¿Oponerse al aborto o defender la vida?

Dialogando con un sacerdote católico en Cuba

Yusimí Rodríguez

Fray Léster Rafael Zayas Díaz

HAVANA TIMES — Recientemente y en momentos previos, HT ha publicado artículos sobre el aborto, tema complejo, incluso en Cuba, donde su práctica es legal.

He querido escuchar, con absoluto respeto, la opinión de un representante de la Iglesia Católica, institución históricamente opuesta al aborto, que aumenta gradualmente su protagonismo en la esfera pública de nuestro país.

Fray Léster Rafael Zayas Díaz es Licenciado en Teología por la Facultad San Esteban de Salamanca, y en Filosofía, por la Pontificia Universidad de Salamanca. Realiza doctorado en ambas especialidades y es el actual rector del Centro Fray Bartolomé de las Casas del Convento San Juan de Letrán, en La Habana.

Fray Léster: La Iglesia Católica se opone radicalmente al aborto porque defiende que hay vida humana desde el momento de la concepción. No es un dato de fe; lo demuestran estudios. Ese ser tiene derecho a vivir. Para hablar de derechos debe haber persona humana.

Algunos dicen que no, aunque exista individuo, porque la persona se fundamenta en la relación. Ese argumento viabiliza matar al niño nacido, si no se le reconoce como persona.

Para otros hay persona cuando termina la formación biológica y orgánica. Pero según la ciencia, el cerebro y el nervio óptico humanos completan su desarrollo a los 6 años. Se podría matar a los niños de 0 a 6 años.

Otros plantean que hay persona humana desde que se detecta actividad radiológica en el cerebro del feto. Pero la ciencia describe casos donde el cerebro muestra encefalograma plano por unos momentos y luego vuelve a existir actividad.

Otros dicen que no hay, hasta que el cigoto se implanta en el útero y ocurre la anidación. Es la postura más seria. Antes de la anidación, puede haber aborto espontáneo.  El cigoto podría dividirse dando lugar a dos individuos; o dos cigotos fecundados se fusionan dando lugar a un individuo. En estas personas se descubren dos informaciones genéticas distintas. Entonces: ¿Hay persona humana antes de la anidación cuando ignoramos si será uno, dos, o un fibroma?

Un grupo de teólogos y científicos católicos valora la posibilidad del aborto antes de la anidación. Otro la rechaza, argumentando que sin interrupción del proceso, nacerá una persona humana. ¿Tenemos derecho de interrumpirlo?

Existen otros aspectos a considerar, como el caso de una mujer violada. ¿Por qué obligarla a tener un hijo de su violador? Podríamos eliminarlo, pero es continuar la cadena de violencia. Algunas mujeres violadas deciden parir, no culpan al que está en su vientre.

HT: ¿Esa elección no debe ser de la madre?

Fray Léster: Para mí, sí. El martirio y el heroísmo, no se pueden pedir ni imponer. Pero ¿hasta dónde llega su derecho a decidir sobre esa vida?

HT: Es una buena pregunta. ¿Pero de no tenerlo la madre, quién?

Fray Léster: La pregunta es hasta dónde ella lo tiene, pero si no lo tiene ella, no lo tiene nadie.

HT: Hace meses, el presidente de Ecuador Rafael Correa, ante la posibilidad de la descriminalización del aborto en ciertos casos en su país, amenazó con abandonar la presidencia. ¿Qué opina del aborto cuando peligra la vida de la madre?

Fray Léster: La Iglesia no se opone al aborto terapéutico. Digo más, si la vida de la madre peligra y ella está inconsciente, la Iglesia opta porque se salve ella. La madre es viable; el feto, no sabemos.

HT: ¿Le parece bien que la Iglesia tenga tanto peso en la sociedad, como sucede en muchos países latinoamericanos, donde el aborto es ilegal?

Fray Léster: No. Defiendo tanto el estado laico que durante la peregrinación de la Virgen me negué a llevarla a las escuelas. En el estado laico la voz de la Iglesia debe ser una más, aunque con derecho a opinar. Cuando la Iglesia impone su criterio (a veces no es la Iglesia, sino el partido en el poder) tiembla el estado laico.

Uno de los grandes logros de Cuba es que cuando nació como república, nació laica.

HT: Antes de declararse atea, después de 1959.

Fray Léster: El ateísmo es confesional y también pone en peligro el estado laico.

Uno de mis grandes problemas como cura, en la Cuba actual, es que la Iglesia Católica parece estar siendo reconocida de manera especial. Estoy totalmente en contra. Creo que debe ser un interlocutor fuerte, y en los momentos más recientes de nuestra historia ha jugado un papel importante, pero no debe ser el único interlocutor.

HT: Algunos creemos que podría llegar a exigir la ilegalización de los legrados en Cuba.

Fray Léster: Eso no sucederá en la Iglesia cubana. No porque estemos de acuerdo. Me espanta la cuestión del legrado en Cuba, la absoluta irresponsabilidad, no del Estado, sino de los individuos. Creo que no hay que llegar al aborto.

HT: Pero la Iglesia Católica está en contra de los anticonceptivos.

Fray Léster: No en contra de los métodos anticonceptivos que impiden la fecundación, sino de los abortivos, que impiden la anidación y expulsan el cigoto fecundado. La Iglesia no aprueba usar los que impiden la fecundación todo el tiempo dentro del matrimonio, porque es cerrarse a la vida. Ahí entra el tema de quienes no desean hijos.

HT: Usted decidió no tenerlos y es una decisión respetada. ¿Por qué no lo sería la de una pareja que no desee hijos?

Fray Léster: La Iglesia dice que el matrimonio está abierto a esa posibilidad. No es que deban tenerlos enseguida. La Iglesia defiende también la paternidad responsable.

Hasta el Concilio Vaticano II, la doctrina planteaba que el fin del matrimonio era solamente la procreación. Un disparate. Afortunadamente, después del concilio se dice que el fin es el amor de los esposos y la procreación.

HT: Entonces los homosexuales podrían casarse.

Fray Léster: Claro, pero no por la Iglesia. Pasarán años para que eso ocurra. La doctrina nos viene de San Agustín; no por ser católicos todos coincidimos con ella.

Según la doctrina, el único método anticonceptivo a usar sería el Billings, que es natural.  Consiste en realizar un estudio a la mujer y tener relaciones solo en los días no fértiles de ella. Es muy complejo en la praxis.

HT: Y asesino para cualquier libido, supongo.

Fray Léster: Estamos de acuerdo. ¿Qué hacer? Otro cura diría que deben aguantarse. Para mí, el mal menor es el preservativo, también para evitar enfermedades. Lo ideal sería que los jóvenes tuvieran un noviazgo largo y serio, que no fueran promiscuos; al no ser así, el preservativo es el mal menor.

En mi parroquia no lo proclamo, para evitar el mal uso. Tengo una pareja joven con cuatro hijos; no pueden tener más. Les recomendé el preservativo.  Las leyes de la Iglesia no tienen interpretación, pero la iglesia se guía también por el Evangelio de Jesús Cristo que es mucho más que la ley.  Lo más importante para Dios y la Iglesia es el bien del ser humano, en este caso la dicha de los cónyuges. Sería irresponsable tener hijos, porque una ley prohíbe el uso de anticonceptivos, y luego no poderlos criar.

La Iglesia no es solo la que aparece en los medios. Quienes no salimos en TV, pero trabajamos, estudiamos, e intentamos hacer ciencia, tenemos una opinión. Demora, como todo en la Iglesia, pero llega. Después de mucho tiempo, vuelven moverse en el Vaticano los temas de los divorciados y los homosexuales.

Regresando al aborto, estoy contra su uso por razones egoístas: una mujer que irresponsablemente se acueste con alguien, y luego no quiera parir porque le salen estrías, se complica su vida.

HT: El niño no es solo responsabilidad de la madre.

Fray Léster: Quise decir de ambos, que no deseen complicarse la vida porque ya no pueden pasear, etc. Estoy en contra, si el aborto posibilita legalizar el infanticidio solapado, que se practica en más países de los que crees, y no aparece en la prensa.  Los bebés que no superan determinadas parámetros al nacer, son arrojados a la cubeta.

Sé de un médico, de determinado país, que encontró un bebé en una cubeta en un hospital y cuando fue a entregarlo, los neonatólogos no querían recibirlo porque si moría afectaba las estadísticas de mortalidad infantil.

HT: También se realizan legrados cuando los ultrasonidos muestran determinadas malformaciones o retrasos.

Fray Léster: Ahí me guío por lo viable o no. Un niño con Síndrome Down tiene derecho a vivir, como uno al que le falte un brazo. Lo contrario facilita un nazismo de nuevo cuño: solo nacen los perfectos.

Si el niño no es viable, o sea, no puede vivir una vez nazca, o morirá en el útero, se debe intervenir.

Pero conozco un caso en que el ultrasonido de la embarazada mostraba su bebé con un riñón poliquístico. Eso es motivo de aborto en Cuba. Ella se negó y debió firmar papeles, incluso protestar formalmente, porque la médico de la familia iba seguido a su casa para que abortara. Hoy la niña tiene quince años y ningún riñón poliquístico.

El gobierno cubano se ha percatado de estos errores, creo que demasiado tarde. Ahora piden ayuda a la Iglesia para motivar a las personas a no recurrir al aborto como método anticonceptivo.

HT: ¿No estará relacionado con el envejecimiento poblacional y la baja tasa de natalidad?

Fray Léster: Claro. En el 2016, Cuba será el país más envejecido del continente. Pero por mucho tiempo esto se promovió como método anticonceptivo. Hay una educación de fondo que impide ver qué es malo.

Estoy contra el aborto porque defiendo la vida desde el momento de su concepción. La madre, aunque sea su cuerpo, debe estar consciente de que eso es otra persona.

HT: Pero sin ella no sobrevive.

Fray Léster: Tampoco cuando nace. Un anciano postrado no sobrevive sin cuidados. ¿Lo matamos? La vida no me pertenece por depender de mí.

Respeto la decisión de la madre, aun cuando me parezca errada. Creo en la autonomía de la persona. Pero pienso que algo debe regular el aborto y poner límites; si queda únicamente en manos de los padres, pueden usarlo solo para no complicarse la vida. Tendría derecho de llevar a mi madre a una ducha de gas si enferma y complica mi vida.

Creo que sobre el aborto habrá que dialogar y seguir investigando. Mientras no aparezca la verdad, defiendo la vida de la persona humana.


48 thoughts on “¿Oponerse al aborto o defender la vida?

  • el 1 abril, 2014 a las 12:10 am
    Permalink

    El tema del aborto es una estrategia política tanto de la iglesia como de los gobiernos. El anti-aborto esta solo apoyado por aquellos que tienen ninguna capacidad como humanos. Es también una manera de oprimir a la mujer y de continuar el patriaquismo. Solo la mujer tiene derecho alguno en decidir y controlar la familia. Es conservación del machismo, amentando marianas. Los padres Latinos en un 90% abandonan la familia de una manera u otra. Caen presos, se van a otro país a buscar “mejor vida”, abandonan el matrimonio echando la culpa siempre a la esposa, se van es busca de oportunidades en otras ciudades. Del otro 10% un 8% maltrata física y mentalmente a su conyugue. Quien se queda con la responsabilidad de los hijos es la mujer. El que Cuba a esta altura y después de tanto tiempo de tener libertad de aborto; el comenzar este dialogo, solo significa atraso como grupo humano. No estamos en la época de la inquisición ni mucho menos. La iglesia católica debería estar resolviendo sus problemas que son penosos y dejar a las mujeres ser felices con sus vidas. Una institución que no hace nada por las monjas en su vejez, que elimino a la mujer dejándola muda a lo hora de tomar decisiones importantes y la condeno a mas de mil años de opresión, que quemo vivas a miles de mujeres inocentes, que continua pensando que la mujer es solo buena para parir y tener sexo; lo único que debería hacer es estar de rodillas y pedirles perdón por el resto de su existencia. Ya han causado demasiado daño calladitos se ven mucho mas bonitos.

  • el 28 marzo, 2014 a las 3:11 pm
    Permalink

    Entonces si una madre puede decidir quitar la vida de su hijo en el vientre, puede ella también quitársela cuando ha nacido, si es que la primera se justifica porque no la segunda???

  • el 15 marzo, 2014 a las 1:20 pm
    Permalink

    Como creyente no necesito probar que existe dios porque es algo que siento,pero pienso que los ateos tiene razon cuando afirman que somos los creyentes los que debemos probar su existencia si es que decimos que estan equivocados.Es mi opinion que unos “sienten” a existencia de Dios y otros no,cada uno tiene el derecho a pensar de acuerdo a us convicciones, es una cuestion de fe..En lo que pienso que todos debieramos estar de acuerdo es que la imposicion a otros del ateismo, la creencia en un Dios o profeta determinado o algun otra doctrina politica o filosofica, es algo que va en contra de las mas elementales reglas de convivencia y la causa de millones de muertos a lo largo de la historia en guerras religiosas o de doctrinas politicas que continuan en la actualidad

  • el 15 marzo, 2014 a las 1:07 pm
    Permalink

    Como creyente no necesito probar que existe dios porque es algo que siento,pero pienso que los ateos tiene razon cuando afirman que somos los creyentes los que debemos probar su existencia si es que decimos que estan equivocados.Es mi opinion que unos “sienten” a existencia de Dios y otros no,cada uno tiene el derecho a pensar de acuerdo a us convicciones, es una cuestion de fe..En lo que pienso que todos debieramos estar de acuerdo es que la imposicion a otros del ateismo, la creencia en un Dios o profeta determinado o algun otra doctrina politica o filosofica, es algo que va en contra de las mas elementales reglas de convivencia y la causa de millones de muertos a lo largo de la historia en guerras religiosas o de doctrinas politicasque continua en la actualidad

  • el 15 marzo, 2014 a las 12:49 am
    Permalink

    Plantear el ateismo como una fe o un dogma es totalmente errado, plantear el ateísmo como confesional es un truco muy antiguo de la iglesia para ponernos a los ateos cuando menos en su misma disyuntiva, ellos deben demostrar la existencia de Dios y nosotros la no existencia. Es un error desde el punto de vista filosófico e histórico, decir que los Ateos tenemos algo que demostrar seria el equivalente en derecho a “invertir la carga de la prueba” los ateos no creemos en la existencia de Dios y por lo tanto no tenemos nada que probar. En cuanto al aborto estoy de acuerdo con que su uso en Cuba ha sido mas bien abuso, el estado no puede dar la posibilidad a todos de abortar solo para quitarse la carga de educar correctamente, o atender socialmente los puntos complejos de su accionar diario, llevar el punto a si abortar es quitar una vida o no, es simplificar el problema. Creo que las sociedades en su evolución dejaran a un lado el aborto sin prohibirlo, como sucedió con los sacrificios humanos, la esclavitud, la pena de muerte y otras muchas cosas que ahora vemos como derechos pero en algún momento fueron causa de polémicas, mientras la única solución será educar para que ese momento llegue, nunca prohibir.

  • el 14 marzo, 2014 a las 12:03 pm
    Permalink

    “Cuando nasca que vengan los problemas ; pero carajo dejenme nacer”- dijo uno que esta por nacer. Y no lo critico ;porque ese tren solo pasa una vez.

  • el 14 marzo, 2014 a las 9:12 am
    Permalink

    Sin duda, Miranda, los que queremos salir de esta situacion absurda en que nos encontramos en nombre de un socialismo que nunca ha existido, no importan nuestras posicions políticas o ideológicas, tenemos que enfrentar el problema desde la pluralidad y la democracia veraderas, desde el respeto al derechos ajeno, incluso a las minorías y a la disidencia. Si no partimos de ahí y por cualquier cosa que se diga o haga, ya empezamos a descalificar y a acusar de esto y lo otro, jamas tendremos una Cuba con todos y para el bien de todos. Los cubanos tenemos la suerte de que existe en nuestra historia un Martí, es muy dificil que un cubano desdiga de Martí. Este foro, aunque en él se expresan puntos de vista que no comparto, se carateriza por lo general por gente respetuosa en sus opiniones, que trata de argumentar y no simplemente de descalificar. Es un foro democrático que debe ser un ejemplo para lo que queremos en Cuba ya, cuando sea posible. Saludos a todos.

  • el 14 marzo, 2014 a las 2:53 am
    Permalink

    Creo que hay una perversión en el uso del término “pro-vida” para referirse a las ideas antiabortistas.

    Ser “pro-vida”, defender la vida, no es luchar contra el aborto, es MUCHO MÁS. Es ser ecologista, luchar contra la represión, la miseria, el hambre, los conflictos armados, la violencia, etc.

    Curiosamente, en mi país a las instituciones y colectivos que se llaman a sí mismos “pro-vida” sólo claman contra el aborto. A veces pareciese que, en su visión del mundo, las personas deban tener derechos dentro del útero y perderlos al nacer.

    El gobierno de España pone límites al aborto y se llena la boca hablando de los derechos del niño, mientras cada día deja a familias con hijos en la calle y cada vez más niños se ven obligados a comer de caridad o en comedores sociales, etc. Unos cuantos colectivos “pro-vida” respaldan a este gobierno.

    Lo siento mucho, pero no manipulemos así el lenguaje. Conozco a MUY MUY MUY poquitas personas anti-abortistas que realmente puedan alzar con méritos la bandera de “defender la vida”…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *