Nicaragua es la “entrada” de Rusia a Centroamérica

Entrevista con Ivan Kentros un experto sobre la política exterior rusa

Experto en política extranjera rusa señala que “tanto Managua como Moscú se aprecian el uno al otro como socios estratégicos”

Por Confidencial

HAVANA TIMES – Para el experto en política extranjera rusa, Ivan Ulises Kentros Klyszcz, la principal contribución de Nicaragua en su relación con Rusia, es que le “aporta una entrada” a Centroamérica al gigante euroasiático, que “no ha logrado consolidar una gran presencia en América Latina, más allá de sus socios de larga duración como Cuba y Venezuela”.

“Nicaragua, y el régimen de (Daniel) Ortega en particular, contribuyen a consolidar la presencia diplomática de Moscú en América Latina”, aseguró Kentros en una entrevista con el programa Esta Noche, que se transmite a través de las redes sociales a causa de la censura televisiva en Nicaragua.

El analista destacó que el “aspecto político” es esencial, y quizás es el más importante en la relación rusa-nicaragüense, ya que Nicaragua al asociarse con Rusia intenta “ganar un equilibrio, o hacer un balance con Estados Unidos”.

A mediados de julio pasado, una comitiva del Gobierno nicaragüense —encabezada por el canciller Denis Moncada Colindres y dos hijos de la pareja presidencial, Rafael y Laureano Ortega Murillo— visitó oficialmente Rusia. En la gira, el ministro de Relaciones Exteriores firmó con su homólogo ruso, Sergéi Lavrov, un acuerdo de colaboración para “garantizar la seguridad de la información internacional”.

El pasado 19 de julio, mientras en Nicaragua el presidente Ortega acusaba a Estados Unidos de conspirar contra la estabilidad, el canciller ruso Lavrov recibía en Moscú a homólogo nicaragüense y dos hijos del presidente Ortega, para discutir sobre cooperación. ¿Cómo valora las relaciones entre el régimen de Ortega y el Gobierno de Putin?

En general, la relación entre Nicaragua y Rusia es estratégica para ambos países. Tanto Managua como Moscú se aprecian el uno al otro como socios estratégicos. Para Nicaragua, Rusia es una gran potencia de la cual puede recibir cooperación en materia de seguridad y en otros temas, mientras que para Rusia, Nicaragua, representa un esencial socio en el Caribe. Como Moscú no ha logrado consolidar una gran presencia en América Latina, más allá de sus socios de larga duración como Cuba y Venezuela; Nicaragua, y el régimen de Ortega en particular, contribuyen a consolidar la presencia diplomática de Moscú en América Latina.

¿Qué ventajas o beneficios recibe Nicaragua de su relación con Rusia?

Los beneficios esenciales son en materia de seguridad. Rusia y Nicaragua han firmado varios acuerdos e instrumentos de cooperación en materia de lucha contra el crimen, lucha contra el narcotráfico, y compartir inteligencia; al mismo tiempo, Rusia es un importante inversor en Nicaragua, aunque no llega a ser ni el inversor más importante.

¿Qué aporta Nicaragua a la Rusia de Putin?

Nicaragua aporta una entrada a América Central, que Rusia no ha tenido en ninguno de los otros países de la zona. Nicaragua es su socio de más larga duración y con el cual ha tenido una relación profunda, que no se puede comparar con cualquiera, con ninguno de los otros países de América Central. No solamente es intensa en términos de intercambio económico, cultural, comercial, de negocios, pero también en el ámbito de seguridad, esto es lo único que Moscú no ha logrado (reproducir) en el resto de la zona. Nicaragua funge como sede de varias iniciativas rusas en la zona.

Aspectos de la relación

¿Cuál es el elemento predominante en esta relación? ¿Aspectos económicos, políticos, militares o de seguridad?

El aspecto económico es importante, pero no es el central, no es el que se destaca de la cooperación entre Rusia y Nicaragua. La cooperación militar se destaca, en especial la venta de armas, pues Nicaragua es el único país de América Central que compra una gran parte de su arsenal de Rusia. Y el aspecto político, finalmente, es también esencial, y quizás es el más importante de todos estos aspectos, pues Rusia para Nicaragua es una gran potencia con la cual Nicaragua se asocia y que ayuda a intentar ganar un equilibrio, o hacer un balance con Estados Unidos.

¿En el balance qué pesa más, lo económico-militar, o es una relación más simbólica- política?

El aspecto simbólico es muy importante pues se trata de un vínculo cercano y estratégico con una potencia que es vista frecuentemente como a la alza. Rusia frecuentemente es vista como una potencia que está ganando más poder y más relevancia en el mundo, por lo tanto varios países o varias fuerzas políticas ven en Rusia un socio a futuro, que le permite ganar una posición privilegiada en un mundo multipolar, que se avecina.

Ivan Ulises Kentros Klyszcz, experto en política extranjera rusa. Foto: Cortesía

¿Cuáles son los alcances de los acuerdos entre Nicaragua y Rusia en temas de seguridad e inteligencia?

Es difícil decir con precisión cuál es el verdadero dominio de esta cooperación en materia de seguridad. Lo que he logrado descubrir, en fuentes que están disponibles para investigadores, es que ante todo se enfoca en el aspecto criminal, en el aspecto de la lucha contra el narcotráfico, la lucha contra el crimen organizado. Hay reportes que la mafia rusa está activa en América Central, por lo tanto, esa es vista como una causa, como una justificación para esta cooperación de inteligencia en materia de justicia.

Ley Renacer

En el Senado y Congreso estadounidense se discute el proyecto de Ley Renacer, que establece la elaboración de informes sobre las actividades del Gobierno ruso en Nicaragua, así como de las ventas militares rusas a Nicaragua. ¿Cómo podría afectar esto la relación nicarusa?

Diría que un mayor escrutinio estadounidense en la cooperación entre estos dos países, puede tener varios efectos: la relación bilateral, al momento de tratar temas sensibles de inteligencia, de seguridad y de cooperación militar puede adquirir un aspecto menos oficial, no digo que sería necesariamente hecho de manera secreta, pero es posible que veamos una mayor participación de empresas privadas, en lugar de empresas que son del Estado ruso o que son cercanas al Estado ruso.

No conozco cómo funciona este mecanismo que el Senado estadounidense está considerando, pero al mismo tiempo no dudo que al final el Gobierno de Nicaragua y el Gobierno de Moscú pueden encontrar maneras de proteger aquellos intercambios que ven como más sensibles, hacerlos más discretos o encontrar maneras que no atraigan la atención no deseada.

¿Qué papel ha jugado Nicaragua en las relaciones que ha cultivado Rusia últimamente en Centroamérica?

Nicaragua ha sido un factor que ha facilitado la presencia de Rusia en América Central. La Agencia de Cooperación Internacional Rusa tiene sede en Nicaragua, y al mismo tiempo, este intercambio de seguridad entre Rusia y América Central se ha hecho frecuentemente a través de instalaciones rusas en Nicaragua.

¿El acercamiento de Rusia a Centroamérica es el resultado de una agresiva política diplomática rusa o un descuido de Estados Unidos?

Diría que de ambos, por un lado se trata de un descuido estadounidense, que fue especialmente visible durante la Administración de Donald Trump. Hay que recordar la ayuda humanitaria que Estados Unidos solía otorgar los países del Triángulo Norte, y que dejó de otorgar o que disminuyó bajo la Administración Trump; y por otro lado, Rusia ha buscado tener una presencia diplomática más grande en América Latina en general, para justificar su perspectiva de ser una gran potencia mundial con un alcance global; y por otro lado, la importancia de América Central y la región del Caribe como un espejo de Europa del Este para Rusia.

¿En el ámbito internacional cómo se ve la relación rusa-nicaragüense?

Es vista frecuentemente con un lente de la Guerra Fría, como un intento de reproducir la relación que Moscú y Cuba han tenido en el pasado. Cuando Mike Pompeo fue secretario de Estado de Estados Unidos vio a Nicaragua como uno de los socios rusos del mismo nivel que Cuba y Venezuela. De modo que, en el ámbito internacional, Nicaragua es vista como un socio semejante a estos otros dos países.

El reconocimiento que Nicaragua otorga a Osetia, Abjasia, y Crimea, ¿Qué importancia tiene para Putin?

Es una importancia muy grande, pues se trata de uno de los pocos países del mundo que comparte, por lo menos en este nivel simbólico, una visión del orden mundial que es compatible con la de Rusia, en esto. Como muy pocos países del mundo reconocen la anexión de Crimea, o la tal llamada independencia de Osetia del Sur y Abjasia, cada país que declara su simpatía, incluso a esta perspectiva rusa del orden mundial, vale mucho para Moscú. Aunque se trata de un gesto diplomático, que de algún modo lo lleva más allá que un valor simbólico, es un muy importante componente para la visión diplomática de Rusia.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


One thought on “Nicaragua es la “entrada” de Rusia a Centroamérica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *