Una mujer valiente

Por Ivett de las Mercedes

Luanda.  Ilustración por Carlos

HAVANA TIMES – Todavía la sociedad cubana tiene muchos recelos respecto al tema de la homosexualidad, aunque a manera personal, muchos se convencen de que cada cual debe tener la libertad de elegir con quien desea estar, los valores humanos no se definen por una preferencia sexual. 

Aún se comenta sobre Luanda Pérez Hernández (56 años), una mujer que decidió luchar por la felicidad a pesar de los prejuicios de una generación machista y homofóbica. Trabajar en la iglesia católica fue su refugio el tiempo que estuvo casada. Vive en un pueblito de la provincia de Artemisa.

HT: ¿Cuándo comenzaste a trabajar en la iglesia católica?

Luanda Pérez: A los 34 años.Trabajaba todos los días como secretaria del cura. Allí se hacían varias actividades comunitarias: se donaba ropa y comida a los familiares de los presos, a los ancianos y los más pobres. Era un trabajo que disfrutaba mucho, también porque estaba fuera de casa la mayoría del tiempo, mi matrimonio no iba bien.

HT: ¿Te casaste muy joven?

LP: Mi hermana mayor me obligó a casarme con Reinaldo a los 19 años. Ella estaba viendo en mí comportamientos diferentes. Estudié Contabilidad, mi tutora en aquel entonces se llamaba Mercedes, nunca la he olvidado. Todos comentaban que era lesbiana. Mi familia siempre ha vivido preocupada por lo que diga la sociedad; eran los años 70, existían muchos prejuicios y sobre todo homofobia.

Mi hermana se dio cuenta de mi interés por Mercedes y me dijo que eso era inmoral, asqueroso, lo peor que podía sentir un ser humano.  Entonces pensé que mis padres no merecían ese dolor, me avergoncé tanto que guardé por muchos años ese deseo, tampoco yo tenía criterio propio. Enseguida prepararon el casamiento. Nunca más supe de Mercedes, alguien me dijo que se había ido para los Estados Unidos.

HT: Tu vida transcurrió entonces al lado de una persona que nunca te interesó. ¿Conociste a otra mujer?

La iglesia de Candelaria

LP: En la iglesia existía una computadora, materiales y recursos para ayudar a las personas que lo necesitaban. Una muchacha del pueblo me fue a ver para que la ayudara en un proyecto de grado. Yo tenía 43 años. Ella iba todos los días a buscar información. Los fines de semana coincidíamos en algún lugar del pueblo hasta que fue tomando espacio en mi vida y comencé a pensar en ella, también me di cuenta que ella sentía lo mismo. Comenzamos una relación oculta.

Cuando llegaba a casa en la noche mi esposo ni me preguntaba dónde estaba, pero aun así me dolía mentirle, además iba en contra de mis principios. En la iglesia dejé de comulgar, sabía que estaba en pecado. Un día me confesé con el cura y le conté todo lo que sentía, él me dijo que quedaba excomulgada, pero yo misma lo estaba hacía un tiempo atrás. Le entregué todas las llaves, éel insistió que me quedara, al final era su secretaria, me visitó en varias ocasiones porque me necesitaba. Nosotros teníamos una relación muy bonita, siempre le di apoyo, inclusive me quedaba con él en el hospital cuando debía hacerse alguna prueba o ingresaba. Tiempo después él pidió la liberación y se fue para La Habana, fue una persona especial.

HT: ¿Le contaste lo que sentías a tu esposo?

LP: Nuestros problemas de comunicación eran constantes, la relación ya iba mal hacía tiempo. Sí lo quise, fueron 25 años de convivencia, es el padre de mis dos hijos, pero nunca lo amé ni lo deseé.  Traté en varias ocasiones de rescatar la relación. Cuando le dije que quería divorciarme él sufrió mucho, le oculté que existía Lilliam. Al día siguiente me dio la llave de la casa. Cuando pasó una semana vino a decirme que tenía derecho a la convivencia, se había documentado con un abogado.

HT: ¿Tu familia estuvo al tanto de todo?

LP: No tuve el apoyo de mi familia, mi niña tenía ocho años, me volví como loca, todos en el pueblo sabían de mi relación. Fueron días terribles. Me asesoré con un abogado y me dijo que él tenía derecho a convivir conmigo, yo no quería eso, tampoco quería litigio delante de mis hijos. Decidí entonces donarle la mitad de la casa. Fui muy lastimada y censurada principalmente por mi familia, yo era para ellos una vergüenza. Mi hermano llegó a decir que prefería que tuviera cáncer antes de saber de esa inmoralidad.

HT: ¿Te has arrepentido alguna vez de esa decisión?

LP: No me arrepiento, lo que siento es que haya sido con Lilliam, debí haber sido más selectiva. La relación fue hermosa al principio, pero luego no tuve su apoyo y me batí sola con la sociedad. Mis hijos sí me consolaron en todo momento.

HT: ¿Que sucedió con tu hermana?

LP: Cuando lo supo mantuvo silencio. No la culpo, porque sé que tuvo una influencia muy marcada por mi familia. Sufrí mucho, adelgacé, se me comenzó a caer el pelo. Estuvimos dos años sin vernos. Me pide perdón todo el tiempo. La niña también sufrió, era la única que me daba fuerzas para continuar, tuvo problemas en la escuela, un niño le tiró una piedra por la espalda y le gritó que yo no servía. Tuve que ir a ver al director y la maestra, ella no tenía que pagar las consecuencias de lo que su madre había decidido.

HT: ¿Tuviste problemas económicos cuando te viste sola?

Junto al mar.

LP: Cuando dejé la iglesia me quedé sin trabajo. No teníamos dinero. Vendí mi ropa y otras veces la cambiaba por comida para mis hijos. Comencé a trabajar en una empresa de cultivos varios, un poco lejos de casa, entonces la niña se quedaba sin almorzar todos los días en la escuela, no tenía a nadie que me ayudara. Le pedí de favor a un compañero que me resolviera un trabajo en el pueblo y gracias a Dios pude comenzar en uno a unas cuadras de la escuela. Allí también conocí personas magníficas que me acogieron como soy, me ayudaron tanto emocional como económicamente.

HT: ¿Has vuelto a visitar la iglesia?

LP: Si, sigo con Dios en mi corazón y trato de leer la palabra de Dios y vivir en armonía con él, Dios es amor y donde hay amor esta él. No me prostituyo, no consumo drogas, no hago daño, ayudo a todos por igual. Mi orgullo son mis dos hijos, son mi razón de vivir y entienden de mi vida.  He ido a la iglesia cuando he sentido el deseo, me arrodillo al santísimo, pero un poco alejada, si es posible me siento en el último banco, Dios es para todos, no solo para los elegidos. Trato de olvidar el pasado pero vivo con mucho rencor y dolor dentro, no sé perdonar.

HT: ¿Qué piensas de todo lo que has vivido?

LP: Sé que pasé por momentos muy duros, tristes, desoladores, pero Dios te da la oportunidad de vivir solo una vez, es más importante ser feliz siendo uno mismo que viviendo a escondidas inventando ser quien no eres.  Han pasado 14 años y vivo orgullosa de mis hijos, de mi nueva pareja, de mi trabajo, de mi casa. No le temo a nada. Las personas me respetan porque ven mis valores y sentimientos. Nunca he tenido problemas con la justicia, ni con los vecinos. Tengo una preferencia sexual diferente, eso no implica que tenga una enfermedad contagiosa, poseo suficientes fuerzas para seguir por la vida, sabía que en algún momento iba a encontrar la felicidad.


3 thoughts on “Una mujer valiente

  • el 12 diciembre, 2017 a las 12:13 pm
    Permalink

    Nunca entendere a las personas LGBTQ que continuan teniendo esa dependencia malsana con una religion que nos repudia.

    La autora cae en el mismo lugar comun de tantos: “preferencia sexual” No hay tal, se trata de ORIENTACION SEXUAL, preferencia implica opcion y no es asi. Las preferencias sexuales son lo que cada cual prefiere en la cama en terminos de caricias, estimulos, etc. Independientemente del sexo de la otra persona.

  • el 9 diciembre, 2017 a las 8:07 pm
    Permalink

    Excelente entrevista y bien por Luanda y por la periodista. Soy de esa generación y es muy cierto que había tremendos prejuicios en esa época. Ya parece que un poco menos.
    Me ha parecido especialmente interesante la parte de su relación la Iglesia y el hecho de que allí haya encontrado cierto apoyo.
    Sin embargo, no es correcto lo que le dijo este sacerdote que ella “quedaba excomulgada.” Los cánones no contemplan la excomunión “automática” por el hecho de ser gay o lesbiana. Para que una persona quede excomulgada debe existir una sentencia escrita de excomunión por parte del Obispo, un sacerdote no está autorizado para excomulgar a nadie.
    Cuando NO existe esa declaración, la excomunión sólo se aplica en circunstancias especiales. Abajo le copio lo que dice al respecto el stio web de la diocésis de Canarias, pero lo puede encontrar en otros lugares también.
    Así que Luanda no está excomulgada y puede volver a la iglesia cuando lo estime conveniente. Ahora, ¿qué quiere decir con eso de que el sacerdote “pidió la liberación?” ¡A lo mejor es él quien no puede comulgar y no ella! Estas son las cosas que hacen que los fieles dejen de ir a la iglesia.
    Tomado de http://www.diocesisdecanarias.es/preguntarespuesta/iglesiacatolica/excomunion-motivos-de-excomunion.html
    ¿Qué es la excomunión “latae sententiae”?
    – Es la excomunión automática que se produce aunque no exista una declaración escrita de excomunión por parte de la Iglesia contra una persona determinada. El cometer el delito ya implica la excomunión automática.

    Las causas que producen la excomunión “latae sententiae” se describen en los cánones del derecho canónico que se citan y son las siguientes:

    – Profanación de la Eucaristía: excomunión latae sententiae reservada a la Santa Sede: canon 1367

    – Violencia fisica contra el Romano Pontífice: excomunión latae sententiae reservada a la Santa Sede: canon 1370

    – Ordenación de un obispo sin mandato apostólico: excomunión latae sententiae reservada a la Santa Sede: canon 1382

    – Violación del sigilo sacramental: excomunión latae sententiae reservada a la Santa Sede: canon 1388

    – Absolución del cómplice en pecado torpe: excomunión latae sententiae reservada a la Santa Sede: canon 1378

    – Apostasía, herejía, cisma: excomunión latae sententiae: canon 1364

    – Aborto: excomunión latae sententiae: canon 1398

    – Captación o divulgación, por medios técnicos, de lo que se dice en confesión: excomunión latae sententiae: Decreto de 1988

    – Violencia física a un obispo: entredicholatae sententiae, y suspensión latae sententiae si es clérigo: canon 1370,2

    – Atentado de celebrar Misa: entredicho latae sententiae, o entredicho latae sententiae y suspensión latae sententiae si es clérigo: canon 1378. 2

    Atentado de absolver u oír en confesión, quien no puede hacerlo válidamente: entredicho latae sententiae, o suspensión latae sententiae si es clérigo: canon 1378.2,b

    – Falsa denuncia de solicitación: entredicho latae sententiae y suspensión latae sententiae si es clérigo: canon 1390

    – Religioso con votos perpetuos, no clérigo, que atenta matrimonio: entredicho latae sententiae: canon 1394,4

    – Clérigo que atenta matrimonio: suspensión latae sententiae: canon 1394,1

  • el 7 diciembre, 2017 a las 12:07 pm
    Permalink

    Leo con regularidad este sitio, siempre me ha gustado leer las entrevistas, no solo por la historia que nos cuenta si no porque solemos ser muy curiosos. Pienso que el titulo de esta entrevista ha sido bien puesto, es una persona muy valiente y centrada en lo que quiere, no todo el mundo tiene el valor de dejarlo todo para construir una vida diferente, sea la que sea, sin saber si le va a ir bien o no. Desgraciadamente aun existen muchos prejuicios aunque vivamos en la ciudad o en una zona rural. Triste entrevista que nos cuenta una historia de alquien que quiso lograr su felicidad, imagino todo lo que habrá pasado porque esto es solo una sintesis de su vida. Cuantos suicidios se pudieron y se pueden evitar si las personas tienen la valentia de poner en primer lugar su criterio, alejar a la sociedad y todo lo que piensan los demas. Muy buena entrevista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *