cosas solo tienen acceso desde la Universidad, “como blogueros no podemos conectarnos, podríamos como profesores/investigadores pero tenemos que tener computadora y teléfono en casa y debe aprobarlo el Consejo de Dirección del Centro”.

Voy a cambiar de tema pero Roberto me interrumpe para decir que “antes Cuba estaba conectada satelitalmente y yo sabía por qué era muy lenta, pero ahora a seis meses de habernos conectado a un cable submarino sigue la conexión igual.”

Les pregunto por qué la mayor parte de los blogs de Cuba son políticos y Harold responde que “eso demuestra la necesidad que tienen la gente de hablar de política, algo que se nota también en la gran participación de los cubanos en estos blogs”.

Enseguida interviene Roberto para explicarme que si se utilizara correctamente “la tecnología facilitaría la circulación de información, las estructuras intermedias desaparecerían y el gobierno recibiría una información directa del pueblo”.

Pone como ejemplo a Hugo Chávez, quien “ha manejado bien las tecnologías logrando una comunicación directa con el pueblo”. Sueña con que un día en Cuba todos estén conectados para expresar sus opiniones “en un lugar público y con total transparencia”.

Para Harold las limitaciones en la conectividad se deben en gran parte al “bloqueo económico de EE.UU. pero también hay problemas de interpretación sobre para qué es internet y cuán positiva es esa conexión entre los cubanos”.

Asegura que “es una locura negar la tecnología” porque de todas formas ella alcanzará a Cuba. “Lo que deberíamos preguntarnos es si estamos preparándonos para ese momento y si hemos educado a la población sobre cómo utilizarla”, añade.

Finalmente me explican que su blog se llama La Joven Cuba porque “nos sentimos herederos de la tradición de Mella y Guiteras y de su lucha por los derechos sociales, dentro de un socialismo cubano, no uno sovietizante como el que nos tocó en algún momento”.

Aunque no se compartan algunos de los artículos de La Joven Cuba, hay que reconocer que es un blog imprescindible, por joven, por irreverente, por genuino, por su independencia de criterio y por el valor para expresarlo. Porque es un retoño del país que podría ser.

Publicado con la authorizacion de BBC Mundo.


4 thoughts on “La Joven Cuba

  • el 13 noviembre, 2011 a las 4:20 pm
    Permalink

    No me trae “nada nuevo”prefiero HT…y Global Voices…..

  • el 10 noviembre, 2011 a las 4:03 pm
    Permalink

    Durante algún tiempo participé de comentarista en La Joven Cuba. Creo que la primera vez que me censuraron un comentario fue por culpa de una nieta de Raúl Castro. Se dedica a la música y tiene una página de Facebook muy accesible. El caso es que les dije que esa nieta de Rául —cuyo nombre no revelaré para protegerla— se había solidarizado con Gorki Aguila, el cantante de Porno para Ricardo. Concretamente lo hizo yendo al exterior del juicio donde pidieron dos años de cárcel para Gorki por tocar la música muy alto. Allí pudo compartir espacio con Yoani Sánchez y el resto de los disidentes que fueron a solidarizarse con Gorki.

    Es comprensible, porque se trataba de un tema muy sensible. Seguramente ni siquiera se molestaron en comprobar la veracidad de lo que les contaba.

    Después empezaron a censurarme continuamente por miles de cosas, a pesar de que jamás insulté a nadie. La disculpa típica consistía en que mis comentarios no se ajustaban al tema.

    Entonces procuré ajustarme estrectamente al tema de los post, pero siguieron censurándome.

    Finalmente me pusieron como condición para poder participar que les dijese porque Yoani no ponía un contador de visitas en su blog, como si yo tuviese la culpa de lo que hace Yoani con su blog.

    Para finalizar conviene recordar que el gobierno cubano le ha prohibido al famoso cubanólogo Ted Henken, profesor de la Universidad de Baruch en Nueva York, la entrada a Cuba. Lo hicieron después de que Ted Henken entrevistase a númerosos blogueros cubanos, incluyendo a blogueros de la Joven Cuba. Contra esa prohibición absurda se manifestaron públicamente numerosos blogueros cubanos, incluyendo la bloguera oficialista Elaine Díaz. Sin embargo, los blogueros de La Joven Cuba no expresaron públicamente ninguna solidaridad con Ted Henken, a pesar de que contribuyeron a la prohibición impuesta por el gobierno cubano.

    Gabriel Delpino

  • el 10 noviembre, 2011 a las 12:42 pm
    Permalink

    las veces que he pasado por ahí, creo que puedo contarlas con los dedos de una mano. Es demasiado para mi paciencia. de cualquier forma, no tengo ningùn problema con que ellos existan. Y sí que son oficialistas, por dios, de jóvenes no parecen tener nada. recuerdo que por un post de Del Llano que cuestionaba por qué en Cuba no había manifestaciones, se pusieron bravitos y salieron a decir que era una “irresponsabilidad”.

  • el 10 noviembre, 2011 a las 9:21 am
    Permalink

    Yo visito todos los dias la Joven Cuba aunque sino siempre leo lo que escriben depende del tema que tratan y dejo mi comentario pero no soy de acuerdo que escriben sobre la realidad de Cuba, mas o meno es como Cubadebate con la unica diferencia que puedes expresarte como quieras que no te borran los comentarios, en cuanto a Harold y Roberto lo unico que les faltan es que todos los dias se acuesten alante de la casa de los Castro para que le pasen por arriba cuando salen de las casas y limpiarse bien los zapatos arriba de ellos y por favor alguien les puede decir a esos muchachos que el miracoloso cable NO EXISTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *