María Esther López: “La reina del sabor nicaragüense”

Maria Esther López

Más de cien mil suscriptores en YouTube respaldan a la promotora de Nicaragua en mi sazón

Por Cindy Regidor (Confidencial)

HAVANA TIMES – “Yo siempre digo: ‘que no me falte el canal de María Esther porque no sé que voy a hacer’”, dice Cristina Calvo, una nica que vive en el exterior. “En la cocina todo lo puedo con María Esther López que me fortalece”, dice William Calderón, entre risas, un cantante nicaragüense radicado en Madrid, España, desde hace ocho años. “Ella siempre motiva a la juventud a recuperar el sabor y la tradición nicaragüense. Con su canal he logrado aprender bastante y sorprender a mi familia con ricos postres como el Pío V, la sopa borracha”, dice Héctor Chavarría, un joven de Managua. 

¿Quién es María Esther López y por qué es tanta la admiración y la gratitud hacia ella? Es la reina del sabor nicaragüense. Así se presenta a sí misma la fundadora, directora y presentadora del programa de comidas nicaragüenses Nicaragua en mi Sazón, que en su canal de YouTube alcanza ya más de cien mil suscriptores. Es una referente cultural que se mantiene vigente entre audiencias de distintas generaciones, inclusive entre las más jóvenes que buscan aprender cómo preparar sus platillos nicas favoritos. 

Bastó un tuit con la pregunta de quiénes habían cocinado con ella para que llegaran múltiples respuestas de agradecimiento, admiración y cariño de usuarios nicas de esa red social de dentro y fuera del país.  

López, originaria de Managua, del Barrio María Auxiliadora, compartió sobre su labor por el rescate y preservación de la gastronomía nacional, así como de su multifacética carrera que inició a sus 16 años. 

“Me crié en el seno de un hogar de extrema pobreza, en el que a veces nos acostábamos sin qué comer o nos levantábamos sin qué comer. No te puedo decir que lo de la cocina tiene que ver con una herencia familiar porque no sería nada cierto”, cuenta. Lo que sí es cierto es que es autodidacta y apasionada por la cultura de Nicaragua.

Esas dos cualidades la llevaron a involucrarse en el mundo de los medios de comunicación y la promoción cultural desde muy joven: primero como libretista radial, después como productora de reconocidos programas de la década de los 80 como La Liga del Saber y El Pollito Intelectual y más tarde en El Clan de la Picardía, que se transmitía por Canal 2, en ese entonces el más visto de Nicaragua. 

Junto al cantautor Carlos Mejía Godoy, María Esther López produjo y presentó desde 1997 hasta 2008 ese programa de entretenimiento, dedicado a recorrer Nicaragua para registrar y promover la cultura popular. A la aventura se unieron sus dos hijos, que se convirtieron también en presentadores y personajes muy queridos: Mendelson, como animador; y Amadeus, como El Chompipín. 

López lo considera el programa cultural por excelencia en televisión, uno que costó mucho porque demandaba recursos y trabajo duro, pero que valió la pena porque logró posicionar el mensaje del orgullo nicaragüense, entre grupos musicales y hasta canales de televisión. “Con Carlos (Mejía) comentábamos el otro día que qué bonito haber generado un espíritu patriótico y de orgullo. Creo que para Nicaragua El Clan de la Picardía demostró que podemos hacer cultura de una forma digna, respetuosa, con contenido”, comenta.

El equipo de presentadores de El Clan de la Picardía, programa cultural transmitido en Canal 2 de 1996 a 2008. De izquierda a derecha: Amadeus Nicoya «El Chompipín», María Esther López, Mendelson Nicoya y Carlos Mejía Godoy. Foto: Cortesía.

El nacimiento de Nicaragua en mi Sazón 

Nicaragua en mi Sazón nació como un segmento dentro de El Clan de la Picardía. Una vez el show llegó a su fin, López decidió que seguiría adelante con la idea. Se dedicó de lleno a estudiar, documentar y promover la gastronomía local. 

“Tengo cualquier cantidad de bibliografía referida a la cocina internacional y, por supuesto, el trabajo de fondo que yo he hecho directamente en la fuente de investigación, yendo a las diferentes poblaciones de nuestra amada Nicaragua a recabar, a encontrar, a buscar esa gastronomía local. Cada cosa que yo les digo es porque ya me fui a dónde era el asunto para poderlo compartir. Es un proceso de investigación en la fuente que yo he venido haciendo desde hace 21 años”, explica. 

En efecto, la bibliografía sobre gastronomía nicaragüense no es vasta. Existen obras previas a la era del internet como el ensayo del poeta José Coronel Urtecho, Elogio a la Cocina Nicaragüense, publicado en 1962, 50 años en la Cocina de Angélica Vivas, que salió por primera vez en 1981, el libro La Cocina Nicaragüense de Jaime Wheelock, de 1998. También están Los Siete Bocados Capitales de Fernando Silva y Lo que Sabe el Paladar, un diccionario de alimentos de Nicaragua, de Sergio Ramírez. A la lista se les suman ahora los aportes de María Esther López.  

Nicaragua en mi Sazón fue primero un programa de televisión que se transmitió en el canal 100% Noticias, Canal 8 y Canal 11; también pasó por la radio, salió en formato revista y como álbum musical con canciones que son recetas cantadas, paso a paso. Existen además dos libros, bastante cotizados: Cocinando con María Esther I y II

La consistencia a través del tiempo ha rendido sus frutos, ahora desde la plataforma de YouTube y a través de las redes sociales, María Esther López se ha consolidado como la experta en la gastronomía nica a la que acuden nicas en todo el mundo, la mayoría de Nicaragua, seguidos por quienes la ven desde Estados Unidos, Costa Rica, Panamá, Colombia y España.

“Muchas gracias a ella por subir sus recetas al canal de YouTube para que todos los nicaragüenses que estamos aquí afuera de Nicaragua y queremos recordar un pedazo de nuestra tierra podamos aprender. Me gusta cocinar la comida nica para recordar, especialmente lo que cocinaba mi mama para mí cuando era pequeño, cuando vivía en Nicaragua”, dice Arturo Aguilar, nica viviendo en Tampa, Florida, Estados Unidos. 

Entre la comunidad nicaragüenses en el exterior, la ayuda de María Esther es muy apreciada para saciar el antojo que deviene de la nostalgia por el país de origen. Ella lo reconoce. “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde. Te encontrás con esa nostalgia, esa cavanga natural de extrañar las cosas más sencillas, que por ser sencillas y cotidianas, no le das el valor en su momento”. 

“Cuando como platillos nicas ahora que no estoy en mi país, me siento contenta. La vez que hice enchiladas recordé cuando iba con mi mejor amigo, a dos cuadras de mi casa, donde vendían unas enchiladas bien ricas”. Sonia García, nica en Panamá dice que prepara un platillo nica cada quince días, así se siente más cerca de su país. 

A pesar de que en el extranjero a veces faltan ingredientes básicos como el achiote, la naranja agria, el queso ‘nica’ o el vinagre negro, los nicas se aventuran con la ayuda de López, quien revela que su receta con más reproducciones en su canal es la del arroz con leche. También son populares las recetas del churrasco, los picos, el vaho y el indio viejo.

Su plato favorito, confiesa, es la sopa de mondongo. De paso, entra en el controvertido dilema de con cuál bastimento se debe acompañar el nacatamal: lo come con tortilla, dice riendo, sabiendo que causará revuelo entre quienes son partidarios de comerlo con pan. 

María Esther López ha recorrido Nicaragua entrevistando a su población para registrar los secretos e instrucciones propios de la gastronomía nica y así mantener su autenticidad. Foto: Cortesía

El secreto de María Esther López para la comida nica: lo natural

La vasta experiencia en este campo le han dado a López el conocimiento necesario para opinar sobre la cualidad más importante de la comida nica. “La gastronomía nicaragüense tiene un toque particular que parte de lo sencillo y natural. Nuestras abuelas han cocinado con la cebolla, la chiltoma, el ajo, las verduritas y demás. Nosotros somos los que nos hemos enredado. Nos da pereza hacer una pasta de tomate, entonces mejor compramos el tarrito que viene con preservante. Lo que hacés con eso es atentar contra tu salud, pero también desdeñar tu identidad culinaria”, afirma. 

Lo sencillo y natural está también en la personalidad de López y es parte de lo que cautiva a su audiencia. Desde mucho antes de que en redes sociales fueran tendencia las personalidades o figuras públicas auténticas y relajadas, en escenarios reales como sus casas de habitación, López ya se mostraba de esa manera en su programa que graba desde la cocina de su casa. 

“El programa es bonito, llamativo, bastante pícaro. Con ella he cocinado enchiladas, indio viejo, te hace ver la cocina fácil, no es aquello difícil”, dice Karla Jiménez, admiradora de López. 

Multifacética, pero con una prioridad

“Lo primero es ser auténtico, ¿verdad? Lo segundo, creer en lo que hacés. Y lo tercero, documentarte sobre lo que hacés. Aunque conozco un poco de la terminología culinaria internacional, yo procuro estar siempre hablando con las palabras más sencillas, explicando de la forma más concreta, pero también con palabras de uso cotidiano”, detalla.

López ha tenido una carrera versátil. El público nicaragüense también la recuerda como actriz de cine en dos películas nicaragüenses: en la famosa La Yuma, en 2008, y La Pantalla Desnuda, en 2014, ambas de la directora Florence Jaugey.  “La Yuma para mí no solo fue la participación desde el punto de vista de actriz de reparto, sino que también fue una oportunidad para hablar de Nicaragua”, dice, ya que viajó a Brasil, Chile y Costa Rica como embajadora del filme. 

Sin embargo, su prioridad está clara para ella: promover y mantener la gastronomía nica, especialmente entre los más jóvenes. “Lo que me llena de satisfacción es que, con todo este trabajo que estamos haciendo en las redes sociales, hay mucho joven metido en el asunto de ‘quiero aprender, no sabía, pero qué bueno’, y digo yo, estamos logrando el objetivo”, dice satisfecha. 

Precisamente, para mantener su enfoque, no habla de política. 

Usted ha logrado posicionarse y mantenerse vigente también, todo eso en medio de una Nicaragua hoy día bastante polarizada, sobre todo en temas de índole político, ¿cómo le hace?

«Mirá, yo soy una persona que me gusta enfocar mi energía en lo que yo siento que puedo ser útil. Yo siempre he dicho ‘no me hablen de política, porque yo no me meto en política, no sé de política’. Lo único que quiero con lo que hago es que la gente entienda que hay un rostro de Nicaragua, desde el punto de vista cultural, que es maravilloso, que es inmensamente rico en todas sus facetas y que al final es lo que yo quiero promover, porque es a lo que me he dedicado», responde. 

Aunque algunas personas insisten en preguntarle o pedirle que tome una postura u otra, López dice ser firme y transparente: “la gente entiende que lo mío es esto y he creado como una cúpula y en ella estoy yo recibiendo a todo el que quiera hablar de cultura… Al final ha sido, para mí, lo mejor que he hecho… la gente está clara de que yo estoy aquí haciendo un trabajo diferente, un trabajo consciente, un trabajo con responsabilidad, para promover y rescatar nuestra cultura popular nicaragüense”. Los cien mil suscriptores de su canal de YouTube y sus muchos admiradores respaldan esa decisión. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *