La claria, un alimento muy popular en Cuba

Por Ivett de las Mercedes

HAVANA TIMES – La necesidad de garantizar un surtido estable de alimentos en la mesa, ha vuelto a  poner en actualidad el controversial consumo del Pez Gato. Conocido popularmente como claria, esta es una opción barata para los cubanos.  Alfredo Guerra (54 años), pescador que ha hecho suyas las aguas del capitalino río Almendares, nos cuenta de sus experiencias.

HT: ¿Cuáles cree que son las causas que han incidido en la aversión que algunas personas sienten por el consumo de claria?

Alfredo Guerra: Pienso que la capacidad de este pez de adaptarse a las peores condiciones, tiene mucho que ver con esto. Conozco gente en La Isla de la Juventud que las ha encontrado en fosas, alcantarillas, y tuberías de aguas albañales.

Tengo una sobrina de allá que cuando destapó el desagüe, para poner la manquera de la lavadora, se topó con la cabeza de una y estuvo dando gritos un buen rato. La verdad es que es bien fea, yo mismo me impresioné la primera vez que la vi saliendo de un pantano. Mi mujer se niega a limpiarla, aunque una vez fileteada le encanta.

HT: Aun así, tiene una alta demanda entre los turistas y algunos sectores de la población.

AG: Por supuesto. Los puntos de ventas por encargo son un tesoro para los pescadores. Claro que no todos son escrupulosos.  Yo mismo tuve uno cuando viví en la Isla.  Siempre pesqué en ríos o en presas y entregué la carne limpia lista para consumir.

Generalmente, los pescadores de claria se dividen entre los que la atrapan para el consumo propio, el de su familia y la venden con conciencia.  Y los que no tienen conciencia que se meten en lugares insalubres sin medir las consecuencias. Esos lugares, incluso, pueden ser tóxicos.

HT:¿Los clientes confían en el origen del producto?

AG: No todos. Hay quienes te preguntan dónde lo pesqué. Algunos la prefieren en filetes, otros en trozos, pero los hay que quieren hasta las vísceras.  Hay turistas que quieren conocer al pescador y pagan muy buen precio por ver cómo limpian el animal, incluso toman fotografías. También están los campesinos que la compran para elaborar pienso para sus animales de cría, generalmente cerdos y gallinas.

HT: ¿Sabe que la claria es considerada como una de las cien especies exóticas invasoras más dañina del mundo?

AG: Si los científicos no hubiesen llegado a esa conclusión, cualquier guajiro o pescador podría confirmarlo desde su experiencia personal. Ella acaba con todos los peces de los ríos. Ya no se encuentran tencas, tilapias ni biajacas, mucho menos truchas y guabinas. Qué decir de las jicoteas y los cocodrilos pequeños.  Cuando tienen hambre caminan como gente y se alimentan de pollos y huevos de las gallinas. Devoran hasta los patos y cerdos pequeños. Se comen hasta ellas mismas. Aquí en el Almendrares siempre hubo una pesca variada, pero cada vez que entran no dejan nada.

HT: ¿Usted es asiduo a pescar aquí?

AG: Sí, desde hace muchos años vengo a pescar. A veces me acompaña mi esposa, aunque ella le tiene pánico al pez vivo. Imagínese uno de 15 kg colgando de un anzuelo, con una cabeza enorme y bigotes. A cualquiera le saca el susto.

Siempre se pone un poco nerviosa, a veces teme que alguien me llame la atención y no podamos volver a entrar al parque, también se preocupa de que vaya a herirme, porque en una ocasión mientras le sacaba el anzuelo me hice una herida bien fea y profunda con una de sus aletas.

La pesca es la única forma que tengo de ganarme la vida y si no tengo cuidado nos quedamos sin comida y dinero. Siempre trato de irme con dos piezas, una para vender y la otra para comer. Venimos muy temprano, antes de que comience a llegar la gente.

El parque siempre está lleno de enamorados y familias con niños que vienen a montar los aparatos y a almorzar y espantan a los peces. En algunas ocasiones venimos de noche, aunque es un riesgo, pues uno no sabe de dónde sale un delincuente.

HT: ¿Qué piensa de la nueva oleada de siembra de alevines de claria?

AG: La acuicultura siempre ha existido, es una lástima que no se realice con los peces de mar. Al menos yo no tengo noticia de ello ni siquiera por particulares, pero solo soy pescador. Si a mí me dieran la oportunidad de tener un pedacito de orilla para poner una jaula y criar peces sería el hombre más feliz del mundo.

Cuba está rodeada de mar, tampoco sé por qué no hay peces para el consumo de la población. Imagino que el bloqueo afecta la construcción de barcos y botes y, por supuesto, la falta de combustibles. La siembra de alevines de claria es buena, siempre que se tenga cuidado con las lluvias y los ciclones. En mi modesta opinión, debería realizarse solo en los meses que no haya lluvia. Los ciclones tuvieron mucho que ver con la propagación de esta especie depredadora.

HT: ¿Entonces piensa que su comercialización en las redes de pescaderías sería buena para proveer a la población?

AG: Si proviene de los criaderos no hay que preocuparse de lo que consume. Es una carne muy rica y nutritiva; eso sí puedo asegurarlo. Se puede ingerir también como picadillo, hamburguesa y croquetas. Mi mujer es experta en disfrazarla y si la hace en aporreado con vegetales puedes chuparte los dedos.

Creo que sería muy bueno variar, pero mejor sería poder escoger entre ella y los peces de mar. Entre la pandemia y el bloqueo, la claria es una oferta que no se puede ignorar. Tampoco se puede ignorar la protección y cuidado que deben tener los criaderos, pues sería terrible que un día nos topemos con un enjambre de clarias inundado la ciudad. 

Lea más entrevistas en Havana Times.

3 thoughts on “La claria, un alimento muy popular en Cuba

  • Es asquerosa su apariencia y sabor. Una isla con pescaderias sin pescado. Venden croquetas supuestamente de pescado que solo tienen harina, las compran muchos los ancianos de bajos ingresos.

  • Una isla comiendo un pez de alcantarilla.

    ¡Gracias Fidel!

  • Un buen articulo. Me gusta mucho comer claria, y no solo a mi, tengo vecinas que marcan en la pescaderia horas y horas para comprar filetes de este pez. Desgraciadamente Cuba esta rodeada de mar y no hay ofertas de pescado en las carnicerias, por eso hay que morir en los peces de ríos, cuando se encuentran.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *