Debatiendo “Temas”

Fernando Ravsberg

Havana, Cuba - Foto: Ihosvanny

HAVANA TIMES, 7 oct. — Ver en Cuba una “Mesa Redonda” en la que los panelistas no estén de acuerdo entre sí es poco común, pero que además le den la voz al público y que éste plantee sus críticas al gobierno con crudeza, es verdaderamente sorprendente.

Esto ocurrió en la sala del centro cultural Fresa y Chocolate, el último jueves de septiembre. En el panel estaban un ex ministro de economía de Fidel Castro, un conocido analista económico de la Universidad y una reputada socióloga.

El publico lo componíamos un centenar de personas de todo tipo y color, la entrada fue libre y gratuita. La gran mayoría eran cubanos pero había también algunos funcionarios diplomáticos de EE.UU. y un par de periodistas extranjeros.

El tema fue la crisis económica de los años 90. Nada más llegar nos dieron planillas para que expresáramos nuestra opinión al respecto. El hecho de que en las encuestas no se pidiera nombre ayudó a despertar la sinceridad de todos.

Mi sorpresa comienza cuando detecto contradicciones de fondo entre los panelistas, me pregunté si algo se estaría saliendo de control. Como si esto fuera poco, diferían también respecto de lo que se está haciendo en Cuba en la actualidad.

Mientras uno de los panelistas sostenía de forma tajante que cualquier apertura económica es una “concesión al capitalismo”, otro le respondía que es falso el criterio de que “estatización” sea sinónimo de “socialismo”.

En un momento clave del debate uno de ellos afirmó que los ciudadanos no tienen más que dos opciones: deben elegir entre el “modelo cubano”, imperante desde 1968, y el “modelo neoliberal” que se estableció en Rusia.

Sin embargo, fue inmediatamente rebatido por quienes creen que, entre el capitalismo salvaje y el modelo soviético, hay otras variantes posibles y que la sociedad cubana colectivamente es quien debe decidir cuál va a adoptar.

Yo no salía de mi asombro y aún no había visto lo mejor, “la opinión del pueblo”. Cuando se le dio la palabra a la gente vi pasar frente al micrófono a la mayor parte de la sociedad cubana con sus diferentes matices políticos.

Entre los jóvenes habló un socialista harto de que el gobierno decida sin consultarlo y otro cansado ya de tanto experimento. Alguien exigió que las autoridades definan claramente hacia dónde llevan al país, los comunistas críticos propusieron crear el verdadero socialismo y un anciano nos pidió que apoyemos la Revolución.

El resto no solicitó la palabra pero la emoción era tal que les fue imposible contenerse, aplaudían algunas de las intervenciones de los panelistas y guardaban un educado pero incomodo silencio cuando disentían de lo expresado.

El ex ministro fue el que recogió menos aplausos pero no parecía un asunto personal sino un rechazo al modelo encarnado en él y al que fue capaz de defender, aun a sabiendas de la escasa popularidad que tiene entre la gente.

Estos encuentros no son nuevos, la Revista Temas, dirigida por Rafael Hernández, los realiza una vez al mes sobre diferentes materias. Lo que ocurre es que durante los últimos tiempos pareciera que el nivel de debate va en ascenso.

El día que hablaron sobre Internet, entró una joven de extraña peluca. El camuflaje no evitó que todos reconocieran a una bloguera opositora. Le dieron la palabra llamándola por su verdadero nombre y también le permitieron que expresara sus ideas.

Pero el debate trasciende a Temas. Nadie puede negar que el diálogo con la Iglesia Católica es un hecho inédito. Nunca antes el gobierno se había sentado a la mesa con una organización nacional no controlada por el Partido Comunista.

Hace unos días un Babalao (sacerdote afrocubano) me entregó un video “clandestino” que circula de mano en mano. En él un economista propone tales cambios al modelo que mi amigo creía que se trataba de “alguien de Miami”.

En realidad son investigadores residentes en Cuba. Fueron considerados hasta no hace mucho como “problemáticos” pero ahora dan conferencias -filmadas y circuladas entre la gente- e incluso tienen espacios de radio para exponer sus ideas.

Conocidas son también las conversaciones de Alfredo Guevara con los jóvenes de diferentes centros de estudio. En sus opiniones y en las de los estudiantes vibra un espíritu crítico que llevaba demasiado tiempo ausente de las universidades cubanas.

No hace mucho un diplomático europeo se quejaba del inmovilismo y un periodista de EE.UU. le recordó que el gobierno reparte tierras, reduce el número de empleados del Estado, aumenta el trabajo por cuenta propia, autoriza la pequeña empresa privada, dialoga con la Iglesia Católica, conmuta las penas de muerte y excarcela a los presos políticos.

Mi colega concluyó: “es posible que ellos no hagan los cambios que Ud. aspira pero no albergue la menor duda de que el país sí está cambiando”.

Publicado con la autorización de BBC Mundo.


2 thoughts on “Debatiendo “Temas”

  • el 9 octubre, 2010 a las 1:14 am
    Permalink

    Me apena este señor, que olvido que n dejaron entrar a un grupo de aistentes, ni hablar a ramon Garcia. Y que todo esto es una catarsis a puierta cerrada para terapia de intelectuales inquietos pero disciplinados. Vamos señores, hablemos en serio.

  • el 8 octubre, 2010 a las 1:11 am
    Permalink

    Nuestro querido amigo Fernando se olvidó de llamar a Yoani Sánchez por su nombre. También se olvidó de mencionar por qué tuvo que entrar con una extraña peluca. Es decir, se olvidó de decir que ese día la entrada al debate no fue libre. Hubo un buen número de personas, incluyendo numerosos blogueros disidentes, a quienes se les prohibió la entrada.

    De hecho, gracias al disfraz, Yoani fue capaz de sortear a los guardias de seguridad.

    Existen varios videos que dan constancia de todos esos hechos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *