¿Están el Gobierno y el PCC a la vanguardia de la sociedad?

La Noche de La Habana se ha llenado de clubs y discotecas privadas, a pesar de que en la reforma del Gobierno estas no existen. Foto: Raquel Perez Díaz
La Noche de La Habana se ha llenado de clubs y discotecas privadas, a pesar de que en la reforma del Gobierno estas no existen. Foto: Raquel Perez Díaz

 

por FERNANDO RAVSBERG

HAVANA TIMES — La primera vez que bajé por un río de montaña en una balsa de goma, el instructor nos explicó que la única forma de mantener el control es remando con mucha rapidez a favor de la corriente, de lo contrario seríamos arrastrados y terminaríamos golpeando contra las rocas.

Las reformas económicas de Cuba me recuerdan a esos ríos que toman vida propia y aumentan su fuerza en la medida que avanzan montaña abajo. Pretender imponerle un ritmo predeterminado a los cambios, es como pensar que se puede frenar la balsa en medio de la corriente.

El Gobierno parece decidido a evitar la improvisación en el terreno económico, algo que tan caro le costó a Cuba en el pasado. Sin embargo, le está resultando difícil avanzar despacio y mantener, además, el control general de los cambios que se producen en la sociedad.

La mayor parte de la ropa que venden los talleres de costura es, en realidad, ropa de contrabando “reciclada”. Foto: Raquel Pérez Díaz
La mayor parte de la ropa que venden los talleres de costura es, en realidad, ropa de contrabando “reciclada”. Foto: Raquel Pérez Díaz

Llevan años “estudiando” la posibilidad de abrir mercados mayoristas para las cooperativas y los trabajadores autónomos. También “estudian” los mecanismos que estos podrían utilizar para importar las herramientas e insumos que necesitan para su trabajo.

Y mientras las autoridades estudian y hacen planes piloto, los cubanos con más chispa crearon un sistema de importación de contenedores provenientes de México, Panamá y otras latitudes. Incluso se anuncian en Internet y venden sus productos por catálogo.

Con ellos se consigue cualquier cosa, puertas, muebles, motos eléctricas, lavadoras, refrigeradores, equipamiento de hostelería, herramientas, lámparas, aires acondicionados. Y de ellos se abastecen gran parte de los cuentapropistas, por ejemplo, los restaurantes privados.

También adquieren mobiliario e insumos las discotecas y los bares, aunque, según la reforma oficial, estos no existen. En la reforma popular, o sea, en la realidad, se multiplican como hongos y están entre los negocios más rentables, dada la tendencia del cubano y del turista a la “pachanga”.

El mecanismo es sencillo, todas las discotecas y bares tienen licencia de restaurante. Para tapar el ojo ofrecen un menú con tres o cuatro platos simples que pueden preparar en caso de inspección. “No es nuestra culpa si los clientes se dedican a bailar y beber en vez de comer”, me dice uno de los dueños.

El Gobierno permitió crear talleres de fabricación de ropa, pero prohibió importarla. El problema es que no ha puesto a disposición de los sastres y modistas, las telas, los hilos y los demás insumos que necesitan. Por lo tanto, el grueso de la ropa que venden sigue siendo contrabando.

Un emprendedor me cuenta como elude la prohibición: “mandé a hacer etiquetas con el nombre de mi tienda y contraté un par de costureras que se las cosen a toda la mercancía que traigo del exterior. ¿Quién puede decir que no hicimos nosotros mismo esa ropa?”, me pregunta.

La informática es otro terreno donde la reforma de los de abajo se le escapa de las manos a quienes gobiernan. Los profesionales del sector tienen terminantemente prohibido trabajar por cuenta propia, pero lo hacen para dentro y fuera del país.

Los más exitosos tienen páginas en las que ganan mucho dinero promoviendo negocios particulares. Otros son contratados por compañías extranjeras para programar desde la Isla. Un ingeniero me dice que no quiere emigrar, pero “me iré del país si me impiden seguir trabajando”.

Mientras el Gobierno pasa años estudiando y haciendo pruebas para abrir mercados mayoristas particulares importan contenedores de mercancías para abastecer al creciente mercado interno. Foto: Raquel Pérez Díaz
Mientras el Gobierno pasa años estudiando y haciendo pruebas para abrir mercados mayoristas particulares importan contenedores de mercancías para abastecer al creciente mercado interno. Foto: Raquel Pérez Díaz

Los ojos y oídos del Gobierno son otra pieza del rompecabezas, la “mordida” para los inspectores forma parte de los costos de producción de todos los autónomos cubanos. Con una mensualidad los encargados de vigilar el cumplimiento de las leyes se quedan sordos y ciegos.

En el “efecto dominó” cuando se empuja la primera ficha, las demás van cayendo una tras otra. Es lo que ocurre cuando se liberan las fuerzas productivas, solo se puede controlar su desarrollo si se avanza al mismo ritmo en que se mueve la sociedad en su conjunto.

En su próximo congreso, el Partido Comunista tiene la oportunidad de definir claramente el rumbo y ponerse a la cabeza. Para estar en la vanguardia es imprescindible saber hacia dónde dirigirse y caminar tanto o más rápido que el resto de la tropa, de lo contrario, se termina en el pelotón de los rezagados.

 

 


24 thoughts on “¿Están el Gobierno y el PCC a la vanguardia de la sociedad?

  • el 25 noviembre, 2015 a las 12:11 am
    Permalink

    Ahhh, ya veo que el que vive en el país de las maravillas es Ud. Esa es de la única manera que alguien pueda defender esa inmundicia, trabajándole a un extranjero.

    Nosotros lo entendemos, aquí tenemos unos cuantos de esos que como viven por encima de la media no les importa lo jodidos que está el resto de la mayoría.

    Así mismo piensa Tony Castro, con la única diferencia de que Él, como hijo del Rey no tiene que meterse en un blog a discutir con gusanos, esa tarea se la dejan a Ud por el privilegio que tiene de trabajarle a un extranjero, mire que aquí todos sabemos como es que su gobierno ha implantado la justicia, y como conscientemente algunos lo defienden para obtener beneficios personales, la dictadura no cree en esfuerzos personales solo premia al que la apoye ciegamente.

    Por eso es que a Ud le da lo mismo que mande Raul, Canel o cualquier otro dinosaurio que le de la gana de coger el trono. Oportunistas como Ud son los que Cuba no necesita.

  • el 24 noviembre, 2015 a las 4:17 pm
    Permalink

    Oiga, fue usted mismo quien trajo su vida personal a este debate y al hacerlo a dejado al descubierto la manera conveniente que tiene de pensar. Ademas, descalificado estaba antes para opinar, (no tenia el privilegio que tu tienes) , ahora puedo hacerlo cuando quiera y donde quiera y las personas como tu no lo pueden impedir. La parte de las cosas que te resbalan es un problema intimo tuyo y yo no me meto en esos problemas.

  • el 24 noviembre, 2015 a las 9:23 am
    Permalink

    Parece que como no tiene otros argumentos, personaliza el debate, “dicen, buen Pedro, que de mi murmuras…”, su opinión personal sobre mi induvidualidad me resbala, también le puedo decir que al hacer abandono de su Patria, usted se descalificó para opinar sobre lo que aquí ocurre y sin embargo, lo leo y debato los diferentes temas, siempre que esté guiado por una buena voluntad de corregir lo mal hecho, de solucionar lo que pueda solucionarse, de mirar las cosas con un prisma constructivo.
    Lo que es inadmisible que se niegue la historia, se tergiversen las verdades, se pretenda ocultar las causas reales de los fenómenos, pues en ese caso no hay debate lógico ni leal sino vilesa y odio.

  • el 24 noviembre, 2015 a las 5:50 am
    Permalink

    En fin, usted le da ganancias a un extranjero para resolver su problema personal y de paso mantener un gobierno que prohiba a los cubanos hacer precisamente lo que ese extranjero hace en Cuba. Me parece que al tratar de defenderse , usted mismo se ha descalificado.

  • el 23 noviembre, 2015 a las 9:44 am
    Permalink

    “Sancho, si los perros ladran, es que cabalgamos”, Me alegran sus comentarios, hasta los mas groseros, generalmente se acude ala grosería y la violencia cuando no alcanzan las razones, yo solo les haría una pregunta: ¿Qué cosa de las que ¿ustedes? critican a la revolución la harían mejor y cómo? y si su proyecto es viable y razonable y trae beneficios para todos, soy el primero en apoyarlos.
    Estoy hablando de cosas concretas, no la bobería esa de tumbar a Fidel, etc.
    Tienen la palabra los grandes economistas para resolver el problema del transporte urbano, o el de la leche de los niños, o el de las mochilas llenas de cosas para la escuela, o el de los uniformes, o el del cambio de moneda o el del aumento de la productividad para aumentar salarios.
    Que estamos jodidos, lo estamos, pero no es un secreto para nadie, el partido lo reconoce, el gobierno también, las causas son tanto internas como externas, luchen desde donde están por resolver las externas que agobian a su “patria querida” que las internas las resolvemos los que nos quedamos y no perdemos las esperanzas de vivir en una patria mejor y mas linda.
    Apoyen en lugar de vociferar insultos, construyan en lugar de destruír. Pude ser que alguno lo entienda pero si nos se han dado cuenta su ideología es reaccionaria, no admiten la diversidad de opiniones y hablan de “la dictadura”, pero en definitiva ¿Qué proponen? y cuando alguien tiene una opinion diferente, se deshacen en groserías e insultos pero sin ningún fundamento lógico, sólido y viable.
    Para los que me tildan de mercenario o guataca y otras bellezas, siento decepcionarlos, desde hace muchos años trabajo en una firma extranjera, vivo por encima de la media, gano igual y puede ser que más que lo que ganan algunos en los países donde ustedes están, y no se lo debo al estado ni al partido, sino a mi esfuerzo personal, por lo que muy a su pesar, no tengo a quien guataquearle ni ninguna bota que lamer.
    Pero nada de eso me hace cambiar mi forma de ver las cosas, soy un gran crítico de la revolución y de los problemas de mi país, pero como he escrito varias veces, si quieren saber qué critico y cómo lo hago, tienen que ingresar al partido y militar en mi núcleo.

  • el 22 noviembre, 2015 a las 9:03 am
    Permalink

    10 ladrones se ponen de acuerdo para robarle a un rico, le roban y reparten la riqueza en partes iguales; pero despues cada ladron oculta lo robado de los otros por temor de que estos le roben.

  • el 21 noviembre, 2015 a las 11:15 am
    Permalink

    Jaja…Buen debate…como casi siempre en HT…Pero en Cubita tengo el tiempo contado…ya me sumare en algun momento…saludos a tirios y troyanos…

  • el 21 noviembre, 2015 a las 7:54 am
    Permalink

    armandito “armando guerra” cual es el % del PCC en relacion con el cubano de a pie 8-10%? tu crees que eso es mayoria?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *