Un cubano: ¿Fracasado o triunfador?

Yusimí Rodríguez

Bernardo en Barcelona, en un parque diseñado por Antonio Gaudí.

HAVANA TIMES, 23 agosto — Muchos cubanos quisieran que un extranjero les pusiese una carta de invitación.  Es una de las pocas vías para abandonar el país, temporal o definitivamente.

Bernardo no sólo tenía amigos dispuestos a ponerle la carta, sino además a costearle el viaje y ayudarlo a establecerse en España.  Pero a diferencia de muchos cubanos, no sentía la necesidad de hacerlo.  Tenía un buen salario, una moto; su trabajo le daba la posibilidad de viajar al extranjero periódicamente.  Había además otra razón de peso para no irse de Cuba: una relación de varios años y un hijo que no era suyo, pero prácticamente había criado.  ¿Qué podría llevarlo a abandonar el país, en el año 2004?

Bernardo: “Profesionalmente sentía que había llegado a mi techo.  Era técnico en computación, instalaba unos grandes servidores.  Ese trabajo lo realizaban solo tres o cuatro personas en todo el país.  Una era yo.  Lo que me quedaba aquí era ocupar un cargo directivo, trabajar tras un buró, engordar la barriga… Quería probarme desde el punto de vista profesional y personal, ver lo que podría ser mi vida fuera de aquí, a pesar de que, a través de las conversaciones con aquellos amigos, tenía una idea de cómo era vivir en España.”

HT: ¿Y su relación?

Bernardo: “La idea original era reunirnos afuera, aunque estábamos conscientes de que podía no ocurrir.  Fue un riesgo que decidí correr y ella me apoyó.”

Un curso lo llevó a Italia.  En el aeropuerto de Barajas no tomó el avión de regreso a Cuba.  Llamó a un amigo de Barcelona y le explicó la situación.  Este le dio las instrucciones para ir a su casa.  Bernardo tomó un ómnibus en Madrid a las seis de la tarde y llegó a Barcelona a la una de la mañana.  Allí lo esperaba su amigo, y así comenzó su aventura en España, aunque en ese momento no estaba seguro aún de que se quedaría.  Pero aún antes de decidirse apareció una oferta de empleo en un negocio de informática, gracias a sus conocimientos.  El salario que le ofreció el dueño fue el empujón final para quedarse. 

Después de ese primer empleo, formó una sociedad con un alemán, en la que aquel ponía el capital, y él, el conocimiento. 

Bernardo: Tuve que estudiar muchísimo, a pesar de lo bien preparado que creía estar.  Y lo estaba de hecho, pero tuve que estudiar.   Allí el límite lo pone el dinero.   Tienes que ser capaz de proporcionarle al cliente el servicio que solicite, cualquier invento, por absurdo que parezca, siempre que pueda costearlo.  Eso implicaba un nivel de preparación alto.

Su salario le permitió viajar por toda España, ir a Portugal y a Francia, aprender a navegar veleros.   Una de sus experiencias más interesantes fue hacer el Camino de Santiago en bicicleta con un grupo de amigos. 

Pero no es por teléfono o correo electrónico que sostengo este diálogo con Bernardo; tampoco durante una visita suya a la Isla.  Tras permanecer cuatro años y medio en España, decidió regresar a Cuba para quedarse.

HT: ¿Por qué?

Bernardo: “Miré hacia el futuro y me vi siendo un simple currante, como ellos llaman a los esclavos del siglo XXI, a los cuarenta, a los cincuenta y a los sesenta años.  Aquello es una sociedad de consumo y uno puede obtener cosas materiales fácilmente: por ejemplo, estos televisores modernos de pantalla plana, de cualquier tamaño, un carro,  o irse de vacaciones a cualquier lugar.   Por esas cosas hay que pagar un precio, que consiste en trabajar muchísimo para costear todo esto, o endeudarte, como hace mucha gente.  Eso no me pareció atractivo.  Valoro otras pequeñas cosas como el tiempo, las amistades…  cosas que no requieren dinero ni estar en una sociedad de consumo, ir al cine, a un concierto, actividades culturales…

Bernardo en El Camino de Santiago.

Allí nunca fui a un teatro; puedo contar con los dedos de una mano las veces que fui a un concierto.  También fui poco al cine y solo ponían los últimos estrenos del cine americano.  Si hubiese visto la posibilidad de trabajar durante diez o tal vez quince años, y al cabo de ese tiempo ser un tipo con solvencia económica y darme el lujo de escoger el trabajo y hacerlo cuando quisiera, quizás me hubiese quedado.  Pero esa posibilidad allí no existe.”

HT: ¿Y aquí, Bernardo?

Bernardo: ¿Quieres que establezca una comparación?

HT: Es algo que usted puede hacer, a diferencia de mí y de la mayoría de los cubanos.

Bernardo: Lo de aquí es bastante triste, porque aquí se puede vivir trabajando poco, o sin trabajar.  Eso no es saludable para el país.  No podemos aspirar a tener una vida como la de aquella gente, si no trabajamos.

HT: ¿O sea que la gente aquí podría tener ese nivel de vida si trabajara?

Bernardo: Obviamente, si aquí llegara el capitalismo la gente tal vez no tendría ese nivel de vida, pero sí uno parecido.

HT: ¿Quiere decir que para que las personas trabajen debe venir el capitalismo?

Bernardo: No es que tenga que venir el capitalismo.  Es que el capitalismo implica que aquellos que no tienen recursos, están obligados a vender lo único que tienen para sobrevivir: su fuerza de trabajo.  Quien la compra quiere sacar ganancia, por tanto tratará de hacerte trabajar al máximo y pagarte lo menos posible.  Para que esto suceda, la gente debe sentir la necesidad real de trabajar, porque tienen que pagar seguro médico, no pueden ir al dentista sin dinero, los sacan de sus casas si no pagan…  El socialismo no impone estas condiciones.

HT: Acaba de reconocer que para el país no es saludable que la gente no necesite realmente trabajar para vivir.  ¿Entonces el socialismo no puede conducir a la eficiencia, o al menos el que existe en Cuba?

Bernardo: Lo que quiero decir es que las fórmulas que hasta ahora se han aplicado en el socialismo no han resuelto el problema.  No se resolvió en ningún país de la Europa del Este, pero por ejemplo están las variantes de China y Viet Nam, que están aplicando un socialismo suit generis.  Tampoco creo que sus fórmulas sean las que necesitamos aquí, pero para ellos funcionan.

HT: ¿A qué le llama funcionar? Tengo entendido que en China muchísima gente pasa necesidades.

Bernardo: Hay que tener en cuenta la población que existe en China.  Es complicado satisfacer las demandas de los once millones de personas que somos aquí; satisfacer las de mil millones de personas, es imposible.  En China no se podía aplicar un socialismo como el de Europa del Este o el nuestro.  Esa gente pasa trabajo en el socialismo, pero en el capitalismo, pasarían mucho más.

Creo que el socialismo implica una voluntad del Estado de resolver los problemas de las personas y que a la hora de acordar leyes se priorice lo social por encima de lo económico.  Es por eso que no funciona muchas veces el socialismo, porque se descuida la parte económica…

Cuando pensamos en el capitalismo, pensamos que en Cuba podría ser como Estados Unidos, España, Inglaterra, y no es así.  A Cuba le tocará el capitalismo de los países del Sur.  Este es un país subdesarrollado…  Tal vez nos estamos desviando del tema.

Lo que me ofrecía el capitalismo no me interesaba.  No es que me interese más o menos lo que me ofrece el socialismo.  Es simplemente que estoy donde me toca estar, en mi país, donde no soy extranjero y no hay un tipo que va a tener prioridad por encima de mí.

HT: ¿No siente que los extranjeros tienen prioridad por encima de usted, aquí?

Bernardo: En algún momento puede ser que sí, pero no en sentido general.  Puedo recibir atención médica gratis en el Médico de la Familia y ellos tienen que pagar.  Voy al Museo Nacional de Bellas Artes y pago en moneda nacional, ellos deben pagar en divisa.  Es cierto que han existido medidas que han favorecido a los extranjeros y discriminado a los cubanos, como muchas de las cosas que se han hecho mal y se siguen haciendo mal.

Bernardo navegando en un velero.

Pero en sentido general es algo tan simple como no sentirte extranjero ni ajeno al lugar en donde estás.  Lo que pasa con el emigrante es que en cuanto se va, empieza a dejar de ser del lugar de donde partió, y nunca llegará a ser, por muchos años que viva allí, del lugar a donde fue.  No quería ese sentimiento de pérdida para mi vida.”

HT: ¿Cómo fue el regreso a Cuba?

Bernardo: Estuvo bien…pero tuve que pasar por todo este trámite en emigración para poder quedarme.  Es decir, poder estar en mi país fue algo complicado.  Cuando llegas aquí te dicen que no te puedes quedar, puedes estar tres meses aproximadamente, como si no pertenecieras aquí.

Te dicen incluso que te pagan el billete, que te llevan al aeropuerto, pero debes estar listo para viajar.  Hay cierta presión, algo parecido a cuando uno está preso en cierta forma o en libertad condicional, y debe presentarse cada cierto tiempo en la estación de policía.  Te dan fecha para que vueles.

Simplemente, no iba.  Al día siguiente decía que no me había presentado en el aeropuerto y empezaba todo el proceso otra vez.  Después de estar un mes en esa historia dijeron que mi caso había sido analizado y habían decidido que podía vivir en el país.”

HT: ¿Eso le ocurre a cualquier ciudadano en el mundo que desee regresar a su país después de emigrar?

Bernardo: No.  En el mundo, ningún ciudadano que regrese a su país tiene que pasar por este tipo de proceso, porque ese es el lugar donde debe estar, a donde pertenece.  Supuestamente es el único sitio de donde no lo pueden botar.  Me pueden botar de España, de Estados Unidos, de Inglaterra, pero no me pueden botar de Cuba.”

HT: Teoricamente.

Bernardo: Exacto.

HT: Bueno, Bernardo, ahora está aquí, pero ya no tiene moto ni aquel empleo donde ganaba un buen salario.  En fin, no tiene nada de lo que tenía antes de irse, ni lo que dejó en España.  ¿No siente que fracasó?

Bernardo: No. Primero, considero que he hecho lo que he querido.  Cuando quise irme, me fui, y cuando decidí regresar, regresé.  No he fracasado porque estoy donde quiero estar.  No tengo que rendirle cuentas a nadie de la forma en que he llevado mi vida, ni demostrar nada.  Sé que salí y me gané bien la vida afuera y pudiera volver a hacerlo, porque estoy preparado para vivir afuera.  Puedo estar al nivel de los profesionales de afuera.  Más bien creo que he triunfado.”

HT: ¿No lamenta haber perdido esa relación que dejó aquí?

Bernardo: “Fue una relación muy linda y me aportó mucho.  Pero terminó como terminan millones de relaciones de gente que está aquí, gente que no se ha ido.  Pasan diez, quince, veinte años juntos, y un día se acaba.”

HT: Hace un rato me decía que estando en España vio su futuro allí y no le gustó.  ¿Qué le depara el futuro aquí?

Bernardo: No lo sé.  Pero te repito, estoy donde debo estar.  Me puede ir jodidamente mal en Cuba, pero quiero paz de espíritu y aquí la tengo.

Todo el tiempo que viví en España me acostaba sacando cuentas de lo que tenía que pagar: el alquiler, la comida, lo que debía guardar si me dolía una muela.  Aquí no necesito hacer nada de eso.

Lo que puedo decirles a quienes tengan intenciones de salir de Cuba es que se les solucionarán los problemas que tenían aquí, pero empezarán a tener los problemas de allá.  Los problemas no desaparecen, solo cambian.”


11 thoughts on “Un cubano: ¿Fracasado o triunfador?

  • el 3 julio, 2014 a las 10:11 am
    Permalink

    Yo opino que se comio un camion de locos el sabra cuantas chinchila pela caben en un saco despues no te arepientas

  • el 10 junio, 2014 a las 8:08 pm
    Permalink

    Es un triunfador y estoy 100 % de acuerdo con el .. y habemos muchisimos locos x regresar a nuestras raíces . Le deseo mucha suerte

  • el 27 octubre, 2011 a las 8:29 pm
    Permalink

    Yo opino que Bernardo hizo muy bien trato de vivir en otro pais y triunfo. Yo vivo por 42 years en U.S.y diera cualquier cosa por poder regresar a vivir a Cuba cuando voy de visita no me importa que haya pobreza , a mi lo que me gusta es ver a mi Cuba ver a mi familia los que me quedan porque ya se han muerto mis padres un hermano y dos sobrinos. Pero alli estan mis raices y mi gente .I love Cuba

  • el 26 agosto, 2011 a las 11:40 am
    Permalink

    Todo el mundo le dice que hizo bien p’q es verdad que hizo lo que queria pero nadie lo repite, el que va a Cuba de visita siempre regresa para atras, que si lo tuyo es lo tuyo, que si las raices y todo pero cuando llegamos a Cuba llegamos con el pasaje de regreso asi que donde es el cuento, es verdad que cuando te vas se solucionan muchos problemas que tenias en Cuba y te aparecen otros p’q el pais perfecto sin problemas NO EXISTE pero la mayoria prefiere quedarse a resolver los problemas en el extranjero

  • el 26 agosto, 2011 a las 8:52 am
    Permalink

    Hizo lo que quiso y vale! yo vivo fuera de Cuba hace 6 anos, visito cuba 3 veces al ano tengo un buen trabajo pero si tuviera que regresar, regresaria, nada como las raices!!! a lo mejor no tenga carro y todos los tarecos que tengo dentro de la casa, pero tengo mi familia y mis amigos alli y sobre todo sinceridad! los cubanos somos asi, al menos una buena parte de los que esta en la isla, cuando salimos el medio incide y sinceridad no queda mucha en este mundo, no creen? voy tumbando que este año rompo mi record e iré 4 veces a la isla adorada y estoy haciendo maletas…suerte!

    Ahhh. lo olvidaba es un triunfador! totalmente!!!!!

  • el 24 agosto, 2011 a las 11:58 am
    Permalink

    La verdad que lo que el a hecho debería ser algo puramente normal. Irse y regresar a su país. Y volverse a ir si así lo desea. Debería ser normal para cualquier ciudadano Cubano hacer esto. Este derecho a entrar y salir de tu propio país es uno de los derechos mas elementales de los cuales todos debemos disfrutar sin tener que pedirle permiso a nadie y menos al estado.
    Con respecto a lo que el menciona creo que se sintió solo y con nostalgia. Todos los que estamos afuera en un punto u otro hemos pasado por eso inclusive aunque se tenga familia.

  • el 24 agosto, 2011 a las 7:13 am
    Permalink

    Bernardo, creo que sea uno de los pocos cubanos que se fueron, vivieron bien p’q el trabajo y el dinero no le faltaba y decidio regresar p’q tenia que trabajar mucho, JAJAJAJAJAJAJA, no tengo palabras para describirlo, se fue de Cuba p’q se veia TRABAJANDO detras de una mesa a engordar y regreso a Cuba p’q veia su futuro en Espana TRABAJANDO, ahora lo que tiene Bernardo es la enfermedad al trabajo, una forma grave de VAGUITUS
    Dice que en una sociedad capitalista de consumo no le gusta vivir, pobre, pobre Bernardo, quizas cuando regreso a Cuba se habra quedado con la boca abierta viendo como ha cambiado en estos anos de sistema socialista a sistema medio capitalista de consumo esfrenato, ahora querido Bernardo donde iras a vivir ???????? haras como los monjes budistas, te metes dentro de una cueva y una vez al mes vas al pueblo a pedir la limosna
    No puedo creer que en Espana no tenias libre el Domingo o 1 mes al ano de vacaciones, los paises que visitastes como lo hicistes en sueno ??????? si pudistes viajar es p’q el tiempo libre y la disponibilidad la tenias pero quien soy yo para judicar, eres adulto, libre de hacer lo que te de la gana, estas viviendo en Cuba feliz como una Pascua y si tu eres feliz somos todos felices por ti
    Yo que vivo en Italia hace 15 anos y como tu trabajo muchisimo no regresaria a Cuba a vivir ni muerta pero no somos todos iguales, yo creo que tu decision de regresar a Cuba era p’q extranabas lo tuyo pero no le des la culpa al capitalismo consumistico esfrenato, en estos momentos quisiera verte para ver como haces para llegar a fin de mes, soy curiosa, un consejo, no contar a todo el mundo que regresastes a vivir en Cuba te pueden mandar para Mazorra

  • el 24 agosto, 2011 a las 4:02 am
    Permalink

    Hace dias ,creo ,escribi,sobre eso de los emigrantes,cuando uno lo hace..es como empezar una nueva vida,como “volver a nacer”lo que dice Bernardo es la realidad,porque la vivo todavia,es posible que rengas un buen “empleo”,llegue un dia a Alemania,que fue lo que me propusieron(despues de fallidos intentos de salida ilegal…llegue a Schönefeld uno de los aeropuertos de Berlin..y empezaron las dificultades…el idioma..se terminaba el verano..ya sentia frio,comparado con las temperaturas de Stgo de Cuba,despues de tramites..con la Cruz roja alemana y Amnistia Internacional..”cosegui los papeles”consegui donde vivir..y un empleo en una empresa de “montaje electrico” como ayudante..que no estudie en Cuba…pero llego mi primer salario en ese tiempo estaba el Marco aleman..yo ganaba Bruto 1,800 marcoa alemanes,llegaba a mi cuenta 1,100..lo demas eran descuentos para la renta,seguro de salud ,un por ciento para los que estaban desempleados..etc,etc..yo me dclare ateo,pues si pertenezco a una iglesia tienes que pagar un impuesto…en se tiempo me pregunte si le pagaba el salario al cura de una iglesia.eso me “choco mucho en Cuba no existe ..con lo que me quedaba ,entonces pagar el alquiler,el gas,la electricidad,la comida el telefono,la television (ZDF y ARD) canales estatales alegando que no hacen Comerciales ademas del cable..cuando vienes a ver..ya se fue tu salario..lomismo que Bernardo lo hice yo ..deje lo mas Preciado a mi Espasa o Examiga ..deje el barrio,los amigos la familai a veces te enfermas,estas solo tengo que llamar a un amig(a)..para que me ayude..estas Hospitalizado nadie te visita,solo el “recuerdo” de lo que dejastes atras..a veces escribo sobre Dios en otros Foros aunque soy ateo..pero dicen que Dios da amor y viene del cielo ..yo digo que los dioses los dejamos atras..esa gente que nos quisieron..y que si volvemos nos seguiran queriendo…yo solo decia “quiero salir”..sin saber lo que es el Capitalismo..aparte de que vivo en el primer mundo..me falta lo que deje en Cuba..que hoy me doy cuenta que es lo fundamental!! saludos a todos!!

  • el 23 agosto, 2011 a las 3:14 pm
    Permalink

    Pero hay un momento en el que uno determina su futuro… claro, a veces las circunstancias tienen su peso y nos llevan a tomar decisiones que son casi las únicas y nuestra voluntad queda para otro momento. Yo volví a mi país luego de trabajar y vivir en estados unidos, me fue regular, nunca pasé actos de discriminación o situaciones donde mis derechos se vieran violentados como le pasa a millones de migrantes; claro que no tuve nunca comodidades que en mi país tuve y sigo teniendo, nunca salí a vacacionar y tampoco comía cada fin de semana fuera si así lo disponía; nunca he sido de derroches pero hay ciertos gustos que uno puede darse como de pronto ir al cine o a algún concierto y eso pocas veces logramos hacerlo donde el trabajo es lo primordial y a ratos lo único, en eso y pagar las cuentas se destina gran parte de nuestros esfuerzos. Aplaudo que este amigo haya podido conocer de propia cuenta cómo es la cosa en casa y fuera de… y todavía más extraordinario que haya podido elegir por cual vida optar. Bueno sería que todo ser sobre la tierra en algún momento se planteara ese dilema de hacia donde dirigir su andar y tener la dicha que pocos tenemos de así encausarla sin más miramientos que lo que realmente consideramos valioso. Salud para todos!

  • el 23 agosto, 2011 a las 2:11 pm
    Permalink

    Sin dudas Bernardo ha triunfado, no porque haya logrado un buen empleo en Barcelona ni porque recibe atencion medica subsidiada en Cuba, sino porque ha tenido la oportunidad y el coraje de tomar decisiones segun su gusto personal y su conciencia. Un poco de solvencia material ayuda al hombre, pero es su solvencia de espiritu, de izar las velas del alma la que lo hace libre.

  • el 23 agosto, 2011 a las 7:31 am
    Permalink

    !Valiente el muchacho!!,conozco casos como el de este muchacho.
    Si estudio tanto como dice ,hizo amigos,visito lugares,tan mal nunca le fue.Ademas dice que nunca fue a una funcion de teatro,en mi opinion no lo hizo porque no quiso,porque barcelona es una de las mejores plazas del teatro en españa y si tenia tiempo y dinero para ir a lugares como el camino de santiago,tambien pudo haberlo hecho a algun teatro,digo si tanto dice que le gusta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *