El Habeas Corpus de Gerardo Hernández

Fernando Ravsberg*

Las fotos de los 5 agentes cubanos son ya parte del paisaje de la isla. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES –  La relatora especial de la ONU sobre la independencia de jueces y abogados, Gabriela Knaul, expresó oficialmente  su inquietud por la falta de trasparencia legal y de procedimientos en los juicios contra 5 agentes cubanos detenidos en EEUU desde hace más de una década.

Al parecer la fiscalía y la jueza jugaron con cartas escondidas en la manga, impidiendo que la defensa tuviera “acceso a todas las pruebas disponibles y a los archivos documentales”. Es una violación de procedimiento tan elemental que aparece hasta en las series de TV.

Pero los desaciertos procesales no se quedan ahí, según la relatora de la ONU los Habeas Corpus presentados por la defensa son valorados “por la misma jueza que previamente estuvo a cargo de los casos”, con lo cual la convierten en juez y parte.

Para colmo de males se vislumbra la mano del gobierno de EEUU presionando a los tribunales para conseguir las condenas más duras. Antes y durante el juicio, varios periodistas de Miami habrían recibido dinero para escribir artículos contra los 5 agentes cubanos.

Realmente no parece muy legal que el Poder Ejecutivo intente influir sobre el Poder Judicial ni tampoco resulta muy ético que un periodista acepte recibir dinero del gobierno con el fin de escribir artículos para influir en el resultado de un juicio en curso.

El abogado norteamericano Martin Garbus asegura que en el periodo 1998-2001 la comunidad miamense recibió a través de la prensa escrita, radial y televisiva un arsenal de propaganda pagada por el gobierno para interferir en el proceso y persuadir al jurado.

Según Garbus, una quincena de periodistas recibieron dinero para escribir contra los 5 agentes. Al parecer algunos cobraban en secreto, ni siquiera en sus medios de prensa sabían que trabajaban para otro patrón más generoso, tanto que le pagó a uno de ellos U$D 175 000.

La Oficina de Transmisiones a Cuba del gobierno de EEUU (OCB) se vio obligada a aceptar la acusación, cuando el periodista Oscar Corral reveló que 50 de sus colegas en la Florida eran pagados por Radio Martí para hacer materiales apoyando la postura del Departamento de Estado contra Cuba.

El escándalo fue tal que el editor del mayor periódico de Miami, Jesús Díaz, despidió a varios periodistas aduciendo que no se puede “garantizar la objetividad ni integridad si alguno de nuestros reporteros o reporteras reciben compensación monetaria de cualquier entidad, en especial de una agencia de Gobierno”.

El Jefe de los agentes cubanos, Gerardo Hernandez, fue condenado a 2 cadenas perpetuas. Foto: Tomada de Cubadebate

A pesar de las duras palabras del editor, la falta ético-profesional no parece haber sido considerada demasiado grave porque unos meses después algunos de esos periodistas volvieron a trabajar en la redacción como si nada hubiera pasado.

Sin duda, se han dado tantas anomalías legales y éticas que parece lógico que la Relatora de la ONU, Gabriela Knaul, mire con recelo la independencia de los jueces en este caso. De todas formas era de esperar que fuera así, teniendo en cuenta donde se realizó el juicio.

Miami es una ciudad en la que los exiliados cubanos tienen un enorme poder político, económico y mediático. Era muy improbable que obtuvieran un trato justo estos 5 agentes confesos de vigilar e informar a Cuba de las actividades de esa misma comunidad.

El ambiente de Miami sobrepasa incluso el odio a Fidel Castro y se extiende a los ciudadanos que viven en la isla. En el mayor periódico de la ciudad aparecen diatribas asegurando que cualquier acercamiento “lo tienen que construir los cubanos sumisos del interior”.

A los que describe como “los que lo han aguantado todo, los que han colaborado en todo, los que apalean a los cubanos insumisos, los que delatan a sus compatriotas, los que los torturan, los que los arrojan al mar, los que llevan cincuenta años llenando la Plaza de Fidel y aplaudiéndolo y oliéndole el culo”.

Pero parece que a Washington no le bastaba ambiente natural de la ciudad, entonces decidieron que su aparato de información oficial “quemara” cientos de miles de dólares para inflamarlo aún más y crear un incendio de grandes proporciones a través de la prensa.

En medio de ese ambiente Gerardo Hernández fue condenado a 2 cadenas perpetuas, como para garantizar que seguirá tras las rejas aún si lograse reencarnar en otra vida. Ahora su defensa reclama un juicio justo, en una ciudad desprejuiciada, sin presiones del gobierno ni campañas de prensa.

El tema preocupa incluso a las Naciones Unidas porque como expresara el abogado estadounidense Martin Garbus “cada dólar por cada artículo, imagen o programa de radio o televisión que se gastó en este programa secreto, violó la integridad del juicio”.

(*) Publicado con la autorización de BBC Mundo.

 


10 thoughts on “El Habeas Corpus de Gerardo Hernández

  • el 30 agosto, 2012 a las 4:03 am
    Permalink

    Bueno, las habas que otros cuezcan no vienen al caso.

    Y es bastante objetivo considerar indigno hundir embarcaciones desarmadas llenas de civiles y ocasionar decenas de muertos entre ellos, en más de una ocasión. Quien sirve a un sistema capaz de acciones como ésa, por muy fanático, ignorante o adoctrinado que sea o esté, está buscándose recibir mucho desprecio.

  • el 28 agosto, 2012 a las 8:03 am
    Permalink

    sorprendente que un corresponsal de bbc, desde la habana, reporte sobre la historia del juicio, en miami, utilizando las mismas frases y relatando los mismos supuestos hechos que el periodico granma.
    yo vivia en miami por esas fechas y no recuerdo ninguna ambiente inflamado por articulos, ni editoriales panfletarias. de la red avispa y del juicio supe por algun que otro noticiero de tv. hace poco lei los documentos del juicio. asi supe en detalles, de que se les acusaba y como una buena parte de los espias colaboraron con la fiscalia.
    ah, tambien lei hace poco que el de las dos cadenas perpetuas se ofrecio receintemente para hacer tratos con la fiscalia, alegando que su abogado le habria mal-aconsejado que se declarara culpable. pero la fiscalia declino entrar en arreglos. le dijo que ya lo sabian todo y no les interesaba nada que el pudiese decirles.

  • el 28 agosto, 2012 a las 3:46 am
    Permalink

    Ricardo:
    “son necesarios y son dignos SOLO si lo es el sistema que sirven…” Eso puede ser tan subjetivo o más – de acuerdo a quien lo diga -, que el “se vislumbra la mano”…O sea, en todas partes cuecen habas…

  • el 27 agosto, 2012 a las 3:43 am
    Permalink

    // ¡Uff! //

    “Para colmo de males se vislumbra la mano del gobierno de EEUU presionando a los tribunales para conseguir las condenas más duras. Antes y durante el juicio, varios periodistas de Miami habrían recibido dinero para escribir artículos contra los 5 agentes cubanos”.

    Burdo periodismo de insidias. “Se vislumbra la mano” no. ¡Qué dato claro y creíble tiene de que los tribunales en este caso tuvieron “la mano del gobierno precionándolo”. Si no da los datos , es que no los tiene, que seguramanete no existen.

    Y los peridodistas que reciben pago del gobierno (en EEUU) lo reciben escriban sobre los espias o no, así es que no le pagan “para escribir artículos contra los espías”.

    “…5 agentes confesos de vigilar e informar a Cuba”. ¡A Cuba no informaban nada, informaban a un aparato de inteligencia abusivo y cruel!

    Los informantes de inteligencia son siempre necesarios y son dignos sólo si lo es el sistema que sirven. Y siempre tienen que estar dispuestos a sufrir consecuencias.

    “En el mayor periódico de la ciudad aparecen diatribas…” ¿En qué periódico, en qué sección, en un comentario abierto de lector, burdo periodista de insidias?

    ¡Uff!

  • el 26 agosto, 2012 a las 11:58 am
    Permalink

    El quid de la cuestión acá es deslindar por qué Cuba necesitó enviar personas a cumplir tal misión en territorio norteamericano. Una vez dicho eso con todas sus letras, se verá que todo lo demás es accesorio. ¿Quién agrede a quién?

  • el 25 agosto, 2012 a las 3:48 pm
    Permalink

    Ninguno de los cuatro comentarios tiene que ver con la sustancia del post. Parecen no tener la honestidad intelectual de decir por lo claro que están de acuerdo con la injusticia, si la comete el sistema legal norteamericano.

    En cualquier lugar del mundo las personas respetarían a quien caiga en una cárcel por proteger a su país de agresiones externas. Sólo en lo peorcito de lo que se opone al gobierno cubano se da tal grado de degradación y resentimiento.

  • el 24 agosto, 2012 a las 6:32 am
    Permalink

    Pero de que habla esta mujer. Porque no defienden a Ana Belén Monte. Quien fue una verdadera espía. Este es circo con cinco pobres presos. Porque no menciona que los testigos de la fiscalía fueron sus propios compañeros de espionaje. Por dios….

  • el 24 agosto, 2012 a las 6:07 am
    Permalink

    que manera de hablar y criticar y tirar piedras teniendo el techo de vidrio

  • el 23 agosto, 2012 a las 8:01 pm
    Permalink

    si fue ilegal, deben proceder a su favor, pero aclaro que todo esto es un juego de niños en comparacion con lo que hacen en cuba donde no hay derechos para nada, y si no pregunten por los tres jovenes fusilados en 2003. Pero Ravsberg no escribe sobre eso, nadadadadada

  • el 23 agosto, 2012 a las 4:26 pm
    Permalink

    Asi que ;a jueza es juez y parte. Seguro han copiado ese comportamiento de Cuba. Como se comporta el derecho de Habeas Corpus en Cuba?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *