Horizontalidad como estrategia: “tomar el Estado no lleva a la verdadera liberación” (I)

Dmitri Prieto

Marina Sitrin en Cuba.

HAVANA TIMES — Marina Sitrin es jurista y tiene un doctorado en Sociología, pero prefiere auto-definirse como escritora, soñadora y revolucionaria. Es conocida en el ámbito de la contestación planetaria por haber compilado el libro “Horizontalidad” sobre la auto-organización en Argentina a partir de la crisis de 2001. También escribió “They Can’t Represent Us!: Reinventing Democracy from Greece to Occupy”.

Nos conocimos durante su estancia en Cuba, y ahora accede a respondernos unas preguntas…

HT: Viviste en Cuba parte de tu juventud…

Marina Sitrin: Para mí fue una experiencia maravillosa, en muchos sentidos, fue abrir mi imaginación a las muchas posibilidades y problemas que confrontan las luchas revolucionarias, cuando se proponen la toma del Estado como “la” estrategia.

Bueno, no fue como tal siendo una muchacha, sino ya una adulta joven. Tampoco viví permanentemente en Cuba, pero visitaba a mi madre y a su esposo regularmente por cerca de 15 años, viajando a Cuba una o dos veces al año, frecuentemente por largos periodos. Residí en Cuba de 2008 a 2009, pero ya era distinto… Por cuanto estuve viviendo principalmente en los EEUU y sólo viajando a Cuba de tiempo en tiempo, no puedo reflexionar cómo era la vida para cubanos y cubanas sino sólo mediante una observación sistemática…

Mi tiempo de vivir y observar Cuba comenzó durante la fase final del “periodo especial”, y también fue un reto, por muchas razones – mayoritariamente por lo que observé de lo difícil que se hacía la vida de la gente mientras se esforzaban esencialmente por sobrevivir. Tan difícil era, de hecho, que muchos de mis amigos de aquellos primeros años en Cuba después abandonaron el país, no tanto por razones políticas como por las económicas.

Los años 1990 fueron tremendamente difíciles: resolver las necesidades básicas ya era entonces un reto, por no hablar de otras cosas. A pesar de tales retos, casi todas las personas que conocí en aquel tiempo eran de algún modo defensoras del proceso revolucionario cubano, y estaban orgullosas de sus logros. Esto no les convertía en acríticos –casi cada una de esas personas criticaba muchísimas cosas, o al menos algunas cosas-; simplemente, además de críticas eran también revolucionarias.

Sé que esto no tiene sentido para mucha gente fuera de Cuba, pero parecía casi una broma: cuando yo le decía a cualquier persona algo realmente positivo sobre la revolución, mi interlocutor/a siempre me contradecía con duras críticas al proceso; pero si yo asumía una posición crítica, me respondían defendiendo la revolución. Y eso sigue ocurriendo hoy.

HT: Tus trabajos en Argentina y el libro Horizontalidad… ¿aprendiste ahí otra forma de confrontar la opresión, de soñar, de hacer izquierda?

MS: Viví en Argentina después del colapso económico y durante los años tempranos de la construcción del poder popular en algunos segmentos de la sociedad. Me mudé allá después de enterarme de ese fenómeno tan corriente: la horizontalidad. No había nunca escuchado tal palabra en ningún idioma, en el sentido en que se usó en Argentina (y hoy se usa en muchas otras partes del mundo) para significar una relación social.

Después de diciembre de 2001 (cuando el pueblo respondió al colapso económico con cacerolazos, y derrocó 5 presidentes seguidos), la gente de Argentina hablaban de crear un tipo de poder diferente, y relaciones sociales nuevas. En realidad, antes de hablar de eso primero lo hicieron.

Los miles y cientos de miles que habían estado en las calles en los días de la rebelión popular reflexionaron que no deseaban tomar el poder del Estado, sino más bien hacer el cambio: que eso de tomar el Estado era un tipo de política que había ya tenido lugar en muchas partes, y en su opinión no llevaba a la verdadera emancipación.

Marina Sitrin at Occupy Wall Street.

La gente una y otra vez me decían que el poder está en otra parte, y hay que construirlo entre todas las personas, juntas. Cómo lo hacían y lo hacen era también algo nuevo. El pueblo no se organizó en partidos políticos, sindicatos o grupos tradicionales de izquierda; fueron a las calles y desde ahí organizaron juntos las asambleas, parados en círculos en las esquinas o en barrios con desempleo.
No querían que unas personas tuviesen poder sobre otras. Querían, en cambio, asegurar que todas las opiniones se fuesen oídas y tomadas en cuenta. De modo que se organizaron en lo que ellas mismas llamaron “horizontalidad”.

Ya después, se habló de esto como de una forma de democracia no-jerárquica y directa, pero en sus inicios fue parte de un rechazo al modo [acostumbrado] de hacer política, y de la creación de una nueva forma de inter-relacionarse en común.

Me movilicé por ahí con la intención de escribir algunos artículos, pero después de encontrarme con la gente de los diversos movimientos y de presenciar y participar en esa horizontalidad, decidí estar un tiempo más para registrar la historia de lo que estaba ocurriendo en las voces de sus protagonistas. Así, el libro “Horizontalidad: voces del poder popular” nació en 2005, impreso en un centro productivo recuperado por quienes ahí trabajan. Después, se publicó en inglés (2006), y más recientemente en griego – traducido colectivamente por la gente de las asambleas, para así ser también un instrumento para los movimientos sociales.

HT: Occupy Wall Street…

MS: Fui parte de la Asamblea General del movimiento en New York City, que se convirtió en Occupy Wall Street cuando ocupamos Zuccotti Park por más de un día. Fue una experiencia increíble –por un lado, un shock total, y por el otro, algo que tenía y sigue teniendo tremendo sentido-.

No estamos representado/as: eso es lo que la gente alrededor del mundo dicen en los diversos movimientos nuevos (post 2011). No estamos representado/as, y no queremos ningún “mejoramiento” en los sistemas de representación: queremos decidir las cosas por nosotros/as mismo/as.

Marina_OWS5Y fue por eso que Occupy fue tomando por asalto cientos de metrópolis, ciudades y pueblos en los EEUU.

Por supuesto, había y hay desigualdad y opresión en nuestra cotidianidad – pero la manifestación del “¡NO!” a esa opresión consistió en mirarnos entre sí, mirar la posibilidad de vivir de otro modo y comenzar a hablar e imaginar sobre cómo las cosas podrían ser distintas. Como podrían ser si “nosotros” hacemos las decisiones que importan en nuestras vidas. Y por supuesto, esto fue un verdadero, verdadero caos, por toda una variedad de razones. Pero fue un primer paso increíble y hermoso: mover un músculo que había estado dormido por tanto tiempo aun no puede generar demasiada fuerza… Pero habíamos empezado.

Occupy continúa, por las más diversas vías, en los más diversos sitios. No tan frecuente en la ocupación de plazas como antes, pero sí en los grupos de acción directa por la vivienda, y más recientemente, hace unas semanas solamente, en Detroit, donde la gente se niegan a que les corten el agua por no haber pagado… (algo más allá del escándalo en el país más rico del mundo: que la gente pueda tener todo el suministro del agua durante el verano a causa del no pago… hay tanto tan horriblemente injusto en esto que ni siquiera puedo comenzar a exponerlo acá…) y el vecindario junto con quienes les apoyan vuelven a conectar el agua – utilizando acción directa colectiva. Hay miríadas de ejemplos de Occupy –no es una cosa, sino algo que es relacional- que es una relación y es constatado en nuestros modos de organizarnos y relacionarnos mutuamente: creando nuevos mundos y pequeñas revoluciones todo el tiempo.



11 comentarios sobre “Horizontalidad como estrategia: “tomar el Estado no lleva a la verdadera liberación” (I)

  • ¿Y por qué no hace campaña en Cuba por la “horizontalidad”?

    ¿O me van a salir con que en Cuba no es necesario?

    Respuesta
  • Una cubanofila…. exTranjeros, que segun ellos saben y quieren enseñar a los cubanos como se vive en Cuba… que se quede ocupando wall street y no se preocupe por cuba, cuba es un problema de los cubanos. no necesitamos cubanofilos

    Respuesta
  • Otra llena de pajas mentales. Defender a personas que consumen el agua y no la pagan ralla en la anarquía y el hippismo de los 60s . Que explique para que sirvió occupy sino para mucha promiscuidad, sexo y drogas y que lo desmienta. Yo tuve ese show casi frente a mi casa y lo vi todo. No es de extrañar que sea admiradora de nuestra gloriosa revolución.

    Respuesta
  • yo no se que tiene que ver esta “contestataria” con Cuba,el pais de los “callados”.Y de que protesta ?? los cubanos son especiales para ellaa,todos pasando hambre,miseria,sin poder protestar,apagones,vigilancia,acoso policial personalizado y todos apoyando el sistema…viendo esta clase de “luchadora” uno puede entender a videla…que me perdone,pero pone frenetico a cualquiera tanta doblez…!!! tanto resentimiento!!! tanta ceguera!!! tanta maldad???

    Respuesta
  • El estilo de la nueva izquierda, viven comparandose con los demas, dandole mucha importancia a lo material, no trabajar y mucha manifestacion.

    Respuesta
  • “…cuando yo le decía a cualquier persona algo realmente positivo sobre la revolución, mi interlocutor/a siempre me contradecía con duras críticas al proceso; pero si yo asumía una posición crítica, me respondían defendiendo la revolución. Y eso sigue ocurriendo hoy.” Mi amor, que ingenuaaaaa ereeeees! No te diste cuenta de que se trata de una estrategia de supervivencia: si un extranjero/a le empieza a hablar a cualquier cubano a favor de “aquello” enseguida van a tratar de abrirle los ojos pero si te expresas en contra la gente va a asumir que eres no confiable, una agente, una espia, una chivata provocadora y te van a “corregir” tu “torcido” pensamiento, bobaaaaaaa, asi que “Doctora” te falta la maestria en Cubaneo…

    Respuesta
  • Bueno, ¿Y que carajo es horizontalidad? Porque este Tour por las protestas en Buenos Aires y Nueva York no me dice nada. Espero que eso se aclare en la II parte. Por el titulo solamente ya se sabe por donde viene los palos. El viejo anarquismo que quiere salir de su tumba con un nuevo lenguage en el siglo XXI.
    Las protestas callejeras y tirarles piedras a la policia y a los bancos nunca han abolido al Estado ni creado ninguna democracia. No ha dado ningun resultado. Ha sido en vano. La gente se desahoga y punto.

    El equivalente del movimiento Ocupa Wall Street aqui en España es el movimiento 15-M, formado por muy diversas personas; el pueblo razonablemente disgustado, miembros de partidos de izquierda desencados, anarquistas, gente de Fuerza Nueva, (Falangistas), y todo tipo de objetos voladores no identificados. Los ves acampado en la Puerta del Sol en Madrid, sentados en suelo, sus dirigentes con un autoparlante, algunos se paran y hablan, y finalmente levantando la mano para dar un si o un no. Esa es su expresion mas pacifica.

    Su peor expresion son precisamnete los anarquistas. Son los mas revoltoso, estan contra todo que le huela a autoridad. En las manifestaciones, que aqui son muy organizadas y civilizadas, son muy facil de detectar. Es el grupo que lleva las banderas rojas y negras y casi todos van con jackets y abrigos con capuchas puestas, aunque no haga mucho frio. Es para que no le recozcan. En Barcelona el otro dia acabaron con las quintas y con los mangos, quemaron caros, votaron todos los tanques de basura por la calle y rompieron 100 cajeros automaticos (ATM) de los bancos. Dicen ser muy “revolucionarios”. Para colmo hace poco en Madrid, salio uno de ellos de la zona de las banderas rojas y negras, muy encapuchado y salto sobre un policia dandole tremenda patada en la espalda. Se puso fatal porque lo apresaron y aqui que en todas las marchas va la television, se ponen las camaras de television tanto del lado de los manifestantes como de la Policia y todo se graba. Se vio claramente cuando dijo; “No, no, yo soy agente, soy agente”. Son hasta utilizados por la derecha como agentes provocadores para darle mala imagen a las protestas ciudadanas. Esos son los anarquistas modernos. ( primera parte ).

    Respuesta
  • Vean la película alemana “Los educadores” los protagonistas son jóvenes soñadores como Marina y veran como se apaga la llamita cuando ponen los pies en la tierra.

    Respuesta
  • ¿Cuando fue la fase final del periodo especial?

    Respuesta
  • Esta señora tan soñadora y horizontal se la tuvo que pasar todo el tiempo “soñando” y horizontal en sus visitas a Cuba, si no no me explico semejante desconexión de la realidad. ¿Acaso no está enterada de que en Cuba la policía llega y se roba los juguetes que un grupo de mujeres reúne para regalar a los niños por Reyes? ¿Acaso no sabe que organizar una simple biblioteca independiente ha llevado a la cárcel a cubanos tan horizontales como ella? ¿No sabe que en Cuba la policía y la seguridad no se rigen por ley alguna y son capaces de entrarle a mandarriazos a cualquiera que simplemente salga con un cartel?

    Y después la mojonera, con perdón, de consumir sin pagar. Es la cantaleta de los ladrones, los vagos y los sinvergüenzas de todo pelaje y condición. ¿Acaso esta señora tan jurista y socióloga no sabe que las cosas no se producen solas, que siempre hay alguien pagando por lo que ella se cree en el derecho de llegar y tomar sin más?

    En fin, no me extraña que su país esté como esté, y por si no tuviese bastante se va a Wall Street de picnic, pagado sin duda por alguien que no es ella.

    Qué pereza dan.

    ¡Gracias Fidel!

    Respuesta
  • Y eso de “el ámbito de la contestación planetaria” me dejó ojiplático, aunque después me dio la risa…

    ¡Gracias Fidel!

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Cementerio de Veteranos, Tennessee, EUA. Por Phillip Greg (EUA). Cámera: Nikon D810

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com