¿Es Internet el flanco más débil de Cuba?

Fernando Ravsberg

Foto Raquel Pérez Díaz

HAVANA TIMES – EEUU crea una Task Force (que bélico suena) para “ayudar” a los cubanos a acceder a Internet. Trump -carente de la imaginación política de Obama- hace un remake de la película que produjeron ya varios de los presidentes que lo antecedieron.

La política de Washington respecto al acceso de los cubanos a la información siempre fue contradictoria. Se gastaron millones introduciendo de contrabando equipos de conexión satelital y pagaron un alto costo político con la captura de Alan Gross.

En ese mismo momento el Departamento del Tesoro exigía a las compañías que venden internet satelital que cortaran el servicio de las antenas existentes en Cuba, muchas de las cuales estaban en manos de particulares y habían entrado clandestinamente.

El alud provocado por la explosión de esa política arrastró en su caída al director de la USAID, liberó a los agentes cubanos condenados a cadenas perpetuas en EEUU y provocó el sorprendente acercamiento entre los presidentes Barack Obama y Raúl Castro.

Ahora vuelven a la carga con una Task Force para “promover el libre flujo de información” y “ampliar el acceso a Internet” en Cuba. No debería sorprender a nadie la reacción contraria del gobierno cubano, cuando detrás de esa iniciativa están Trump y Rubio.

En el 2012, el Senador Marco Rubio, revela las verdaderas intenciones: “El sistema totalitario cubano podría derrumbarse, si todos los cubanos tuvieran libre acceso a Internet, pues Cuba seguiría la misma suerte de aquellos países que pasaron la Primavera Árabe”.

3. La Fuerza de Tarea de Internet constituida por Trump difícilmente será una “ayuda desinteresada” a los cubanos.

La Habana dijo “no, gracias” a Google, cuando la empresa ofreció dar conexión a internet gratuita. A muchos les sorprendió pero ¿qué gobierno pondría las comunicaciones en manos del país que mantiene una guerra económica contra su nación desde hace medio siglo?

Además parece bastante contradictorio pretender promover el libre flujo de información cuando en Cuba se puede acceder a periódicos del todo el mundo, incluso al Nuevo Herald de Miami, un medio de prensa con una línea editorial abiertamente anticastrista.

Sin los planes de la Task Force son ampliar el acceso a los cubanos a internet, no hace falta elaborar estrategias, basta con gastarse el presupuesto de la USAID para Cuba en comprar tarjetas de acceso a la red y regalarlas a la gente a lo largo de toda la isla.

¿Quién puede creerse que la preocupación de Trump por la libertad de información de los cubanos no tiene segundas intenciones? Washington sabe que la información es el talón de Aquiles de la política cubana y apunta a donde puede hacer más daño.

Internet avanza de forma lenta pero el acceso de los ciudadanos crece, cada año se reducen los precios y se amplían los servicios. La conectividad sigue siendo menor y más lenta que en el resto del mundo pero el avance es incuestionable cuando Cuba se mira al espejo.

Mientras la sociedad digital ocupa mayores espacios, los que gobiernan la prensa siguen viviendo en la era analógica, como si nada ocurriera, tratando de rescatar un monopolio de la información que murió el mismo día en que se decidió abrir internet a la ciudadanía.

Ahora los silencios de la prensa oficial se vuelven un boomerang. El ejemplo más reciente es la carta de Olga Salanueva en Facebook que generó un debate en las redes por la exclusión del parlamento de 3 de los 5 agentes cubanos que estuvieron presos en EEUU.

4. La política de prensa cubana es una de las mayores debilidades del gobierno de Cuba en la era de Internet.

Además, al acceso a Internet hay que sumarle un factor endógeno de Cuba, Radio Bemba y su capacidad amplificadora. Juntos son una combinación capaz de eliminar cualquier censura, por muy controlados que se mantengan a los medios nacionales.

La política informativa está obsoleta, sigue inalterable ante los cambios que ocurren en el mundo e incluso respecto a los que suceden en Cuba. Políticamente es la parte más débil de la sociedad y es por eso que Trump envía su Task Force a combatir allí.

El Viceministro de Cultura, Fernando Rojas, me aseguró que las agresiones de Washington no frenarán la ampliación de la conectividad en la isla. Así las cosas la única salida parece ser cerrar la brecha que existe entre la información oficial y la vida cotidiana de los cubanos.

El profesor Juan Antonio García Borrero lo sintetiza así “Ahora que Trump acaba de anunciar su trasnochada estrategia de influir a través de Internet en el orden interno del país, se pone de manifiesto el gran peligro: nuestra incapacidad para responder con el uso creativo a tanta ínfula intervencionista”.


3 thoughts on “¿Es Internet el flanco más débil de Cuba?

  • el 2 febrero, 2018 a las 8:54 am
    Permalink

    El artículo no solamente estar parcializado sino que es manipulador. Parte sutil de la misma propaganda del gobierno cubano.
    Google no es el gobierno americano, no es enemigo de Cuba, ni nada deso. Google es una compañía americana, no es lo mismo. Y cuando Google propuso, pues el gobierno cubano se negó no porque no confía en los americanos. No. Es porque no confía mantener el poder absoluto si el pueblo cubano pueda en libertad informarse. Si así fuera dejaran entrar en Aduanas equipos como telefonos satelitales y siempre ha sido una tragedia entrar cualquier cosa que huela a eso.
    En Cuba no hay libertad de información. De expresión, esa parte se la deja fuera Fernando.

  • el 2 febrero, 2018 a las 4:51 am
    Permalink

    Fernando:

    Por favor, acláreme eso de que “en Cuba se puede acceder a periódicos del todo el mundo, incluso al Nuevo Herald de Miami,”, porque yo viví en Cuba 42 años y jamás vi eso. Dígame cómo y donde el cubano promedio tiene ese acceso. Pero el problema consiste, como Ud deja entrever en parte, no tanto en permitir internet como en permitir el libre acceso a la información por el medio que sea, radial, televisivo, escrito o digital. Al régimen cubano, como sucede con toda dictadura, le es funesto que el pueblo tenga lo que tiene cualquier país del mundo en estos momentos porque eso significa poner la descubierto el alud de mentiras, el sinnúmero de ocultamientos y la práctica sistemática de tergiversación de la realidad a que han sometido al pueblo por más de medio siglo. Sí, tienen miedo de que el pueblo vea con sus propios ojos cuánto lo han estafado, y cuán descomunal es el abismo entre el discurso oficial y la realidad dentro y fuera de Cuba. Es tan simple como eso.

  • el 2 febrero, 2018 a las 2:14 am
    Permalink

    Claro que es un flanco debil, claro que estamos en combate. La internet, dicen ellos, es un caballo desbocado
    Fernando Ravsberg no se ha, aun enterado porque nunca nadie lo ha madrugado un “Domingo de la defensa ”
    Nuestra guerra, dijo Che, es a muerte”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *