Cuba y los ojos del pescado

Fernando Ravsberg*

En las entradas de las tiendas de Cuba siempre hay un grupo de personas ofreciendo a los clientes los productos que acapararon unos días antes. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — El periódico del Partido Comunista pone el grito en el cielo porque las madres cubanas se han quedado sin pañales desechables para sus hijos y acusa a los “inescrupulosos” revendedores de acapararlos para luego ponerlos en venta a mayor precio.

Dicen en Cuba que hay quien compra pescado y después le tiene miedo a los ojos. Si abren la economía al mercado se deberían conocer bien sus leyes para elaborar políticas que protejan a los más humildes de las prácticas comerciales abusivas.

En la isla esto no es nuevo, existe desde que hay escasez, pero en la economía de la libreta de racionamiento era una actividad ilegal. Hoy, sin embargo, no se puede arrestar a nadie por comprar todas las existencias de un producto, siempre que pueda pagarlo.

No pretendo justificar a los especuladores, quienes generalmente aparecen en los malos tiempos, de cualquier país y sistema. Son individuos que se aprovechan de las necesidades de la gente para ganar dinero haciéndoles la vida aún más difícil.

A veces llegan de forma artificial, recuerdo que durante el gobierno de Salvador Allende en Chile se encontraban bodegas repletas de productos de primera necesidad, acaparados para generar malestar en la población y derrocar al presidente electo.

Pero no me parece que sea el caso de Cuba donde la oposición es mínima, está atomizada y no cuenta con la infraestructura para semejante operación. Aquí se trata de simples especuladores que crean escasez artificial para ganar dinero inflando los precios.

El procedimiento es sencillo: se trata de encontrar un producto de mucha demanda popular con poca presencia en las tiendas, donde se debe tener buenos contactos para saber qué día entra el contenedor, información privilegiada que les permite llegar primero y comprarlo todo.

Hay mucha gente dispuesta a pagar el doble con tal de tener pañales desechables para el niño o el abuelo, frazadas de piso, pasta de dientes, el codo de media para reparar la tubería o el cable eléctrico imprescindible para solucionar un cortocircuito.

Cuando un producto escasea inmediatamente se pone la maquinaria en marcha y ocurre a plena luz del día. Cada local comercial está rodeado de personas que acosan a los clientes ofreciéndoles los productos y advirtiéndoles que no los encontrará dentro.

No soy muy ducho en economía, por eso solo se me ocurren un par de soluciones a la especulación. Una es la bien conocida libreta de racionamiento y la otra la saturación del mercado, generando una mayor oferta que impida la reventa a sobreprecio.

Esta casa de cambio del Estado, con pocas denominaciones de billetes, es un ejemplo de porque en Cuba muchas personas optan por acudir al mercado negro para canjear dinero. Foto: Raquel Pérez

En ocasiones es solo un problema organizativo. Muchos cubanos y extranjeros cambian sus euros a particulares para evitar las enormes colas de las casas de cambio del Estado, las que a veces ni siquiera cuentan con el suficiente efectivo.

Parece como si nadie hiciera el cálculo de cuánto dinero más recaudaría el Estado si sus Cadecas tuvieran las ventanillas suficientes para que los clientes puedan acceder rápidamente al canje de moneda. Se ahorran centavos para perder millones.

Si cuando vacían de pañales una tienda, ésta fuera reabastecida inmediatamente, los especuladores tendrían que venderlos a un menor precio, perdiendo así parte del capital inicial, con lo cual probablemente buscarían otra actividad más lucrativa.

Muchas veces ni siquiera se trata de pobreza, no creo que Cuba carezca de la capacidad financiera para importar frazadas de piso. Se trata de su lentitud burocrática, tapizada de papeles inútiles y pomposos comités sin poder, especializados en reuniones innecesarias.

Esa incapacidad organizativa del Estado es la que aprovechan los especuladores. Y el problema podría agravarse dado que el gobierno tiene entre sus planes continuar abriéndose al mercado y eliminar totalmente las subvenciones a los productos de primera necesidad.

Si en el futuro se va a optar por subvencionar solo a las personas de bajos ingresos, el Estado debería pensar en cómo evitar que éstas se vean obligadas a pagar precios artificialmente inflados por la acción de un especulador capaz de acaparar, retener y vender.

Sería bueno mirarse en el espejo de una España que atraviesa la mayor de sus crisis por no ser capaz de ponerle reglas al mercado para evitar la especulación financiera e inmobiliaria. Aprender de los errores de los demás es un claro síntoma de inteligencia.

La ventaja de Cuba es que sus líderes no “adoran” al mercado, la desventaja es que conocen poco sus reglas, tras medio siglo de “planificación socialista”. Y la peor de las tentaciones es pensar que el asunto se resuelve utilizando a la policía en vez de la economía.
—–
(*) Publicado con la autorización de BBC Mundo.


10 thoughts on “Cuba y los ojos del pescado

  • el 20 julio, 2013 a las 5:30 pm
    Permalink

    El sr. Rasvberg siempre torea sin acercarse mucho al toro.El sabe de lo peligroso de los taros.

  • el 20 julio, 2013 a las 5:27 pm
    Permalink

    Marx esta muerto.Muchos desmanes en su nombre.Y muchos,muchos muertos.
    Dejelo tranquilo,sr. Campos, Nadie lo va extrañar.

  • el 19 julio, 2013 a las 9:33 pm
    Permalink

    Todo está claro, monopolio, cualquier, de particulares o del estado, conduce a lo mismo. !Abajo los monopolios!. El mercado en el socialismo es una necesidad. Los que han estado en contra responden a sus intereses burocráticos monopolistas. ¿Cómo sería posible desarrollar el cooperativismo, sino en libre competencia con los productores capitalistas? Será el aumento de la producción y la productividad de los trabajadores libres asociados que harán con gusto su trabajo, para beneficio de ellos y de sus comunidades, los que en su desarrollo superarán económicamente al trabajo asalariado qe caracteriza el capitalismo. Y desde luego eso será posible y más fácil en cualquier país capitalista de libre mercado donde se impida el monopolio, que en una economía “socialista” controlada por el estado que explota trabajo asalariado. El capitalismo de estado monopolista es la fase suprema del capital a la que aspiran los más empedernidos capitlistas, el mayor nivel de concentración del capital. Lo que Marx ni nadie imaginó es que fueran los “comunistas” los que llegarían primero a ese “nivel de desarrollo”.

  • el 19 julio, 2013 a las 7:25 am
    Permalink

    Estoy muy de acuerdo en que si ETECSA ( Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, Sociedad Anonima), el MINFAR es propietario de la misma, miren Uds, ese el monopolio de la informacion en Cuba, tienen un servicio de telefonia PESIMO, el peor del planeta, sin embargo el mas caro, lo de las casas de Cambio es un hecho tambien; pero el GRAN PROBLEMA en la Isla es que el cubano debido a la gran carencia de INFORMACION que ha tenido, y al LAVADO DE CEREBRO mediante DESINFORMACION, de la cual la misma PRENSA OFICIAL es responsable, durante mas de 5 decadas, donde el cubano no tiene idea, o si la tiene, es bien pobre, de como se vive en sociedad de Mercado, AL FINAL IGUAL HAN TENIDO QUE PARAR AHI, ECONOMIA DE MERCADO ( concepto muy censur ado en Cuba); esta mas que claro que el gobierno de Cuba es una Dictadura, este termino (DICTADURA), aplica desde el punto que el gobierno dicta, y no hay una votacion sobre tal o cual ley, el gobierno en este caso dicta la ley, sin importar ni analizar el derecho u opinion del pueblo. HOY SE ESTAN MIRANDO LOS RESULTADOS CLARAMENTE, toda la materia que apesta y que han dejado atras en su andar, esta saliendo a flote, hace 2 dias para colmo les agarran un barco coreano con material militar, violando todo tipo de ley y acuerdo internacional, y dando una razxon sin sentido como explicacion :” Las armas son obsoletas, y Cuba tiene todo el derecho a defender su soberania”- DEFENDERLA DE QUIEN? QUIEN ES LA AMENAZA,…. ??? – > E se gobierno y sus gobernantes son los que se tienen que salir del plato, NO SABEN NI NUNCA HAN SABIDO GOBERNAR, GOBERNAR NO ES TENER CONTROL MEDIANTE LA FUERZA, ESO ES DICTADURA Y ABUSO, ESTAMOS EN EL 2013!!! – FUERA ESE GOBIERNO Y TODO LO QUE TENGA QUE VER CON EL, CAMBIE LA BOLA, ABRASE CUBA AL MUNDO Y EL MUNDO A CUBA ! – como dijo el Papa-

  • el 18 julio, 2013 a las 3:07 pm
    Permalink

    Periodista UD usa el sentido comun y desde la perspectiva de un ciudadano cuando cuestiona”Parece como si nadie hiciera el cálculo de cuánto dinero más recaudaría el Estado si sus Cadecas tuvieran las ventanillas suficientes para que los clientes puedan acceder rápidamente al canje de moneda. Se ahorran centavos para perder millones. “pero mirelo desde la perspectiva del poder:Los que lo ostentan no necesitan comprar desechables,cambiar dinero en la cadeca,limpiar el piso con frazada ni “Luchar el fula” y es mas sencillo e intimidante usar la policia en vez de la economia,pues si usan esta ultima tendran que aceptar la existencia de otros ricos ademas de ellos y,ni en eso le gustan la competencia y ademas,resultan un mal ejemplo pues esos no dependen del estado y por tanto son independientes y eso el peligroso .Lea este articulo y vera la posicion oficial..Prosperidad es cultura..http://granma.co.cu/2013/07/18/nacional/artic09.html

  • el 18 julio, 2013 a las 1:23 pm
    Permalink

    jajajajaja Eso es una haz lo que yo digo pero no lo que yo Hago.. Aqui se habla de la mismas Cuba que Tiene una ETECSA que controla totalmente en Cuba tanto la internet como la telefonia movil y tiene los precios por el techo, y como esto mucho mas. Si ETECSA en Cuba tuviera competencia se muere de hambre, yo no estoy a favior de los especuladores o acaparadores, solo que es muy hipocrita del gobierno tratar de criticar esta actitud. Aqui todo deja de salir al mercado, que en un pais se desaparesca el papel sanitario, o las colchas de limpiar o la panales desechables solo da la idea de que es una locurita para la gente ;).

  • el 18 julio, 2013 a las 1:08 pm
    Permalink

    Si como tu quieras pero mira tengo comida toda la que quiero cada día en mi mesa y cualquier cosa que quiera también a precios razonables sin embargo en Cuba no es así.
    No es esto una demostración clara que el mercado funciona?

    Es exactamente la mano invisible quien guía a estos especuladores de que habla Fernando.
    Cada problema se puede resolver de diferentes maneras hay soluciones bien malas, malas, mediocres y buenas.

    Usar libreta de racionamiento es la peor solución posible.
    Fijar precios también esta al mismo nivel.

    Usar la policía no es factible y es tan mala o peor que las dos anteriores.

    Saturar el mercado es un poco mejor pero no factible.
    la solución optima es dejar que el mercado mismo se auto organice.

  • el 18 julio, 2013 a las 11:51 am
    Permalink

    Eso no sera una soslucion cuando dos economias tan desiguales como Cuba y los EUA no habra un balance, la “mano invisible no existe” por eso es que los bancos causaron la debacle mundial, por eso el mercado de hogares colapso etc etc etc. Tiene que haber reglamentacion, Keynes lo propuso Roosevelt lo implemento y en los EUA cada vez que tumba la reglamentacion todo se cae como un castillo de naipes. Bellezas del capitalismo!

  • el 18 julio, 2013 a las 10:55 am
    Permalink

    El problema es consecuencia del monopolio del estado sobre todos estos mercados. Si el estado se sale de esto se acaba el monopolio. Es esencial que el estado no sea remplazado por otro monopolio privado por que entonces es el mismo problema de nuevo.

  • el 18 julio, 2013 a las 10:50 am
    Permalink

    Fernando, si te has fijado en los aeropuertos y cines en países capitalistas libres los precios usualmente son mas altos que fuera de esos lugares. La razón que esto ocurre es por que los clientes no tienen otra opción que la que se da. O lo tomas o lo dejas. En ingles se le llama captive market. (Mercado cautivo).

    Este es el caso cubano. Y es lo que explica lo que describes arriba.

    La solución es mucho mas sencilla de lo que propones.
    El estado lo que tiene que hacer es salirse del negocio de controlar la mercancía y los precios y dejar que cualquiera pueda importar lo que quiera y venderlo. La competencia llevara a que los precios se minimicen.

    http://en.wikipedia.org/wiki/Captive_market

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *