Ivania Álvarez: “El exilio no es un premio, fue una decisión muy difícil”

La excarcelada política Ivania Álvarez. Carlos Herrera | Confidencial

La activista tuvo que exiliarse ante la intensificación del asedio, la persecución y la inminente amenaza de cárcel impuesta por el régimen orteguista

Por Confidencial

HAVANA TIMES – Lejos de la tierra que la vio nacer. Distanciada de su familia. Buscando asilo en un país que desconoce. La opositora Ivania Álvarez afirma que “nunca planeó” salir de Nicaragua, pues creía que podía resistir “un poco más” dentro del país.

Sin embargo, la intensificación del asedio, la persecución en su contra y la de su familia, sumado a la amenaza de cárcel impuesta por el régimen orteguista con la detención de 26 activistas, líderes de la sociedad civil, opositores y precandidatos a la presidencia, más la presión de sus parientes que le pedían que garantizara su seguridad, terminaron por hacerla tomar la decisión de salir del país.

“Fue una decisión difícil, no es un premio el exilio. Todo esto es bastante difícil para mí y para mi familia”, destacó Álvarez en entrevista con el programa Esta Noche.

La activista política, integrante de la Coalición Nacional y de la Articulación de Movimientos Sociales, tuvo que salir del país el pasado 13 de julio, sola y de forma “irregular”. Su destino, indicó, por ahora prefiere no revelarlo.

Además denunció que, previo a su salida, tuvo “ocho días difíciles, violentos, cuatro de las casas de mis familiares y amigos estaban asediadas al mismo tiempo y me costó bastante quitarme la vigilancia permanente que se había puesto en las afueras de mi casa”.

Álvarez detalló que sufre asedio desde el 23 de septiembre de 2019, fecha en la que su familia fue obligada a permanecer encerrada por ocho horas consecutivas. También indicó que el asedio permanente en su contra surgió el 8 de junio de 2021, cuando oficiales de la Policía o motorizados civiles la seguían a todos lados y no solo asediaban su vivienda, sino que extendieron el acoso en contra de sus familiares.

La activista recordó que, en noviembre de 2019, incluso fue detenida por más de un mes tras intentar llevar agua y medicinas a las madres de presos políticos que realizaban una huelga de hambre en la parroquia San Miguel Arcángel, ubicada en Masaya. 

Organización territorial bajo estado policial

Álvarez apuntó que la reciente arremetida del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo no es exclusiva de liderazgos conocidos a nivel nacional, sino que se ha extendido a los territorios organizados, pues a partir de los primeros arrestos, que se empezaron a registrar en mayo y junio, hubo una intensificación del asedio. Indicó que hasta ahora hay más de 200 personas asediadas en todo el país.

La activista también afirmó que los liderazgos territoriales –ante esta embestida del régimen orteguista– siguen demandando “resistencia” y como organizaciones están preparadas para continuar ejerciendo presión interna.

Explicó que parte de las ventajas que tienen desde las organizaciones a las que pertenece es que “no hay un liderazgo único, entonces, no importa si en este caso Ivania está en otro lado porque hay muchísima gente que está llevando la resistencia y están ejerciendo muchísimas formas de resistir”.

Algunas acciones de resistencia, apuntó Álvarez, que ya se están ejecutando son identificar a negocios afines al régimen y dejar de financiarlos a través del consumo; crear pequeños grupos de resistencia que pueden ejercer acciones que pueden ir desde pegar un sticker, hacer pintas o hasta salir a gritar el nombre de una de las víctimas de la represión, de presos políticos y exigir justicia en un piquete exprés.

Álvarez explica que como organización han tomado la decisión de seguir la resistencia cívica y pacífica, pues no ven “ni una sola condición habilitante para ir a las elecciones”, programadas para noviembre próximo.

Afirmó que como organización no respaldan la posición de la Alianza Ciudadana, integrada por el partido Ciudadanos por la Libertad (CXL) y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD), de ir a elecciones, pese a la falta de condiciones y candidatos presidenciales, pues seis de los aspirantes a la presidencia se encuentran encarcelados. 

“No respaldamos esa posición, pero respetamos la decisión de la Alianza que sigue en esa carrera electoral… pero definitivamente para nosotros es importante la unidad con gente que creés que puede hacer resistencia interna, que puede hacer presión interna, pero ninguna lucha está demás y si ellos creen y tienen argumentos para eso, perfecto, aunque lo ideal es que los nicaragüenses hiciéramos algo y lo hiciéramos juntos”, resaltó.

Indicó que -contrario a la ruta asumida por CxL, desde las organizaciones a las que pertenece han impulsado desde hace dos meses la campaña “El fraude ya comenzó”, en la cual denuncian las irregularidades en el proceso electoral.

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *