Reforma monetaria en Cuba, ¿cirugía o sedantes?

 

Entrevista con el economista cubano Pavel Vidal

 (Ecos de la XXVIII Conferencia Anual de la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana, Miami, 26 al 28 de julio pasado.)

Vicente Morin Aguado

Pavel Vidal. Foto: progresosemanal.us

HAVANA TIMES – Pavel Vidal Alejandro, profesor de la Universidad Javeriana de Cali, antes docente e investigador en la Universidad de La Habana y en el Centro de Estudios de la Economía Cubana (CEEC), respondió sobre la inevitable unificación monetaria: “Hace diez años te habría dicho un proceso gradual, pero se han demorado tanto que ahora tiene que ser lo más rápido posible.”

HT: ¿Siempre culpan al gobierno de turno, pero se han dado en el país las condiciones para desplegar la reforma?

PVA: Mantener la situación actual genera un alto costo, se eterniza la ineficiencia, los datos están distorsionados, la inversión extranjera desestimulada, el dilema está entre los seguros beneficios a mediano-largo plazo y el choque inmediato que recibe la economía, inclusive con el peligro de colapsar.

HT: Insistimos, ¿se pudo y se puede hacer?

PVA: Las autoridades están analizando el mejor momento, se necesitan recursos financieros para suavizar el impacto. Los orígenes podrían ser varios: las reservas internacionales de Cuba, sospechosamente escasas, según dicen los hechos, un prestamista poderoso, dígase Fondo Monetario Internacional (FMI) o Banco Mundial (BM), instituciones a las cuales el Gobierno se niega a pertenecer y el presupuesto estatal, cuyo déficit alcanza el 12 % del Producto Interno Bruto (PIB), cifra altísima que reduce las posibilidades de esta opción.

HT: Evidentemente el imprescindible prestamista significa una decisión política, lejos de las aulas universitarias, pero si llegara a ejecutarse la “unificación”, el dato que preocupa a la gente de a pie es la tasa de cambio. Algunos economistas mencionan dos tasas, una para el sistema estatal, otra para la población, nuestro entrevistado se atreve a precisar fijando cifras:

Definitivamente una sola tasa, porque debemos acabar con las dos existentes en cualquier variante, siempre la cifra de ajuste será lo más cercana posible del número previo más alto, diríamos en Cuba sobre 20 a 24.

HT: Adelantaste que debe ser ahora un cambio rápido, ¿Cuál es el significado concreto de esa afirmación?

PVA: Rápido, tampoco puede ser en meses, yo me imagino un escenario de tal vez tres años, con los posibles instrumentos fiscales, créditos, subsidios, que suavicen el golpe.

HT: ¿Hablar del golpe es mencionar las duras consecuencias iniciales?

PVA: Cierto, será desempleo, movimiento laboral del sector estatal ineficiente que tendrá que cerrar, hacia sectores emergentes cuyo crecimiento debe estimularse, por ejemplo, las inversiones en áreas exportables, entonces incentivadas y, no se ha mencionado siendo importante, el sector privado, único que ha generado crecimiento y empleo en los últimos años.

HT: Contrario al consejo sabio de quiénes se han quemado las pestañas con la economía, el Gobierno actual, puesto en su lugar por el anterior, se muestra inconsecuente, de acuerdo con las medidas contradictorias recientes, frenando la gestión privada, inclusive con un polémico artículo en el nuevo proyecto constitucional. La presencia en el país, meses atrás, de una delegación vietnamita encabezada por el primer secretario del Partido Comunista de la nación indochina, nos lleva a especular sobre si la experiencia anamita será una inspiración para Cuba.

PVA: Se ha pensado en Viet Nam por algunas similitudes, como eliminar la libreta de racionamiento, un sector estatal en proceso de reformas y, en especial, la decisión de mantener el régimen político. No obstante, hay notables diferencias entre ambos países.

HT: Las decisiones trascendentales suelen esconder una interpretación nada divulgada, capaz de anular cualquier análisis por muy argumentado que sea. ¿Tiene usted algo que decir, una sospecha latente?

PVA: Todo depende de si quienes gobiernan deciden una reforma profunda, estructural decimos en economía, capaz de cambiar al país. Entre otras cosas implica el cierre de las empresas ineficientes, duro, pero consecuente con el buen manejo económico, el ya dicho movimiento de empleo hacia los sectores emergentes y permitir la amplia gestión y/o inversión en actividades generadoras de exportaciones, implica mejorar las empresas eficientes, darle alas libres a la economía.

HT: ¿Y la otra posibilidad?

PVA: Pudiera ser una reforma ficticia, donde solamente de modifique el asunto de la tasa de cambio, el simple denominador común que de hecho se aplica en las calles por la población, sin cambiar nada realmente, con la apariencia de hacer un cambio real.

HT: El apretón de manos final con Pável Vidal Alejandro, hecho en la sala de conferencias del hotel Hilton del Miami Downtown, durante la recién finalizada XXVIII Conferencia Anual de la Asociación para el Estudio de la Economía Cubana (ASCE)—26 al 28 de julio pasado—, nos deja con las dudas del reconocido lampedusianismo, política extraoficial del Gobierno i en nuestro país.

Vicente Morín Aguado:  Mardeleva287@gmail.com

27 thoughts on “Reforma monetaria en Cuba, ¿cirugía o sedantes?

  • Orland hace rato yo vengo diciendo que Murillo sabe que lo que esta en juego es su pescuezo, y muy sabiamente dira para si mismo, el muerto que lo ponga otro, con las nuevas politicas de inmigracion, viajes de cubanos, miles con pasaporte espanol, ventas de casas y autos, etc, etc, han provocado sin quererlo la circulacion de una tercera moneda, la cual no pueden controlar, y ningun economista y mucho menos Murillo que lo que estudio es el arte militar, le ponen a Raul sobre el buro una propuesta que garantize que el dolar no se dispare, y se trancó el dominó.

  • Raule, la tendencia que tendra la moneda de los EE UU ante un cambio es imprevisible, la dicta el mercado y el gobierno de la isla no tiene ningun macanisno de control efectivo sobre ella. Si emiten una abultada cantidad de pesos, que es lo mas probable que ocurra, el precio del dollar se dispara. Ese asunto, probablemente, les preocupa y puede ser uno de los elementos que ha paralizado la llamada unificacion monetaria.
    Saludos.

  • lo que yo he podido apreciar en la calle es que para el cubano de a pie, a partir de que se acepta en las TRD cualquiea de las dos monedas, es ajeno a todos estos analisis de causas y consecuencias,para comprar la pasta de dientes, jabon y detergente, aceite de cocina, una colcha de trapear y alguna que otra chancletica y unos trapitos para el diario, ya no es necesario primero cambiar sus escasos pesos por chavitos y punto. Para muchos no ha pasado desapercibido, algunos pronunciamientos hasta del propio Raul, de que todos aquellos que tienen su dinero en los bancos nada deben de temer por el cambio??, es facil leer entre lineas, y los que no lo tienen ?? esta descartado un cambio de moneda ?
    o un doble cambio, o sea cambiar los chavitos por pesos, pero estos a su vez son nuevos billetes, circulan dos monedas en Cuba ? y el dolar no es una tercera moneda que circula tambien, que tendencia tendra esta moneda ante un cambio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *