Joe García: “No quiero asfixiar a mi abuela para sacar a los Castro”

Yadira Escobar  (Progreso Semanal)

Joe Garcia con Yadira Escobar
Joe Garcia con Yadira Escobar

HAVANA TIMES — La conversación entre el representante federal Joe García y Yadira Escobar, de Progreso Semanal, tuvo lugar el pasado domingo por la noche (27 de octubre) en South Beach. La alegre música y la vida nocturna que nos rodean en Española Way de Miami Beach dificultó escuchar claramente algunas de las preguntas y respuestas de la entrevista de más de media hora de duración. Debido a la importancia de la conversación, las partes que se consideraron de difícil comprensión en el video fueron transcritas. Más de ocho minutos de la conversación se muestran en el video anterior.

Yadira Escobar: En este país hay un serio problema de salud con la diabetes y Cuba produce un medicamento que promete mucho en la cura de las úlceras propias de esa enfermedad. Hace poco usted propuso que el Heberprot-P, para tratar la úlcera del pie diabético, fuese puesto a prueba en los Estados Unidos, lo cual provoco una reacción negativa en aquellos que consideran que comercializar medicamentos de la isla solo beneficia al estado cubano. ¿Puede decirnos qué piensa de todo esto y del debate que ha generado?

Joe García: En tiempos de la administración Bush se aprobaron tres medicamentos, se hicieron pruebas en laboratorios norteamericanos y al parecer no dieron resultado. Esta vez se solicita que la OFAC apruebe este medicamento.  Los productores del mismo y sus socios se gastarán unos dos o tres millones de dólares realizando pruebas en Estados Unidos, y ese dinero es bienvenido para la sociedad norteamericana. Si el medicamento funciona, tendrá un impacto en unas 70 000 personas a las que todos los años hay que amputar algún miembro a consecuencia de la diabetes. Y si no funciona, pues se gastará una suma de dinero aquí, para beneficio de nuestra economía. Si Cuba encontrara mañana un medicamento que cure el cáncer, yo no se lo negaría a Estados Unidos por castigar a Cuba.

Yadira Escobar: Algunas personas opinan que de ser aprobada esta medicina, además de ser beneficiados los diabéticos lo sería también el gobierno cubano ¿Qué les diría a esas personas?

Joe García: Mira, ya te dije. Si mañana me dicen que la salud de mi madre depende de un medicamento cubano, yo no dudaría en buscarlo por cualquier medio, y las personas que dicen que se muera mi madre… Yo no ayudo a Cuba, creo que tienen un problema serio, pero esto ya es una cuestión humanitaria. Fíjate, yo no sé si este medicamento va ser eficaz o no, pero de serlo tendrá un impacto para las personas que yo represento. Yo represento a cubanos que viven aquí, y ellos podrían necesitarlo.

Yadira Escobar: Muchos cubanoamericanos que están jubilados, o cerca de la edad del retiro, desean residir en Cuba, pero por ahora, no podrían cobrar sus retiros allá. Si el día de mañana las leyes de ambos países cambiaran y se abriese esa posibilidad y este sueño fuera posible, ¿les apoyaría en sus deseos?

Joe García: Bueno, a mí me parece que antes de hablar de esos retiros, que veo como una posibilidad muy remota, podríamos hablar del correo, por ejemplo, que sí está dentro de las posibilidades actuales. Si algún día el gobierno norteamericano y un futuro gobierno cubano se pusieran de acuerdo para facilitar eso de los retiros en Cuba, sería como en cualquier lugar del mundo, como esas grandes comunidades de retiro que hay en México que ahorran a Estados Unidos una gran cantidad de dinero, porque cuando una persona está en la tercera edad, pues se le paga al sistema de salud en ese país, y sale mucho más barato que aquí en Estados Unidos. Pero primero hay muchas cosas que hay que hacer, como ese encuentro entre cubanos y norteamericanos para normalizar el problema del correo. Llevamos más de 50 años con un sistema de correos que no funciona, y aunque tu pregunta es interesante, me parece que si no podemos mandar una simple carta de manera segura, no tiene sentido hablar de cosas como esas de los retiros.

Yadira Escobar: Claro, estamos hablando para el futuro, pero en mi opinión Cuba será cada día un país mejor, bajo las actuales reformas. Ahora, ¿qué opina usted de esos cambios? ¿Quien cree usted que estaría más calificado y sería capaz de cambiar a Cuba –una disidencia fragmentada y sin vínculos populares o el gobierno cubano?

Joe García: Eso es lo que decían de Lech Walesa, que era un pequeño líder obrero. Ese concepto de que para hacer cambios tiene que ser el gobierno quien los haga, me parece que…Ojalá que los lideres cubanos sigan así con esos cambios, pero lo que hace falta siempre es pueblo y legitimidad. Mira, parte de la razón de que las reformas han sido tan lentas es que las dirigen así. Uno puede reclamar todas las libertades del mundo, pero si a las personas no les permiten el intercambio libre, no es posible ser exitoso. Uno puede permitir todos los restaurantes del mundo, pero si no hay derecho sobre las propiedades, no es posible que las cosas funcionen. Hay un concepto de funcionamiento que no es arbitrario, que se basa en leyes predecibles y que se respetan. Si el gobierno cubano tomara en serio los cambios, pues el cambio comenzaría por entender a la comunidad cubanoamericana y su lugar aquí. Si el perro tuyo me muerde, yo no me pongo a hablar con el perro, yo hablo con el dueño del perro. La política de Cuba, y el conflicto que ellos tienen con Estados Unidos, es precisamente por la comunidad cubana, y yo soy uno de ellos. Yo trato de hacer cosas para mejorar la vida de los cubanos que viven en Cuba, pero no al gobierno de Cuba, porque ese gobierno no ha mostrado ninguna buena disposición hacia nosotros. Por ejemplo, ¿sabes cuál es el país que más ha invertido en la China comunista? Pues China Taiwán. Eran enemigos, pero encontraron un espacio con respeto. Sigo siendo un oponente al gobierno de Cuba, pero eso no quiere decir que yo no esté dispuesto a hacer cosas que mejoren la calidad de vida de los cubanos. Yo no quiero asfixiar a mi abuela, si de alguna manera eso saca a los Castro del poder. Si hay que matar a mi abuela para liberar a Cuba, pues me parece que va a durar mucho el régimen, porque no lo haré.

Yadira Escobar: Usted ha hablado a favor de la reconciliación de la familia cubana y de la sociedad civil en general. ¿Usted cree que llegaremos lejos financiando grupos no legales y sin mostrar respeto alguno por quienes gobiernan en Cuba?

Joe García: Yo respeto a las personas. Yo posiblemente no respete todos los programas de USAID, pero pienso que muchos de estos programas…

Yadira Escobar: ¿Entonces cree que el USAID entorpece los caminos de la reconciliación entre los cubanos de aquí y allá?

Joe García: Tú acabas de descalificarlos. Están dispersos, son pequeños, poco serios –esas son las palabras que tú has usado–, pero pienso que sí representan una gran ansia, representan una gran necesidad, que tú la tienes. Sabemos que por medio siglo el gobierno cubano ha fracasado en su intento de llegar al socialismo, pero no solamente ellos, no solo ellos están en este fracaso, pues fracasó Rusia y fracasó China comunista. Entonces, pensar que en Cuba el socialismo, en una isla, va a funcionar es absurdo.

Yadira Escobar: Pero usted quiere una reconciliación entre los cubanos, ¿no es así?

Joe García: Yo quisiera que Cuba pudiera moverse en un camino, como han hecho muchos países que carecían de libertad. Que es perfecto o no, que va a ser difícil… no sé. Pero lo que sí sé es que el cambio implica a todos los cubanos, y no solo a los que están en el poder. Si yo tomo a un cubano de a pie y lo suelto en el Downtown de Miami no se pierde. Allí están los edificios, las luces, la ciudad y los trabajos… Ahí se ve el triunfo. Yo se que yo suelto a alguien de cualquier parte del mundo en Centro Habana y si no le pongo dos sociólogos, tres antropólogos y cinco economistas no puedo explicarles el éxito de la revolución cubana. China se dio cuenta de esto, Rusia también, y se quitaron el comunismo de arriba. Los cubanos no se deben sentir defraudados por esta realidad, y es necesario que se abran. El comunismo  no funciona y punto. China se dio cuenta de esto, Rusia también, y se quitaron el comunismo de arriba.

Yadira Escobar: Regresando de nuevo a Miami, que es en definitiva donde estamos. En las últimas elecciones presidenciales, la Florida increíblemente votó por los demócratas, y usted como demócrata debe tener en cuenta esta nueva generación de votantes, en la que me incluyo, que no están tan interesados en el desmantelamiento del estado cubano. ¿No cree que se arriesga –hablando en el sentido de la representatividad– cuando insiste en estos clásicos puntos de la política de Miami, que además la derecha no le agradece?

Joe García: Yo no lo hago porque me lo agradezcan. Tú puedes pensar que son posiciones de la derecha, pero hay una realidad que yo veo. Es una realidad que yo hablo con los disidentes, que tú piensas que no son importantes, y que yo sí creo que son importantes. Yo pienso que Yoani es importante, y representa una realidad en Cuba.

Yadira Escobar: No estoy diciendo que no son importantes; simplemente me parece que Cuba necesita disidentes más auténticos, y no financiados por otras potencias.

Joe García: Pudieran ser mucho más auténticos si el gobierno de Cuba les diera esos espacios, y no se los quitaran. La realidad es, la razón que…y soy arquitecto de esa ayuda, así que no lo escondo, porque si no fuera por esa ayuda, esta gente desapareciera. Yo me imagino que tú lo has visto también. Yo he visto los actos de repudio que les hacen a estas personas. Mira, el poder no es solamente la voluntad de la mayoría, y estos grupos que tú piensas que no son importantes, yo si pienso que son importantes.

Yadira Escobar: Las transformaciones que está haciendo el gobierno de Cuba son cambios tan profundos al sistema, que…Miami no hace transformaciones tan serias como hace Cuba, que parecerán boberías para algunos aquí, pero que en el contexto de allá son impactantes, ¿No cree que los disidentes pudieran desestabilizar el orden social?

Joe García: Ante todo, tú me acabas de decir que son insignificantes, que son dispersos, entonces ahora, ahora de pronto, estos dispersos grupos… ¿les teme el gobierno de Cuba? ¿Pudieran desestabilizar a Cuba?

Yadira Escobar: No, porque cuando un disidente recibe un paquetazo de miles de dólares –y gana más que un policía en la calle– eso tiene mucho peso, y hace una diferencia.

Joe García: Pero entonces, si a eso es lo que teme el gobierno de Cuba, entonces Cuba no puede hacer cambios, porque el cambio implica que tienes que lidiar con una serie de circunstancias que no son predecibles y es por eso que precisamente un gobierno necesita democratizarse.

Yadira Escobar: Pudiéramos extendernos toda la noche, porque entre cubanos esto da para horas, y vamos a terminar con una nota más ligera. Ya que lamentablemente ha visto a Cuba solo por fotos, videos o los relatos de gente que sí ha ido, ¿Qué cosa más específica de Cuba le llama más la atención como para tomar un avión e ir a verlo personalmente?

Joe García: La curiosidad me come. Cualquier persona que ha trabajado en esta temática por mucho años…yo, una de las cosas que más disfruto es cuando hablo con personas que acaban de llegar, y en particular con los disidentes que vienen a vernos en Washington. Desafortunadamente, creo que la cuestión política es compleja. Yo hago mi parte, y sé que algunos no me lo van a reconocer, pero son posiciones en las que yo creo, que son por el bien de Cuba, y por los cubanos de ambos lados.

Yadira Escobar: Bueno, ha sido una ocasión fantástica, conversamos aquí, aprendí bastante de usted. Gracias por responder a las preguntas.


27 thoughts on “Joe García: “No quiero asfixiar a mi abuela para sacar a los Castro”

  • el 4 junio, 2016 a las 3:10 pm
    Permalink

    Yadira, Cuba se escribe con mayúsculas. En realidad, haces unas afirmaciones aquí que no tienen ni pie ni cabeza. Tanto de Cuba como de otros países de la región, las personas emigran porque buscan alternativas relacionadas con calidad de vida y bienestar. En el caso de Cuba, con un sistema socialista donde se supone que las personas alcancen y sean conscientes de su calidad de vida y de su bienestar, también emigran. ¿Entonces? No todo se debe a la postura de los Estados Unidos. No es normal que las personas se vayan de un país. Ocurre cuando en el país no encuentran oportunidades para desarrollar su propia vida. Es cierto que hoy en el mundo se mide la calidad de vida y el bienestar por medio del consumo, también en Cuba. ¿De quién es ese fallo, de EEUU? Por otra parte, calificar a las personas es uno de los errores que José Martí alertó desde hace más de cien años, pero no pareces conocer eso. Si EEUU es el consabido enemigo de Cuba, ¿ quien le está dando entrada a EEUU con campos de golf y hablando de inversiones, los cubanos que se van? Por último, hablar de cubanos vulnerables a propaganda te hace una periodista que hace afirmaciones muy estólidas. Deberías callarte la boca o decir algo que valga la pena, porque estás propiciando una tergiversación sobre proyectos y esfuerzos que no vas a entender aparentemente. Si supieses más de la historia de CUBA, sabrías que el pensamiento cubano que le dio origen a la nación cubana está basado también en el liberalismo, que la revolución cubana fue en sus inicios nacionalista y que los patriotas querían ser independientes, participando conjuntamente en el ámbito político, social y económico de Cuba. La oferta de Obama no debería interesar. Porque históricamente ya se comprobó que podría tener un objetivo sobre Cuba. Desviar la atención a ese punto es un ardid tonto, que el mismo gobierno cubano comparte. Lo que sí dijo Obama y que el gobierno cubano no entiende ni tú, es que Cuba carece por completo de un desarrollo propio, capaz de proporcionarle bienestar a sus ciudadanos y que deberían ser los CUBANOS TODOS los que discutan cuál es el camino posible. Sin exclusión. No crees opiniones si no sabes de qué hablas.

  • el 7 noviembre, 2013 a las 5:35 pm
    Permalink

    Tu mucha historia no sabes

  • el 4 noviembre, 2013 a las 3:43 pm
    Permalink

    Tony:

    Precisemos, que no es lo mismo la gimnasia. que la magnesia

    “Los Cubanos de a pie nos hemos reconciliado entre nosotros.”

    FALSO: Los cubanos de a pie NUNCA nos peleamos. La tiranía fue quien trató de que lo hiciéramos y coaccionó y chantejeó a no pocos para eso. Una minoría, es cierto, se desprestigió renegando de sus padres, hermanos, abuelos, parientes y amigos de toda la vida, por fanatismo; o por cobardía, o porque, sencillamente eran unos HP. Ninguna persona decente y que tenga valores bien sembrados comete la bajeza de renegar de su sangre por politiquería y hasta por arribismo, como hicieron algunos. hasta matrimonios de años se disolvieron en Cuba por orden del PCC.

    Si no quieres a tu madre ¿A quién vas a querer?, ¿ A la revolución? ¿A Fidel?

    Cristo fustigaba a los fariseos por motivos semejantes.

    Pero, como “No hay cosa más grande que un día detrás de otro”- como decía mi abuela-. Hoy por hoy la mayoría se arrepiente amargamente, y muchos de ellos se van a morir con el pesadísimo cargo de conciencia de no haberle podido cerrar olos ojos a un padre, o no poder ver nunca más a un hermano u otro ser querido, porque él mismo, a golpe de canalladas, se cerró todas las puertas. Mi madre también suele decir algo para referirse a estas cosas: “Dios castiga sin palo y sin piedra”

    Hay cosas que no se deben perdonar, por un simple motivo: Para que no se repitan. En este sentido Shakespeare tiene una frase que viene como anillo al dedo

    : “El perdón es padre del segundo delito”

    Hay cosas criticables que pueden pasarse por alto, pero en Cuba se ha hecho MUCHO DAÑO, y una causa importantísima que permitió que se hiciera, es precisamente, la impunidad de que han gozado los victimarios, y el estado de indefensión total de las víctimas, que ni siquiera pueden ampararse en las leyes, pues los funcionarios que debieran ampararlos son miembros de la maquinaria represiva que comete las fechorías, y ha sido cómplice, cuando no, parte de buena cantidad de atropellos, delitos y hasta de crímenes de lesa humanidad.

    Hay cosas por las que se tiene que responder ante un juez, si se aspira a construir una nación democrática; y un verdadero estado de derecho. Las víctimas tienen toda la autoridad moral para enjuiciar a los verdugos. Una verdadera reconciliación pasa primero por la justicia; el reconocimienbto sincero de los errores, el arrepentimiento; la firme voluntad de no volverlos a cometer jamás, y el desagrqavio a las víctimas. El gobierno cubano jamás ha mostrado voluntad de hacer ni siquiera la mitad de esto. Justicia no es revancha; y todo ser humano tiene derecho a que se le haga justicia.

    Con las tiranías, sean de izquierda o de derecha, no hay reconciliación posible. La simpatía y el apoyo deben ser siempre para las víctimas, nunca para los verdugos. No se ama, ni se construye apoyando a los tiranos. Martí dijo también que en la vida se ascendía “O como las serpientes, o como las águilas”; Yadira me parece un perfecto ejemplo de lo primero.

    Además, esta sola frase me la retrata como una especialista en baba y una cara de guante, para hablar en buen criollo:

    “Miami no hace transformaciones tan serias como hace Cuba,”

    ¿A qué rayos llama ella “Transformaciones serias”?

    Antes de 1959, el cubano hablaba lo que le daba la gana, y hasta por los codos; en Cuba se podía publicar, leer, oír, ver, absolutamente de todo; asociarse y reunirse cuando, como, y con quien le diera la gana; en Cuba el que podía pagarse el pasaje se iba para donde le diera la gana y regresaba sin problemas; no tenías que contar con el gobierno para vender una casa, ni un carro. ¿O acaso eso se olvidó ya?

    Estas cosas empezaron a prohibirse, y hasta tipificarse como delitos después del triunfo del socialcosadesa, y a golpe de decretazo y represiópn

    Lo único que ha hecho la tiranía es volver a restituir unas migajas de olo que el cubano siempre tuvo, y ni siquiera tienen la decencia de devolverle la totalidad de lo que le quitaron ¿Motivos? Que no confían en su propio pueblo, que no están seguros de poderse mantener en el trono si se la restituyen; que tienen miedo de que el pueblo los mande al demonio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *