La censura en Cuba no produce resultados esperados

HAVANA TIMES — El periodista Fernando Ravsberg nos trae hoy una reflexión sobre los efectos de la censura en Cuba y otras partes. Aunque la historia dice que prohibir es promover, hay quienes en poder de decisión que siguen aplicando la misma política.

La censura: “Prohibir es despertar el deseo”

Fernando Ravsberg*

Ni siquiera el humorista Pánfilo, se ha salvado de la censura en la TV.
Ni siquiera el humorista Pánfilo, se ha salvado de la censura en la TV.

Hace 40 años, la censura de España e Italia prohibían la exhibición del “Último tango en París”, del director Bernardo Bertolucci, por considerarla una película obscena. Se llenaron los cines franceses de españoles e italianos que viajaban para saciar su curiosidad.

Recordé aquella historia cuando en el “banco de video” me ofrecieron los capítulos prohibidos de “Vivir del cuento”, el más popular de los programas de la televisión cubana, cuyo protagonista es Pánfilo, un jubilado encarnado por el humorista Luis Silva.

Me dijeron que la censura había impedido que se transmitieran en la televisión y enseguida le pedí que me los copiaran. “Salen como churros, todo el mundo los quiere”, me comentó el dueño del negocio mientras los pasaba de su disco duro al mío.

Copié bastantes cosas interesantes pero lo primero fue averiguar qué tema había tocado el buen Pánfilo para despertar las iras de los Dioses, al grado de no emitir los programas aun después de haberse gastado miles de pesos en su producción.

A Pánfilo le cayó la censura porque no quería un automóvil Moscovich ni de regalo.
A Pánfilo le cayó la censura porque no quería un automóvil
Moscovich ni de regalo.

Mi sorpresa fue total cuando me encuentro con que el primero de ellos trata sobre “El paquete”, ese compendio de películas, series, documentales, telenovelas y reality show que se vende en las calles de la isla y al cual acceden la mayoría de los cubanos.

Lo vi dos veces para entender por qué fue censurado y la única cosa que pude encontrar es que ridiculizan el intento de la TV cubana de producir un “paquete” oficial para competir con la versión popular, en un intento de ganar los televidentes perdidos.

El otro “Vivir del cuento” censurado es una burla sobre la tecnología soviética, en particular dirigida contra el Moscovich, un automóvil que la mayoría de los cubanos consideran el peor de los que han entrado en Cuba a lo largo de toda su historia.

Imagino que con la renovación de las relaciones con los rusos y la condonación de la deuda cubana, los censores consideraron que no convenía hacerles ninguna broma, no sea que el Presidente Putin vea el programa, se ofenda y termine con la colaboración bilateral.

El aparato de censura cree que protege las conciencias de los ciudadanos, evitándoles malos pensamientos o preguntas perturbadoras mediante una selección de los libros que se deben leer, las noticias que se deben publicar y hasta de los temas sobre los cuales se deben reír.

Abel Prieto advierte sobre lo contraproducente que puede ser llegar a censurar el “Paquete”.
Abel Prieto advierte sobre lo contraproducente que puede ser llegar
a censurar el “Paquete”.

Pero la gente no lo agradece. Cuando se homenajeó en TV a los censores de los años 70, ya jubilados, la intelectualidad provocó una tormenta de emails, con vientos de protesta tan huracanados que obligaron a las autoridades de cultura a pedir disculpas.

Es que algunos de los más importantes intelectuales cubanos de la actualidad fueron, en aquella época, sancionados, humillados y finalmente marginados, por cuestionadores, por preguntones, por incomprendidos o por pecar con personas de su mismo sexo.

La película Fresa y Chocolate –censurada por la TV cubana durante 20 años- muestra mucho más que una época marcada por la homofobia, revela la intolerancia al pensamiento individual en favor de una utópica unanimidad, que algunos parecen extrañar.

Sin embargo, ese monopolio sobre la información es hoy, más que nunca antes, un muro lleno de huecos provocados por el acceso a Internet, las antenas satelitales clandestinas, la distribución del “Paquete” y las memorias que pasan de mano en mano.

Pero aun sin todas estas nuevas tecnologías, es muy difícil modelar el alma de un pueblo mediante la censura. En España no se logró convertir a los ciudadanos en beatos, por el contrario, la sed de lo prohibido dio paso al “destape”, donde todo fue desnudos y sexo.

Seguramente ese movimiento pendular extremo es el que teme Abel Prieto -asesor cultural de la Presidencia- y por eso critica aspectos del “paquete” pero recomienda no perseguirlo, explicando que “ya nosotros sabemos lo que ocurre con lo prohibido”.

Ahora hará falta que se lo explique también a los censores para que dejen de vetar los videoclips del dúo Buena Fe por un beso entre mujeres, las críticas a la Salud Pública de Paquito en Radio Rebelde o el humor del buen Pánfilo y su grupo de jubilados.
—–
(*) Les invitamos a visitar la página de Fernando Ravsberg.

 


14 thoughts on “La censura en Cuba no produce resultados esperados

  • el 18 enero, 2015 a las 7:32 am
    Permalink

    Claro que no Gabriel, ¿porqué me preguntas?

  • el 18 enero, 2015 a las 7:01 am
    Permalink

    Y que me dices del famosísimo Tres Patines. En Latinoamérica todavía lo ponen en la radio y la TV. Yo siendo cubano solo pude disfrutar sus programas estando fuera de Cuba. A los cubanos nos identifican con los dicharachos del personaje y su forma de hablar. Especialmente con el “oye chico”

  • el 17 enero, 2015 a las 3:29 pm
    Permalink

    Así es Ibérico ni de reojo puede tocar lo sistémico de cuartar la libertad de expresión. Lo que dices de mencionar a Tañía con otro apellido, me recuerda el caso del joven que pinto un graffiti un una beca de la Universidad de La Habana en los convulsos años 90s. Decía “Abajo Fidel Perez Michel” (se acuerdan de ese galan de telenovelas?). Para contarles como se pusieron Los guardianes de la fe.

  • el 16 enero, 2015 a las 2:26 pm
    Permalink

    Alguien sabe por qué la TV cubana nunca dio el Chavo del 8? Cuando llegué a Argentina todos lo conocían y yo botá’. No entiendo, qué tendría (o que no tendría) el chavo del 8 para que lo prohibiesen así de manera tan alevosa. A Cantinflas lo daban (salvando las diferencias). Ni siquiera en los años 2000’s (ya no estaba en su apogeo) se dignaron a ponerlo…

  • el 16 enero, 2015 a las 1:11 pm
    Permalink

    ¿Porqué ese miedo a un simple micrófono?. Pues porque puede formársele la desagradable.. porque es mentiras que la mayoría los apoya, porque tienen un miedo que se cagan en los pantalones, porque así es que son los dictadores de cobardes, porque es a la fuerza que hacen creer que la gente los apoya. Pensé que eso estaba claro!

  • el 16 enero, 2015 a las 10:15 am
    Permalink

    ¿Pero qué es esto? Parece que Fernando quisiera legitimar la censura, ese “Pero la gente no lo agradece” espero que sea irónico, ¿cómo los ciudadanos van a agradecer que les regulen lo que pueden ver o no ver?, como si todos los cubanos fuesen niños a los que hay que dosificarles el contenido que pueden consumir. ¿Por qué un gobierno que se pinta a sí mismo tan justo tiene tanto miedo a las ideas diferentes? ¿Por qué no respetar la libertad de expresión y abrir debates para saber lo que piensan y sienten sus ciudadanos. La democracia no se construye (si es que de verdad quieren construir una democracia) a base de censura y dogma (tampoco a base de partidos únicos), así solo van tapando los problemas hasta que la presión de tantos problemas ocultos e ideas censuradas hace que se rompa el cerco. ¿Por qué tanto miedo a un micrófono en la plaza para que hablen los cubanos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *