Cuba y su mercado negro omnipresente

Hablando de causas y consecuencias

Fernando Ravsberg*

Los revendedores del mercado negro están casi en cada esquina de Cuba y actúan de forma casi pública.
Los revendedores del mercado negro están casi en cada esquina de Cuba y actúan de forma casi pública.

HAVANA TIMES — La prensa cubana se ha lanzado a por los revendedores tal y como si se tratara de una noticia, como si recién ahora se percataran de que existe un mercado negro que “trapichea” en cada esquina del país con todo los que se pueda vender.

En el reportaje del noticiero de la TV incluso han llegado a insinuar que algunos empleados de las tiendas estatales son compinches de los acaparadores. Descubren que de la complicidad de los tenderos se abastece en gran medida el mercado negro.

Nadan en la superficie, tocan los efectos sin atreverse a penetrar en las causas de un problema que se arrastra desde hace décadas como consecuencia de una escasez crónica de productos, desde tornillos hasta colchas para limpiar los pisos.

Durante los primeros años de la revolución se le podía achacar al Embargo de los EEUU pero en la actualidad Cuba tiene relaciones comerciales con todo el mundo y puede comprar en otros mercados los productos que necesita la gente.

El desabastecimeinto es la causa fundamental del mercado negro.
El desabastecimeinto es la causa fundamental del mercado negro.

No parece ni siquiera un problema financiero porque los productos están y desaparecen de forma intermitente. La espuma de afeitar puede perderse completamente un par de meses y de un día para otro reaparecer en todas las tiendas.

Esos vaivenes son los que permiten a un grupo de listos acaparar y revender después a un poco más de precio esos productos. Es la falta de previsión y planificación a la hora de importar lo que provoca estos baches que facilitan la actividad de los acaparadores.

No cabe duda de que Cuba tiene una economía planificada, el problema radica en saber si está bien planificada. En realidad, desde hace décadas, en el comercio interior hay un caos que nunca ha podido ordenarse ni siquiera mínimamente.

Por estos días una colega de la prensa extranjera hacía notar que, en el mismo momento en el que se desapareció el papel higiénico de las tiendas, un supermercado habanero ofertaba latas de perdiz en escabeche que nadie compra.

¿Quién decide comprar estos enlatados de lujo en un momento en el que las estanterías de las tiendas están casi vacías?. Esa historia recuerda demasiado a la de aquel funcionario que importó a Cuba de una máquina para barrer nieve.

Junto a cada tienda del país hay personas ofreciendo los productos que acapararon días antes.
Junto a cada tienda del país hay personas ofreciendo los productos que acapararon días antes.

Mercado y consumo

El sistema de comercio interno no necesita “ajustes de modelo” sino un cambio radical, un nuevo modelo. Empezando por las importadoras, empresas burocráticas que desconocen los intereses de los consumidores y compran sin ton ni son.

Muchos de sus empleados reciben comisiones de los proveedores por lo que no priorizan lo intereses nacionales sino los de su propio bolsillo. A ellos pagaban los empresarios extranjeros corruptos recientemente juzgados y condenados a prisión.

Para planificar se debería empezar por hacer estudios de mercado, conocer las necesidades de los consumidores y decidir las compras a partir de ahí. Se trata de adquirir los productos que la gente necesita y en cantidades acordes a la demanda.

Planificar significa ser capaces de organizar los ciclos de las importaciones para que haya un abastecimiento fluido, sin agujeros negros como los que abundan en el comercio interior de Cuba en cualquier rubro que se toque, desde la leche hasta la madera.

A veces ese caos tiene altos costos para la economía nacional como cuando se paran los buses porque no compraron a tiempo los repuestos, escasea la madera para hacer los cajones de recoger las cosechas o se para un central azucarero por falta de previsión.

Todo el sistema de comercio interno está penetrado por el mercado negro.
Todo el sistema de comercio interno está penetrado por el mercado negro.

Incluso en la venta de uniformes escolares, a precios subvencionados por el Estado, se crea el malestar por la falta de tallas. Un problema que las tenderas están siempre dispuestas a resolver cobrándoles un dinerito extra a los padres del niño.

Todo el sistema de distribución está podrido, los importadores cobran comisiones, los tenderos venden a trasmano, los carniceros roban parte del pollo, los bodegueros le echan piedras al frijol, los agros alteran las pesas y los panaderos se llevan la harina y el aceite.

Y en medio de todo ese caos está el consumidor cubano, el cual no tiene ni siquiera una defensoría donde reclamar sus derechos cuando le venden picadillo de carne podrido, un par de zapatos viejos o un refrigerador que chorrea agua.

Sin duda la especulación es una actividad despreciable pero no es la causa del mercado negro. Se podrá iniciar una nueva campaña contra los acaparadores pero no tendrá más éxito que las anteriores mientras no se cree un sistema comercial eficiente.
—–
 (*) Visita el blog de Fernando Ravsberg.

 


23 thoughts on “Cuba y su mercado negro omnipresente

  • el 25 agosto, 2014 a las 3:09 pm
    Permalink

    Jajaja, Sergio, fumese usted a la cretina y los demás pueblos a sus respectivos gobernantes. Es hora de que aprendan que no sólo siendo cálidos, ni buena gente se consigue un destino mejor, cuantas elecciones ya han tenido en Argentina y Venezuela y han optado en votar por ellos ?. Embriaguense ahora con el humito del porrito que escogieron, que aquí en Miami nadie los escogió, y sera más propio que a Obama se lo mandemos a ustedes tan pronto salga para que la basura se quede allá.

  • el 24 agosto, 2014 a las 10:28 am
    Permalink

    Es una pena ver a pueblos hermanos nuestros como Cuba o Venezuela esten padeciendo esto por una banda de ladrones como son sus actuales gobernantes, y ni hablar de mi pais Argentina, porque los pueblos nos unimos y tomamos una balsa, los ponemos a Maduro, a los Castro y a Cristina Kirshner y los mandamos pa Miami??, jajaja, y que se los fume Obama.
    Tenemos, toda latinoamerica unos pueblos excelentes, gente calida, buena gente que todos los dias se levanta a trabajar por su familia y por un destino mejor, debemos todos aprender a votar o a aprender a vivir sin politicos, total, para que los queremos.
    Un abrazo a ese gran Pueblo de Cuba y Venezuela!!! Arriba latinoamerica carajo!!!

  • el 24 agosto, 2014 a las 7:52 am
    Permalink

    Gusana , no se te va una !!.. Pues si , en you tube sale un guajiro con dos auras cojidas por las patas y otro le prgunta que va hacer con eso y el tipo le contesta que hay que vivir!! . El otro animalito que se desaparece de vez en cuando es el gato, Que dios nos bendiga!.; pero despues de todo , el gobierno vendia masa carnica, ?que animal es ese?. Hay varias decenas de filmaciones en you tube que parten el alma, Y todo eso lo tapan con 0 informacion y mucha consigna.

  • el 24 agosto, 2014 a las 2:07 am
    Permalink

    “Gallina prieta”=aura tiñosa
    “Enfermera”= pollo de granja, “con ropa”=con plumas, “sin ropa”=matada y desplumada
    “Tilapia de potrero”=vaca

  • el 23 agosto, 2014 a las 7:51 am
    Permalink

    Jajaaa, ya voy y veo..

  • el 22 agosto, 2014 a las 10:44 am
    Permalink

    Jorgito, ya se te olvido hacer la cola del plan java en el walmart cubano?.ja ja ja

  • el 22 agosto, 2014 a las 9:22 am
    Permalink

    Estas equivocado luis, el Home Depot es lo que llaman “Vertedero social Club” y cuidado con lo que dices que ese si que tiene de todo para fabricar un llega y pon. la revolución de los humildes y para los humildes, tenia razón El Flema.

  • el 22 agosto, 2014 a las 8:20 am
    Permalink

    jejejejej

    CUC DISCOUNT!!!!

  • el 22 agosto, 2014 a las 8:16 am
    Permalink

    Miranda , actualizate, entra en youtube para que veas un guajiro con dos “gallinas prietas”, que recogio en el campo para comersela, sino sabes lo que es una gallina prieta, te lo dejo de tarea.

  • el 22 agosto, 2014 a las 6:44 am
    Permalink

    Jajaja, así como dice Luis V, en las bodegas y farmacias cubanas ponen cajas y latas vacías en las estanterías, de adorno.
    Lo que no se es si lo hacen por iniciativa propia de los trabajadores o si es una instrucción de arriba para que no se note el peladero.

  • el 21 agosto, 2014 a las 9:09 pm
    Permalink

    Inconcevible!!! Muchacho cada día que vivo oyendo estas barrabasadas me doy cuenta que si, y te soy sincera, siempre sentí nostalgia, pero por favor lo de Cuba se pasa de castaño oscuro. Donde quiera que te viras es una calamidad, un país donde nada evoluciona, esas pesas son para coger balcones. A mi me da mucha lástima.

  • el 21 agosto, 2014 a las 5:37 pm
    Permalink

    Y la primera foto es el “Home Depot cubano”. Miranda de la que te salvaste, si tu mama no arranca contigo para aca , ahora estuvieras tu en una bodega como la de la foto preguntando si vino la leche en polvo o el yogurt de soya , Ja Ja Ja.

    Miranda , fijate en las pesas del Walmart cubano, las mismas que estaban ahi en el 59.

  • el 21 agosto, 2014 a las 2:20 pm
    Permalink

    ¿El “Walmart cubano”? (Con tremenda falta de aire por la risa) ¡Si la bodeguita de barrio que tienen dos cubanos en la esquina de mi casa es la que parece Walmart al lado de ese tienda deprimente y semivacía!.

    Denle suave, caballeros.

  • el 21 agosto, 2014 a las 1:34 pm
    Permalink

    Hazme el favor!! que despues de lo de los bistec de frazada de piso, y los condones derretidos arriba de las pizzas, Esto ya es lo ultimo que tenia que oir, que todas esas latas esten pegadas con crazy glue?, pero Dios mio estan locos? Y todavia dice el rufian que se mete aqui, que nosotros nos auto-engañamos…

  • el 21 agosto, 2014 a las 11:31 am
    Permalink

    Hay que hacer una aclaracion en este post para los que no son cubanos o se han ido hace tiempo, la segunda foto es el “Walmart cubano” . Las cajas y latas que ven ahi en la foto, son de adorno , posiblemente esten pegadas a la madera. Quien no lo a vivido , no lo creeria!.

  • el 21 agosto, 2014 a las 10:23 am
    Permalink

    Creo que Ravsberg no se ha enterado aún, que la planificación centralizada por su propia estructura sólo genera la economía de la penuria. Hay un debate largo y enjundioso sobre ese modelo hecho por economistas marxistas y liberales, y muchos funcionarios de los ex países socialistas que, desde los años 50 en lo adelante, han explicado hasta la saciedad la imposibilidad de enterarse y satisfacer oferta y demanda.
    Son problemas de comunicación económica interna del sistema, siempre al margen de la realidad e intereses creados que imposibilitan reconocer la demanda real. Así se planifica al margen de los consumidores. Siendo un problema estructural hay que decirlo en estos términos y no soslayando que es un problema sistémico. Los burócratas incapaces no son más que parte de la estructura que los crea y los alimenta.
    La pregunta sería:¿Por qué el gobierno cubano insiste en la planificación centralizada a pesar del desastre económico?

  • el 21 agosto, 2014 a las 10:05 am
    Permalink

    No hay que hacer ningún estudio de mercado que eso nos costaría dinero a los cubanos.

    Hay que liberar el comercio exterior y el interior. Que se permita importar y exportar libremente, sin necesidad de viajar, para quitarnos esa fea imagen de las mulas como sí estuviéramos en tiempos de Mahoma.

    Que quien quiera y pueda, importé lo que suponga que luego va a poder vender. No hace falta mandar un comprador con una maleta de dinero a la Zona Libre de Colón, basta enviar un email con la orden de compra.

    Sin estudios de mercado, van a pedir contenedores de aceite, jabón, tornillos, llantas, zapatos, bombillos…. Todas las cosas de primera necesidad que el sentido común sabe que se van a vender.

  • el 21 agosto, 2014 a las 9:23 am
    Permalink

    Estimado, el problema es que los izquierdistas tercermundistas (y también del primer mundo) cantan loas a la revolución cubana y al sistema imperante en Cuba, pero lo hacen desde la comodidad de una barriga llena, por lo general un trabajo bien remunerado, un auto para la familia y una buena casa para vivir. Cantan loas pero nos dejan desangrar. No puedo olvidar los años durímos de los 90, la inmensa mayoría del pueblo cubano pasando hambre, quién de esos izquierdistas fue a compartir el hambre del pueblo cubano? quién envió alimentos? Cuántos de los países a los que Cuba ayudó historicamente enviaron siquiera una lata de leche condensada a los niños cubanos. Cuba entera es una gran mercado negro, practicamente todo se compra y se vende, quién va a dejar a un padre enfermo y viejo sin su vaso de leche en la mañana? le compra la libra de leche en polvo al primero que pase, aunque sepa que se la robó digamos en la bodega; así es con todo, el que diga lo contrario es un tremendo mentiroso, es un faquir que se alimenta del aire, o tiene todos sus problemas resueltos (averiguar como). Saludos.

  • el 21 agosto, 2014 a las 9:08 am
    Permalink

    Muy buen articulo. Una de las fuentes de suministro del mercado negro son las personas que viajan al extranjero fundamentalmente las mulas. El estado ya trata de cortar esta fuente de abasto mediante una nueva ley de aduana. Para eso se ha sido agil. Esas personas pagandose su pasaje pagando todos los derechos de aduana, comprando en diferentes paises, vendiendo en esquinas o portales aprecios por debajo de los estatales montan un negocio que les da ganancias y se insertan en el mercado cubano (negro pero mercado al fin). El estado con empresas con todas las facilidades de importacion todos los locales a su disposicion vende productos de baja calidad a precios prohibitivos. Para resolver la ineficiencia de esas empresas importadoras no se ha realizado ninguna accion (aparte de meter preso cada cierto tiempo a un grupo de funcionarios de cada importadora por cohecho, soborno, y enriquecimiento ). para eso no hay agilidad.

  • el 21 agosto, 2014 a las 8:26 am
    Permalink

    En este mercado negro también se comercian armas bajo sacos de azúcar y la contraloria y la asamblea nacional con la chambelona en la mano

  • el 21 agosto, 2014 a las 8:13 am
    Permalink

    Mientras que el comercio interior y exterior sea competencia exclusiva del gobierno y fuente de enriquecimiento de sus funcionarios a todos los niveles, jamas se acabaran estos problemas endémicos del socialismo real. Hay demasiados millones en comisiones y trafico de influencias generadas por un sistema totalmente inviable que beneficia a una elite privilegiada y salpica a los burócratas de turno.
    ..

  • el 21 agosto, 2014 a las 7:50 am
    Permalink

    Ravsberg, te has contagiado con el estilo aclamatorio y aleccionador del editorialismo cubano. ¿síndrome de estocolmo? ¿no estarás buscando un puesto de asesor en el ministerio de la abundancia?

  • el 21 agosto, 2014 a las 7:30 am
    Permalink

    Esto lo digo como un cubano que toda su vida ha vivido y reflexionado sobre el tema: un sistema y un gobierno que no logran sostener al país sin miseria durante décadas, son un fraude total, una gran estafa… Sobre todo por la gran pérdida de tiempo de millones de cubanos… Si pensamos que tiempo es dinero, estamos pasando por el robo más grande de la historia. Yo, un enamorado de la llamada Revolución cubana, no aceptó más que millones de izquierdistas en el mundo sigan sosteniendo su enamoramiento y su ilusión de la gran Cuba revolucionaria a cambio del sufrimiento de los cubanos. Un gobierno como el actual no puede ser reclamando oportunidades para sacar adelante a un país que tiene hundido en la imposibilidad. Este gobierno debería pedir públicamente perdón al menos a todos aquellos que han perdido hasta su vida en promesas incumplidas y llamar a elecciones libres. Y basta ya con toda la gloria que constantemente se construye diciendo que no le interesa tal gloria. La compasión es lo único que le falta para ver suben 20 años tenemos otros problemas, pero todas las libertades para resolverlos!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *