Me siento como cubano con ojos italianos

Rosa Martinez

Lorenzo Peroni

HAVANA TIMES,  8 abril — Vivir en Cuba puede parecer una terrible pesadilla para algunos cubanos que ven en la emigración el sueño de una mejor vida, holgada situación económica, y mayores libertades.

Muchos de los que permanecemos en la Isla nos acostumbramos a ver solamente el lado espinoso de nuestra sociedad: el salario que no alcanza; la crítica situación del transporte que nos pone de mal humor, que para mantener una alimentación adecuada hay que volverse magos, y otros problemas que existen en cualquier sociedad del mundo.

Las carencias económicas que impactan al pueblo trabajador les hacen olvidar las bellezas de un país con grandes maravillas naturales, con una cultura rica, una historia con significativa tradición de lucha, y con innegables logros sociales, especialmente en la salud, la educación, y la cultura, por solo citar algunos.

Lo que nosotros no reconocemos, por una razón u otra, es admirado de forma especial por muchos extranjeros que nos visitan cada año y ven más allá de la difícil situación económica en que vivimos la mayoría de los cubanos.

Para ellos, Cuba es la oportunidad de bañarse en cálidas aguas caribeñas, conocer la historia de una verdadera Revolución, encontrarse con la hilaridad de un pueblo trabajador y resistente, las mulatas, el ron…

A Lorenzo Peroni lo conocí en un viaje a Santiago de Cuba a mediados de marzo. Es un joven diseñador italiano que visitó a Cuba por primera vez en el 2001, y quedó enamorado de la que ya considera su segunda casa.

Por qué decidiste visitar a Cuba?

“Mis motivos para aquel viaje del 2001 fueron muchos, primero estaba la historia de la Revolución cubana de la que había escuchado muchas versiones; segundo, estaba mi interés por el país que dio a conocer el mito del Che que ha sido siempre un ejemplo para mí. También me interesaba el turismo, las playas de Cuba, la música, que me encanta, y las ganas de conocer un lugar que veía tan lejos de mis ojos.

“Mi primera impresión no fue muy buena que digamos. Imagina, tenía solo 20 años, acostumbrado a una vida mucho más diversa de lo que es Cuba, pero después comenzó a gustarme todo de este país: la cultura de la gente, la disponibilidad que encontraba dondequiera que iba,  la identidad con la patria. Recuerdo siempre con mucho cariño el día que me acerqué a un viejo vendedor de juguetes, que tenía un billete con la imagen del Che; le pregunté si podía vendérmelo, y con mucha felicidad en sus ojos me lo regaló sin pedir nada a cambio. Esa es la imagen de Cuba que más perdura en mi mente.”

¿Qué es lo que más te gusta y que es lo que menos?

“Seguro estoy de que lo que más me gusta de Cuba es su gente, que es siempre tan gentil y buena, por supuesto no todo el mundo es así, pero la mayoría lo es. La población cubana es un ejemplo para el mundo por su educación, hospitalidad, y por cómo lucha cada día.

Lorenzo Peroni above Santiago de Cuba

“Por otro lado lo que más me molesta es lo que hace que viajar acá sea cada día sea más difícil para un turista, y es la situación del dinero que se convierte en un robo.

“Santiago de Cuba es una ciudad linda. Me gustaba más cuando la visité por primera vez, pero sigue siendo, para mí, la ciudad que más ilustra cómo es Cuba en realidad. Tiene muchos lugares históricos importantes, exuberante naturaleza, y la población es especialmente agradable.

“De Santiago me gustó mucho El Moncada, La Catedral, el cementerio Santa Ifigenia. Me fascina sentarme en la cafetería del Hotel Casa Grande mirando la plaza de la Catedral y todo lo que pasa allá abajo, tomando un buen mojito, con la vista del mar. Todas las contradicciones, la fuerza del lugar y la magia de su gente hacen que la ciudad se guarde en el corazón de cada turista que la conozca.”

Vienes a Cuba todos los años, aparte de lo que has dicho ¿tienes algún interés especial?

“Sigo viajando a Cuba porque la considero mi segunda casa por lo mucho que la conozco, me siento un cubano más. Aquí encontré el amor en diversas formas, en los amigos, especialmente en mi mujer que es un ejemplo de cómo luchar por vivir y el amor de un padre por su hija. Cada vez que vengo es más difícil regresar a Italia, mi mente se queda en Cuba con todo lo bueno y malo que tiene.”

¿Si tuvieras la oportunidad qué les dirías a los cubanos?

“Bueno, ya yo no veo a Cuba con ojos de turista, la miro como si fuera un cubano con ojos italianos. Muchos cubanos luchan y el deseo de vivir es cada día más fuerte. En mi opinión, la población está dividida en dos grupos; el más grande, es el que vive y trabaja para su país; el otro, es el que intenta destruirlo. Puedo ver que muchos jóvenes viven por vivir, sin hacer nada, haciendo de las borracheras la única actividad del día y de la noche. Estas personas no aman su país, ellos sólo destruyen lo que la buena parte de la población construye.

“Cuando le hablo a mis amigos sobre Cuba les digo que empaquen en una maleta las ganas de conocer y que traten de ver todo de este país, desde una piedra hasta un árbol.  Que la Cuba que más prefiero no es la que está cerca de los turistas, sino la que se levanta cada mañana luchando por sobrevivir, y que vivir una semana, dos o tres cerca de estas personas, nos puede hacer mejores seres humanos. Le digo que no miren solo los lugares turísticos, que vayan a la playa de los cubanos para ver cómo vive la gente de verdad, para ver la verdadera Cuba que no mucha gente conoce.”

4 thoughts on “Me siento como cubano con ojos italianos

  • Reconforta leer artículos así, Este señor ve nuestra alegría como también nuestras penurias, otros solo tienen ojos para lo segundo y ven la alegría solo como enajenación, circo, riñas, cerveza barata y aguada, en fin, hurgan con dedo ponzoñoso en nuestras heridas aunque simulan descubrirlas con el sano fin de curarlas, pero no importa los cubanos somos cubanos y seguimos p’alante y p’alante y al que no le guste que aguante y que aguante

  • Bueno articulo. Soy austriaco, a mi me paso lo mismo. Entonces compre para una familia amiga una casa en la Isla de la Jjuventud, costando menos que uns puerta aqui, y paso mis vacaciones con ellos cada ano, hace ya 5 veces. Falta de todo, pero es el solo lugar en el mundo donde me siento a casa. Viaje mucho, Europa, Asia, America Latina, EEUU, Canada, pero estoy esperando poder vivir una vez por siempre en Cuba. Prefiero vivir una vida sencilla alli, que ser rico ( que no soy aqui). Todo mi corazon perdi en Cuba y cada vez que tengo que regresar a Viena estoy tan infeliz, que no puede imaginarse, no obstante que tengo todo aqui, aun mas que muchos austriacos. Somos un de paises de los mas ricos del mundo…pero somos felices? No lo veo. A Cuba hace falta de todo, verdad, y estoy enviando cada mes dinero a ” mi familia” en Gerona y La Fe. pero es el solo lugar donde eatoy bien, donde hay gente con alma y corazon. Aqui estan ya muertos, duros, frios. Muertos vviendo.

  • luismi comparto contigo. la verdad este italiano es un heroe para los cubanos que construimos nuestra cuba, la cuba revolucionaria, la cuba libre.

  • ohhh!!!! ese italiano es mi heroe jajaaj.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *