Haskell Armenteros, un clarinetista culto y popular

Helson Hernandez

Haskell Armenteros (d)

HAVANA TIMES — Compartimos las declaraciones del músico Haskell Armenteros, quien dirige la formación musical de cámara el Ensamble de Vientos Nueva Cametara y a la vez clarinetista en la agrupación de Compay Segundo,  aunque supimos que no fue este precisamente el instrumento que  motivo su interés por la música.

HT: Existe alguna razón especial que le condujo a la elección del clarinete como su instrumento profesional?

Haskell Armenteros: Bueno en honor a la verdad no era el instrumento que yo había seleccionado cuando me decidí a estudiar la música, de hecho ni siquiera conocía el clarinete, realmente el elegido por mi fue el saxofón, este me llamaba la atención al verlo en las orquestas de Jazz-Band cuando mi madre me llevaba a sus ensayos como cantante para las producciones de espectáculos que se hacían en los grandes cabarets en la Habana de entonces.

Al llegar al conservatorio me incorporo en la última etapa para los exámenes de ingreso y como ya estaban cerradas la plazas para este instrumento por la demanda que tenían en aquella época, por mis condiciones demostrada y para no quedar fuera del proceso, me sugieren el clarinete con la posibilidad de pasar después a estudiar el saxo, tanto fue el encanto que no hubo un después, lo he mantenido hasta hoy, pero siempre admirando al saxofón como el primer instrumento que me atrajo hacía a la música.

HT: Cuál podría ser la cualidad más significativa para un ejecutante de los instrumentos de vientos?

HA: Primero que todo, dominio excelente de la técnica de su instrumento y segundo, gran sentido de musicalidad y cultura.

HT: La enseñanza artística cubana ha graduado una distinguida relación de artistas del referido instrumento, desde el maestro Monterrey hasta Chío hoy en Francia.

HA: Si, podemos decir que a lo largo del tiempo destacados intérpretes de nuestro país han hecho brillar con creces nuestro instrumento, pero me gustaría mencionar primero a los que sentaron las bases para una Escuela Cubana de Clarinete. Nombres imprescindibles en la ejecución del mismo lo fueron: Teodoro Rojas, Angel Benítez, Juan Jorge Junco, Enrique Pardo, Roberto Sánchez López, estos eminentes maestros tienen el mérito de haber asentado una cátedra en una época donde prácticamente estudiaron y se forjaron una carrera auto didácticamente, ya con el triunfo de la revolución en sus primeros años, ellos prepararon una cantera de talentosos estudiantes que por sus condiciones fueron enviados a los más prestigiosos Conservatorios de Europa.

Maestros como Alfredo Valdés-Brito, Juan de Armas Pissani, Alberto Rodriguez, Jesús Recurrell, Jorge Serrano y Vicente Monterrey, importaron a nuestro país un refinado gusto en la interpretación de la música y una depurada técnica en la ejecución del instrumento, dándole mayor nivel y realce a la ya cimentada Escuela Cubana de Clarinete.

La información traída por estos impecables maestros, le dio un gran giro a la enseñanza del instrumento en Cuba, lo que devino en  una nueva generación, en la cual me incluyo y donde compartí vivencias junto a Jesús Fuentes (Segundo Lugar en el Concurso Karold Kurpinsky, Polonia), Antonio Dorta (graduado en Alemania y solista un tiempo de la Opera Cómica de Berlín y en la actualidad Solista de Nuestra Orquesta Sinfónica Nacional) y más adelante Lester Chío, hoy Solista de la Orquesta de la Opera Rouen Alta Normandía, alumno del referido Vicente Monterrey y posteriormente del  reconocido Richard Vieille quien fuera además maestro también de Monterrey en el Conservatorio Superior de Música de París, de donde ambos se graduaron indistintamente.

Podemos imaginar entonces que toda esta gama, digamos alta, de talentosos ejecutantes, han influenciado de alguna manera con sus experiencias y enseñanzas a la generación actual de clarinetistas, y dando continuidad a lo ya logrado tanto en Cuba como en  el mundo.

HT: Antes de llegar a dirigir su propia agrupación integró varias formaciones musicales, fue acaso esto lo que amplió sus ideas para llegar al actual colectivo?

HA: De alguna manera podemos decir que sí, nunca dejé de sentirme devoto de la música hecha específicamente para pequeño formato, la llamada música de cámara. La influencia recibida en mi época de estudiante por los maestros del Quinteto de Viento de la Habana que dirigiera mi profesor Alberto Rodríguez, y en esta misma etapa la fundación desde muy temprano de importantes proyectos galardonados en los festivales, me permitieron materializar la idea que hoy fluye en lo que es el Ensamble de Vientos Nueva Camerata.

HT: El Ensamble de Vientos Nueva Camerata y sus peculiaridades conceptuales.

HA: El Ensamble de Vientos Nueva Camerata es una agrupación totalmente atípica en su dotación instrumental, tiene su génesis en los quintetos clásicos de vientos y organológicamente degenera su composición original para poder abordar la música con una propuesta tímbrico sonora mucho más atractiva, tiene también la peculiaridad de poder ampliar o reducir su formato en dependencia de las necesidades musicales que tengamos para asumir una determinada partitura, de ahí el nombre de Ensamble, para no encasillarnos en una composición numérica determinada instrumentalmente, y poder movernos con libertad y flexibilidad entre todos los géneros de la música.

HT: Usted ha experimentado desde lo culto a lo popular, ello su labor con el reconocido Compay Segundo.

HA: El haber conocido al gran Compay Segundo no solo facilitó la posibilidad de poder abordar la música popular, sino que me llevo a conocer la raíz de nuestra música tradicional cubana  de  manos de Francisco Repilado, revelándome anécdotas, vivencias y secretos que me han servido para poder pasear mis habilidades en el género, añadiéndole a esto mis conocimientos y experiencia en lo llamado culto que es donde verdaderamente me siento mas cómodo, por eso me considero un músico culto que hace música popular.

HT: Entre tantas actuaciones internacionales que ha tenido cuál podría haber resultado de mayor repercusión en su persona?.

HA: Mira, no podría decirte. El haber podido tocar en los teatros más importantes del mundo como el Olympia de París, el Royal Festival Hall de Londres, el Tom Hall de Nueva York, el Palau de la Música de Barcelona o la Sala Nervis del Vaticano, por citar algunos, hacen de cada una de estas actuaciones algo muy particular.

El poder pasear nuestra música cubana en cada uno de estos escenarios siempre a teatro lleno y con un éxito inimaginable, tienen de por sí la repercusión y la importancia más grande e inolvidable que un artista pueda sentir.

HT: Sobre la música de cámara en la isla, y la motivación de sus cultores en estos momentos.

HA: Bueno, a mi juicio la música de cámara en nuestro país goza de muy buena salud, en estos momentos existen una serie de agrupaciones excelentes que están haciendo un trabajo muy encomiable, y lo que más me alegra es la cantera de talentosos jóvenes que están asumiendo el género con una calidad y seriedad admirables, eso es algo que nos motiva mucho a los de mayor experiencia.

Es cierto que necesitamos tener mucha más atención y espacios para expresarnos, incluyendo la atención de los medios de difusión masiva y la necesidad de poder confrontar con las demás agrupaciones de nuestro país mediante festivales, jornadas de conciertos, encuentros, en fin para poder intercambiar nuestras experiencias y medir de alguna manera hacia dónde va la música de cámara en Cuba.

HT: El mejor lugar de proyección en Cuba para Haskell y su Camerata. 

HA: No somos selectivos en eso, pensamos que cualquier lugar donde a la gente le guste este tipo de música, o mejor dicho, esta forma de hacer la música, nos hace sentir bien y agradecidos. Desde nuestra fundación hace ya cinco años hemos venido desarrollando una serie de conciertos didácticos, por no decirte la gran mayoría de ellos, en diferentes espacios e instituciones de nuestro país, no solamente en las salas de conciertos habituales sino también en lugares que no tienen esta característica, y ha sido como una carta de triunfo para nosotros,

Hemos logrado atraer a personas neófitas en la materia y que hoy en día son fieles seguidores de lo que hacemos, ejemplo de esto es la afluencia de público que asiste los primeros domingos de cada mes a nuestro espacio habitual en la Casa del Alba Cultural desde hace ya cuatro años.

Pero en lo personal si tuviera que elegir un lugar específico diría que las escuelas de música, independientemente de todo lo que he mencionado antes, para mi el mejor público o el más exigente de los críticos que podamos tener, son los estudiantes de música, si logras convencerlos a ellos de lo que haces, entonces tendrás el éxito asegurado donde quiera que te presentes.

 

 


One thought on “Haskell Armenteros, un clarinetista culto y popular

  • el 18 diciembre, 2012 a las 8:29 am
    Permalink

    Gracias amigo Helson, fue un gran palcer hacer esta entrevista para ti, me encanto y para lo que necesites ya sabes.

    Un barazo y que viva la musica

    Haskell

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *