Zafra azucarera 2019/20, hacia el colapso del orgullo nacional

Emilio Morales explica la muerte lenta de la industria azucarera cubana

Ingenio cubano. Foto: Julio Batista, Global Voices.org

Por Vicente Morín Aguado

HAVANA TIMES – Noticia del benigno invierno tropical, la Zafra Azucarera ha comenzado en Cuba. Parte esencial de la vitalidad perdida por un enfermo en fase terminal, la prensa nacional habla del asunto con desgano. Años atrás era noticia de primera plana hasta la primavera siguiente. ¿Qué ha sucedido?

El economista Emilio Morales regresa oportunamente a nuestro diario digital para explicarnos con precisión experta un asunto que ha calificado “la muerte lenta de la industria antes orgullo del país.”

HT: Desde la fundación de la república en 1902 hasta su trágico final al instaurarse el sistema totalitario comunista, Cuba pasó de uno (1) a siete (7) millones de toneladas de azúcar, esta última cifra superada ligeramente en 1951/52. La Revolución de Fidel Castro regresó a los volúmenes de un siglo atrás, con el 1,1 millón del pasado año. ¿Cuál es el panorama actual?

EM: Hoy solo pueden moler caña 54 centrales azucareros; la mayoría de ellos muy ineficientes, con tecnología obsoleta, con serios problemas de mantenimiento, y con problemas de maquinarias, insumos, falta de piezas de repuesto y lo más importante: ausencia de capital financiero para poder resolver todos estos problemas. La inversión extranjera es prácticamente nula, a diferencia de 1959 donde la presencia del capital extranjero era muy fuerte, al igual que la del sector privado cubano. Entonces era una industria totalmente descentralizada. 

HT: Aunque Ud. ha escrito densos artículos abordando el tema, ¿pudiera resumir para el lector común las causas de tal desastre?

EM: Una de las razones fundamentales ha sido la disminución paulatina de la superficie de tierra cultivada con caña de azúcar en las últimas décadas. En el año 2015 solo se cosechó un tercio de la superficie cultivada en el 1982.

HT: Los datos no bastan para explicar completamente el desastre porque, cuando se designó al frente del desaparecido Ministerio del Azúcar (MINAZ) a Ulises Rosales, un General Héroe de la República de Cuba, explicaron al pueblo que, lógicamente, se concentraría la producción en las mejores tierras y las fábricas más eficientes. Al menos de siete (7) millones de toneladas o más, producidas anteriormente, debimos lograr tal vez tres millones, y escasamente llegamos al millón.

EM: Durante el período de tiempo señalado se produjo el cierre de más de 100 centrales azucareros. El cambio más dramático fue cuando en el 2002 el presidente Fidel Castro dio la orden de cerrar 71 (46%) de los 156 ingenios azucareros activos en el país en ese momento y la asignación de otros 14 para producir derivados de la caña de azúcar en lugar de azúcar. Los rendimientos agrícolas, lejos de mejorar, empeoraron.

El siguiente cuadro, donde Cuba está reflejada por una línea carmelita, es elocuente:

Fuente:  Havana Consulting Group a partir de los datos publicados por la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

HT: Es decir, la agricultura se hizo mucho más ineficiente. Recordamos que en 2011 el gobierno, ya con Raúl Castro al frente, dio otro paso hacia la muerte azucarera al eliminar el MINAZ y crear una empresa, algo así como un Holding del sector, llamado AZCUBA. ¿Hubo reformas efectivas?

EM: “Las reformas implementadas no han resuelto el problema de la falta de caña, del bajo rendimiento industrial, la obsolescencia de la tecnología, la baja inversión de capital extranjero en la industria, y la falta de reapertura e incorporación de nuevos centrales al parque actual de 54 fábricas que dispone el país. Tampoco ha logrado lograr un rendimiento por hectárea que se aproxime a la media de la región.”

HT: Cuba, hace 63 años azucarera del mundo, primer exportador internacional, ¿está condenada a vivir la muerte de su agroindustria histórica?

EM: No, podría renacer, tal y como lo proponen los economistas que a continuación recomiendo:  Pérez-López, Jorge and José Álvarez. “Reinventing the Cuban Sugar Agroindustry”. Lanham, Maryland: Lexington Books, 2005. De sus recomendaciones citamos:

“Realizar cambios estructurales sistémicos como propiedad privada, inversión extranjera, toma de decisiones flexible e independiente por unidades de producción, cooperativas de caña de azúcar verdaderamente independientes, intervención estatal reducida (limitada a establecer un rol regulatorio, pero no rol de gestión), y operación libre de los mercados de trabajo y de insumos[i]. O sea, un esquema muy parecido al que hoy domina el estándar productivo de la región de Centroamérica y el Caribe y que ha sido exitoso. Sin embargo, las reformas emprendidas por el gobierno cubano han estado muy alejadas de estas propuestas.”

HT: Tales propuestas significan desmontar el actual modelo socialista vigente. Considerando sus anteriores responsabilidades en el nivel superior del sistema empresarial cubano, ¿es preciso hacerlo?

EM: Los obstáculos ideológicos que amordazaron por muchos años, y amordazan todavía a la industria deben ser derribados sin contemplación. A fin de cuenta ya su creador no existe. El país necesita levantarse. Una transformación de la industria azucarera bajo este enfoque sería uno de los terremotos más benignos que pudiera sufrir la economía cubana y traería prosperidad, fuente de empleo, riqueza y bienestar a los cubanos.

NOTA: Emilio Morales fue Jefe del departamento de planeamiento estratégico de Marketing de la corporación CIMEX, la mayor empresa cubana, además de consultor de otras entidades de primer orden, entre ellas Tecnoazúcar. Actualmente es presidente & CEO de The Havana Consulting Group, institución de obligada referencia para todos los estudiosos de la economía cubana.

Vicente Morín Aguado:  mardeleva287@gmail.com

 

 

One thought on “Zafra azucarera 2019/20, hacia el colapso del orgullo nacional

  • Paisaje despues de la batalla .
    Los molinos lnexistentes despues de 60 años .
    No quedo titere con cabeza .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *