¿Están el Gobierno y el PCC a la vanguardia de la sociedad?

La Noche de La Habana se ha llenado de clubs y discotecas privadas, a pesar de que en la reforma del Gobierno estas no existen. Foto: Raquel Perez Díaz
La Noche de La Habana se ha llenado de clubs y discotecas privadas, a pesar de que en la reforma del Gobierno estas no existen. Foto: Raquel Perez Díaz

 

por FERNANDO RAVSBERG

HAVANA TIMES — La primera vez que bajé por un río de montaña en una balsa de goma, el instructor nos explicó que la única forma de mantener el control es remando con mucha rapidez a favor de la corriente, de lo contrario seríamos arrastrados y terminaríamos golpeando contra las rocas.

Las reformas económicas de Cuba me recuerdan a esos ríos que toman vida propia y aumentan su fuerza en la medida que avanzan montaña abajo. Pretender imponerle un ritmo predeterminado a los cambios, es como pensar que se puede frenar la balsa en medio de la corriente.

El Gobierno parece decidido a evitar la improvisación en el terreno económico, algo que tan caro le costó a Cuba en el pasado. Sin embargo, le está resultando difícil avanzar despacio y mantener, además, el control general de los cambios que se producen en la sociedad.

La mayor parte de la ropa que venden los talleres de costura es, en realidad, ropa de contrabando “reciclada”. Foto: Raquel Pérez Díaz
La mayor parte de la ropa que venden los talleres de costura es, en realidad, ropa de contrabando “reciclada”. Foto: Raquel Pérez Díaz

Llevan años “estudiando” la posibilidad de abrir mercados mayoristas para las cooperativas y los trabajadores autónomos. También “estudian” los mecanismos que estos podrían utilizar para importar las herramientas e insumos que necesitan para su trabajo.

Y mientras las autoridades estudian y hacen planes piloto, los cubanos con más chispa crearon un sistema de importación de contenedores provenientes de México, Panamá y otras latitudes. Incluso se anuncian en Internet y venden sus productos por catálogo.

Con ellos se consigue cualquier cosa, puertas, muebles, motos eléctricas, lavadoras, refrigeradores, equipamiento de hostelería, herramientas, lámparas, aires acondicionados. Y de ellos se abastecen gran parte de los cuentapropistas, por ejemplo, los restaurantes privados.

También adquieren mobiliario e insumos las discotecas y los bares, aunque, según la reforma oficial, estos no existen. En la reforma popular, o sea, en la realidad, se multiplican como hongos y están entre los negocios más rentables, dada la tendencia del cubano y del turista a la “pachanga”.

El mecanismo es sencillo, todas las discotecas y bares tienen licencia de restaurante. Para tapar el ojo ofrecen un menú con tres o cuatro platos simples que pueden preparar en caso de inspección. “No es nuestra culpa si los clientes se dedican a bailar y beber en vez de comer”, me dice uno de los dueños.

El Gobierno permitió crear talleres de fabricación de ropa, pero prohibió importarla. El problema es que no ha puesto a disposición de los sastres y modistas, las telas, los hilos y los demás insumos que necesitan. Por lo tanto, el grueso de la ropa que venden sigue siendo contrabando.

Un emprendedor me cuenta como elude la prohibición: “mandé a hacer etiquetas con el nombre de mi tienda y contraté un par de costureras que se las cosen a toda la mercancía que traigo del exterior. ¿Quién puede decir que no hicimos nosotros mismo esa ropa?”, me pregunta.

La informática es otro terreno donde la reforma de los de abajo se le escapa de las manos a quienes gobiernan. Los profesionales del sector tienen terminantemente prohibido trabajar por cuenta propia, pero lo hacen para dentro y fuera del país.

Los más exitosos tienen páginas en las que ganan mucho dinero promoviendo negocios particulares. Otros son contratados por compañías extranjeras para programar desde la Isla. Un ingeniero me dice que no quiere emigrar, pero “me iré del país si me impiden seguir trabajando”.

Mientras el Gobierno pasa años estudiando y haciendo pruebas para abrir mercados mayoristas particulares importan contenedores de mercancías para abastecer al creciente mercado interno. Foto: Raquel Pérez Díaz
Mientras el Gobierno pasa años estudiando y haciendo pruebas para abrir mercados mayoristas particulares importan contenedores de mercancías para abastecer al creciente mercado interno. Foto: Raquel Pérez Díaz

Los ojos y oídos del Gobierno son otra pieza del rompecabezas, la “mordida” para los inspectores forma parte de los costos de producción de todos los autónomos cubanos. Con una mensualidad los encargados de vigilar el cumplimiento de las leyes se quedan sordos y ciegos.

En el “efecto dominó” cuando se empuja la primera ficha, las demás van cayendo una tras otra. Es lo que ocurre cuando se liberan las fuerzas productivas, solo se puede controlar su desarrollo si se avanza al mismo ritmo en que se mueve la sociedad en su conjunto.

En su próximo congreso, el Partido Comunista tiene la oportunidad de definir claramente el rumbo y ponerse a la cabeza. Para estar en la vanguardia es imprescindible saber hacia dónde dirigirse y caminar tanto o más rápido que el resto de la tropa, de lo contrario, se termina en el pelotón de los rezagados.

 

 


24 thoughts on “¿Están el Gobierno y el PCC a la vanguardia de la sociedad?

  • el 21 noviembre, 2015 a las 4:12 am
    Permalink

    Armando, odio visceral es el que sentimos por el dictador. No tiene nada de malo, a los dictadores se les odia.

    Si no fuera por los gusanos del exilio, hoy también estubiesen muriendose de hambre y desnutricion infantil.

    – A mi prima se le mandó la fórmula de bebé por 12meses porque desde que nació estaba desnutrido.
    – Algo tan simple y en este siglo, la potencia médica no tiene para matar los piojos, plaga tan curable como esa, y cada año escolar todos los cubanos con familiares en edad es e tienen que mandar las mochilas CON-de-TODO porque en Cuba no hay nada, ya hasta los uniformes se tienen de aquí.

    Armando, según tengo entendido, que lo que admitió Fidel fue que, la cosadesa no habia servido ni para Uds, ( me muero de la risa!!!).

    Armando, tu gobierno no ha impartido ninguna justicia igualitariamente, en Cuba hay cientos de miles de desposeídos viviendo en condiciones infrahumanas por 20 o más años en albergues, los pobres parecen que son víctimas del odio que el gobierno siente por ellos, porque la élite militar tienen dos y tres casas.

    Armando, Tu gobierno va para 57 años tropezando, cayéndose, sin querer caminar, parados esperando a ver quién los mantengan, tu no crees que ya es hora de quitarles el poder, por ineptos, corruptos y dictadores?

  • el 20 noviembre, 2015 a las 6:31 pm
    Permalink

    Compañero Armando, es inmoral y da mucha pena que usted intente de esa manera lograr lo imposible, el camarada Elio es el bufon oficial de esta web y no admitimos competencia pues Elio se ha ganado su posicion en buena lid.

  • el 20 noviembre, 2015 a las 5:19 pm
    Permalink

    Ah, menos mal que la Cuba del futuro tiene gente como Armando, que sabe quiénes son los que merecen ser llamados cubanos, los que merecen vivir en Cuba. Incluso recuerdo una frase de Fidel Castro, ¿cómo era? “NO LOS NECESITAMOS PARA NADA.” Qué bien, qué bien. Claro, hoy aquellos que no eran necesarios para nada son los que mantienen la economía cubana, así que tal vez fuera mejor no escupir para arriba.

    Entre los “errores” que dices que se cometieron, ¿cuáles pondrías? Espero que no estés hablando de las UMAP, porque estas fueron organizadas personalmente por el genio en persona. Los actos de repudio tampoco deben ser, porque se realizaban contra personas innecesarias, como tú mismo clasificas a parte de tus conciudadanos.

    Así que hay cubanos que no tienen cabida en el futuro de Cuba. Y se queda tan tranquilo. ¿Qué tú crees, Rogelio, coincides con el camarada?

  • el 20 noviembre, 2015 a las 5:13 pm
    Permalink

    Y, a pesar de eso que dices, antes de la revolución había, según Fidel Castro, diez mil cubanos viviendo fuera de Cuba, señal inequívoca (según él) de que Cuba no era verdaderamente la patria de los cubanos. Hoy hay más de dos millones. ¿Cómo es posible, te pregunto? Parecería que antes había menos necesidad de emigrar.

  • el 20 noviembre, 2015 a las 3:11 pm
    Permalink

    …en fin, la dialéctica que rige todos los procesos nos obliga a cambiar variar, emprender otros caminos, explorar otros métodos.

    Coño, ahora entiendo el porque de los viajes de Tony Castro; perdón por favor, mi corto entendimiento no me permitió percatarme que él desde su yate está emprendiendo esos nuevos caminos y explorando otros métodos (de enriquecimientoy gozadera),

  • el 20 noviembre, 2015 a las 2:54 pm
    Permalink

    Armandito:
    armandito, armandito, que hasta para ser guatacón y amoral hay un límite en esta vida, mijo
    ¿Pero quién te dijo a ti que yo quiero ser parte de un futuro en que gente como tú sea la que gobierne Cuba? Y te aclaro que no lo soy, no porque tú, que no eres nadie, lo decida, sino porque por mi santísima voluntad, no me da la gana de serlo; y no lo fui.

    “Nuestro gobierno ha impartido justicia como nunca antes se hizo en esta tierra” (…) solo se redistribuyó la riqueza entre todos y se cambio el modo de la que se hiba produciendo.”

    Aparte de que el verbo “ir” nunca va con “h” ¿De qué riqueza producida me hablas, si ni un triste vaso de leche han podido garantizarleala gente en másde medio siglo; y siguen con una cartilla de racionamiento que parece la de un getto judío de la II GM?

    (Aguántandome el estómago de risa) Lo único que han producido con eficiencia ha sido la miseria y los cientos de miles de caballerías de marabú que hoy florecen en los campos de Cuba. No te asustes si un día te convocan a un trabajo voluntario para quitarlo de la escalinata del capitolio.

    ” el problema no está en restaurar una sociedad que ya conocimos y resulta obsoleta a nivel mundial, sino en mejorar lo que tenemos, sin pesar en quien dirija y gobierne el país, sea Raúl o Diaz Canel, o el que venga ”

    Gracias por la mejor exposición de la filosofía del carnero que he leído en este blog, pero, si a ti te gusta que te pisoteen y te traten como a basura, no todos tenemos por qué ser iguales

  • el 20 noviembre, 2015 a las 2:02 pm
    Permalink

    Éste viejo se piensa de que porque nosotros no vivimos esos tiempos, somos unos ignorantes. Él parece que no se enteró cuando Silvio dijo que no sabía cuán jodida estaba Cuba. De verdad que tienen el alma enferma, éste debe ser otro guajiro que lo sacaron del Batey y le regalaron una de las casas robadas a los “burgueses” y tiene que sentirse agradecido y el alma servil hasta su muerte, uff, qué pereza!

  • el 20 noviembre, 2015 a las 1:46 pm
    Permalink

    Pues mira que yo tampoco había nacido, y los mayores de mi familia pobres, muy repobres se acordaban también que JAMÁS se acostaron con la barriga vacía, y JAMÁS dejaron de tomarse su jarro de café con leche y un pedazo de pan con mantequilla cuandose levantaban, y mi abuelo siendo un negro obrero-pobre, nadie lo descrimino para que comprara un terreno en el reparto Poey y le construyera su casa a mi abuela donde se crió mi madre y sus dos hermanos, mi abuelita me acuerdo como hoy tenía su frigidaire, su televisión, casa amueblada y cada uno dormía en su cama con su colchón. Fueron a la escuela pública y todos llegaron a estudios superiores que ahí están las fotos (si quieres te las mando) con las hermanas de Juan Almeida que vivian a una cuadra de ellos y se criaron juntos, Almeida (“Macho” como le decían) jugaba pelota con mi tío. Dice mi madre que les daban, no se si un medio, y que con un quilo o dos se compraban un masarreal y con otro un batido de trigo para la merienda. La costurera le hacia vestidos y nunca estuvieron descalzos. Que con unos centavos iban a la bodega y compraban picadillo no se si de 1ra, 2da, o 3ra pero picadillo de verdad, no la asquerosidad de ahora, y que los plátanos y aguacates cdo ya estaban muy maduros a punto de pasarse, el bodeguero se los daba de “contra”, el caso es que se podían comer su buen plato de arroz con picadillo, platanitos maduros fritos y ensalada de aguacate, o si no harina con picadillo, o bacalao con arroz, comidas que dice mi madre eran “comida de gente pobre”, y nada de eso es falso.

    Con respecto al reporte de esa asociación que leíste, yo no te lo voy a discutir, Si tenía que haber pobreza y niños desnutridos, ¿qué país no los tenía?, pero Rogelio..¿no crees que deberían meter la cabeza en un cubo de la vergüenza, por haber hecho una revolución para terminar con esas cosas, y que justamente después del 59 es que los cubanos no tengan ni un mamey, ni una frutabomba, ni una naranja para hacerse un jugo?, cuando aquí en Miami con terreno arenoso se tira una semilla y se da de todo, cuándo mas en Cuba, que tiene terreno mas fértil?. Hazme el favor Rogelio, que no estoy para boberías, que a mí guajiros que no saben ni leer ni escribir me han contado que en esos mismos 50’s criaron a sus hijos con leche de chiva, comían mucho huevo de sus gallinas, y que nunca pasaron hambre porque comían de sus tierras y de sus animales. Que hoy sus hijos “alfabetizados” con universidad no se atreven tener hijos para que bajo ese precioso sistema ideal de después del 59 tengan que tomarse un cocimiento de hojas de marabú. Do me a favor..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *