Una cooperativa cubana especializada en asesorar a cooperativas

Rachel D. Rojas  (Progreso Semanal)

Miembros de la cooperativa Scenius.  Foto: Kako.
Miembros de la cooperativa Scenius. Foto: Kako.

HAVANA TIMES — Alfonso Larrea es licenciado en Derecho y director comercial de Scenius, la primera cooperativa no agropecuaria de profesionales en Cuba. “Siempre soñamos con alguna forma empresarial que pudiera servirnos para desarrollar nuestras inquietudes. Entonces salió el Decreto-Ley 305 y nos planteamos esta oportunidad en términos de empresa con el cooperativismo como forma asociativa”, explica, siempre en plural.

Aunque actualmente Scenius no es la única de su tipo en el país, sí es la más reconocida por la institucionalidad de la Isla.

A partir del intercambio de opiniones generado por un artículo publicado en Progreso Semanal, en el que se debatió sobre el cumplimiento (o no) del principio de voluntariedad en el proceso de cooperativización de entidades estatales, Larrea accedió a responder nuestras preguntas al respecto.

Scenius nace luego de tres proyectos presentados por un grupo de sus actuales miembros. Hoy es líder en la prestación de servicios como capacitación, conformación de expedientes, presentación de proyectos y asesoramiento a los grupos que se constituyen en cooperativas no agropecuarias a lo largo del país.

“En los primeros tiempos nadie sabía cómo funcionaba ese sistema, qué debían hacer, cómo. Los gobiernos municipales no estaban preparados, incluso muchas veces confundieron a las cooperativas con proyectos de iniciativa de desarrollo local. Conocemos los casos. Todo eso frenó a mucha gente, porque nadie avanzaba”, cuenta.

Según explica, tampoco quedaba claro cómo se conformaba el proyecto para presentar una cooperativa. “Vengo del ámbito de la cooperación internacional –explica– y me di cuenta de que ese tipo de propuesta se ajusta mucho a lo que estábamos haciendo. En un principio nos fijamos en esos modelos, porque una guía que explique los puntos que deben estar recogidos, datos que no pueden faltar, etc. no existió ni existe todavía”.

En Scenius establecieron una metodología, de modo que los órganos relacionados con ese proceso los identificaron y comenzaron a enviar casos para que ayudaran y agilizaran trámites:

“Comenzamos a ejercer con una licencia de tenedores de libros, porque nuestra cooperativa no se había aprobado aún. A ese servicio le incluimos capacitación, y en el camino nos dimos cuenta de que eso nos traía clientes. También fuimos atrevidos, y comenzamos a buscar en los organismos cuáles eran las empresas que iban a comenzar ese proceso. Íbamos a esos lugares y les dábamos talleres y conferencias. Les hacíamos el expediente por adelantado, es decir, muchos de estos grupos lo primero que hicieron una vez que se conformaron como cooperativas fue pagarnos nuestros servicios”, recuerda.

Alfonso Larrea, director comercial de Scenius. Foto: Kako.
Alfonso Larrea, director comercial de Scenius. Foto: Kako.

Usted afirmaba que en el proceso de conversión de entidades estatales a cooperativas no se viola el principio de la voluntariedad, ¿por qué?

Alfonso Larrea: Se dice mucho que el Estado cubano está convirtiendo las entidades estatales en cooperativas. Pero nosotros decimos que el Estado está dejando de gestionar actividades de producción y servicios. Eso sucede porque se decidió seguir otra estrategia, porque hay problemas económicos, etc. Llegados a ese punto, alguien debe gestionar esa entidad, y esa oportunidad se da en primer lugar a los trabajadores que ya estaban ahí. Como ese proceso se lleva a cabo a mediante una estructura jurídica, se les da la opción de la cooperativa. Pero, y esto es importante, esos trabajadores pueden decir que no lo quieren gestionar. Siempre pueden negarse.

¿Qué otras opciones quedan para ellos?

AL: En caso de que ese personal no esté de acuerdo en conformar la cooperativa, el local entra en un proceso de licitación, y los trabajadores quedan disponibles. Eso no significa quedar desempleado, porque el Estado te garantiza otro puesto de trabajo. Ahora, que esa oferta no te satisfaga es otro asunto. Entonces queda la alternativa de la gestión personal para buscar otro empleo.

Es cierto que las alternativas son tétricas. Eso está claro. Y no se les puede ofrecer reubicación en el mismo sector porque la gastronomía por completo va a dejar de ser gestionada por el Estado.

Por otro lado, creo que es un error asumir que todo el mundo va a poder o sencillamente querer ser empresario. Cuando tú abres una cooperativa estás creando un colectivo de dueños, y hay quien no quiere ser dueño de nada, que solo quiere que le digan cuánto le van a pagar mensualmente por su trabajo y listo.

Del 100 % de los trabajadores, los emprendedores y negociantes pueden ser un 10 %, quizás, pero no la totalidad. Y no estoy hablando de personas poco calificadas, no. Puede tratarse de un ingeniero hidráulico que quiere hacer planos; no le hables de dirigir una empresa. No quiere ser dueño, como teóricamente debe suceder en esa forma de asociación.

La opción de quedarse como un trabajador al que le paguen por su trabajo no existe hoy, porque aunque las cooperativas pueden emplear trabajadores, las limitaciones son increíbles.

¿Y qué papel juegan entonces los sindicatos?

AL: Algo que nosotros hemos discutido mucho es el proceso de negociación, que comienza en cuanto se decide que un establecimiento va a dejar de ser gestionado por el Estado e incluye el proceso de capacitación.

Uno de los grandes problemas que hay hoy con los sindicatos que es todo el mundo es dueño en una cooperativa, por lo tanto no tiene nada que hacer en donde no hay trabajadores. El sindicato no tiene espacio ahí. Pero hasta que no se conforma la cooperativa, esas personas siguen siendo asalariados, y por eso la capacitación debiera ser su principal objetivo en ese momento. Porque se trata de un grupo de trabajadores negociando con una administración. En este proceso, el sindicato está perdido, no tiene papel.

Llegó la orientación de que el Estado dejara de gestionar esas entidades, insisto, no de que las convirtiera en cooperativas. Si los trabajadores están de acuerdo, como no pueden gestionar esos servicios a título personal, tienen que constituir una empresa. ¿Cuál es la única empresa autorizada en Cuba para ellos? La cooperativa. Y ahí comienza la negociación, que debe estar conducida por los sindicatos.

El primer bache legal de todo este asunto es que no hay una ley de cooperativas, lo que existe es un Decreto-Ley. Eso es una facultad del Consejo de Estado, pero que en algún momento debe ser llevado ante la Asamblea Nacional del Poder Popular, quien tiene las facultades legislativas, para que sea aprobado, o no. Eso es lo que no se ha hecho. El proceso es largo.

 


7 thoughts on “Una cooperativa cubana especializada en asesorar a cooperativas

  • el 1 julio, 2015 a las 11:49 pm
    Permalink

    DIPLOMADO EN FORMACION DE LA EMPRESA COOPERATIVA
    totalmente en la modalidad en linea
    UNIVERSIDAD COOPERATIVA LATINOAMERICANA
    .www.uni-cooperativa.org.mx

    Diplomado Formación de la empresa cooperativa
    23 JUNIO, 2015 4 COMENTARIOS
    Banner1Los cooperativas han alcanzado grandes logros para la sociedad. Han desarrollado sistemas bancarios entre los mas importantes del mundo, han logrado desarrollar economías rurales en paises desarrollados como Japón, grandes complejos cooperativos, como es el caso de Corporación Cooperativa en el país Vasco al norte de España. En todo el mundo hay experiencias exitosas, el cooperativismo ha servido para proveer alimento en muchos países y de alternativa de vivienda a muchas familias desprovistas de techo en el orbe, pero por su patrón de organización, de generación de empleo, de relaciones entre personas, por su reparto de producción, etc.

    Propósito

    Contribuir al desarrollo de la economía social a partir de la formación de cooperativistas capaces de incidir en el mejoramiento de la calidad de vida de la población en su entorno local, regional y nacional.
    Preparar cooperativistas de alto nivel que movilicen las competencias necesarias para dirigir con éxito los procesos inherentes a la conformación y gestión de una empresa cooperativa, en lo administrativo, técnico, educativo y social, ejercitando los valores y principios propios del cooperativismo.
    Dirigido a:

    Personas que desarrollen proceso educativos en diferentes instancias y ámbitos (capacitadores, docentes en los diferentes niveles, etc) y que necesiten vincular dichos procesos al cooperativismo.
    Directivos y administradores de empresas y organismos orientados hacia la economía social y/o el cooperativismo.
    Funcionarios involucrados en el diseño y operación de políticas públicas para el desarrollo social y productivo de la localidad o región.
    Grupos sociales organizados para la producción y el desarrollo socio económico de su localidad o región.
    Población en general interesada en formarse en el cooperativismo.

  • el 11 marzo, 2015 a las 8:55 pm
    Permalink

    Excelente noticia. Continuan saliendo cosas buenas del temido caballo de troya

  • el 10 marzo, 2015 a las 4:55 pm
    Permalink

    En la ciudad de Praga, a la orilla del río Moldava, había una enorme estatua de Stalin. Después de su muerte la quitaron y solo quedo el pedestal. Estuvo así durante años hasta la caída definitiva del comunismo. Hoy, arriba del antiguo pedestal de Stalin, los Checos decidieron construir un péndulo muy grande. Es solo eso, un péndulo que va de un lado a otro constantemente y lentamente. Representa el Tiempo Perdido. Este articulo me lo recuerda

  • el 10 marzo, 2015 a las 1:53 am
    Permalink

    Con lo fácil que resultó sacar a personas como estas de circulación, de 1960 a 1968, y lo complicado que está siendo reorganizarlos. Bueno, por algo dicen que siempre desarmar cuesta menos que recolocar las piezas donde deben ir…Al final siempre sobra algún tornillo…

  • el 9 marzo, 2015 a las 5:19 pm
    Permalink

    En Cuba falta mucho para apropiarse del la cultura del cooperativismo.
    ¿Como se elige la directiva?

  • el 9 marzo, 2015 a las 9:54 am
    Permalink

    Buena la iniciativa. En el país de los ciegos un tuerto se hace millonario.

    Observen el detalle de que no te obligan a cooperativisarte pero no permiten otras formas de organización productiva y de servicios. Incluso sin ley de cooperativas y me imagino que sin un reglamento claro.

    Pregunto, tiene que venir Obama y explicar que para que Cuba sea verdaderamente prospera tienen que quitar todos los candados a la economía? Hay que esperar por que levanten el embargo para que se levante el bloqueo interno a toda forma de organización económica? Ni siquiera estamos hablando de los derechos humanos cuartados.

    Yo he trabajado como profesional independiente en el malvado capitalismo. Solo tenia que estar registrado en la oficina de impuestos, tener un talonario de factura y titulo reconocido en el ministerio de educación superior. Con esto podía ofrecer servicios a cualquiera, ya sea publico, privado, cooperativo, ONGs. Todo dependía de mi capacidad para encontrar contratos y la calidad de mi trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *