William Potts, el resultado de un proceso histórico (I)

Por Yusimí Rodríguez

William Potts. Foto: Yusimí Rodríguez

HAVANA TIMES – El ​​ciudadano estadounidense William Graham Potts, con el nombre Abdul Majeed como musulmán y 56 años, ha pasado la mitad de su vida en Cuba. En 1984 secuestró un avión y llegó aquí en busca de entrenamiento militar. Contrariamente a lo que esperaba, fue encarcelado durante quince años, sin embargo, ha continuado apoyando la Revolución.

Después  de tres matrimonios, una hija, y estar “bien cubanizado “, según sus propias palabras, hasta el punto de que su lengua materna se mezcla con las palabras cubanas, tiene razones de peso para querer volver a Estados Unidos.

HT: ¿Secuestrar un avión era la única manera de llegar a Cuba en 1984?

William Potts: Yo no quería venir como turista. Yo era un revolucionario y mi trabajo era hacer revolución. El lugar más cercano que había hecho una revolución exitosa era Cuba, así que tenía que venir hasta aquí para aprender cómo hacerlo. En aquel entonces Cuba respondía al internacionalismo. La gente venía de África y América Latina para recibir entrenamiento militar y regresaba a sus países. Pensé que aquí también debía estar un americano negro. Si hay un lugar que necesita una revolución es Estados Unidos. Todo el mundo sabe que los negros americanos sufrieron la esclavitud, la segregación y la discriminación, teníamos todas las razones para aspirar a cambiar el país. Yo no creo en el sistema político, por lo que la causa política no era una opción para mí.

HT: Sé de otros ciudadanos americanos, que como usted, secuestraron aviones  para venir a Cuba en los años setenta. A diferencia de su caso, ellos no fueron encarcelados. ¿Qué cambió?

WP: La política cubana. Las condiciones objetivas, que producen personas como yo, existían antes de que yo viniera, existían cuando llegué y todavía existen. Lo que cambió fue la decisión política cubana. Ellos quedaron atrapados en la retórica política e hicieron lo que era más fácil, miraron al mundo como una entidad estatal. Yo tengo la perspectiva de un revolucionario. ¿Qué hubiera sucedido si yo no hubiera hecho nada, ¿qué me dirían mis hijos? “Hey, mira todo lo que nos sucedió a nosotros y no hiciste nada”. Imagínense si los sudafricanos no hubieran hecho nada contra el Apartheid, ¿qué dirían sus hijos ahora? Nadie me dirá eso a mí.

Comprando el pan. Foto: Juan Suarez

HT: ¿Sus acciones marcan alguna diferencia?

WP: Ganar o perder  es algo secundario. No soy solo un aventurero, soy el resultado de un proceso histórico. Y somos unos pocos. Los demás sucumbe a las drogas, la violencia y la cárcel, o asimila el sistema. Yo no lo hice. Ellos me trataron como si yo no tuviera derecho a hacer lo que hice, y sabían que sí lo tenía.

HT: Usted dijo que la mayoría de los estadounidenses que estaban aquí como refugiados políticos, decidieron regresar a los Estados Unidos y enfrentar la prisión, lo que no tendrían que hacer aquí. ¿Por qué?

WP: Solo puedo especular. Estados Unidos es un lugar loco, pero es nuestra casa. No estaremos cómodos en ningún otro sitio. No estoy hablando acerca de la comodidad material. Eso no tiene nada que ver con la ideología, tal vez, con un fenómeno sociológico natural. Ellos querían volver a casa. Hoy, yo quiero ir a casa también. No quiero decir que no eran genuinos por querer volver en aquel momento, pero yo soy más legítimo ahora porque sobreviví. He sufrido con los cubanos durante años. Eso es lo que produce dentro en mí esta forma de pensar modificada.

HT: Dijo que vino a Cuba porque admiraba la Revolución. ¿Qué piensa de eso ahora, después de vivir aquí durante 29 años, quince años de prisión y catorce como un hombre libre?

WP: Mis sentimientos hacia la Revolución se han modificado. No soy el mismo revolucionario idealista de entonces. Estoy bien cubanizado. Piden a la población sacrificarse y hacer más con menos, pero como cubano te preguntas: ¿Hasta cuándo? Especialmente, porque ellos nunca tuvieron que preocuparse por sus frijoles.

HT: ¿A quién se refiere con “ellos”?

WP: No a Fidel. Fidel es, para mí, el más honorable de todos los cubanos. Pero existe una clase privilegiada que ha consolidado su posición.

Parada de guagua en La Habana. Foto: Juan Suarez

HT: Dice que vive como los cubanos, pero por lo que yo sé, usted tuvo el derecho a Internet antes que nosotros, y la tenía en su casa, a diferencia de nosotros. ¿Cómo se siente al tener privilegios que los cubanos, los que sacrifican, como usted mismo dice, no tienen?

WP: Yo no los llamaría privilegios que el gobierno cubano no les dio y me dio a mí por ser estadounidense. No creo que el gobierno discrimine a su propia gente para favorecer a los extranjeros. Creo que era más un aspecto técnico. Incluso ahora, en general, Internet es algo nuevo para los cubanos, exceptuando  a los jóvenes genios.

HT: ¿Está diciendo que mi gobierno le dio Internet a usted y no nos lo proporcionó a nosotros, porque no sabemos cómo usarlo?

WP: No, estoy diciendo que se lo facilitó a los extranjeros, porque ya lo tenían, y querían mantener su nivel, y con la gente de aquí querían ir poco a poco. Además, esto no es un país tecnológico, ¿cómo iban a dar acceso a Internet a todo el mundo las 24 horas del día?

También es natural que estando tan cerca de un enemigo que controla Internet, el Gobierno tenía serias dudas acerca de esta nueva gran tecnología. Creo que esa era la razón, sumado a la inferioridad tecnológica que dio origen a este desequilibrio en la accesibilidad. No veo nada siniestro en ello.

HT: ¿Qué ha hecho para ganarse la vida después de salir de la cárcel?

WP: He trabajado en la agricultura, la construcción y en la seguridad de la embajada de Malasia, también con un diplomático indonesio, pero cuando los estadounidenses se enteraron, me despidieron.

Turistas en La Habana. Foto: Juan Suarez

HT: Supongo entonces que tenía buenos salarios.

WP: Unos 150 dólares al mes, mucho más que el salario cubano promedio.

HT: ¿Entonces así es como podía permitirse una computadora e Internet?¿ ¿Cuánto paga por Internet?

WP: Eso depende del plan y las horas que se usen.

HT: ¿Es tan caro como los 4.50 CUC por hora que los cubanos pagamos ahora si queremos utilizar Internet?

WP: Esos precios son terribles  yo paga mucho menos.

HT: Hace unos minutos, usted dijo, con mucha fuerza: ” Apoyo la Revolución ciento por ciento. ¿Qué piensa acerca de nuestra falta de libertad de expresión, de prensa, y la existencia de un solo partido político en nuestro país?

WP: Creo que el sistema cubano de un solo partido político es legítimo. En Estados Unidos tenemos un sistema de dos partidos, que es, en realidad, un sistema de un  partido único. Ambas partes hacen lo mismo.

 

Sobre la falta de libertades, eso es relativo. Si pones eso en un contexto, existe lógica en la forma en que funciona el gobierno cubano. Allí usted tiene el país más poderoso que jamás haya existido en la historia, dedicado a destruir tu sistema, como si tuvieran un derecho divino para hacerlo. Ellos han realizado intentos de asesinato, tácticas de desestabilización, de todo. Todo esto aparece es de conocimiento público. Usted debe tener todo esto en cuenta para entender al gobierno.

HT: Entonces los ciudadanos deberíamos renunciar a la libertad de prensa, de expresión, de asociación en otros partidos políticos.

WP: No, pero estas cosas no deben ignorarse.

Foto: Juan Suarez

HT: Pero también es legítimo que los ciudadanos que están en desacuerdo con el gobierno se opongan a este.

WP: Yo nunca les diría a ustedes que no deben actuar como se sienten. Este es su país, ustedes tienes incluso el derecho de ser contrarrevolucionarios si quieren.

HT: ¿Qué usted entiende por contrarrevolucionario?

WP: Estoy empleando el término que usa el gobierno para definir a los que se oponen a él. Pero ustedes tienen incluso el derecho de hacer eso.

HT: Esa palabra ha estigmatizado a las personas que quieren expresar sus ideas y se asocian a partidos políticos en los que se representan sus intereses. Esa no es contrarrevolución, es sólo una posición política diferente a la del gobierno.

WP: Estoy de acuerdo con usted, pero muchas personas, con sus quejas legítimas, se han dejado llevar hacia las fuerzas de la contrarrevolución. Tengo amigos artistas que constantemente están cayendo en esa trampa. Así que hay que encontrar otra manera de luchar por sus derechos.

HT: ¿Pedir libertad de expresión, de prensa y de asociación convierte a la gente en contrarrevolucionarios?

WP: No, igual conocer el marxismo no te convierte en revolucionario. Pero hay que estar consciente de las realidades. La contrarrevolución existe. Y la revolución también existe. El movimiento contrarrevolucionario tiene el apoyo del gobierno de Estados Unidos. En cualquier país, recibir dinero de otra nación y estar al servicio de ella en contra de tu propio país es un delito.

HT: ¿Cuál es su opinión sobre el tema racial cubano? ¿Alguna vez ha sentido o visto la discriminación racial aquí en la Isla?

WP: Por supuesto, pero es un contexto distinto. Una forma simple de verlo es que racismo es racismo. Pero no es tan sencillo. En Cuba, cualquier persona blanca puede decirle a un negro: “oye, mi negro”, “Qué pasa mi negro”. En Estados Unidos alguien de raza blanca nunca se atrevería a hacer eso. El racismo, como odio a los negros, he visto muy poco en Cuba. He visto los vestigios del capitalismo en negros y blancos, pero el gobierno lidió con el problema como si no existiera, sostengo que es responsable de no abordarlo.

He conocido a los negros más ignorantes aquí en Cuba. También  bailan guaguancó como nunca podría hacerlo. Me siento blanco cuando los veo, porque no puedo hacerlo. Pero en un sentido cultural, están muy atrasados. Ellos sólo ven el racismo cuando les da una bofetada en la cara. ¿Por qué ocurre esto? Es responsabilidad del gobierno. No se puede permitir tener negros ignorantes en el 2013.

Foto: Juan Suarez

HT: ¿Le parece que no puede haber gente ignorante en absoluto?

WP: Exactamente. Pero estamos hablando de racismo y de los negros. Toda la sociedad sufre debido al racismo, pero son ellos los que reciben el impacto más inmediato. Esto no desaparece con una proclama, y mucho menos con pretender que no existe.

La línea oficial de la revolución es “No existe racismo en Cuba”. Pero como extranjero, cuando llegué y vi la tele, me pregunté: ¿dónde estamos, en Sudáfrica? Los negros practican deporte o tocan un instrumento. Incluso ahora, nunca he visto una telenovela cubana con un protagonista negro. Las funciones desempeñadas por los negros son siempre estereotipadas. Han superado ese problema en Estados Unidos, porque produce estancamiento cultural.

HT: Cuando secuestró el avión para venir aquí, porque admiraba la Revolución, ¿estaba consciente de que los homosexuales eran muy discriminados aquí, e incluso fueron enviados a trabajar en los campos  alguna vez?

WP: Cuando estuve en prisión, recuerdo que tenían a unos 15 homosexuales en una celda pequeña. Pero ahora veo mucha tolerancia. No veo discriminación actualmente.

HT: Conozco muchas personas que no están de acuerdo con usted. Los homosexuales y transexuales siguen siendo acosados ​​por la policía en las calles.

WP: Bueno, sé que la mayoría de los policías orientales no tienen el nivel cultural como para respetar la diversidad, y dificultan la vida de la gente, no sólo de los homosexuales. También he visto mujeres que han sido discriminadas por ellos. Pero desde mi punto de vista, por el tiempo que he vivido en la Isla, no he visto a nadie matando a  homosexuales como ocurre en Estados Unidos, donde se encuentran estas categorías especiales de crímenes de odio.

Continuará…

9 thoughts on “William Potts, el resultado de un proceso histórico (I)

  • Coincido con Armando Chaguaceda, debemos hacer una campaña para que William vuelva a su país.
    El es un revolucionario porque secuestró un avión,¿con relación a quién es un revolucionario?, los artistas caen en la trampa de los contrarrevolucionarios ¿quiénes son los contrarrevolucionarios y en relación a quién lo son?¿cuál es la trampa en la que supuestamente caen sus amigos artistas? ¿con relación a quién es una trampa?
    En fin que la visión simplista de la realidad en la cual vive, bien podría colocarle entre el grupo de ignorantes que menciona.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *