Reinaldo Escobar: Soy un ciudadano independiente (II)

Yusimí Rodríguez

Reinaldo Escobar. Foto: alongthemalecon.blogspot.com

HAVANA TIMES — El periodista Reinaldo Escobar fue despedido de la Prensa oficial cubana en 1988, pero ha seguido escribiendo sus comentarios críticos, últimamente en su blog desdeaquí. El esposo de Yoani Sanchez, una de las 100 personas más influyentes del mundo de la revista Time (2008), se encuentra en La Habana mientras que Yoani está en una gira internacional. A continuación presentamos la segunda parte de nuestra entrevista con Reinaldo Escobar.

Ver la primera parte de la entrevista.

HT: ¿Por qué continúa siendo un marxólogo?

Reinaldo: Creo que el marxismo es subversivo hoy en Cuba. La política oficial del Partido en economía es todo menos marxista.

HT: ¿Sin embargo los cambios económicos que tienen lugar en el país no van en la dirección correcta?

Reinaldo: Sí, pero no son marxistas.

HT: ¿Entonces Marx estaba equivocado?

Reinaldo: En aquel momento no, pero sus teorías ya no son aplicables. Marx decía que la práctica es el criterio evaluativo de la verdad. La práctica ha demostrado que esas ideas no funcionan. Mi amigo Víctor Fowler dice que hay que empezar a considerar la inviabilidad como una regularidad del sistema socialista.

HT: Muchos lectores de Havana Times y personas con quienes converso, dicen que es fácil criticar el sistema y demostrar sus errores. Ofrecer soluciones es más difícil. Le escuché a usted afirmar en una ocasión que nuestra educación y salud pública no son gratuitas. Concuerdo, pero todos tenemos acceso. ¿Cuál sería la alternativa a lo que tenemos hoy y no funciona ni es gratis, en una Cuba democrática futura?

Reinaldo: El argumento de que criticar es fácil lo inventaron los derechistas, que son los que han estado tradicionalmente en el poder, y por eso no me gusta.

HT: ¿Es usted de izquierda?

Reinaldo: No me gusta un argumento de extrema derecha o extrema izquierda. Tampoco me gusta la afirmación de que Cuba es un mejor país, por estar mejor que Honduras, Guatemala, Haití. No me gusta porque eso podía haberlo dicho Batista. Él pudo preguntarle a Fidel Castro para qué había asaltado el Moncada si estábamos mejor que esos países.

Que una persona ingrese en el hospital y deba llevar sábana, ventilador, tal vez el hilo de sutura y hasta un regalo para el médico, es producto de nuestro sistema de salud pública, que no es gratuito. Lo sería si el ministro de salud pública costeara los gastos con su peculio personal.

Reinaldo Escobar en el casamiento de Wendy Iriepa y Ignacio Estrada. Foto/archivo HT.

Hay que pagar médicos, instrumental, equipos, y lo pagamos nosotros. Pero al hacernos creer que es gratuito, no tenemos derecho a reclamar, ni podemos hacerlo porque no tenemos libertad de expresión. Quiero tener esa libertad para reclamar mis derechos de quien paga un impuesto. No creo que la salud deba ser gratis; todos debemos pagar un impuesto tangible y mensurable, para poder exigir en esa medida. Al no serlo, no puedo pedir cuentas ni exigir mejor calidad. Debo aceptarlo como un regalo generoso de la Revolución.

Lo mismo sucede en Educación. No tenemos buenos profesores porque emigran a profesiones más lucrativas. No pagamos, pero la educación es ideoloógizada. El aula de mi hijo está forrada con fotos de Fidel, los Cinco Héroes y Ernesto Guevara. Se paga con cuotas de libertad y aceptación de adoctrinamiento.

HT: En el 2011, usted y Yoani Sánchez apadrinaron la boda de Wendy Iriepa e Ignacio Estrada. Quiero preguntarle sinceramente, ¿la solidaridad de la disidencia con personas negras, homosexuales, transexuales, travestis… es real o…?

Reinaldo: ¿Coyuntural? Lo es, tanto como que en el parlamento se estén preocupando por la cantidad de mujeres y de negros hay. Nuestra nación necesita aprender mucho y ponerse a la altura del siglo XXI. Para ser una persona de este siglo, no se puede ser ni homo fóbica ni racista.

HT: ¿No es políticamente correcto?

Reinaldo: No es epocalmente correcto.

HT: ¿Siempre ha sentido aceptación hacia los homosexuales?

Reinaldo: No soy homosexual porque nunca he logrado que me guste un tipo. Me he preguntado si estoy perdiéndome algo. He intentado fantasear con un hombre, pero no funciona.

Mi primer amigo homosexual fue Luís Santiago. Un tipo increíble que estuvo en el asalto al Palacio Presidencial, puso bombas. Apareció en la portada de un periódico durante la tiranía, atrapado por el… Ventura. Fue fundador de la Seguridad del Estado.

Luego, evolucionó hasta una posición opositora y en los setenta, apareció en el Granma, acusado de delitos contrarrevolucionarios. Con él aprendí que los homosexuales pueden ser personas muy valientes. Hasta ese momento, mi percepción era la de un camagüeyano adolescente, basada en lo que me enseñaron de pequeño.

Fidel Castro gobernó sabiendo que tenía la capacidad de hacer lo que quisiera en este país. Eso es obsceno, pero se acabó. El país no podrá ser gobernado así nunca más. De ahí mi optimismo.

HT: ¿Su aceptación a los homosexuales no entraba en contradicción con su posición política de aquella época, cuando se sentía identificado con el gobierno revolucionario?

Reinaldo: Fue mi posición política la que entró en contradicción, o más bien la de los extremistas. Mis primeras contradicciones con el sistema comenzaron en 1962. En el … de Camagüey se apostaba un grupo de guardias… y a todo el que pasaba con un escapulario se lo arrancaban. Aquello me parecía mal aunque no era religioso.

HT: ¿Qué piensa de la promoción de la boda de Wendy e Ignacio como la primera de tipo homosexual en el país?

Reinaldo: Eso fue una interpretación equivocada. A ella se le practicó una adecuación genital y ahora es legalmente una mujer. De otra forma, no habría podido casarse, porque en Cuba no se ha aprobado el matrimonio homosexual. Fue la boda entre personas cuya sexualidad no es aceptada.

HT: ¿Por eso se realizó el 13 de agosto?

Reinaldo: Le hice esa pregunta a Ignacio y me respondió que ya que Fidel Castro había reconocido su responsabilidad en la represión de los homosexuales en las UMAP, ellos le hacían ese regalo.

HT: El año pasado proyectaron el documental sobre la Primavera Árabe, en el Festival Clic. ¿Cuál fue el objetivo? ¿Tiene alguna esperanza de que suceda algo parecido en Cuba?

Reinaldo: Existen transcendentales diferencias entre Cuba y los países árabes. Allí predominan los jóvenes y el acceso a las redes sociales in muy superior al que hay en Cuba. Además la primavera árabe ocurre en otras condiciones. La proyección tuvo el mismo objetivo que la del documental “No”, de Chile, hace unos días: abrir el pensamiento de las personas, mostrar otras realidades y que el mundo camina en esa dirección. No pretendíamos instrumentar ni adoctrinar a nadie. Asumir eso es sobreestimar nuestra capacidad de generar acciones.

HT: Cuando se publicó la reforma migratoria, muchos nos preguntábamos que pasaría con Yoani y la veíamos como el termómetro para medir la veracidad de la reforma. Ahora ya ocurrió, ella tiene pasaporte y viajará… (Esta entrevista se realizó el lunes 11 de febrero)

Reinaldo: Perdón, está ocurriendo. La ley tiene dos artículos esenciales, el 23 y el 25. El primero regula la tenencia del pasaporte y el segundo, el traspaso de la frontera. Ambos tienen acápites idénticos. Uno de ellos dice que por motivos de seguridad nacional, a una persona se le podrá negar el pasaporte y/o el traspaso de la frontera. Y el inciso H dice que por motivos de utilidad pública, los funcionarios correspondientes pueden negarle el pasaporte o el traslado de la frontera a un ciudadano.

Yoani Sanchez y Reinaldo Escobar. foto: translatingcuba.com

Este es uno de los granes agujeros de la ley. Hay varios. El esotro es que en ningún punto aparece la capacidad de apelación que tiene el ciudadano que sea víctima de alguna de estas restricciones. Funcionarios de emigración manejan el derecho esencial del ser humano de moverse libremente, y el ciudadano no puede apelar esa decisión. La ley tendría que haber reconocido el derecho de todo ciudadano cubano a salir y regresar a su país, y permanecer fuera el tiempo que lo desee, excepto en el caso de cumplir sentencia judicial. La ley todavía no dice que entrar y salir es un derecho; es como un regalo que te hacen.

El 14 de enero, Yoani y yo fuimos a la misma Oficina de Emigración que le había negado el permiso de salida veinte veces. Fue la primera en la cola porque yo marqué desde las ocho de la mañana del día anterior. Allí le dijeron que no tendría problemas para salir, pero hay que esperar hasta el día 17, que es su fecha de vuelo.

HT: En el quinto capítulo de la segunda temporada de Razones Ciudadanas*, usted afirma que no todo lo que se envía a la sesión Cartas a la Dirección del Periódico Granma, se publica. ¿Tiene pruebas de eso?

Reinaldo: Sí. Yoani y yo fuimos a un concierto de Pedro Luís Ferrer con Teo y nos prohibieron la entrada, con el argumento de que dañamos la cultura del país. Preguntamos si nuestro hijo tampoco podía entrar y, confundidos, dijeron que sí. Enviamos una carta a Granma relatando los hechos y no fue publicada.

HT: También en este capítulo, usted afirma que si las reformas se llevaran a cabo con mayor profundidad y rapidez, sería el fin del sistema. ¿Terminaría también el monopartidismo?

Reinaldo: Creo que debemos preguntarnos qué viene ahora. Lo que falta son las reformas políticas. La tendencia que veo es esa: mercado y democracia. En algún momento, solo quedará de todo esto el Partido único, La gente irá ganando espacios de libertad y presionarán un poco más.  Vendrá la libertad de expresión y de asociación.

HT: No necesariamente. Está el caso de China.

Reinaldo: Celebro que lo menciones. Ellos pasaron del feudalismo al capitalismo.  Nunca conocieron el que conocimos nosotros; para ellos pasar al capitalismo fue ir al futuro, para los cubanos es ir al pasado. Su cultura es de tener un mandarín, un emperador, seguir a un líder.

Reinaldo Escobar

HT: La nuestra también. Seguimos a un líder, un caudillo.

Reinaldo: Es diferente. Hay que ver la Revolución Cultural China, el pensamiento de Mao Tse Tung. Leí en una revista que a una mujer la iban a operar del hígado, y antes de la operación, aparecían los cirujanos reunidos leyendo el libro de citas de Mao para saber cómo operarla. Duélale a quien le duela, nosotros somos un país occidental, del hemisferio norte.

HT: ¿Se siente optimista?

Reinaldo: Hace algunos años decía que era un hombre optimista, pero me sentía pesimista con el futuro de Cuba. No había ocurrido el 31 de julio del 2006, cuando Fidel Castro abandonó el poder. Además ha pasado el tiempo y la biología tiene leyes invariables. Dentro de cinco años, este país no será dirigido por alguien que pueda dar un golpe en la mesa y decir que algo hará porque le da la gana. Ese era un poder que tenía Fidel Castro y heredó su hermano, en menor medida.

Fidel Castro gobernó sabiendo que tenía la capacidad de hacer lo que quisiera en este país. Eso es obsceno, pero se acabó. El país no podrá ser gobernado así nunca más. De ahí mi optimismo.

HT: ¿Quisiera agregar algo?

Reinaldo: Sé que corremos el riesgo de desembocar en algo peor. Pero no sería culpa de los cambios, sino de quienes los demoran. Es lo que sucedió en muchos países de la Europa del Este, que terminaron en el capitalismo despiadado, pero ese es el capitalismo que construyen los comunistas. Por eso, debemos ser muy cuidadosos.

*Programa audiovisual alternativo, que circula en CDs y memorias flash.

 

 


27 thoughts on “Reinaldo Escobar: Soy un ciudadano independiente (II)

  • el 2 abril, 2013 a las 3:51 pm
    Permalink

    Gracias Yusimí por la entrevista y Reynaldo por la lucidez y la honestidad en las respuestas. La historia de Reynaldo, similar a tantos que han intentado develar las intríngulis del sistema cubano y han terminado expulsados, marcados, es suficiente como evidencia de la inviabilidad del modelo de gobierno cubano. La respuesta final, sobre el peligro de desembocar en algo peor por la demora de los cambios inevitables me parece muy cierta y hay que considerarla como parte de la responsabilidad de la estructura de poder que ha mantenido maniatada la capacidad de crear, producir y crecer del pueblo cubano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *