Nicaragua: “El régimen no ha derrotado al periodismo”

afirman editores de medios confiscados

Periodistas nicaragüenses se reinventan desde el exilio o la clandestinidad, pero mantienen el compromiso de impedir un apagón informativo en el país

Por Confidencial

HAVANA TIMES – Al periodismo nicaragüense le ha tocado “reinventarse en el exilio o en la clandestinidad”, debido a las constantes embestidas del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, pero “seguimos dando la batalla” y “tenemos la obligación” de evitar un apagón informativo en Nicaragua, advierten editores de medios nacionales confiscados por el orteguismo.

Para el editor del diario La Prensa, Fabián Medina, la resistencia del periodismo independiente es “necesaria” para evitar ese oscurantismo y “se está haciendo la lucha” a través de plataformas digitales. A pesar del asedio, criminalización, cierre y confiscación de los medios de comunicación, “el régimen no ha derrotado al periodismo”, enfatizó.

“No estamos haciendo el periodismo que se estaba haciendo antes porque las circunstancias cambiaron brutalmente”, advirtió Medina. Pero “nosotros estamos dando la batalla”. “La información que se sabe en Nicaragua de lo que está pasando en Nicaragua, se está haciendo a través de este periodismo con este ropaje que se ha tenido que poner a la fuerza desde el exilio o la clandestinidad”, continuó.

Esta nueva forma de hacer periodismo en resistencia también implica el uso de “muchas fuentes anónimas” y los medios de comunicación “están asumiendo la credibilidad de lo que están diciendo su fuentes”, debido a que en este contexto de represión que prevalece en Nicaragua “hay que cuidar a las fuentes y comprender todas sus medidas de seguridad”, señaló el editor.

Sin embargo, para garantizar la calidad de la información los medios independientes “lo que hacemos es reinventarnos” constantemente, “mantener contacto con personas en Nicaragua y estar atentos a lo que pasa”. Es una forma diferente de llevar la noticia, “ya no podemos estar in situ, sino que a través de otros ojos y a través de chequeo cruzado para asegurar la confiabilidad de la información que transmitimos”, subrayó Medina. 

Por otro lado, la jefa de prensa de 100% Noticias, Lucía Pineda Ubau, señaló que a pesar de que existe “temor” entre las fuentes de información, principalmente las que están relacionadas con las instituciones del Estado, algunas de ellas buscan la forma de contactar a los medios independientes a través de terceras personas para hacer llegar “información valiosa”, pero que debe ser corroborada. 

El impacto en la sociedad nicaragüense

El cierre y confiscación de los medios de comunicación no solo cambió la forma de hacer periodismo en Nicaragua sino también la forma que tienen las audiencias para informarse. Situación que está teniendo un impacto negativo en una parte de la sociedad que se muestra desinformada de lo que sucede en el país, apuntaron los editores durante un panel en el programa Esta Semana.

“Realmente ellos (el régimen) hicieron un apagón informativo”, advirtió Pineda. Recordó que, solo en el mes de agosto, el orteguismo canceló las licencias de transmisión a una veintena de radioemisoras y canales locales de televisión. Medios que en su mayoría divulgaban contenido religioso. Sin embargo, “hay un compromiso de la gente de buscar la información”, continuó.

Esta situación “nos ha afectado porque no todo el mundo tiene acceso a internet”, también hay radioemisoras y canales de televisión nacional que cambiaron su línea editorial y “prácticamente no tocan el tema político”. Todo eso le afecta a la ciudadanía porque no tiene otra información”, subrayó Pineda.

Medina, por su parte, observó que “hay una especie de apagón” en Nicaragua a pesar de que “hay un público que sí está pendiente de lo que sucede” en el país. “He conversado con muchas personas y siento que hay mucha desinformación y no porque se estén informando a través de los medios oficiales, porque no pasa eso, lo que pasa es que la gente está dejando de tener acceso a la información”, comentó.

Para Medina, la razón de ese “apagón” es que antes de las confiscaciones la información fluía a través de la televisión y los periódicos, pero, ahora, la población tiene que buscar la información y “para buscarla se requiere de un lector más comprometido, más necesitado de información”.

Edificios confiscados sin un uso real

Aunque el régimen de Ortega y Murillo instaló en el edificio confiscado a La Prensa, el Centro Cultural y Politécnico “José Coronel Urtecho”, bajo la administración del Instituto Nacional Tecnológico (Inatec), el pasado 23 de agosto, los editores coincidieron en que falta esperar si dicho centro realmente llega a operar. 

El régimen tiene la tendencia a hacer inauguraciones muy teatrales y con causas que ellos creen que pueden justificar el robo que se está cometiendo, entonces inauguran una casa materna, un centro para combatir adicciones, en el edificio de La Prensa es un centro cultural… para marcar territorio, decir estamos en posesión de este edificio, pero no hay nada sustantivo. Hasta ahora no hemos visto una función que determine el fin de esos medios”, apuntó Medina. 

Pineda, por su parte, recordó que en el edificio confiscado a 100% Noticias el régimen inauguró un centro para tratar las adicciones al que “no llega nadie… no lo ocupan para nada, solamente están presentes para decir ‘nosotros tenemos el dominio sobre este edificio”. Sin embargo, advierte, “ellos no dominan a los periodistas”.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times



Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.