Cuba: un debate que vale la pena

Fernando Ravsberg*

En Cuba son sumamente apasionados para discutir de política y de beisbol, dos temas en los que hay poca cultura del debate. Foto: Raquel Pérez
En Cuba son sumamente apasionados para discutir de política y de beisbol, dos temas en los que hay poca cultura del debate. Foto: Raquel Pérez

HAVANA TIMES — He tomado la decisión de hacer caso a las recomendaciones que he recibido de parte de algunos participantes a lo largo del tiempo. Así que recogiendo sus criterios elaboré una lista de las personas que no podrán publicar más sus opiniones.

Todos los cubanos que viven en Cuba y tienen opiniones favorables a la Revolución porque seguramente se trata de “agentes de la seguridad especializados en navegar por internet para expresar criterios que justifiquen cualquier acción del gobierno”.

Y a los que escriben desde la isla en contra del sistema también porque me aseguran que “lo hacen desde el cibercafé de la embajada de EEUU. Copiando y pegando en Internet artículos difamatorios con el fin de generar opiniones desfavorables”.

Quedan eliminados además los cubanos que desde el extranjero defienden el socialismo porque algunos me explican que “son unos farsantes que se refugian en el capitalismo, en busca de la abundancia material que no encontraron en su país”.

No publicaremos más los comentarios de los cubanos que viven en el extranjero y atacan al gobierno porque “no se quedaron a luchar y ahora, desde lejos, les exigen a sus compatriotas que hagan lo que ellos no tuvieron el valor de hacer”.

Especial censura tendrán los ciudadanos de otros lares que atacan a la Revolución, ellos “deberían preocuparse Afganistán, donde asesinan miles de personas. Cuba es un asunto de los cubanos y nosotros resolveremos nuestros problemas sin que nadie se inmiscuya”.

Podríamos a partir de este post empezar a rebatir las ideas sobre Cuba con argumentos y sin descalificar a la persona, como cuando estamos frente a frente. Foto: Raquel Pérez
Podríamos a partir de este post empezar a rebatir las ideas sobre Cuba con argumentos y sin descalificar a la persona, como cuando estamos frente a frente. Foto: Raquel Pérez

Y para ser justos también eliminaremos a los extranjeros que defienden el socialismo tropical porque “no saben de lo que hablan y desconocen los sufrimientos del cubano. Además, si tanto les gusta por qué no se van a Cuba a vivir de la libreta”.

Tampoco debería seguir escribiendo Fernando Ravsberg, que “se cuida de no ofender al gobierno para seguir viviendo la buena vida en Cuba con las libras que le pagan en Londres”. Un dinero que para otros “lo condiciona a buscar defectos en la revolución”.

Cambiar la mirada sobre Cuba

El problema es que al terminar de enumerar a los descalificados me encuentro con que el blog podría desaparecer y con él un rinconcito donde hablar, desde diferentes ópticas, sobre la realidad cubana. Así que volví a hacer la lista pero esta vez para incluir a:

Los cubanos que desde Cuba expresan opiniones a favor de la revolución. Ellos son personas que, a pesar de las dificultades que viven cotidianamente, creen que existen más aspectos positivos y a todos nos debería interesar saber cuáles son.

También aquellos ciudadanos que desde la isla escriben en contra del gobierno porque son capaces de expresar sus criterios aunque estos no sean del agrado de las autoridades. Además de que permiten contrapesar las opiniones del grupo anterior.

Sumaremos por supuesto a los emigrados que hoy viven en otras naciones y a pesar de eso defienden el socialismo. Aunque se hayan ido, reconocen los logros de la sociedad cubana y tienen el contexto para compararla con otros países.

Y a los cubanos que critican al sistema desde el extranjero, son gente que aunque hayan logrado el sueño de vivir en una sociedad diferente no olvidan a su patria e insisten en pedir los cambios que creen que harían de Cuba un país mejor.

Daremos espacio a los extranjeros que atacan a la Revolución porque al fin y al cabo si les interesa más Cuba que Irak o Afganistán están en su pleno derecho, el ciberespacio es para todos y según Jose Martí no hay más patria que la humanidad.

El problema es que si siguiéramos el consejo de censurar a unos y otros terminaríamos dejando de hablar sobre Cuba. Foto. Raquel Pérez
El problema es que si siguiéramos el consejo de censurar a unos y otros terminaríamos dejando de hablar sobre Cuba. Foto. Raquel Pérez

Pero entonces habrá que oír a los ciudadanos de otros países que defienden el socialismo cubano, ellos tienen derecho de opinar sin tener que montarse en un avión junto a sus padres, hermanos, esposas, hijos y amigos para venir a vivir en Cuba.

Finalmente reivindiqué también mi derecho a seguir escribiendo los post porque, teniendo la opción de vivir tranquilo y sin meterme en problemas, me convertí en una especie de sparring que un día ataja los golpes de la esquina azul y el otro los de la roja.

La realidad de una y otra lista no cambia en lo más mínimo, solo cambia la percepción que tenemos de quienes participan de este pequeño debate semanal. Por eso tal vez podríamos empezar a rebatir las ideas con argumentos y sin descalificar a la persona.

Deberíamos aprovechar este post para conversar sobre como conversar, dejando de acusarnos unos a otros de “batistianos” o “esbirros de Castro”. Expongamos nuestros criterios sobre cómo dialogar sin ofender ni excluir al que piensa diferente.

En teoría todos estamos de acuerdo, unos aseguran que el socialismo garantiza la participación del pueblo y los otros dicen que la democracia occidental es la única que brinda libertad de expresión. Pues llevemos a la práctica nuestros discursos empezando por nosotros mismos.
—–
(*) Publicado originalmente por BBC Mundo.



19 thoughts on “Cuba: un debate que vale la pena

  • Por primera vez estoy de acuerdo con el sr. Ravsberg.Mantener la libre expresion de las ideas es vital para la salud civica de cualquier sociedad.Todas las opiniones tienen el mismo valor y todas deben ser oidas,
    Este es un principio basico que debe mantenerse a toda costa.

  • Eso mismo Fernando. Se necesita un curso de civilidad. No saldremos del pantano si nuestra forma de expresion es el acto de repudio.

  • Nice try!
    Ravsberg usa dos trucos -al menos- para amordazar a sus lectores:
    Uno es comparar manzanas y naranjas, o salsa de tomate con sangre, que abogar por un debate respetuoso con los comunistas -culpables de más de 100 millones de asesinatos, es como pedir a un judío que converse amigablemente con Doktor Mengele.
    El otro es aún más insidioso, porque usa como defensa el rechazo al ataque ad hominem; volviendo a ignorar el escenario de Cuba, así -según F.R.- no sería correcto opinar que los Castro y sus generales son una pandilla de ladrones y asesinos… o que Fernando Ravsberg no puede ser imparcial porque tiene demasiados intereses en Cuba, y una represalia del gorilato sería catastrófica para él y su familia.

    Lo bueno es que si F. Ravsberg amordaza a sus lectores, ellos se irán con sus clicks y opiniones a otro sitio del vasto multiverso virtual.

  • Una decision muy bien fundamentada, definitivamente hoy estamos viendo una Cuba mas abierta al mundo y los cambios que han ocurrido estan influenciados en gran parte por esta apertura, que hay que hacer mas? esta claro!, pero como invita Fernando desde una perspectiva constructiva porque al final todos estamos buscando lo mejor para Cuba y los Cubanos

  • El autor pretende pasar por neutral. El autor está convencido de que los lectores son limitados mentales. El autor tiene derecho a tomar partido por eso que se hace llamar, y creo que él también llama, revolución. Pero ,…por qué no lo dice de una buena vez?? Todos los artículos tienen tremendo tufo a Granma light. Al autor le gusta eso que se hace llamar revolución y sus razones tendrá, ok, es su decisión y hay que respetársela,como él tiene que respetar que algunos creamos que él es un trepador. Pero es que fatiga con la puerilidad de hacerse el neutral
    Get out of the closet and free yourself.

  • Yo creo que usted no entendio el post de Fernando…y por desgracia en este mundo nuestro y a traves de la historia no solo los comunistas se han manchado las manos de sangre, ahi entre ese valor numerico que mencionas debes incluir, la iglesia, el esclavismo, el fascismo y el propio capitalismo…en fin la idea es ir hacia adelante no quedarnos atascados como dice Camilo

  • Fernando, deja que hablen. Tu sigue en lo tuyo. Que nos viene muy bien. El día que te pierdas del ciberespacio, todos los que hoy te echan pestes te van a extrañar.

  • Me alegro mucho de leer a Fernando con ese tono conciliatorio. Ese es el camino para alcanzar la unidad de los cubanos de opiniones distintas a través de la reconciliación.

  • Muy certeras observaciones, cuya esencia asegura una convivencia civilizada y un mejor entendimiento entre los que intercambian ideas de cualquier naturaleza. La dificultad radica en lograr que quienes ostentan el poder se atengan a estos principios cuando sus intereses chocan con opiniones que exponen sus incompetencias y defectos. El “poder” muy raramente admite criterios no coincidentes con sus intereses, y califica peyorativamente a los no-coincidentes con los epítetos más variados, sin permitirles exponer ni divulgar sus ideas a la sociedad..

  • Eso es lo que se requiere en una verdadera democracia Fernando, el que todo el mundo pueda exponer sus opiniones sin censuras. Con lo que respecta a los de Profesion Periodistica , ahi la cosa cambia teniendo en cuenta que los periodistas deben por etica o principios mantener su neutralidad, el ‘derecho’ que usted tiene es el de ejercer su profesion donde sea que le guste mas, no creo que alguien le haya reclamado ‘el porque’ se fue a Cuba a trabajar ese “derecho’ que usted mismo se reivindica nadie se lo debe cuestionar, como tampoco se le cuestiono ese derecho a Lucia Newman, aqui lo que se cuestiona es el tomar en serio la profesion de ‘periodista’ cuando en un total conflicto de intereses violan la etica de la profesion siendo completamente bias.

    El hecho de usted haber escogido la opción de “meterse en problemas’ y convertirse en una especie de punching bag, es la clase de “periodismo” que escogio y por el cual le pagan en libras y le sale bien barato vivir en Cuba, como las Kardashian que no les interesa ser ‘el laughing stock” del mundo entero mientras se hagan millonarias. Cada cual hace su dinero como se sienta a gusto. Si hubiese escogido hacer periodismo serio como a lo Anderson Cooper por ejemplo, estuviese tranquilo reportando o escribiendo pero teniendose que ajustar a las guias periodisticas de informar la verdad., usted escogio la tranquilidad del periodismo made in castroland.

    Attentamente le doy las gracias.

  • No apuestes a ciegas

  • Yo a pesar de que he criticado a Fernado y muchas veces estoy en completo desacuerdo con lo que escribe le leo. Siempre me viene a la mente la frase de Votaire.

    “No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con la muerte tu derecho a decirlo”

    Por supuesto nadie me puede parar de criticar lo que no vea bien. :-)
    Esa frase encierra todo lo que necesitamos. Debemos sencillamente aprender a tolerarnos y las discusiones y no estar de acuerdo unánimemente son cosas completamente naturales, que ocurre en todas partes del mundo.

    Lo increíble es cuando solo una persona logra imponer, o quizás debería decir dictar o comandar a 11 millones sus ideas en lugar de permitir la elección de esos 11 millones. Esto a pasado y sigue pasando en Cuba.

    Estoy totalmente de acuerdo que todos deben poder hablar todas las ideas deben ponerse sencilla y llanamente sobre la mesa y discutirlas. No mas calificativos de revolucionario o contrarrevolucionario etc. Ese es el paso que el gobierno debería dar. Eliminar de una vez por todas el aparato represivo y la persecución de los que piensan diferentes. Que todos puedan expresar libremente y criticar a quien quieran sin consecuencias. Nadie debe estar por encima de la critica de la misma forma que nadie debe estar fuera de la ley. Claro que es difícil que lo hagan pues este gobierno no a cumplido ni siquiera sus propias leyes. Recuerdan las firmas de Paya? Lo que realizaron en aquel entonces violo su propia ley.

  • Opino que el escrito no es mas que una retorcida manipulacion para acallar las criticas lo que a casi todos nos parece una posiicion pro gubernamental simulando imparcialidad..Lo que es un derecho del autor ,igual al que tenemos de opinar

  • Bueno, que yo sepa ser trepador no es una categoría de exclusión en el mundo que vivimos, sino todo lo contrario: los trepadores son el modelo a seguir si queremos alcanzar el éxito… Un defensor del capitalismo, como usted, debería a aplaudir a Ravsberg, no criticarlo. A usted lo que le molesta es que sea un trepador que no ataque a los Castros.

  • El compositor Richard Wagner decía que lo importante no es lo que se dice, sino la “forma” en que se dice. Una frase muy común entre los policías norteamericanos es;- “Words don’t kill”, (Las palabras no matan). Pero la forma en que se dicen las cosas, si pueden hacer mucho daño. Las expresiones de odio contra otra personas, insultos, abuso de la caricatura, epítetos, groserías, etc, no contribuyen en nada al intercambio de ideas y si crean un clima de hostilidad y violencia emocional que no creo que sean los objetivos de HT ni lo que necesita nuestra país. Un blog cuesta dinero y trabajo. De permitir la mala educación y la grosería todo lo que estaría haciendo HT es “trabajar para el ingles” Si alguien siente la necesidad de no respetar las buenas normas de conducta, deben de expresarse en otros blogs que se lo permita. Escribir o comentar en un blog es como ser invitado a casa ajena. Y en casa ajena, no se grita y se habla con respeto. Resumiendo mi opinión sobre el tema: No creo en ninguna censura de CONTENIDO, pero si de FORMA. Tenemos que ser un poco mas Wagneriano. Eso es todo.

  • tony:

    Usted tiene toda la razon que, la forma en que se dicen las cosas pueden hacer mucho daño, ‘ las expresiones de odio, insultos, abuso de la caricatura, epítetos y groserías’ ha sido lo unico que ha venido de parte de esa revolucion para con los que han pensado diferente a ellos, lo que pasa es que cuando se les trata con la ‘misma medicina’ es cuando vienen a la mente las filosofias y a que hagamos uso a reflexion y tal.

    Con esa Falta de Respeto ha sido como el comandante en jefe ha tratado hasta los respectivos Jefes de Estados, fijese que los unicos que se atreven a llegar a esa bajeza son todos estos caudillos tercermendistas copiando el estilo bajo-chusma-sucio y degradador del gran sen`or de la Habana.

    Yo opino que cuando Cuba este limpia de esta costrosa epidemia las buenas normas de conducta empezaran a tomar el nivel que tenian antes, mientras tanto el monitoreo del blog se encargara de los de la mala conducta, de la misma manera de no pasar el comentario que no le guste.

  • Fernando el problema son las prácticas de la información en Cuba, o de la desinformación para ser más precisos y la represión contra el pensamiento diferente.
    Él día que los ciudadanos podamos pronunciarnos de manera diferente a la línea oficial del partido-estado, y no sufrir por ello alguna represalia, el ambiente crispado de los comentarios disminuirá grandemente. Pero si la información sobre Cuba se convierte en “un juego a las escondidas” con respecto a sus propios ciudadanos pero también hacia el exterior y todos los que critiquemos argumentadamente las políticas públicas y sus resultados se nos tilda de “enemigos” y “mercenarios” la crispación del debate no disminuirá. Lo que llamo la atención es que el planteo del problema en tu post queda en la superficie. ¿Yo te pregunto por qué se produce esa crispación? Si la violencia verbal, la represión y la exclusión son políticas del estado y el partido cubanos, poco podremos hacer los ciudadanos para atenuar la crispación del debate. El debate no se da en el aire sino en el contexto.

  • Ana, que la revolución fue la que empezó todo aquello de los epítetos y la chusmeria en la calles estamos de acuerdo. El hablar insultando y con epítetos se convirtió en la norma y hasta en el estilo del discurso político radial y de tribunas de la época. Si es tan mayor como yo, recordara al comentarista radial de mas “rating” en los primeros años de la revolución; Pardo Llada. Fue un verdadero maestro del insulto en la política. El personaje que era criticado estaba siempre asociado inmediatamente con todos una serie de adjetivos negativos. Recuerdo uno que siempre me llamo la atención, Cuando Pardo Llada se refería al Director de la CIA de aquellos momentos, ser refería a el como; “Jules Dubois, El de las Orejas Peludas” Nunca le oí referirse a el de otra forma. No es que fuera “mentira”. El hombre tenia tremenda pelambre en los oídos. Pero siempre pensé que diablos tenia que ver una característica física con lo incorrecto de su política

    El espíritu de Pardo Llada nos ha perseguido todos estos años. Gracias a Dios esta en franca decadencia. Pero gustaba mucho y sigue gustando entre el segmento de menor nivel educacional. “El ultimo de los Pardo Llada” es el comentarista radial de Miami, Perez Roura (1). He oído decirle a oyentes suyos;- “A mi me gusta usted, porque usted es como Pardo Llada”. Hay gente que les gusta oír insultos. (La explicación seria muy larga aquí). Lo curioso es que como usted bien dice, se les paga con la misma medicina. Este comportamiento siempre “culatea”. Sus contrarios ahora cuando se refieren a el le llaman;- “El tres veces feo”. No es mentira, el pobre hombre no es nada agraciado físicamente. Aquí también pienso que la fealdad no tiene nada que ver con lo aceptado o no de las idea de nadie.

    No tenemos que esperar la llegada de la democracia representativa. Hay que empezar a practicar la buena conducta desde ahora. Y sobre todo entender los efectos de determinadas forma de actuar. No solamente lo que esta mal esta mal, no importa a quien se le haga, sino descubrir que es una ilusión de la mente creer que lo que le hacemos a otra persona, aunque sea verbalmente, no va a tener un efecto en nosotros. La mente nos engaña cuando creemos que podemos “tocar”, sin “ser tocado”.
    “El peor daño que te puede hacer un HP en tu vida, es hacerte actuar también como un HP”

    (1) Otra de las ultimas Pardolladistas es Ninoska Perez Castellon.

  • Ah, Tony, siempre oportuno con tus llamados al equilibrio, al “camino del medio”, según las ancestrales teorías de Lao Tsé. ¿Sabes? Cada vez que te leo me viene a la mente un fragmento del poema del español de Miguel de Agustín Príncipe, que memoricé mientras desempolvaba los vetustos tomos del Tesoro de la Juventud, allá por mi niñez. Dice:

    …”Nadie que sea cuerdo y sabio
    debe herir ni aún con el labio,
    pues aunque curarse pueda
    siempre al ultraje le queda
    la cicatriz del agravio.”

    Ojalá los cubanos todos comencemos a transitarlo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.