Un cubano viviendo en Praga

Ivett de las Mercedes

Luis Alberto Ríos

HAVANA TIMES — Luis Alberto Ríos tiene 40 años, lleva dos viviendo en Praga. Como él, hay cubanos en diferentes partes del mundo buscando un mejor lugar para vivir. Son muchas las causas que los llevan a emigrar, inclusive a arriesgar la vida en la travesía. Luego deben adaptarse a condiciones difíciles para sobrevivir.

HT: ¿Cómo llegaste a la República Checa?

Luis Alberto: En Cuba decidí vender mi casa; vivía en La Habana, en el municipio de Guanabacoa. Mi expareja y yo planificamos irnos del país, pero no sabíamos para dónde. Hasta que viajamos a Rusia, después a Serbia, luego a Hungría; allí nos detuvieron, mi ex se equivocó de camino y tuvimos que pedir asilo, a los cuatro meses decidí irme a Praga. En cuanto llegué me dieron los documentos para establecerme, el trato de los oficiales de emigración fue excelente, estoy muy agradecido de eso. Este país es bastante flexible con los cubanos. Otros latinos tienen que casarse o inventar, los cubanos tenemos beneficios y muy rápido.

HT: ¿Viven muchos cubanos en Praga?

LA: Pocos y no todos somos unidos. Existen varios negocios con nombres cubanos como por ejemplo La Bodeguita del Medio y La Macumba, pero los dueños son checos. Ningún cubano tiene negocios aquí. Nuestra comunidad está muy dispersa.

HT: ¿Dónde vives y en qué trabajas?

LA: Vivo en una casa alquilada con una cubana, nos conocimos por Facebook, ella estaba en España y decidió venir para acá. Antes conocí a una checa y me fue difícil la convivencia, no nos entendíamos. Trabajo de reclamo en un restaurant, disfruto lo que hago, tengo estabilidad económica.

Plaza de Wenceslao, Praga

HT: ¿Te has adaptado? ¿Te gusta Praga?

LA: Me siento muy bien. Al principio fue difícil conseguir trabajo, estuve cinco meses viviendo del Estado, la ayuda era para casa y comida. Este idioma es el cuarto más difícil del mundo, no se aprende de un día para otro. Pienso quedarme aquí, a pesar de las bajas temperaturas. Los cubanos no estamos adaptados a tanto  frio, pero hay que trabajar, no tengo a nadie más que me ayude. La ciudad me encanta, Praga es considerada como una de las ciudades más bellas del mundo. Mi trabajo es en una de las esquinas de la Plaza de Wenceslao, ese bulevar es el centro cultural y comercial dela ciudad y uno de los sitios más importantes. Los praguenses son seres humanos, buenos y malos como en todos los lugares; algunos racistas, xenófobos, a veces los extranjeros son muy mal vistos. Si sabes el idioma te tratan bien, algunos se identifican con los cubanos por su música, el baile, por Fidel. El emigrante es mal visto donde quiera.

HT: En todos los países del mundo ocurren asesinatos, actos de violencia, ¿la ciudad es tranquila?

LA: Las calles son muy seguras. No he visto estafas, por lo menos no he escuchado ningún acontecimiento de violencia, tampoco robos.

Plaza de Wenceslao, Praga

HT: ¿A qué te dedicabas en Cuba?

LA: Fui dibujante, bailarín, después me dediqué al fisiculturismo. Aquí tuve que convalidar mi título de preuniversitario, en checo, para comenzar a trabajar. En Cuba muchas veces me busqué la vida de manera ilegal para poder subsistir, porque el salario no me alcanzaba para nada.

HT: ¿Has pensado volver?

LA: No pienso, allá no tengo a nadie, mis padres fallecieron, no tengo hermanos ni tíos, los amigos se han ido a otros países. No tener a nadie trae sus ventajas, pero también sus inconvenientes, a veces me siento muy solo. No tengo en mente regresar, desgraciadamente la emigración es uno de los problemas más difíciles que enfrenta la humanidad y el principal objetivo es buscar mejores perspectivas de vida. Yo lo encontré en Praga.


13 thoughts on “Un cubano viviendo en Praga

  • el 9 enero, 2018 a las 3:58 pm
    Permalink

    Amigo un saludo soy un cubano fuera de Cuba que también esta interesado en seguir buscando la posibilidad de establecerse legalmente en un país, si consigue o ya consiguió una respuesta para su caso por favor y puede la comparta conmigo, quiero irme a un país de Europa pero empezar por estar legal, a diferencia de usted yo tengo familia que depende de mi. Espero que al menos me pueda contestar y éxito para su vida.

  • el 16 octubre, 2017 a las 7:45 am
    Permalink

    1. Si hay cubanos que tienen negocios
    2. “el el cuarto idioma mas dificil del mundo” – Porque lo dice el?

    Parece que trabaja en la calle repartiendo tarjetas o buscando clientes para los bares junto a los africanos un trabajo duro. Me da pena ver a mis compatriotas asi.

  • el 16 octubre, 2017 a las 7:40 am
    Permalink

    Es de los peorcitos trabajos que hay, parado en una esquina repartiendo tarjetas. Y junto a el muchismos africanos.

  • el 13 mayo, 2017 a las 11:27 am
    Permalink

    Hola soy Cubano estoy dando tumbos por Europa, pues no tengo papeles en regla ni residencia en algún país. De hecho mí pasaporte está caducado, y no sé si me podría trasladar en bus a Chequia, con la suerte de que no miren la fecha de caducidad de mí pasaporte a ver si en ese maravilloso país para los cubanos me dan alguna ayuda humanitaria y me den la aprobación para quedarme allí de manera legal.. mi pregunta es… ya obtuve Protección internacional (ayuda humanitaria) en un estado miembro de la Unión Europea (Letonia) pero hace más de 5 años que se me caducó el travel Document que me brindaron ellos, lo cual según la regulación de Dublin respecto a los refugiados es que después de 5 años de haber solicitado en un estado miembro es entonces que se puede volver a solicitar el status de refugiado en otro país diferente al de recepción en primera instancia. Alguien me puede aconsejar? Darme alguna idea de cómo hacerlo al menos? He pasado también por España ya que dada la facilidad del idioma podría ser más fácil para solicitar a ellos ayuda humanitaria ya que no tengo nada ni nadie en este mundo, es triste pero es la realidad, no tengo familia ni casa en Cuba ni en ninguna parte del mundo. Pero en España no dan asilo ni ayuda humanitaria ni status subsidiario, solo te dejan estar en el país sin expulsión. Pero ya tengo 36 años y busco algo más que poder estar libremente en un país donde no podría ni trabajar ni acceder a la sanidad ni poder obtener ninguna ayuda posible por el estado, y la verdad estoy deseando tener una vida normal sin toda mi ropa en maletas dando tumbos de un lado a otro, yo realmente deseo formar una familia sólida y tener una vida digna. Gracias a todo el que se a parado a leer mi mensaje. Espero por vuestros consejos. Buen fin de semana a todos/as

  • el 15 febrero, 2017 a las 8:59 am
    Permalink

    Me llamo la atencion el vocabulario de Luis Alberto y su modo de expresarse, muy diferente al de los jovenes cubanos que van quedando en la Isla, asi como el analisis de su situacion. Es un joven que se expresa con educacion, con respeto. Ya Luis A., de regresar a Cuba, tendria que adaptarse nuevamente a las calles sucias, basuras en todas las esquinas, griterias en las colas y las malas palabras, las viviendas destrozadas, el pesimo transporte, el insoportable calor sin aire acondicionado, el mal olor, las inutiles y aburridas reuniones en el trabajo o el CDR y sobre todo a la libreta de control de alimentos… Creo que re-adaptarse le seria mucho mas dificil. Como dice el refran “A lo bueno, uno se adapta mas facil”.

  • el 24 enero, 2017 a las 8:08 am
    Permalink

    Es una historia que se puede pensar que sea simple o típica y no lo es. Quizas eso de que su ex se equivocó de camino puede ser que ella no tenia referencia de a dónde iban a ir, supongo que la que era su novia se quedó en otro lugar, pero eso no es lo importante. Lo significativo de esta historia no ni siquiera lo dificil del lenguaje porque hay millones de personas que no conocen idioma y sin embargo son perseverantes, lo más impactante para mi es conocer que hay personas como Luis Alberto que luchan por lo que quieren, nadie sabe que hay más allá de ese testimonio y esas verdades que él cuenta sobre su soledad. Una historia más de las tantas que conocemos y que se sufre por conseguir vivir dignamente.

  • el 22 enero, 2017 a las 3:59 pm
    Permalink

    ..dejemonos de cuentos…el compatriota es un simple “tarjetero” que sobrevive en praga…no es una historia de “exito” hasta el momento…ojala le vaya bien y logre progresar pero no exageremos que hasta ahora no es el “sueño praguense” que digamos….

  • el 20 enero, 2017 a las 11:48 pm
    Permalink

    Qué buena actitud tiene Luis Alberto, seguro que va a prosperar dondequiera que el destino lo lleve. El idioma verá que lo aprende, no hay nada mejor que la “inmersión” en otro lenguaje y otra cultura para alcanzar fluidez.
    A mi también me llamó la atención lo de “se equivocó de camino.” ¿Tal vez el autor lo puede aclarar?
    ¡Mucho éxito y gracias por compartir esta historia!

  • el 18 enero, 2017 a las 1:00 pm
    Permalink

    Imagino todo lo que pasó Luis Alberto, hay otros cubanos que han tenido que pasarlas igual o peor. Lo gratificante es poder llegar, lo otro se va fabricando por el camino. Felicidades a Luis alberto. Buena entrevista.

  • el 17 enero, 2017 a las 10:39 pm
    Permalink

    Señor por lo que dice ustede tiene los pies en la tierra, y estoy seguro prosperara…. pero amigo no de ideas que se le va a convertir Praga en un Hialea jijijijiji

  • el 16 enero, 2017 a las 10:07 pm
    Permalink

    “Otros latinos tienen que casarse o inventar, los cubanos tenemos beneficios y muy rápido”…Candela!…ahora todos los “pies secos” recalarán en Praga…Y no entendí eso de que su “ex se equivocó de camino y tuvimos que pedir asilo…”, ¿dónde está la relación entre un hecho y otro?

  • el 16 enero, 2017 a las 7:12 pm
    Permalink

    Feliciades! eso demuestra que cuando se quiere cualquier pais puede ser el punto de arranque de cualquier cubano que desee emigrar. No hay que buscar el sueño americano precisamente

  • el 16 enero, 2017 a las 4:56 pm
    Permalink

    Felicidades Luis Alberto, esa es la manera correcta que todo emigrante debe asumir, integrarse al país a donde llega y tratar de rehacer tu vida. Te deseo toda la suerte del mundo, te la mereces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *