Lo que nunca ocurrió

Fernando Ravsberg

Foto por Caridad
Foto por Caridad

HAVANA TIMES, 5 feb. — Estuve en un nuevo debate de la revista Temas, esta vez sobre cómo se proyecta la imagen de Cuba en la prensa extranjera. Fue interesante pero, como ya saben, el director del evento nos tiene terminantemente prohibido que contemos lo ocurrido.

Es una lástima, habrá que esperar hasta que ellos lo transcriban, lo revisen, se lo entreguen a los miembros del panel para volverlo a revisar y finalmente lo publiquen. Así que pasará algún tiempo antes de que exista una versión oficial del debate.

Cumpliré mi palabra de no contar lo que ocurrió -de lo contrario me impedirían entrar a los próximos debates- pero puedo hablar de lo que no pasó porque Temas nunca me prohibió divulgar las cosas que no sucedieron.

Por ejemplo, los 3 panelistas de la prensa nacional no hablaron en ningún momento de paz ni de entendimiento. Al día siguiente un joven colega cubano sintetizó el debate en Facebook diciendo que fue un viaje al Moscú de Stalin.

Pero la mayoría de los periodistas nacionales que estaban en el público no se lanzaron a mordernos la yugular. Muy por el contrario, en sus intervenciones rechazaron la crítica estéril y apostaron más por la autocritica mejoradora.

Tampoco se produjo la participación de la prensa extranjera, ninguno de los periodistas que estuvimos allí hablamos a pesar de las insistentes invitaciones del director de Temas. La única excepción fue la de una periodista invitada al panel.

Al final nos encontramos fuera del local y conversamos relajadamente periodistas de Cuba, de Miami y extranjeros. Allí coincidimos en casi todo y nadie repitió aquello de que estamos en trincheras ideológicas opuestas e irreconciliables.

A pesar de que no era el “canal correspondiente.” fue en la calle cuando todos dimos nuestras opiniones. Y no importa mucho si actuamos así por irreverencia o por cautela porque ambas son cualidades importantes entre los periodistas.

Allí, en ese debate callejero, un colega residente en Miami nos mostró un artículo en el que el editor del periódico más importante de esa ciudad cedió públicamente a la presión de un grupo de manifestantes anticastristas.

Fue a raíz de un anuncio pidiendo la libertad de los 5 agentes de Cuba presos en EE.UU. A pesar de que fue pagado por cubanos residentes en Miami, en su mea culpa, el editor lo calificó de “provocativo e insultante para esta comunidad.”

Es que ese periódico anda como gato escaldado. Hace algunos años pretendieron hacer una cobertura más objetiva de Cuba pero chocaron con una campaña de boicot y sabotaje que los devolvió rápidamente a la senda de lo “políticamente correcto.”

En 2010, un colega que trabajaba en ese mismo medio escribió en su blog que “en Miami la labor de informar a la población se limita a un ejercicio en apariencia compasivo: se dice sólo lo que ésta quiere escuchar, ver y leer. Tal tarea es propia de adulones y no de periodistas.”

Ciertamente, en ambas orillas del estrecho de Florida se ha desarrollado un periodismo “adulón” que complace a algunos políticos pero que poco aporta a una nación que necesita desesperadamente mirarse en un espejo que la refleje tal y como es.

Y no es que falten periodistas capaces de tal empresa. Las certeras autocriticas de los colegas cubanos que participaron desde el público en el “debate” nos demostró que sobra capacidad profesional y de análisis para emprender otro camino.

Ese periodismo está latente y sus destellos se perciben apenas los cubanos escapan de la influencia de sus editores y directores, sea porque trabajan en medios alejados de la confrontación política o porque crean sus propios espacios en Internet.

La nación lleva décadas recibiendo panfletos que anuncian imperios al borde del abismo y la hora final de la Revolución. Sus mensajes tienen ya tan poca credibilidad que los disparos que se cruzan son como salvas que solo producen un poco de ruido y humo.

Los cubanos saben la prensa que tienen y creo que también se imaginan la que tendrían si el otro extremo controlara los medios. Deben decidir entre construir algo diferente o resignarse a vivir entre debates secretos, medias verdades y mentiras enteras.

Publicado con la autorización de BBC Mundo.



2 comentarios sobre “Lo que nunca ocurrió

  • Muy buen articulo, ud ha descrito como son los periodistas en el mundo entero, no creo que Cuba es el unico pais que orienta a sus periodistas a escribir de una forma u otra, todos los gobiernos lo hacen y es una lastima p’q un periodista se tiene que sentir libre de escribir como la piensa y las cosas que suceden a su alrededor sin miedo, la verdad, solo eso debe interesar a los periodistas

    Respuesta
  • Muy interesante el articulo, cabe preguntar entonces si ese es el tipo de periodismo que se quiere. Porque esta claro que los de arriba en cualquier sistema, sea capitalista imperialista o socialista aspirante al comunismo impone y controla a su beneficio. Aunque tampoco creo que afiliarse a la falsa idea de libertad de prensa sea la respuesta, esta tambien se presta a servir en gran parte de los casos a los mejores postores, sean Estados, empresas poderosas, personajes con influencia o intereses mezquinos. La verdad absoluta no existe pero al menos podemos aspirar a decir lo que pensamos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Atardecer, Cienfuegos, Cuba. Por Jeff Marot (Canadá). Cámera: Huawei P20

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com