La odisea del agua

Yusimi Rodríguez

Juana en la galería donde trabaja.

HAVANA TIMES, 20 junio — Confieso que al escuchar a Juana María quejarse de los problemas con el suministro de  agua, su historia no me pareció nada fuera de lo común.  Le dije que a muchos cubanos les falta el agua con frecuencia, incluyéndome a mí.  Me respondió con una sonrisa cansada:  “Es verdad, pero yo llevo once años sin recibir el agua de manera normal.”

El problema no es solo suyo, sino de toda una cuadra.  Lo curioso es que los vecinos que viven en la cuadra anterior, en la posterior y en la de enfrente reciben agua sin problemas.  La de Juana María, no.

Juana: Vivo en este lugar hace catorce años.  Al principio el agua llegaba por la fuerza de gravedad sin ningún problema.  En el tercer año dejó de subir, no llegaba a las pilas.  Tuvimos que darnos a la tarea de comprar una bomba.  Son bombas impulsoras, no ladronas… He tenido que aprender de todo, no es lo mismo una bomba impulsora que una bomba ladrona, que una bomba de succión..  Esta es una bomba que más o menos te coge al agua de la tubería cuando puede y te la impulsa a los tanques.  Esto yo se lo digo a cualquiera.  El que no quiera que yo tenga una bomba, me tiene que poner el agua por gravedad o traérmela.

HT:  ¿Pero es ilegal tener una bomba de agua?

Juana: Hubo un tiempo en que era ilegal.  Todavía lo es, en realidad, porque estás poniendo la bomba en la tubería, no está halando el agua de una cisterna o de un tanque grande.  Pero de alguna forma tengo que obtener el agua.  Pudimos comprar la bomba gracias a que el que era mi esposo viajaba y dejó de comer en el país donde estaba para traer el dinero.

HT:  ¿Cuánto cuesta una bomba?

Juana: Setenta u ochenta CUC… si la encuentras.

HT: ¿En qué lugares se ha quejado usted de esta situación?

Juana: He ido dos veces al municipio del Partido aquí en Arroyo Naranjo y debo decirte que el trato fue magnífico… lo único que ha faltado es la solución.  El otro día fui al puesto de mando, me dijeron que las pipas de agua de los organismos andaban suministrando agua por el municipio y que tal vez podían echarme un poco en un tanque.  Hace cuatro días que no tengo agua, todo lo estoy haciendo con un jarrito y una cazuela, mi ropa está sucia…

Además yo le trabajo al Estado, eso es un punto muy importante.  No es lo mismo que yo sea una vaga, alguien que no aporte nada a esta sociedad, a que yo sea una trabajadora del Estado.  Sólo paré de trabajar cuando mi madre se enfermó…falleció ya.  Tengo más de veinte años de trabajo.  Además estudié química.

HT: ¿Qué es lo que les impide recibir el agua de manera normal, algún problema con la tubería?

Juana: En realidad no sabemos si están podridas o rotas, porque eso está por debajo de la tierra.   No soy plomero, ni ingeniera hidráulica ni trabajo en el acueducto, pero no soy anormal.   Si en unas ocasiones el agua pasa con fuerza y logras llenar las vasijas en menos de una hora y en otras, el agua no pasa, la tubería no está rota.  También explican algunos hombres que la tubería central, que es la que suministra el agua, viene con un diámetro y cuando llega a la cuadra de nosotros se reduce.  Cómo son tantas bombas jalando… Hay que esperar a que empiecen a apagarlas para que te llegue el agua.

En mi caso, llega con más dificultad porque vivo interior.  A veces, cuando la gente apaga las bombas y es mi turno de coger agua, se acaba.  Además, las pipas de agua vienen los lunes, pero solo llenan la parte inferior.  Está prohibido terminantemente echar agua en tanques que estén en altos.

Todo eso yo lo expliqué en el Partido.  Que el problema era de hace once años, que la delegada de la circunscripción está luchando para resolverlo, que lo único que pido como electora es que la apoyen y le den los recursos para solucionarlo.  Ella está haciendo su trabajo pero parece que no ha tenido respuesta ni apoyo suficiente.  No ha podido cumplir lo que nos prometió.

“Entonces han creado un sistema de aviso para los casos en que se va a realizar algún arreglo. Les avisan a los delegados, los delegados avisan a los Presidentes de los CDR (Comités de Defensa de la Revolución) y estos a la población.  En esta ocasión no funcionó.  Le dije al compañero del Partido que por favor, revisaran ese sistema de aviso.

Los del acueducto me dijeron que lo habían puesto en la prensa.  Les respondí que era un mal lugar, porque muchas personas no leen el periódico por falta de tiempo o porque no tienen acceso a la prensa.  Las personas ven mayormente el noticiero de televisión y el programa Habana Noticiario en el canal Habana a las once de la noche.

Como lo pusieron en el periódico, no nos enteramos de que el agua iba a entrar a las tres de la mañana y nos quedamos sin agua.  Expliqué todo eso en el puesto de mando y además que tengo una persona mayor en la casa, que es mi papá de 85 años, y mi hermana enferma, pero la pipa con el poco de agua no apareció.”

HT: ¿Qué hace usted cuándo lleva tantos días sin agua como ahora, que ha pasado cuatro días sin recibir agua?

Juana: Ayer mi hermano llenó el tanque de 65 galones y todas las demás vasijas cargando agua.  ¿Tú sabes cuanto tuvo que caminar? Dos cuadras y media con un cubo y un galón llenos de agua.   Vive en los Pinos y viene hasta aquí a ayudarme, además de ocuparse de su propia casa.  Los días que ponen el agua, viene y se ocupa de conectar la bomba, mientras voy a trabajar, porque casi siempre coincide con mis días laborables.

Juana junto al tanque de 55 galones que le llenó su hermano para que tuviera agua.

Por suerte, lo tengo a él y a mi otro hermano que me ayuda económicamente.  Pero a veces he tenido que cargarla… Mis compañeros aquí deben estar mareados de escucharme hablar de agua y mi jefe me dejó ir al Partido en horario de trabajo.  El sábado por ejemplo, no podré trabajar por la mañana, vendré en la tarde que es en realidad el horario más importante.  Tengo que dejar que me descuenten el salario de esa mañana para garantizar mi agua.

HT: Usted es una de las veladoras de esta galería, ¿en qué consiste su trabajo?

Juana: Atender todo lo que tiene que ver con la exposición y a todo tipo de público, tanto al que viene a ver la muestra como al que viene a hacer una pregunta de otro tipo, a buscar a un trabajador.  Soy la primera cara de la galería.    Cuando tú me afectas tanto con el agua tengo que faltar al trabajo.  La persona atiende público con esa preocupación no trabaja igual.  Yo no maltrato a nadie, pero no es igual

“Al compañero que me atendió en el Partido, le dije que si no veía alguna solución en los próximos días iré al Consejo de Estado.  Voy a ir personalmente, si allí me dicen que debo plantear el asunto por escrito, lo haré.”

HT: ¿Por qué no se han unido todos los vecinos para actuar de forma colectiva?  A veces la gestión de una sola persona no funciona, pero cuando el vecindario completo plantea la dificultad que tienen, aparece una solución.

Juana: A quién se le ha planteado es a la delegada, que nos ha dicho que va a traer un ingeniero hidráulico, que va a tratar de que se arregle el problema que tenga la tubería, pero como te dije no ha podido hacer nada.

HT: ¿Ella también está afectada por el problema?

Juana: No, ella vive en la otra cuadra… Mira, lo que no entiendo es que la cuadra de al lado tenga agua y la mía, no.  Quiero que un ingeniero hidráulico venga a explicarme eso.  Y no es culpa de la sequía como quería decirme el compañero del Partido.  Es verdad que ahora hay sequía, pero este problema existe hace once años.

“Mañana tengo que pagar un plomero para que venga a colocarme la bomba en un lugar donde yo pueda coger el agua, tuve que quitarla del lugar donde la tenía por cuestiones que no quiero hablar aquí.  Ahora se colocará donde el plomero entienda y halará o no halará el agua…A todas las reuniones de Rendición de Cuentas la gente va a hablar de agua, es como una psicosis, las personas ni duermen, tienen la oreja parada para levantarse corriendo en cuanto la oigan.  Antes entraba un día sí y un día no, ahora viene cada cuatro días.  Entiendo que hay sequía.  En mi casa vemos Mesa Redonda, Noticiero Nacional de Televisión y Habana Noticiario.  Lo que no leo es el periódico, pero estoy informada.”

HT: ¿No reciben el periódico en su casa o no tienen costumbre de leerlo?

Juana: No lo recibimos y realmente no lo compro.   Pienso que con el Noticiero y Habana Noticiario es suficiente.   No tengo tiempo de leer, tengo mucho contenido de trabajo… en mi casa.  Aquí en la galería hay menos trabajo, pero tengo una responsabilidad de cuidar la galería, las obras que tienen un valor, y de todas formas tengo que faltar a veces porque mi problema es real, es palpable.  Ahora mismo, si tú vas con una cámara, vas a ver que los tanques están vacíos.

HT:  El trabajo que va a hacer mañana debe garantizar que reciba agua el sábado.

Juana: El plomero buscará el lugar más idóneo para pueda halar el agua con la bomba.  El problema es que dentro de toda la situación soy la menos beneficiada.  No porque los vecinos quieran, de hecho ellos me han ayudado, me han tirado la manguera para que coja agua.  Pero el problema es tan crítico que las personas no pueden quemar su bomba para llenar su tanque, el mío, los del otro… Eso cuesta dinero…

Callejas, barrio donde vive Juana.

Por ejemplo, una vez tenía puesta la bomba y quitaron la luz, yo estaba en la cocina y no me dio tiempo desconectarla.  Pusieron la luz de pronto y se quemó.  Hubo que mandarla a enrollar.   Además hay que vigilarla, porque si no le llega el agua se quema también…

Te lo digo porque soy química y estudié operaciones unitarias, una asignatura que tiene que ver con bombas.  Cuando viene el agua es como una maniobra militar, le puse así.  El día antes no duermes.  Te levantas  para estar en función de eso, y si no coges una gota te da un ataque como a mí ayer.

La falta de agua te cohíbe hasta de ir al baño.   Tuve que venir a trabajar sin haber cogido agua.  Así llevamos once años, por eso no se le puede echar la culpa a la sequía.  Lo dije ayer en el Partido… y todo el mundo tiene bomba en la cuadra, en un barrio netamente pobre.  Hay quien no la tiene porque no la puede comprar.

HT: Pero si este problema tiene ya once años, debieron haberse quejado en el Partido mucho antes.

Juana: Mira, yo tuve a mi madre enferma durante mucho tiempo, más otras dificultades que no me permitieron ocuparme de eso.   Si no, hace rato hubiera ido al Consejo de Estado.  Te hablo por mí, a mucha gente no le gusta ir a quejarse porque creen que eso les puede traer problemas.  Yo no, yo con la verdad voy a donde tenga que ir, y si a alguien no le gusta, lo siento, pero aquí hay problemas serios con el agua hace once años.  Además, no me estoy quejando, estoy planteando un problema, que es algo diferente, y tengo todo el derecho de hacerlo.

Al día siguiente de conversar con ella en la galería de arte, fui a visitarla a su casa, en el barrio de Callejas del Municipio Arroyo Naranjo, para tomar algunas fotos.  Eran las diez de la mañana y aún no se había despertado.  “¿Para qué, si no puedo hacer nada en la casa?.” me preguntó.

No había entrado el agua y el tanque que su hermano había llenado estaba casi vacío.  La ropa sucia se sigue acumulando, pero no sabe cuándo tendrá suficiente agua para lavar.

“¿Sabes lo que hago para ahorrar el agua? Después que lavo, uso el agua jabonosa para limpiar el baño y la de enjuagar la ropa para descargar la taza.  No se puede desperdiciar.” me explicó.  Por la tarde su hermano iría nuevamente a su casa para volver a cargar agua y dejar lleno el tanque de 55 galones.

3 thoughts on “La odisea del agua

  • Yo vivo en santiago de las vegas y desde hace 2 años en la zona no entra agua y a tan solo una cuadra no falta , hay lugares en que entra hasta todos los días además en algunos sitios hay hasta salideros . Mi cuadra pertenece al área donde se realizó toda la instalación nueva que de hecho representó un gasto significativo para el estado, y resulta que a partir de ese momento es que se ha visto afectado el suministro del agua, a pesar de las varias gestiones que ha hecho el delegado con quien se ha hablado en multiples ocaciones, Acueducto sigue dando respuestas ambiguas que no justifican la situación que tenemos. Nos dicen que si el pozo está vacio o que hay que conectarse a otro ramal. El canal habana hizo un buen reportaje acerca de este tema, pero al final la situación se mantiene y lo mas triste es que la población no recibe una explicación seria a esta afectación, quizás en otros sitios no ha sido resuelto el problema por una situación objetiva del país que todos comprendemos, pero cuando las soluciones están en los hombre y no se aprecia ninguna voluntad para llevarlas a cabo entonces se genera un malestar innecesario. Por favor podrían ayudarnos a entender todo este problema.

  • el agua le llega cada cuatro día y se queja. En la mayor parte del consejo popular Sur Isleta en la Ciudad de Guantánamo (el mas poblado de la ciudad) el agua es cada 7 u 8 días, paradógicamente guantánamo significa “tierra entre rios” en lengua aborigen, y eso de cada 7 u 8 días es en los barrios mas afortunanados (se de zonas en las que se han pasado hasta 6 meses sin ir el agua), aquí eso es muy normal, la gente ha vivido toda su vida de esa forma y lamentablemente hasta hay muchos que están acostumbrados, tambien hay muchas zonas en las que ni siquiera existe alcantarillado, y un por ciento elevado de las calles no tiene asfalto ni acera. Es triste pero es verdad.
    En la cuadra donde viví durante muchos, fueron los propios vecinos los que compraron (por la izquierda por supuesto) e instalaron las tuberias maestras que llevaron el el agua hasta sus casas, si nos hubieramos sentado a esperar por el gobierno, todavía estaríamos sin agua. Eso ha sido así en una buena parte de los barrios periféricos de la ciudad. Actualmente en mi barrio hay mucha gente que carga el agua, son aquellos que no se quieren dar cuanta de que si no hacen una cisterna por su propia cuenta va seguir igual, gente que tiene que esperar que lueva para poder llenar los tanques, que incluso tienen que elegir entre tener agua para cocinar, limpiar la casa o bañarse.
    Yo particularmente tuve que cargar agua durante un par de semanas y en seguida que me di cuenta que la unica solución posible era una cistena grande y una bomba que la llenara, no esperé por la ayuda de nadie y saque el dinero de donde no había mucho, compre materiales y fabrique una cisterna yo mismo.
    Los cubanos nos hemos acostumbrado a esperar demasiado del gobierno, la delegada y de no se quien mas, somos nosotros mismos los que nos la tenemos que resolver como sea porque sin agua no se puede vivir.
    En ciudades como Holguin y Santiago de Cuba la situación es incluso peor. Si quieren ver realmente problemas con el agua vallan a esos lugares.

  • Despues de haber ido a todos los lugares donde supuestamente se debe resolver ese problema y no ha conseguido nada, exponganme la respuesta de que hay que hacer para resolverlo……. ?????????????
    jajajjaja… creo que habria que poner una Puerta del Sol en Cuba… para que no se… pero creo que en algo debe ayudar…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *